“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (2024)

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (1)

UNIVERSIDAD DE ALCALÁ

FACULTAD DE DERECHO DEPARTAMENTO DE DERECHO PÚBLICO

““ EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVII VVII EENNDDAA DDII GGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMM II EENNTTOO

JJUURRÍÍ DDII CCOO EESSPPAAÑÑOOLL ””

Tesis que presenta GILDA ESPÍNOLA ORREGO

para aspirar al título de Doctor en Derecho

Directora: Prof. Dra. ENCARNACIÓN CARMONA CUENCA

Alcalá de Henares, 2010

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (2)

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (3)

a Ciro, a Papa

y a mi familia por impulsarme a perseguir mis sueños.

Si tus sueños son pequeños, tu visión será pequeña,

tus metas serán limitadas, tus blancos serán diminutos,

tu camino será estrecho, tu capacidad de soportar

las tormentas será endeble.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (4)

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (5)

“En el reino de los fines todo tiene o un precio o una dignidad. Aquello que tiene precio puede ser sustituido por algo equivalente; en cambio, lo

que se halla por encima de todo precio y, por tanto, no admite nada equivalente, eso tiene una dignidad”.

Immanuel Kant, Fundamentación de la metafísica de las costumbres,

Madrid, Espasa Calpe, 1999, 112.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (6)

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (7)

RESUMO

A moradia ou casa é um elemento indispensável para o desenvolvimento

da vida na sociedade. Em primeiro lugar, é o espaço da família e nele se exercita a

vida privada e também é o cenário da vida familiar perante a comunidade e onde

se exercitam as atividades coletivas. Então, a moradia nos identifica dentro de um

determinado contexto, com um lugar ou território, assim como com uns costumes

e uma cultura. Assim fica clara a importância da moradia na vida do homem para

satisfazer uma necessidade própria dele, ou seja, a necessidade de se proteger de

toda situação de perigo.

Por tudo isso não ter uma moradia atenta contra a saúde física e mental,

em quanto que dispor dela permite o exercício e aproveitamento de outros

direitos, tais como o direito a educação, a saúde, ao livre desenvolvimento da

personalidade, assim como o direito de escolher uma residência, a privacidades e

a vida familiar. A moradia também compreende o hábitat e o direito a cidade que

tem relação com o urbanismo e o desenvolvimento sustentável. E finalmente, não

podemos esquecer que a casa é para as pessoas um dos maiores ativos econômicos

porque os preços são muito altos é exigem uma grande inversão que gera hoje em

dia um problema social e econômico.

A aceitação da importância de uma moradia e a satisfação desse direito

fica clara com o seu reconhecimento nos tratados internacionais como um direito

humano e a sua inclusão em algumas constituições como direito fundamental.

Mais esse não e o caso da Constituição espanhola de 1978 que no artigo 47

estabelece o direito de todos os espanhóis a desfrutar de uma casa digna e

adequada, porem se encontra no Capítulo III, Titulo I da CE dedicado aos

Princípios Reitores da Política Social e Econômica. Esta circunstancia resta força

a esses direitos e é o resultado de uma prudência extrema e sem justificação dos

redatores da Constituição de 1978, já que eles não estabeleceram um regime

jurídico único para todos os direitos.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (8)

O artigo 47 CE tem que ser estudado junto com o artigo 53 CE que limita

a eficácia do direito a moradia porque exige, para a eficácia plena, uma lei de

desenvolvimento. Por conta dessa limitação o direito a moradia recebe uma

proteção diminuída porque para a sua defesa não está permitido recorrer ao

processo sumario perante os tribunais ordinários nem ao recurso de amparo

perante o Tribunal Constitucional.

Este trabalho se inicia com a idéia de que o direito a moradia reúne as

características de um direito social de prestação, segundo o critério proposto por

Robert Alexy1 e aceitado por certo setor da doutrina espanhola. Trata-se de um

direito que as pessoas têm perante o Estado para obter uma coisa que poderia

também ser adquirida de um particular, se tivesse os meios financeiros necessários

e existisse oferta suficiente no mercado.

O objetivo principal dessa investigação e demonstrar que por mais que o

direito a moradia não seja considerado como um direito subjetivo de ação direta

perante os tribunais pelo seu reconhecimento constitucional, não quer dizer que

careça de conseqüências jurídicas. Considero que essas conseqüências existem e

surgem do estabelecido pelo artigo 47 CE a traves de um conjunto de normas que

constituem um conjunto de direitos ordinários, no sentido dos direitos legais em

que se traduz o direito à moradia.

1 ALEXY (1993): 189 y 194.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (9)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

1

ÍÍ NNDDII CCEE 1 � Abreviaturas……………………………………………………………………7

� II NNTTRROODDUUCCCCII ÓÓNN…………………………………………………………..11

CCAAPPII TTUULL OO II EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVII VVII EENNDDAA DDII GGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA.. CCOONNCCEEPPTTOO,, EELL EEMM EENNTTOOSS YY JJUUSSTTII CCII AABBII LL II DDAADD 21

1. Concepto………………………………………………….…………………...23

2. Los elementos del derecho a una vivienda “digna y adecuada”………………26

2.1. La seguridad jurídica de la tenencia…………...………………………...27

2.2. La disponibilidad de servicios, materiales, facilidades e infraestructura..28

2.3. Los gastos soportables……..……………………………………………29

2.4. La habitabilidad…………………………………..……………………..30

2.5. La asequibilidad…………………………………………………………31

2.6. El lugar………………………………………………………..................32

2.7. La adecuación cultural…………………………………………………..33

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (10)

2

3. Justiciabilidad del derecho a la vivienda……………………………………...34

3.1. Consideraciones preliminares…………………………............................34

3.2. La justiciabilidad de los derechos económicos, sociales y culturales.......35

3.3. Las obligaciones de los Estados y el derecho a la vivienda……………..37

CCAAPPII TTUULL OO II II EELL DDEERREECCHHOO AA LL AA VVII VVII EENNDDAA EENN EELL DDEERREECCHHOO II NNTTEERRNNAACCII OONNAALL YY EEUURROOPPEEOO 43

1. Los Tratados internacionales en el ámbito de Naciones Unidas……………..45

1.1. La Carta Internacional de Derechos Humanos………………………….45

1.2. La Declaración Universal de Derechos Humanos………………………47

1.3. El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.51

1.3.1. Las Observaciones Generales y Recomendaciones finales……..55

1.3.1.1. La Observación General Nº 4…………………………..56

1.3.1.2. La Observación General Nº 7…………………………..57

1.3.2. Las Relatorías especiales…………………………………………59

1.3.2.1. El Primer Relator: Rajindar Sachar……………………..60

1.3.2.2. El Segundo Relator: Miloon Kothari…………………...63

1.3.2.3. La Misión a España……………………………………..65

1.4. Otros instrumentos universales de derechos humanos………………….67

1.4.1. Los Convenios Internacionales…………………………………..67

1.4.2. Las Declaraciones Internacionales…………………………….....69

1.4.3. Los Convenios y Recomendaciones de la Organización

Internacional Trabajo…………………………………..………...71

1.5. Las Cumbres Mundiales sobre Asentamientos Humanos……………....77

1.5.1. La Conferencia de Vancouver……………………………….......77

1.5.1.1. El Centro de Naciones Unidas para los Asentamientos

Humanos……………………………………………….80

1.5.2. La Conferencia de Estambul……………………………………..81

1.5.2.1. La Agenda Hábitat……………………………………...82

2. El Consejo de Europa………………………………………………………..88

2.1. El Convenio Europeo de Derechos Humanos…………………..............88

2.2. La Carta Social Europea………………………………………………...98

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (11)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

3

2.3. Las actividades del Consejo de Europa en materia de Cohesión Social.104

3. El Derecho de la Unión Europea……………………………………………105

3.1. Los Tratados constitutivos…………………………………………......105

3.2. La Carta Comunitaria de los Derechos Sociales Fundamentales de los

Trabajadores…………………………………………………………....107

3.3. La Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea…………...109

3.4. El Tratado constitucional y el Tratado de Lisboa……………………...112

3.5. El Derecho derivado: políticas comunitarias sobre vivienda…………..113

3.5.1. La Euroestrategia de Lisboa…………………………………...114

3.5.2. La vivienda social……………………………………………...115

3.5.3. La cohesión económica, social y territorial…………................116

3.5.4. El desarrollo urbano sostenible………………………………..118

CCAAPPII TTUULL OO II II II EELL DDEERREECCHHOO AA LL AA VVII VVII EENNDDAA EENN EELL DDEERREECCHHOO CCOOMM PPAARRAADDOO:: FFRRAANNCCII AA YY PPOORRTTUUGGAALL 123

1. Francia...........................................................................................................125

1.1. Antecedentes..........................................................................................125

1.2. Normativa...............................................................................................127

1.3. Contexto actual……………………………………………………......130

1.4. Vivienda social………………………………………………………...135

1.4.1. Ley DALO………………………………………………………139

2. Portugal……………………………………………………………………..143

2.1. Antecedentes…………………………………………………………...143

2.2. La Constitución de 1976……………………………………………….146

2.3. Contexto actual………………………………………………………...152

2.4. Programas de apoyo……………………………………………………155

2.4.1. Habitación…………………..……………………………….......155

2.4.2. Rehabilitación Urbana……………..……………………………157

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (12)

4

CCAAPPII TTUULL OO II VV EELL DDEERREECCHHOO AA LL AA VVII VVII EENNDDAA EENN LL AA CCOONNSSTTII TTUUCCII ÓÓNN EESSPPAAÑÑOOLL AA DDEE 11997788 161

1. Los antecedentes: normativa anterior a la Constitución de 1978…………...163

1.1. Consideraciones preliminares………………………………………….163

1.2. El sistema de Casas Baratas…………………………………………...164

1.3. Las Viviendas protegidas: 1939………………………………….........167

1.4. Las Viviendas de clase media o bonificables: 1944…………………...169

1.5. Las Viviendas de renta limitada: 1954………………………………...170

1.6. Los sistemas complementarios………………………………………...171

1.7. Los Planes de Vivienda………………………………………………..173

1.8. Las Viviendas de Protección Oficial: 1963…………………………...176

1.9. Las Viviendas sociales: 1975………………………………………….178

1.10. La etapa de transición………………………………………….........180

1.10.1. El contexto socio-económico………………………………..180

1.10.2. La unificación del sistema de protección: Real Decreto-Ley

31/1978 y Real Decreto 3148/1978…………………………181

2. La Constitución española de 1978. El artículo 47: derecho a una vivienda

digna y adecuada…………………………………………………………...185

2.1. La elaboración del artículo…………………………………………….185

2.2. El contenido del artículo………………………………………………190

2.3. El artículo 47 como principio rector…………………………………..192

2.3.1. La eficacia de los principios rectores. El artículo 53.3 CE……..193

2.3.2. La aplicación de los principios rectores……………….………..198

2.4. Los titulares del derecho a la vivienda……………………...................202

2.4.1. Consideraciones generales……………………………………...202

2.4.2. La situación de los extranjeros…………………………….........205

2.5. Los obligados por el derecho a la vivienda……………………………208

2.5.1. Los poderes públicos implicados……………………………….208

2.5.2. La STC 152/88, de 20 de julio…………………………….........210

2.5.3. El reparto competencial…………………………………………214

2.5.3.1. Las Entidades Locales…………………………………218

2.5.3.2. La situación particular del País Vasco y Navarra……...220

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (13)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

5

CCAAPPII TTUULL OO VV NNOORRMM AATTII VVAA EESSPPAAÑÑOOLL AA PPOOSSTT--CCOONNSSTTII TTUUCCII OONNAALL EESSTTAATTAALL YY AAUUTTOONNÓÓMM II CCAA SSOOBBRREE VVII VVII EENNDDAA 225

1. Estatal………………………………………………………………………..227

1.1. Sustantiva o supletoria…………………………………………………227

1.2. De financiación: Planes de Vivienda…………………………………..228

1.2.1. Plan trienal 1981 – 1983………………………………………...228

1.2.2. Plan cuatrienal 1984 – 1987…………………………………….230

1.2.3. Plan 1987 – 1991………………………………………………..233

1.2.4. Plan 1992 – 1995………………………………………………..234

1.2.5. Plan 1996 – 1999………………………………………………..237

1.2.6. Plan 1998 – 2001………………………………………………..239

1.2.7. Plan 2002 – 2005………………………………………………..241

1.2.8. Plan 2005 – 2008………………………………………………..244

1.2.9. Plan 2009 – 2012………………………………………………..247

1.3. Complementaria.……………………………………………………….249

1.3.1. Suelo y Urbanismo……………………………………………...249

1.3.2. Edificación……………………………………………………...251

2. Autonómica……………………………………………………………….....254

2.1. Consideraciones preliminares………………………………………...254

2.2. Andalucía……………………………………………………………..255

2.3. Aragón..………………………………………………………………257

2.4. Asturias..……………………………………………………………...258

2.5. Canarias……………………………………………………………….259

2.6. Cantabria……………………………………………………………...260

2.7. Castilla-La Mancha……………………………………………………261

2.8. Castilla y León………………………………………………………...262

2.9. Cataluña……………………………………………………………….263

2.10. Extremadura…………………………………………………………267

2.11. Galicia………………………………………………………….........268

2.12. Islas Baleares…………………………………………………...........268

2.13. La Rioja……………………………………………………………...270

2.14. Madrid…………………………………………………………….....270

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (14)

6

2.15. Murcia……………………………………………………………......271

2.16. Navarra……………………………………………………………....272

2.17. País Vasco……………………………………………………………273

2.18. Valencia……………………………………………………………...275

2.19. Ceuta y Melilla………………………………………………............276

CCAAPPII TTUULL OO VVII RREEAALL II DDAADD AACCTTUUAALL DDEELL AACCCCEESSOO AA LL AAVVII VVII EENNDDAA EENN EESSPPAAÑÑAA:: LL OOGGRROOSS YY DDII FFII CCUULL TTAADDEESS 279

1. El mercado de viviendas……………………………………………………281

2. Las políticas de vivienda……………………………………………………284

2.1. Objetivos……………………………………………………………….284

2.2. Los componentes de la política………………………………………...285

2.2.1. Suelo…………………………………………………………….285

2.2.2. Alquileres………………………………………………………..287

2.2.3. Financiación……………………………………………………..290

2.2.4. Fiscalidad…………………………………………………..........291

2.2.5. Ayudas directas………………………………………………….294

3. La accesibilidad……………………………………………………………..295

3.1. Dificultades…………………………………………………………….296

3.2. Personas afectadas. Particular situación de los jóvenes………………..296

3.3. Consecuencias: exclusión social……………………………………….299

� CCOONNCCLL UUSSII OONNEESS……………………………………………….............303

� Bibliografía………………………………………………………………...315

� Normativa internacional europea………………………………………….353

� Legislaciones estatales.………………………………………………..…...357

� Jurisprudencia……………………………………………………………...369

� Enlaces de internet utilizados..…………………………………………….371

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (15)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

7

AABBRREEVVII AATTUURRAASS

AGNU Asamblea General de Naciones Unidas AL L’allocation de logement

Subsidio de Vivienda ALF Allocation de logement à caractère familial

Subsidio de vivienda de varácter familiar ALS Allocation de logement à caractère social

Subsidio de vivienda de carácter social ANAH L’Agence Nationale de l’habitat

Agencia Nacional de Mejoramiento de la Vivienda APL Aide Personalisée au Logement

Ayuda personalizada a la vivienda BAPSA Budget annexe des prestations sociales agricoles

Presupuesto Anexo a las Prestaciones Sociales Agrícolas BHE Banco Hipotecario de España BEI Banco Europeo de Inversiones BOA Boletín Oficial de Aragón BOE Boletín Oficial del Estado BOC Boletín Oficial de Canarias BOC Boletín Oficial de Cantabria BOCM Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid BOCyL Boletín Oficial de Castilla y León BOIB Boletín Oficial de Islas Baleares BOJA Boletín Oficial de la Junta de Andalucía

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (16)

8

BOLR Boletín Oficial de la Rioja BON Boletín Oficial de Navarra BOPA Boletín Oficial del Principado de Asturias BOPV Boletín Oficial del País Vasco BORM Boletín Oficial de la Región de Murcia CAR Comisión para el Alojamiento de Refugiados CDESC Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales CDH Comisión de Derechos Humanos CDH Comité de Derechos Humanos CES Consejo Económico y Social CIDH Carta Internacional de Derechos Humanos CIDJ Comisión Internacional de Juristas CPA Censo de Población y Viviendas CRP Constitución de la República Portuguesa CTE Código Técnico de la Edificación DADDH Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre DALO Droit au Logement opposable Derecho a una vivienda exigible DDHH Derechos Humanos DOE Diario Oficial de Extremadura DUDH Declaración Universal de Derechos Humanos DOG Diario Oficial de Galicia DOCLM Diario Oficial de Castilla-La Mancha DOCM Diario Oficial de la Comunidad de Madrid DOCV Diario Oficial de la Comunidad Valenciana DOGC Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya ECOSOC Consejo Económico y Social de Naciones Unidas ENL Loi Engagement National pour le Logement FAIH Fondo de Apoyo a la Inversión Habitacional FDU Fondos de Desarrollo Urbano FEANTSA European Federation of National Organisations Working with the

Homeless Federación Europea de Asociaciones Nacionales que trabajan con personas sin hogar

FFH Fondo de Fomento de la Habitación FMI Fondo Monetario Internacional FNAH Fondo Nacional para la mejora del Hábitat FNAL Fonds national d’aide au logement

Fondo Nacional de Ayuda a la Vivienda FNH Fonds national de l’habitation

Fondo Nacional de Vivienda FNPF Fonds national des prestations familiales Fondo nacional de prestaciones familiares HABITAT Centro de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos HLM Habitation à Loyer Modéré Vivienda de Alquiler Moderado HVS Ley de vivienda y vida social

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (17)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

9

IBI Impuesto sobre Bienes Inmuebles IGAPHE Instituto de Gestión y Conservación del Patrimonio Habitacional del Estado IHRU Instituto de la Habitación y Rehabilitación Urbana INE Instituto Nacional de Estadísticas INH Instituto Nacional de la Habitación IRPF Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas JESSICA Joint European Support for Sustainable Investment in City Areas JORF Le Journal official de la République française Diario Oficial de la República Francesa MHUC Ministerio de la Habitación, Urbanismo y Construcción NRAU Nuevo Régimen de Arrendamientos Urbanos OCDE Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos OG Observación General OIT Organización Internacional de Trabajo OMS Organización Mundial de la Salud ONG Organización No Gubernamental ONU Organización de las Naciones Unidas PALULOS Prime à l’amélioration des logements à usage locatif

Subvenciones para la mejora de viviendas destinadas al alquiler PC Le prêt conventionnê Préstamo convenido PER Programa Especial de Realojamiento PIDH Pacto Internacional de Derechos Humanos PIDCP Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos PIDESC Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Cultura-les PLAI Prêt locatif aidé à financement très social Préstamo para el Alquiler de Ayuda a la Integración PLI Prêt locatif intermédiaire Préstamo para alquileres intermedios PLS Prêt locatif social Préstamo para el Alquiler Social PLUS Prêt locatif à usage social Préstamo para el Arrendamiento Social PRID Programa de Recuperación de Inmuebles Degradados PROHABITA Programa de Financiamiento para el Acceso a la Habitación PSLA Prêt Social de Location Accession

Préstamos de Alquiler-Acceso Social PTZ Prêt à taux zéro

Préstamos a tasa cero RECRIA Régimen Especial de Coparticipación en la Recuperación de Inmue -bles Arrendados RECRIPH Régimen Especial de Coparticipación y Financiamiento para la

Recuperación de Predios Urbanos en Régimen de Propiedad Hori-zontal

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (18)

10

REHABITA Régimen de Apoyo para la Recuperación Habitacional de Áreas Urbanas Antiguas

SAAL Servicio de Apoyo Ambulatorio Local SCH Sector de Apoyo a las Cooperativas SPA Sociedad Pública de Alquiler SRU Loi relative à la solidarité et au renouvellement urbains Ley referente a la solidaridad y renovación urbana VIS Viviendas de Integración Social VPO Viviendas de Protección Oficial VPT Vivienda a Precio Tasado VPPA Vivienda con Protección Pública para Arrendamiento VPPA OC Vivienda con Protección Pública para Arrendamiento con Opción a

Compra VPPB Vivienda con Protección Pública Básica VPPL Vivienda con Protección Pública de Precio Limitado

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (19)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

11

II NNTTRROODDUUCCCCII ÓÓNN

La vivienda es un elemento indispensable para el desarrollo de la vida en

sociedad. En primer lugar, es el espacio de la familia y en el que se desenvuelve la

vida privada. Además, es la esfera en la que el ser humano inicia su aprendizaje e

interactúa con otras personas experimentando los procesos de socialización y ad-

quiriendo los valores y costumbres que lo identificarán.

También es el escenario de la vida familiar de cara a la comunidad en la

que se ejercitan las actividades colectivas y por eso la vivienda nos identifica,

dentro de un determinado contexto, con un lugar o territorio, así como con unas

costumbres y una cultura. Por esta razón, se ha dicho que la vivienda delata y

habla de las personas que la ocupan, teniendo en cuenta el valor intangible en tér-

minos de prestigio o desprestigio, según el lugar en que se encuentre ubicada la

misma14.

14 CABRERA (2005): 5.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (20)

12

Es indiscutible, pues, la trascendencia de la vivienda en la vida del hom-

bre para satisfacer una necesidad inherente a él, cual es la de protegerse, resguar-

dase o cobijarse de toda situación de peligro. Se trata de un bien necesario en el

sentido social, ya que no tiene el mismo alcance que otros bienes, como el agua o

los alimentos, sin los cuales es imposible vivir15.

Carecer de una vivienda adecuada atenta contra la salud física y mental,

mientras que disponer de ella permite el ejercicio y disfrute de otros derechos,

tales como el derecho a la educación, a la salud, al libre desarrollo de la personali-

dad, así como el derecho a elegir residencia, a la privacidad y a la vida familiar e,

igualmente, posibilita que las personas cumplan con ciertas exigencias, como la

de contar con un domicilio para ser localizado.

Otro aspecto influenciado por la vivienda es la calidad de vida, conside-

rada como una meta para las sociedades avanzadas y cuya percepción puede verse

mermada considerablemente cuando la persona no se encuentra a gusto con el

ambiente físico que le rodea. Es decir, cuando no existe satisfacción residencial

entendida como “la actitud o el afecto que produce el hecho de vivir en un deter-

minado contexto”16.

Asimismo, la vivienda, comprendida de manera más amplia, abarca el

hábitat y el derecho a la ciudad que, a su vez, están conectados con el urbanismo y

el desarrollo sostenible. En este trabajo se han realizado investigaciones sobre

cada uno de estos temas y se concluye que existe una interrelación que contribuye

a alcanzar el deseo de contar con una vivienda adecuada.

Finalmente, no se puede obviar que la vivienda constituye uno de los

mayores activos económicos que poseen las personas porque es un bien de precio

elevado que exige realizar una gran inversión y que genera hoy en día un proble-

ma económico y social.

15 CORTÉS ALCALÁ (1995): 27. 16 ARAGONÉS y AMÉRIGO (1987): 135.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (21)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

13

La aceptación de la idea de vivienda como bien necesario y la importan-

cia de su satisfacción se evidencian claramente tras su constitucionalización como

derecho en varios textos fundamentales. El artículo 47 de la Constitución española

de 1978 establece que:

“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vi-vienda digna y adecuada. Los poderes públicos promove-rán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos”.

La norma señalada se encuentra en el Capítulo III, Título I de la CE dedi-

cado a los Principios Rectores de la Política Social y Económica, circunstancia

que es considerada “claramente devaluadora” y que sería el resultado de una pru-

dencia extrema e injustificada de los redactores de la Constitución de 197817,

quienes no establecieron un régimen jurídico uniforme para todos los derechos.

Además, en la actualidad la ubicación de las disposiciones mencionadas dificulta

la interpretación y aplicación por parte de quienes se ocupan de analizarlas18.

El artículo 47 CE tiene que ser examinado teniendo en cuenta lo dispues-

to por el artículo 53.3 CE que dice:

“El reconocimiento, el respeto y la protección de los prin-cipios reconocidos en el Capítulo 3º, informará la legisla-ción positiva, la práctica judicial y la actuación de los po-deres públicos. Sólo podrán ser alegados ante la Jurisdic-ción Ordinaria de acuerdo con lo que dispongan las leyes que los desarrollen”.

17 CASTRO CID (1993): 169 y 170; (1998b): 43 y (2001): 72. 18 CASCAJO CASTRO (1988): 97. En el mismo grupo se encuentran incluidos otros

derechos sociales de los llamados prestacionales, como los de seguridad social, protección de la salud, medio ambiente adecuado, etc.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (22)

14

Esta disposición, con una redacción poco feliz o desafortunada19, limita

la eficacia del derecho a la vivienda porque requiere, para que ésta sea plena, una

ley de desarrollo20. La aludida limitación se traduce en la disminuida protección

que recibe, ya que para la defensa de este derecho no se permite el acceso al pro-

cedimiento preferente y sumario ante los tribunales ordinarios ni al recurso de

amparo ante el Tribunal Constitucional. Es lo que García de Enterría reconoce

como una distinción entre derechos de significado básico y con protección refor-

zada y aquellos que requieren para su efectividad un desarrollo técnico mediante

las leyes21.

El presente trabajo se desarrolla partiendo de la base de que el derecho a

la vivienda reúne las características de un derecho social de prestación, según el

criterio propugnado por Alexy y aceptado por cierto sector de la doctrina españo-

la. Se trataría de un derecho que el individuo ostenta frente al Estado para obtener

algo que podría hacerlo también de particulares, si poseyera los medios financie-

ros necesarios y si encontrase en el mercado una oferta suficiente22.

Desde este punto de vista, se puede afirmar que el derecho a la vivienda

es un derecho social de carácter prestacional. Se encuentra entre aquellos que exi-

gen una acción por parte del Estado para su cumplimiento, como el derecho a la

educación, a la protección de la salud, al trabajo, a la seguridad social, a diferencia

de los derechos de libertad que requieren básicamente una actitud de abstención

por parte del Estado23.

Sin embargo, en este estado de cosas corresponde aclarar que, si bien el

19 Coinciden en estas apreciaciones: FERNÁNDEZ (1982): 29; GARCÍA DE ENTE-

RRÍA (1985): 69 y 70; SERRANO (1987): 117; PRIETO SANCHÍS (1990): 194 y 197 y GAR-CÍA MACHO (1998): 365.

20 PECES-BARBA MARTINEZ (1979): 41; GARRIDO FALLA (1980): 581; SE-RRANO (1987): 103; PRIETO SANCHÍS (1990): 192 y sgtes.; CARMONA CUENCA (1992): 106; GARCÍA MACHO Y SOLER (1994): 16; LÓPEZ GONZÁLEZ (1997): 164.

21 GARCÍA DE ENTERRÍA (2001): 68. 22 ALEXY (1993): 189 y 194. 23 Asimismo, se ha de aclarar que otros derechos que han sido reconocidos tradicional-

mente como derechos sociales, por ejemplo la libertad sindical o el derecho de huelga, por su natu-raleza son derechos de defensa y plantean una problemática similar a los clásicos derechos civiles y políticos.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (23)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

15

derecho a la vivienda ha sido reconocido en los tratados internacionales como un

derecho humano y que ciertas constituciones lo han incluido en su catálogo de

derechos fundamentales, no se ha dado tal situación en la Constitución española

de 1978.

El artículo 47 CE, que establece el derecho a una vivienda digna y ade-

cuada, ha sido configurado en la Carta Magna vigente, igual que la mayoría de las

normas de contenido social, dentro del Capítulo III, Título I, de los Principios

Rectores de la Política Social y Económica. No obstante, según la interpretación

más extendida, el derecho a la vivienda no es un derecho fundamental, tal como lo

expresa Cruz Villalón diciendo que los derechos fundamentales “son los derechos

contenidos en el capitulo segundo del título I”24 de la Constitución, en otras pala-

bras, aquellos que están reconocidos “a lo largo de sus artículos 14 a 38”25.

El objetivo principal del presente trabajo es demostrar que, si bien el de-

recho a la vivienda no está considerado como un derecho subjetivo accionable

ante los tribunales a partir de su solo reconocimiento constitucional, no se puede

decir por eso que carece de consecuencia jurídica alguna. Considero que estas

consecuencias sí existen y surgen de lo dispuesto por el artículo 47 CE a través de

un conjunto de normas que constituyen un haz de derechos ordinarios, en el senti-

do de los derechos legales en que se traduce el derecho a la vivienda.

De esta forma, en las siguientes páginas iré explicando cómo mediante la

sanción de normas que abarcan las más diversas ramas del ordenamiento jurídico,

el derecho a la vivienda ha recibido cierta protección dentro del ordenamiento

jurídico español. Igualmente, se expondrán algunas propuestas para articular la

eficacia del derecho constitucional a una vivienda digna y adecuada.

El estudio de la eficacia del derecho a la vivienda requiere el análisis de

24 CRUZ VILLALÓN (1989): 39. 25 CRUZ VILLALÓN (1989): 39. Se refiere, entre otros, al Derecho a la vida; Derecho

a la libertad; Derecho de reunión; Derecho a la tutela efectiva; Derecho a la educación; Derecho a la sindicación; Derecho a la propiedad privada; Deber de trabajar y derecho al trabajo

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (24)

16

su dimensión internacional. Existen numerosos textos internacionales que se refie-

ren explícitamente a este derecho como un derecho social y, a través de los me-

dios de control establecidos para verificar el cumplimiento de sus disposiciones,

se le otorga una determinada eficacia.

Efectivamente, para estudiar la Constitución española deben ser analiza-

dos también los Convenios internacionales sobre derechos fundamentales suscri-

tos por España, pues tal interpretación viene exigida por el artículo 10.2 de la

Norma Fundamental. La principal fuente a tener en cuenta será la Declaración

Universal de Derechos Humanos aprobada por la Asamblea General de Naciones

Unidas de 10 de diciembre de 1948 y otros tratados y acuerdos que España haya

ratificado, especialmente, los textos aprobados en el ámbito del Consejo de Euro-

pa.

En cuanto a la estructura del trabajo, cabe exponer el contenido de los

Capítulos que se han desarrollado para alcanzar el objetivo de la presente investi-

gación. En primer lugar, para delinear el contexto en el que se desarrolla este es-

tudio, el Capítulo I se refiere al concepto, elementos y justiciabilidad del derecho

a la vivienda. Asimismo, es imprescindible aclarar que me ocupo del tema consi-

derando muy especialmente la adecuación de la vivienda, a fin de que se ajuste a

las necesidades de las personas que la ocupan. Por ello, se examinan las caracte-

rísticas mínimas que ha de reunir una vivienda para ser calificada como adecuada.

En el capítulo II se revisa la normativa internacional y de la Unión Euro-

pea, así como los diferentes documentos que han sido aprobados por las diversas

organizaciones y que están relacionados con el derecho a la vivienda. Son Trata-

dos internacionales en el marco de Naciones Unidas y del Consejo de Europa, la

mayoría de ellos suscritos y ratificados por España, así como Directivas y Reco-

mendaciones de la Unión Europea.

También se presentan otros documentos surgidos, por un lado, de las

Cumbres Mundiales sobre Asentamientos Humanos y, por otro, como resultado de

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (25)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

17

las políticas comunitarias sobre vivienda. La importancia de los mismos consiste

en la aportación realizada para delinear las características que hacen a una vivien-

da digna y adecuada para el ser humano y en que nos permiten conocer activida-

des que concretamente ya están siendo desarrolladas con el fin de hacer realidad

este derecho.

Paralelamente, se presentan los diversos mecanismos de protección ins-

taurados, su funcionamiento y la medida en que contribuyen a alcanzar la plena

efectividad del derecho, otorgándole cierto grado de eficacia. Se trata, especial-

mente, de los Comités con potestades no jurisdiccionales pero de gran repercusión

política.

Asimismo, para conocer otras realidades, en el Capítulo III se acude al

Derecho Comparado y se estudia la situación que viven Francia y Portugal. Estos

países representan dos extremos del mismo problema de la vivienda y dejan a Es-

paña en una situación que considero puede calificarse de intermedia. Claro está

que los diferentes factores económicos, sociales y culturales de cada Estado tienen

un peso determinante para definir las condiciones en que se encuentran, sin em-

bargo, también existen puntos comunes que han sido destacados.

En ningún caso la cuestión habitacional está resuelta de forma definitiva,

porque pienso que de hecho ello es imposible. Tal es así que en Francia se ha lo-

grado aprobar una normativa que hace exigible el derecho a la vivienda ante los

tribunales a través de una serie de recursos que, cabe mencionar, también han sido

criticados. Todavía es pronto para emitir juicios definitivos, habrá que esperar y

ver los efectos, positivos o negativos, que ha surtido la Ley.

Por otra parte, los procesos históricos vividos por Portugal y España se

asemejan en alguna medida y, por ello, también la situación actual guarda sus pa-

recidos. No obstante, se podrá corroborar que en algún caso Portugal ha logrado

alcanzar objetivos mucho más interesantes con vistas a la protección y eficacia del

derecho a la vivienda.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (26)

18

Seguidamente, en el Capítulo IV ya se trata exclusivamente del Derecho

interno español. Se revisan los antecedentes de la normativa que ha regido el sec-

tor de la vivienda desde el año 1911 hasta la aprobación de la Constitución de

1978, indicando los aspectos positivos y negativos.

Asimismo, se revisa el proceso seguido para la elaboración del artículo

47 CE, el contenido del mismo, su eficacia relacionada con el artículo 53.3 y las

posibilidades de aplicación. Además, se hace referencia a los titulares del derecho

a la vivienda y la situación particular de los extranjeros.

Igualmente, se trata la cuestión de los obligados por el derecho, los con-

flictos surgidos al respecto y el reparto competencial entre los poderes públicos

implicados, es decir, el Estado, las Comunidades Autónomas y las Entidades Lo-

cales, aludiendo de forma particular a la situación del País Vasco y Navarra.

También he considerado importante hacer un examen sobre la normativa

post-constitucional vigente, tanto a nivel estatal como autonómico. A ello se dedi-

ca el Capítulo V en el que se opta por utilizar el criterio subjetivo, es decir, según

cuál sea la Administración actuante, para clasificar la legislación, ya que el com-

plejo sistema competencial no contribuye a que esta tarea resulte sencilla. Igual-

mente, se valora si las disposiciones adoptadas por las leyes son cumplidas, en

qué medida y, en su caso, si es posible encontrar otros medios para que el derecho

se haga plenamente efectivo.

Finalmente, en el Capítulo VI presento la situación actual del acceso a la

vivienda, que es el resultado de todas las actuaciones revisadas en los capítulos

anteriores. Se hace un breve repaso del mercado habitacional, los objetivos y

componentes de la política y las dificultades que existen para la accesibilidad, las

personas afectadas y las consecuencias de la misma.

En cuanto a las fuentes utilizadas para elaborar el presente trabajo, se ha

revisado sistemáticamente la normativa internacional, europea, comunitaria y es-

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (27)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

19

pañola. Principalmente, se han examinado tratados, convenios y acuerdos interna-

cionales aprobados en el ámbito de la Organización de Naciones Unidas y el Con-

sejo de Europa, así como Directivas y Recomendaciones de la Unión Europea.

El Derecho español ha sido considerado en perspectiva histórica, desde

1911 hasta la fecha, ya que conocer los antecedentes legislativos y su evolución

puede contribuir a comprender mejor la situación actual. Asimismo, se ha recurri-

do al Derecho Comparado para estudiar la cuestión habitacional en Francia y Por-

tugal y de ese modo identificar supuestos que sean de posible aplicación al con-

texto español.

Además, se han utilizado la doctrina y la jurisprudencia, dos fuentes in-

dispensables en una investigación jurídica. Se han visto diferentes trabajos sobre

los derechos sociales, el derecho a la vivienda y la eficacia del mismo, así como

los pronunciamientos jurisdiccionales de diversos tribunales.

Por otra parte, no se puede dejar de mencionar que la normativa sobre vi-

vienda es compleja y confusa, tanto en el fondo como en la forma y, por tanto, en

algunos casos, problemática. No se trata solamente de la exigibilidad o justiciabi-

lidad del derecho a la vivienda, sino también de todo el entramado de disposicio-

nes, ya sean Leyes, Reglamentos, Ordenanzas, etc., que rodea el derecho aludido

y que hay que sortear para realizar el análisis.

Efectivamente, en este sector se relacionan de manera nada sencilla el

Derecho constitucional, civil, mercantil, de arrendamientos, de propiedad horizon-

tal, de consumo, etc., que se entrelazan con el Derecho fiscal, penal, urbanístico y

medio ambiental. Así lo ha expresado González Ordovás, para quien todo lo ma-

nifestado contribuye a que el derecho a la vivienda, “a diferencia de otros de la

misma generación, apenas consiga salir del reducto administrativo en que ha que-

dado retirado”26.

26 GONZÁLEZ ORDOVÁS (2004): 974.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (28)

20

Igualmente, se ha de advertir la utilización de datos estadísticos basados

en el último censo de población realizado en España por Instituto Nacional de

Estadística (INE), que data de 2001. Por tanto, es irremediable que ciertas infor-

maciones ya no se ajusten a la realidad actual porque en los nueve años trascurri-

dos se han producido considerables cambios en el mercado de la vivienda.

De todas formas, con este trabajo se pretende contribuir de alguna forma

a la mejor comprensión de la normativa vigente sobre el derecho a la vivienda

presentándola, tal como se hace, en un solo texto. Además, se ha de recalcar que

no tratamos del derecho a una vivienda cualquiera, sino a aquella que sea digna y

adecuada para el ser humano y, por ello, se ha de realizar una lectura con la pre-

disposición de ampliar las ideas sobre dicha cuestión.

Finalmente, se desea invitar a una nueva reflexión respecto a la eficacia

de los derechos sociales en general y del derecho a la vivienda en particular, a fin

de encontrar nuevas posibilidades para que hombres y mujeres se encuentren en

condiciones de ejercerlo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (29)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

21

CCAAPPII TTUULL OO II EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVII VVII EENNDDAA DDII GGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA::

CCOONNCCEEPPTTOO,, EELL EEMM EENNTTOOSS YY JJUUSSTTII CCII AABBII LL II DDAADD

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (30)

22

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (31)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

23

11.. CCoonncceeppttoo

Para tratar de establecer el concepto del derecho a una vivienda, en pri-

mer lugar, se ha de definir qué se entiende por vivienda a los efectos del presente

trabajo. Cabe señalar que, dependiendo de la rama de estudio de que se trate, la

Filosofía del Derecho, la Sociología o el Derecho Administrativo, los conceptos

pueden variar bastante.

En términos generales, según señala Ferrando Nicolau, la vivienda es “el

refugio natural, o construido por la mano del hombre, en el que éste habita de mo-

do temporal o permanente”27. En términos semejantes se expresa Cortés Alcalá,

para quien “la vivienda es un lugar con límites definidos, construida por la acción

humana, en la que los hombres habitan con cierta estabilidad”28.

En todo caso, los autores siempre plantean objeciones respecto a los con-

ceptos que se desarrollan, ya sea por ellos mismos o por otros. Particularmente,

debido a su practicidad, recurro a las definiciones oficiales señaladas en el último

censo de Población y Viviendas realizado por el Instituto Nacional de Estadística

(INE) en 200129.

Según éste censo, vivienda es aquel “recinto estructuralmente separado e

27 FERRANDO NICOLAU (1992): 306. 28 CORTÉS ALCALÁ (1995): 24. 29 Véase Sitio Web oficial del INE disponible en: http://www.ine.es/censo2001/6.pdf -

Última consulta: 27/05/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (32)

24

independiente que, por la forma en que fue construido, reconstruido, transformado

o adaptado, está concebido para ser habitado por personas o, aunque no fuese así,

constituye la residencia habitual de alguien en el momento censal”30.

Por tanto, del concepto señalado se extraen dos términos, separado e in-

dependiente, cuyo alcance ha de ser aclarado para lograr una idea más acertada.

En primer lugar, se considera separado el recinto que “está rodeado por paredes,

muros, tapias, vallas, se encuentra cubierto por techo, y permite que una persona

se aísle de otras a fin de preparar y consumir sus alimentos, dormir y protegerse

contra las inclemencias del tiempo y del medio ambiente”.

Por otro lado, resulta independiente, “siempre que los ocupantes de la vi-

vienda puedan entrar o salir de ella sin pasar por ningún recinto ocupado por otras

personas”, es decir, “si tiene acceso directo desde la calle o terreno público o pri-

vado, común o particular, o bien desde cualquier escalera, pasillo o corredor”.

Además, se distinguen dos tipos de viviendas, las colectivas y las fami-

liares y, dentro de éstas últimas, se encuentra un subtipo denominado alojamiento.

Respecto a la vivienda colectiva se dice que es aquella “destinada a ser habitada

por un colectivo, es decir, por un grupo de personas sometidas a una autoridad o

régimen común no basados en lazos familiares ni de convivencia. La vivienda

colectiva puede ocupar sólo parcialmente un edificio o, más frecuentemente, la

totalidad del mismo”. En esta categoría están incluidos, por ejemplo, los conven-

tos, cuarteles, asilos, hospitales, prisiones, etc.

En tanto que se identifica como vivienda familiar la “destinada a ser

habitada por una o varias personas, general pero no necesariamente unidas por

parentesco, y que no constituyen un colectivo”31. Por último, aunque no cumpla

30 Como excepción, no se consideran viviendas los recintos que, a pesar de estar conce-

bidos inicialmente para habitación humana, en el momento censal están dedicados totalmente a otros fines (por ejemplo, los que estén siendo usados exclusivamente como locales).

31 Las viviendas familiares se incluyen en el Censo de Viviendas, con independencia de que estén ocupadas o no en el momento censal. No se incluyen, en cambio, los recintos construi-dos inicialmente para viviendas pero que en la época de los Censos se utilizan exclusivamente para

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (33)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

25

estrictamente la definición, se incluye en esta clasificación al alojamiento como

una “vivienda familiar que presenta la particularidad de ser móvil, semipermanen-

te o improvisada, o bien que no ha sido concebida en un principio con fines resi-

denciales pero, sin embargo, constituye la residencia de una o varias personas en

el momento del censo”.

Asimismo, conviene tener una noción de otros términos que se utilizarán

en las siguientes líneas, tales como hogar, familia, etc. A los efectos censales, se

define hogar como “un conjunto de personas (una o varias) que residen habitual-

mente en la misma vivienda familiar” y familia como “un grupo de personas (dos

o más) que formen parte de un hogar y están vinculadas por lazos de parentesco,

ya sean de sangre o políticos, independientemente de su grado”.

También se alude a núcleo familiar como “un conjunto alternativo de

familia, restringido a los vínculos de parentesco más estrechos”, que pueden ser

parejas con o sin hijos, madre o padre con hijos y, en su caso, estos hijos deben

ser solteros, no emparejados y no tener, a su vez, algún hijo con esas característi-

cas porque, en caso contrario, podrían formar núcleo propio.

Pues bien, tras puntualizar estos conceptos, queda claro que el derecho a

la vivienda tiene relación con diversos aspectos que no se perciben en una primera

aproximación. Por ejemplo, está conectado con el derecho al hogar, con el dere-

cho a la intimidad e, inclusive, con el derecho a la vida.

Es Ferrando Nicolau quien expone la idea de que el derecho a la vivienda

sería un elemento del derecho al hogar y que la intimidad personal y familiar se

ejercen en un lugar determinado. Además, plantea el análisis del derecho a la vida

en un sentido amplio, de modo que garantice un mínimo económico existencial, es

decir, dar cumplimiento a las llamadas necesidades básicas, entre las que se en-

cuentra el derecho a la vivienda32.

otros fines (viviendas que se han transformado totalmente en oficinas, talleres, almacenes..., que son censadas como locales).

32 FERRANDO NICOLARU (1992): 307-308.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (34)

26

Además, definir el contenido exacto del derecho a la vivienda encuentra

un obstáculo en las diversas formas que el mismo ha sido consagrado, a nivel es-

tatal e internacional. Derecho a una vivienda digna, derecho a una vivienda ade-

cuada, derecho a la propia casa, derecho a un albergue, derecho a un refugio, de-

recho a la tierra, derechos habitacionales o derecho a la ciudad, son algunas expre-

siones utilizadas de forma indistinta para indicar la posición central de la vivienda

como objeto de derechos humanos33, sin embargo, el punto concordante es que el

Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales garantiza una

vivienda “adecuada”.

Por tanto, tras estas breves consideraciones, se podría definir el derecho a

la vivienda como “el derecho de toda persona, ya sea hombre, mujer, joven y niño

a acceder y mantener un hogar, en el que disponga de un espacio íntimo, adaptado

al entorno y a la sociedad en que se encuentra, seguros de que puedan vivir en paz

y dignidad”34.

22.. LL ooss eelleemmeennttooss ddeell ddeerr eecchhoo aa uunnaa vviivviieennddaa3355 ““ ddiiggnnaa yy aaddeeccuuaa--ddaa””

Ahora bien, tras señalar el concepto del derecho a la vivienda debemos

formularnos la siguiente interrogante: ¿cómo se ha de determinar cuándo una vi-

vienda es digna y adecuada? Pues bien, de hecho existen opiniones que relativizan

estas dos acepciones, indicando que aquello que es digno para uno puede no serlo

para el otro. Del mismo modo, lo que resulte adecuado para un determinado sector

de la población, puede no serlo para todos.

Sin embargo, el presente trabajo se desarrolla sobre la idea de que el de-

recho a una vivienda debe garantizarse a todos los seres humanos sin ningún tipo

de distinción. No obstante, se ha de reconocer que concurren una larga lista de

33 PISARELLO (2003a): 82 y 98. 34 Para este concepto se ha considerado, además, la Observación General Nº 4 emitida

por el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas. En relación a las Observaciones Generales véase el Capítulo II, apartado 1.3.1 del presente trabajo.

35 Bassols Coma los llama presupuestos objetivos del derecho a la vivienda

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (35)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

27

limitaciones económicas, sociales y, particularmente, políticas, que no permiten la

realización plena de los derechos. Además, se ha de considerar que el problema

habitacional no es una cuestión que afecta exclusivamente a los países en vías de

desarrollo, pues ya ha llegado a aquellos Estados que parecían inmunes a conflic-

tos de tal naturaleza.

Inclusive, cabe resaltar, que ello ha ocurrido antes del cambio estructural

que se está viviendo, pues la crisis que actualmente se ha desatado a nivel global

empeorará las condiciones de vida de la población en general y la vivienda será un

factor de gran influencia en el tema36.

No obstante, todavía se pueden determinar los aspectos o condiciones

que objetivamente sirven de parámetro para definir los casos en que una vivienda,

habitación o residencia resulta digna y adecuada. A su vez, claro está que el cum-

plimiento de las mismas variará según factores subjetivos que responden a la di-

versidad de la población en general, sobre todo, cuestiones culturales y climatoló-

gicas. Los requisitos que se referirán a continuación han sido establecidos por la

Organización de las Naciones Unidas a través de la Observación General Nº 4, de

13 de diciembre de 199137.

22..11.. LLaa sseegguurriiddaadd jjuurrííddiiccaa ddee llaa tteenneenncciiaa

La tenencia de una vivienda puede adoptar varias formas, ya sea alquiler

público o privado, viviendas en cooperativa, arrendamiento, ocupación por el

mismo propietario, etc. El buen funcionamiento de un sistema jurídico lo que debe

lograr es que todas las personas que reúnan los requisitos para cada caso dispon-

gan de un título o estatuto más o menos cierto y predecible que pueda ser oponible

a aquel que altere la tenencia de la vivienda. No se trata de imponer medidas coer-

36 Al respecto véase el Informe: Estado de la población mundial 2007, disponible en:

http://www.unfpa.org/swp/2007/presskit/pdf/swp2007_spa.pdf - Última consulta: 28/06/2009. 37 Los detalles de este documento serán abordados en el siguiente capítulo que corres-

ponde a la positivación internacional del derecho a la vivienda.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (36)

28

-citivas que al final pueden aumentar los problemas antes que solucionarlos38.

La seguridad jurídica implica que una persona tenga asegurada la conti-

nuidad temporal en la ocupación del alojamiento sin que haya una amenaza de

expulsión de la vivienda. Es decir, que existan ciertas garantías de protección le-

gal contra los ya conocidos inconvenientes en esta materia, que pueden distinguir-

se según la persona afectada en cada caso. Estas situaciones causan intranquilidad

y resultan hasta peligrosas, lo que en conjunto provoca un deterioro en la calidad

de vida de los afectados.

Por ejemplo, en una relación arrendador-arrendatario, existe la posibili-

dad del impago de los alquileres y las subidas desproporcionadas de los mismos;

además, el mal uso o deterioro de la construcción, la negación de firma de un con-

trato, el subarrendamiento por habitaciones sin autorización, los desalojos ilegales

y, lo más nuevo que se ha instaurado hasta el momento, el acoso inmobiliario o

mobbing ejercido por los propietarios o arrendadores a fin de que los inquilinos,

generalmente personas ancianas y con bajas rentas, abandonen la vivienda.

Por estas razones se afirma que el disfrute de la vivienda no se reduce a

facilitar y procurar el acceso en las mejores condiciones posibles, sino que la pro-

tección ha de llevar aparejadas garantías para una posesión pacífica y útil y a man-

tenerla en condiciones adecuadas de uso el mayor tiempo posible. El Derecho

debe proporcionar estos medios y, según se trate de sectores más necesitados y

desprotegidos, los mismos han de ser más estrictos39.

22..22.. LLaa ddiissppoonniibbii ll iiddaadd ddee sseerrvviicciiooss,, mmaatteerriiaalleess,, ffaaccii ll iiddaaddeess ee iinnff rraaeess--ttrruuccttuurraa..

Este aspecto tiene un alcance bastante amplio. Los servicios mínimos a

38 AGUERRI SÁNCHEZ (2005): 72. 39 MUÑOZ CASTILLO (2000): 119. Como ejemplo sirve el caso de muchas mujeres

víctimas de violencia doméstica pues ante la inoperancia de la administración para proveerlas de nuevos alojamientos, las mismas permanecen en sus domicilios y bajo el riesgo que ello implica. Véase sobre el tema BOSCH I MEDA (2006a).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (37)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

29

los que se alude tienen una explicación totalmente lógica y con ello se demuestra

que la satisfacción del derecho a la vivienda guarda estrecha relación con otros

derechos fundamentales como, en este caso, el derecho a la salud. Tal es así que el

abastecimiento de agua potable, indispensable para la vida humana, las instalacio-

nes sanitarias y de aseo, así como las de eliminación de deshechos, son esenciales

a fin de evitar que los centros de población se conviertan en focos de enfermeda-

des.

Cabe mencionar que el suministro de agua, el alumbrado y la recogida de

desperdicios son competencias de los Ayuntamientos y, por ello, los mismos des-

empeñan un papel importante, inescindible de las obligaciones de los poderes pú-

blicos para la efectividad del derecho a la vivienda digna y adecuada.

Además, la instalación de los sistemas que proporcionan energía para la

cocina y la calefacción, que generalmente son de gas, ha de ser realizado por per-

sonal calificado y autorizado para el efecto. Se deben cumplir con las exigencias

de seguridad requeridas, tanto en el momento de la construcción, así como con los

controles que se realizan. En caso contrario se estaría poniendo en riesgo la segu-

ridad y la salud de todos los ocupantes de la vivienda y, en tal sentido, no son po-

cos los accidentes que suceden constantemente por deficiencias en estos servicios.

22..33.. LLooss ggaassttooss ssooppoorrttaabblleess

En este caso se está haciendo referencia al supuesto de que la persona ya

se encuentre en posesión de la vivienda, por compra o alquiler y cuente con la

capacidad económica de mantenerse en dicho estado. Es decir, soportar los gastos

del alojamiento con los ingresos propios, disponiendo de suficientes recursos eco-

nómicos para satisfacer otras necesidades básicas como son la alimentación, el

vestido, la educación y la salud40. Por tanto, las erogaciones económicas persona-

40 AGUERRI SÁNCHEZ (2005): 64.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (38)

30

les o del hogar que acarrea una vivienda no debieran impedir o comprometer el

logro y la satisfacción de otros derechos.

Para que este requisito sea factible se ha de considerar muy especialmen-

te la intervención estatal a través de las formas y niveles de financiación que

ofrezca. Asimismo, está relacionado con la seguridad jurídica, pues señala la ne-

cesidad de que las personas que vivan en alquiler se encuentren protegidas contra

aumentos desproporcionados en los precios.

22..44.. LLaa hhaabbii ttaabbii ll iiddaadd

Se trata de que una construcción reúna las condiciones legales de salubri-

dad, higiene y seguridad que la hacen apta para su ocupación41. En este aspecto,

una vez más, la salud es otro derecho protegido. Se considera a la vivienda como

el factor ambiental que con más frecuencia está relacionado con las condiciones

que favorecen las enfermedades y, además, unas condiciones de vida inadecuadas

deficientes están asociadas a tasas de mortalidad y morbilidad más elevadas42.

Sin embargo, el concepto es bastante más amplio, se trata de que el alo-

jamiento cubra las necesidades de sus ocupantes en cuanto a imagen personal,

localización, calidad, adecuación al tamaño de la familia y a la edad de sus miem-

bros43. Cada persona requiere de un espacio físico adecuado para su propio desa-

rrollo y para salvaguardar su intimidad personal. De esa forma, se posibilitarán las

condiciones para lograr el normal desarrollo de las relaciones familiares.

Además, aquí se encierra otro requisito fundamental para hacer que una

vivienda sea adecuada, se trata de la accesibilidad física. Es así como, partiendo

41 PONS GONZÁLEZ y ARCO TORRES (1993): Voz: Habitabilidad. 42 Principios de Higiene de la Vivienda preparados por la OMS, que consideran la vi-

vienda como el factor ambiental que con más frecuencia está relacionado con las condiciones que favorecen las enfermedades en los análisis epidemiológicos; dicho de otro modo, que una vivienda y unas condiciones de vida inadecuadas y deficientes se asocian invariablemente a tasas de morta-lidad y morbilidad más elevadas.

43 AGUERRI SÁNCHEZ (2005): 64.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (39)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

31

del principio de igualdad en el ejercicio de los derechos, se ha de prestar especial

atención a las personas con discapacidad, para quienes habrán de realizarse las

adaptaciones arquitectónicas pertinentes.

Para el cumplimiento de estas condiciones se hace necesaria la adopción

de medidas relacionadas con la edificación, así como de conservación, que permi-

tan el mayor tiempo posible de vida útil de lo edificado pues, aunque no se trate

de bienes de duración ilimitada, con la observancia de medidas de mantenimiento

pertinentes en cada caso y según las condiciones constructivas de cada obra, los

niveles de habitabilidad, calidad, seguridad y confortabilidad se extenderán por un

mayor tiempo a favor de sus habitantes44.

22..55.. LLaa aasseeqquuiibbii ll iiddaadd4455

En principio, se trata de que el mercado ofrezca alojamiento de bajo coste

y que el mismo sea de fácil accesibilidad cuando la demanda lo requiera46. Para el

efecto, se destacan ciertos grupos que, por estar en situación de desventaja, han de

recibir prioritariamente las ayudas adecuadas de acceso. El aludido colectivo esta-

ría formado por las personas de edad, los niños, los discapacitados físicos, los

enfermos terminales, los individuos VIH positivos, las personas con problemas

médicos persistentes, los enfermos mentales, las víctimas de desastres naturales,

las personas que viven en zonas en que suelen producirse desastres, y otros grupos

de personas.

Ahora bien, cabe señalar que la asequibilidad hace referencia al poder o

capacidad para abordar la compra o adquisición y que representa un aspecto dis-

tinto al que se denomina “gastos soportables”. En este caso se pretende proteger a

las personas que ya se encuentren en posesión de una vivienda de manera que

permanezcan en dicho estado sin sufrir menoscabo en el ejercicio de sus demás

44 MUÑOZ CASTILLO (2000): 146. 45 En relación a este principio Pisarello indica que la expresión asequibilidad, parece

hacer referencia a la posibilidad de acceso físico a la vivienda 46 AGUERRI SÁNCHEZ (2005): 64.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (40)

32

derechos fundamentales. Por tanto, ambos tienen una connotación económica,

aunque se exigen en dos momentos distintos.

22..66.. EEll lluuggaarr

Si se exige que una vivienda adecuada sea construida en un lugar que

permita el acceso a las opciones de empleo, los servicios de atención de la salud,

centros de atención para niños, escuelas y otros servicios sociales, se está hacien-

do directa alusión al urbanismo. El urbanismo, según señala Fernández Rodrí-

guez, “es una perspectiva global e integradora de todo lo que se refiere a la rela-

ción del hombre con el medio en el que se desenvuelve y que hace de la tierra, del

suelo, su eje operativo”47.

Efectivamente, el aspecto señalado está relacionado con la organización

y ordenación de los edificios y espacios en las ciudades. En sentido amplio, se

trata de ordenar las ciudades y hay que comprender que dicha actividad implica

tiempo, si es que se pretende elaborar un proyecto coherente y los proyectos de

urbanización también requieren estética y funcionalidad.

Por otro lado, el urbanismo se vincula con la calidad de vida, ya que la

satisfacción residencial es un elemento indicador de aquella. Asimismo, el lugar

de ubicación de una vivienda influye en el medio ambiente y, por tanto, la zona

que se urbanice ha de contar con espacios públicos o recuperar en su caso los que

se encuentren deteriorados. Por la misma razón, la vivienda no debe construirse en

lugares contaminados ni en la proximidad inmediata de fuentes de contaminación

que amenazan el derecho a la salud de los habitantes.

El hombre es un ser social que habita en una vivienda, que forma parte de

un medio determinado, con el que ha de mantener necesariamente una interacción.

Por tanto, queda claro que la vivienda se inserta en un marco humano y natural

47 FERNÁNDEZ RODRIGUEZ (2005): 16.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (41)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

33

que afectará directamente a lo que se ha entendido por el derecho a una vivienda

digna y adecuada48.

La función de habitar no se limita al desarrollo de una vida privada, sino

que se trata de una vida de relación comunitaria. Así lo afirma Bassols Coma y

agrega que el grado de inserción e integración en el medio urbano o rural que po-

sibilita el disfrute de una vivienda es el auténtico parámetro que puede permitir

medir el grado de dignidad y adecuación49.

Este aspecto, igualmente, guarda relación con los “gastos soportables”,

pues en aquel se indicaba que las erogaciones del hogar no deben perjudicar o

impedir el cumplimiento de las obligaciones respecto al costo de la vivienda, sea

en alquiler o propiedad.

En fin, lo que se pretende es señalar aquello que sea necesario para el

adecuado funcionamiento de una vivienda y, de esa forma, lograr vivir a gusto; o

sea, con unas condiciones que hagan posible el derecho a la vida y al desarrollo

del hombre, de forma más amplia que la mera existencia y que podría resumirse,

tal como indica Ferrando Nicolau, “en la necesidad de un medio ambiente sano,

puro y decente”50.

22..77.. LLaa aaddeeccuuaacciióónn ccuull ttuurraall

La vivienda es una forma de expresión cultural y las políticas deberían

prever la posibilidad de que la diversidad quede reflejada en las construcciones

que se realicen. No obstante, medidas de este tipo jamás han sido adoptadas en los

programas habitacionales. En este supuesto, la rehabilitación es una de las activi-

dades que adquiere mayor trascendencia, pues mediante ella es posible la conser-

vación del patrimonio histórico y residencial.

48 FERRANDO NICOLAU (1992): 310. 49 BASSOLS COMA (1982): 780. 50 FERRANDO NICOLAU (1992): 310.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (42)

34

Para concebir una idea más acabada del alcance de este aspecto, basta

con conocer los denominados Cascos históricos, Barrio viejo o Ciudad vieja, así

como las Zonas coloniales de ciertas ciudades o países, que debido al nulo interés

de la administración, en el mejor de los casos, se han degradado y, perdido en

otros.

33.. LL aa jj uusstt iicciiaabbii ll iiddaadd ddeell ddeerr eecchhoo aa llaa vviivviieennddaa

33..11.. CCoonnssiiddeerraacciioonneess pprreell iimmiinnaarreess

Para hablar de la justiciabilidad del derecho a la vivienda, antes que nada

habrá que referirse brevemente a la justiciabilidad de los derechos sociales porque

el presente trabajo se desarrolla partiendo de la base de que el derecho a la vivien-

da reúne las características de un derecho social de prestación, según el criterio

propugnado por Alexy y aceptado por cierto sector de la doctrina española. En su

caso, se trataría de un derecho que el individuo ostenta frente al Estado para obte-

ner algo que podría hacerlo también de particulares, si poseyera los medios finan-

cieros necesarios y si encontrase en el mercado una oferta suficiente51.

Por tanto, desde esta óptica se puede afirmar que el derecho a la vivienda

es un derecho social de carácter prestacional. Se encuentra entre aquellos que exi-

gen una acción por parte del Estado para su cumplimiento, como el derecho a la

educación, a la protección de la salud, al trabajo, a la seguridad social, a diferencia

de los derechos de libertad que requieren la abstención estatal52.

No obstante, existe un sector de la doctrina que no considera a los dere-

chos sociales de prestación como verdaderos derechos, aún cuando los mismos se

encuentran catalogados en tratados internacionales y en las constituciones de di-

51 ALEXY (1993): 189 y 194. 52 Asimismo, se ha de aclarar que otros derechos que han sido reconocidos tradicional-

mente como derechos sociales, por ejemplo la libertad sindical o el derecho de huelga, por su natu-raleza son derechos de defensa y plantean una problemática similar a los clásicos derechos civiles y políticos.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (43)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

35

versos países53. Asimismo, se afirma que los derechos civiles y políticos son los

únicos que generan verdaderas obligaciones para los Estados porque son exigibles

judicialmente.

Varias son las causas o las razones por las cuales los derechos sociales

prestacionales no son tenidos como verdaderos derechos. Principalmente, se ha

citado su carácter dinámico que no permite definir sus contornos54, su carácter

relativo55, pues, en ellos influye el desarrollo económico de los países y su falta de

concretización56.

Sin embargo, también se propugna la idea de que la adopción de normas

constitucionales o de tratados internacionales que consagran derechos económi-

cos, sociales y culturales genera obligaciones concretas al Estado; que muchas de

esas obligaciones resultan exigibles judicialmente, y que el Estado no puede justi-

ficar su incumplimiento manifestando que no tuvo intenciones de asumir una

obligación jurídica, sino simplemente de realizar una declaración de buenas inten-

ciones políticas57.

33..22.. LLaa jjuussttiicciiaabbii ll iiddaadd ddee llooss ddeerreecchhooss eeccoonnóómmiiccooss,, ssoocciiaalleess yy ccuull ttuu--rraalleess

La justiciabilidad, entendida como la posibilidad de reclamar ante un juez

o tribunal de justicia el cumplimiento del derecho, es el elemento necesario para

que los derechos sociales sean reconocidos plenamente, según afirman Abramo-

vich y Courtis58. No obstante, considero importante resaltar que justiciabilidad no

significa solamente jurisdiccionalidad, pues la inexistencia de garantías o medios

53 Algunos de esos autores son: PECES-BARBA MARTINEZ (1979): 41; GARRIDO

FALLA (1980): 581; SERRANO MORENO (1987): 103; PRIETO SANCHÍS (1990): 192 y sgtes.; CARMONA CUENCA (1992): 106; GARCÍA MACHO Y SOLER (1994): 16; LÓPEZ GONZÁLEZ (1997): 164.

54 CASCAJO CASTRO (1988): 30. 55 GARCIA MACHO (1982): 97 y CASCAJO CASTRO (1988): 30. 56 GARCIA MACHO (1982): 102. 57 ABRAMOVICH y COURTIS (2004): 20. 58 ABRAMOVICH y COURTIS (2004): 37.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (44)

36

procesales adecuados para reclamar las posibles violaciones de derechos sociales

no implica la falta de la norma misma.

De hecho, no se deben confundir derechos y garantías. Tal es así que, en

el supuesto de identificar un derecho con determinada garantía, la falta de esta

supone directamente la ausencia de aquel, en lugar de verificar que se trata de una

laguna que el ordenamiento está obligado a llenar.

Por tanto, la disonancia existente entre normatividad y efectividad ha de

ser estudiada muy particularmente en el caso de los derechos sociales de presta-

ción que son derechos con una elaboración teórico-jurídica más imperfecta y un

sistema de garantías más defectuoso59.

Sin embargo, es menester señalar que la falta de los medios procesales

aludidos, no significa que los mismos no puedan ser creados. Por tanto, la caren-

cia existente es factible de ser modificada con el establecimiento de los instrumen-

tos adecuados para efectuar las reclamaciones necesarias60.

Además, por otra parte, Pisarello señala que la justiciabilidad de un dere-

cho no es una cuestión de todo o nada, ya que admite intervenciones jurisdiccio-

nales preventivas, sancionatorias o de control y todas ellas con el objetivo común

de evitar que la violación del mismo quede sin sanción61. El autor mencionado

ofrece algunas premisas para la reconstrucción de las garantías de los derechos

sociales, entendidas estas como los mecanismos o técnicas predispuestos para su

protección.

Por tanto, según la fórmula señalada, no se reduciría la cuestión de la

exigibilidad de los derechos sociales a la de su justiciabilidad, sino más bien se

pone de manifiesto la existencia de otros órganos o instituciones que pueden y

deben intervenir en su protección, con prioridad incluso sobre aquellos de tipo

59 FERRAJOLI (2006): 59 y 108-109. 60 ABRAMOVICH y COURTIS (2004): 40. 61 PISARELLO (2007): 88-89.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (45)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

37

jurisdiccional; desde los órganos legislativos y administrativos hasta las diversas

variantes de órganos externos de control, como las defensorías del pueblo o los

tribunales62.

De todas formas, aún siendo partidaria de buscar los medios adecuados

para la protección de los derechos sociales prestacionales y, por ende, del derecho

a la vivienda, y no centrarse únicamente en destacar de forma constante sus limi-

taciones, resulta innegable la deficiencia del Derecho Constitucional y del Dere-

cho internacional de los Derechos Humanos, más que en la formulación de las

normas que los consagran, en su sistema de protección63.

33..33.. LLaass oobbll iiggaacciioonneess ddee llooss EEssttaaddooss yy eell ddeerreecchhoo aa llaa vviivviieennddaa

A fin de realizar una aproximación a las obligaciones de los Estados res-

pecto al derecho a la vivienda hemos de acceder a la Observación General Nº 364,

sobre la índole de las obligaciones de los Estados Partes, aprobada el 14 de di-

ciembre de 1990 por el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de

la Organización de Naciones Unidas.

El documento formula precisas aclaraciones respecto al artículo 2 del

Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales en el que se

estipulan las obligaciones de los Estados con vistas a la realización de los dere-

chos contenidos en el mismo.

La naturaleza de estas obligaciones es un elemento que despierta mucho

interés65 y, además, determinar el incumplimiento de las mismas no es tarea senci-

62 PISARELLO (2007): 111-112. 63 ABRAMOVICH y COURTIS (2004): 38. 64 Los detalles de este documento serán abordados en el siguiente capítulo que corres-

ponde a la positivación del derecho a la vivienda 65 MILÁ MORENO (2004): 191.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (46)

38

lla66. Por estas razones las Observaciones Generales representan una gran ayuda

para la interpretación de los Pactos ya que corresponden a su jurisprudencia67.

Pues bien, se ha señalado que los Estados tienen obligaciones de compor-

tamiento y obligaciones de resultado. Además, se individualizaron los compromi-

sos que han de cumplirse para la plena realización de los derechos, como la adop-

ción de medidas inmediatas; la garantía de niveles esenciales de los derechos y la

obligación de progresividad y prohibición de regresividad68.

Por tanto, en primer lugar respecto a las medidas inmediatas que deben

adoptar, se trata de que las mismas sean deliberadas, concretas y orientadas hacia

la satisfacción de las obligaciones reconocidas en el Pacto y habrán de realizarse

en un plazo razonablemente breve tras la entrada en vigor del aludido instrumento.

Al respecto, dicen Abramovich y Courtis que no es solamente un principio decla-

mativo, ya que existe un rumbo marcado para los Estados y hacia el mismo han de

encaminarse rápidamente69.

No obstante, cabe señalar la ambigüedad de las expresiones utilizadas en

el Pacto, pues la brevedad de un plazo puede variar según el país del que se trate y

respondiendo a los recursos de los mismos. Si bien se reconoce que el menciona-

do objetivo no se alcanzará en un corto período de tiempo, por otro lado, se hace

hincapié en que ciertas medidas sí pueden disponerse de forma inmediata ya que

no están condicionadas por otras circunstancias.

En dicho sentido, se ha otorgado a cada Estado la potestad de decidir por

sí mismo cuáles serán los medios apropiados para el cumplimiento de las obliga-

ciones establecidas en el Pacto, debiendo informar los criterios utilizados para

calificarlos como tal70.

66 FERNÁNDEZ LIESA (1996): 73. 67 ABRAMOVICH y COURTIS (2004): 68 y OCHOA RUÍZ (2004): 197-199. 68 Se utiliza la clasificación señalada por Abramovich y Courtis para el análisis de las

obligaciones de los Estados. 69 ABRAMOVICH y COURTIS (2004): 79-80. 70 OG Nº 4, apartado 4.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (47)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

39

En segundo lugar, sobre la garantía de niveles esenciales de los derechos,

se ha manifestado que existen obligaciones mínimas de satisfacción que los Esta-

dos deben cumplir utilizando el máximo de sus recursos disponibles, ya que sin

ello el Pacto carecería en gran medida de su razón de ser. Sin embargo, las limita-

ciones económicas de los mismos serán tenidas en cuenta en el momento de eva-

luar el acatamiento o no de los aludidos compromisos71. Y en el supuesto de in-

cumplimiento de los criterios señalados, el Estado tendrá que demostrar haber

realizado los esfuerzos correspondientes.

Por último, se ha de hacer alusión a la obligación de progresividad y la

prohibición de regresividad que ello implica. Según manifiestan Abramovich y

Courtis, la misma abarca dos sentidos que se complementan, por un lado, el reco-

nocimiento de que la satisfacción plena de los derechos establecidos en el Pacto se

realizará gradualmente y, por otra parte, se plantea la idea de progreso, traducida

en la obligación de los Estados de mejorar las condiciones de goce y ejercicio de

los derechos económicos, sociales y culturales72.

En tal caso, la obligación mínima del Estado es la obligación de no regre-

sividad, que significa no sancionar normas jurídicas ni aprobar políticas que em-

peoren la situación de los derechos económicos, sociales y culturales de los que

gozaba la población al tiempo en que fue adoptado el tratado internacional respec-

tivo o, en su caso, en cada mejora progresiva.

En otras palabras, ya que el Estado ha asumido la obligación de lograr

progresivamente la plena efectividad de los derechos reconocidos en el Pacto, al

mismo tiempo asume la prohibición de reducir los niveles de protección de los

derechos vigentes o derogar los derechos ya existentes.

71 Al respecto manifiesta Contreras Peláez que “para defender la credibilidad de los de-

rechos sociales habría que encontrar una solución al problema del condicionante económico, por-que, el hecho de que una gran cantidad de habitantes no disfruten de los derechos más básicos, como vivienda, sanidad, alimento, etc., tiene que ver exclusivamente con la mala repartición de la riqueza”. Véase CONTRERAS PELÁEZ (1994): 115 y 116.

72 ABRAMOVICH y COURTIS (2004): 93-94.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (48)

40

Igualmente, en este contexto la progresividad a la que se alude implica

que, en el supuesto de establecer una regresión respecto a derechos ya adquiridos,

la misma habrá de estar justificada en relación al conjunto de los derechos recono-

cidos en el Pacto73. De hecho, se ha indicado que es posible evaluar la regresivi-

dad de las medidas que se adopten teniendo en cuenta elementos como: la legiti-

midad, la idoneidad, la necesidad y la proporcionalidad en sentido estricto.

Pues bien, para determinar la legitimidad de la decisión se ha de conside-

rar si los fines mediatos e inmediatos están permitidos por la Constitución; la ido-

neidad implica que se trate de una disposición adecuada y congruente para lograr

los fines perseguidos; la necesidad se estimará según la inexistencia de alternati-

vas menos gravosas para los derechos en cuestión y la proporcionalidad se reco-

nocerá porque se han de obtener más beneficios o ventajas para el interés general

que para otros bienes o valores en conflicto74.

Finalmente, cabe señalar que, a criterio de Pisarello ciertas expresiones

utilizadas en la OG Nº 3, como “tiempo razonablemente corto”, “grupos con ne-

cesidades más urgentes”, “garantía sin discriminación”, entre otras, son suscepti-

bles de interpretación jurisdiccional y podrían originar demandas con el objetivo

de obtener una compensación por parte de los poderes públicos75.

Por otra parte, Pisarello ha señalado una clasificación a partir de las dife-

rentes Observaciones Generales. Son tres tipos de obligaciones genéricas, se trata

de la obligación negativa de respetar, la obligación de proteger y la obligación

positiva de satisfacer, en la que se encuentran incluidas las obligaciones de facili-

tar y de proporcionar76.

Las obligaciones de respeto son deberes negativos que exigen una abs-

73 FERNÁNDEZ LIESA (1996): 75. 74 PISARELLO (2003a): 124-125. 75 PISARELLO (2003a): 118-119. 76 PISARELLO (2003a): 119.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (49)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

41

-tención por parte del Estado y los órganos públicos de favorecer prácticas, políti-

cas, o medidas legales que vulneren los derechos habitacionales de una persona o

de un grupo.

De la circunstancia señalada surgen tres derivaciones; la primera es el

deber de deferencia en relación a las personas que construyen o participan en la

construcción de sus propias viviendas y organizan su entorno según su cultura,

necesidades y deseos, salvo que las mismas representen un peligro para la salud o

la seguridad pública77.

La segunda consecuencia es la prohibición de llevar adelante, de promo-

ver o de consentir prácticas de desalojos y desplazamientos arbitrarios o de demo-

liciones de viviendas individuales o de complejos habitacionales y, la tercera es la

ya mencionada prohibición de regresividad, es decir, la prohibición de adoptar

medidas regresivas que carezcan de justificación suficiente en relación con la tota-

lidad de derechos previstos por el Pacto78.

Por otra parte, las obligaciones de protección exigen a los poderes públi-

cos que impidan vulneraciones provenientes tanto de sus propios órganos como de

otros particulares.

Y, por último, las obligaciones de satisfacción comprenden tanto el deber

positivo de facilitar el acceso a la vivienda como el de proporcionarlo y se trata de

las obligaciones positivas por excelencia que corresponden a los poderes públi-

cos79.

Ahora bien, se han señalado las obligaciones que los Estados habrían de

cumplir en relación con el derecho a la vivienda, sin embargo, también es necesa-

rio manifestar la importancia de adoptar ciertos indicadores que sirvan como pa-

rámetro para distinguir, por ejemplo, si el incumplimiento de las obligaciones es-

77 PISARELLO (2003a): 120. 78 PISARELLO (2003a): 120 y 122. 79 PISARELLO (2003a): 126 y 130.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (50)

42

tatales en materia de derechos habitacionales ha de atribuirse a la falta de capaci-

dad o, en cambio, a la falta de voluntad.

No obstante, coincidiendo con Abramovich y Courtis, la determinación

precisa de conceptos en relación a la sustancia de estos derechos, sus posibles

limitaciones y las obligaciones estatales que les corresponden, tendrán que ser

fijadas a través de las actuaciones de los órganos internacionales y de los tribuna-

les locales en la aplicación de estas normas en el Derecho interno80.

80 ABRAMOVICH y COURTIS (2004): 70.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (51)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

43

CCAAPPII TTUULL OO II II EELL DDEERREECCHHOO AA LL AA VVII VVII EENNDDAA EENN EELL

DDEERREECCHHOO II NNTTEERRNNAACCII OONNAALL YY EEUURROOPPEEOO

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (52)

44

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (53)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

45

11.. LL ooss TTrr aattaaddooss iinntteerr nnaacciioonnaalleess eenn eell áámmbbii ttoo ddee NNaacciioonneess UUnniiddaass

11..11.. LLaa CCaarrttaa IInntteerrnnaacciioonnaall ddee DDeerreecchhooss HHuummaannooss

Para iniciar un estudio sobre derechos humanos, sin duda, el documento

referencial es la Carta Internacional de Derechos Humanos, compuesta por la De-

claración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos

Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) y el Pacto Internacional de Dere-

chos Civiles y Políticos (PIDCP).

La Declaración fue adoptada y proclamada por la Resolución 217A (III)

de la Asamblea General de Naciones Unidas de 10 de diciembre de 1948, está

compuesta por 30 artículos que no tienen obligatoriedad jurídica, aunque por la

aceptación que ha recibido de los Estados miembros, poseen una gran fuerza mo-

ral.

Por su parte, ambos Pactos fueros aprobados por la Resolución 2200

(XXI), de 16 de diciembre de 1966, de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Sin embargo, entraron en vigor en momentos distintos, el PIDCP el 3 de enero de

1976 y PIDESC el 23 de marzo de 1976. Los mismos otorgan obligatoriedad jurí-

dica a los derechos proclamados por la Declaración Universal de Derechos

Humanos.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (54)

46

El PIDCP cuenta con dos Protocolos facultativos, el primero, aprobado

igualmente por la Resolución 2200 (XXI), de 16 diciembre de 1966, permite al

Comité de Derechos Humanos para recibir y considerar comunicaciones de indi-

viduos que aleguen ser víctimas de violaciones de cualquiera de los derechos

enunciados en el Pacto. Mientras que el segundo Protocolo, aprobado por la Reso-

lución 44/128 de la Asamblea General, de 15 de diciembre de 1989, ha abolido la

pena de muerte.

Debido a su importancia, se ha dicho que estos documentos han contri-

buido a intensificar la presencia e influencia de los derechos humanos, no sólo en

el ordenamiento jurídico internacional, sino también en los sistemas jurídicos es-

tatales, así como en las actitudes de los hombres y en la trama de las relaciones

humanas. No obstante, este proceso, nada sencillo, se sigue desarrollando y debe

superar diversos obstáculos y dificultades para que una verdadera cultura univer-

sal de los derechos humanos se haga realidad81.

En cuanto a la Carta, la misma no especifica el contenido de los derechos

humanos y las libertades fundamentales a que hace referencia. Según manifiesta

Ochoa Ruíz, durante la Conferencia de San Francisco sí existió intención de ela-

borar un catálogo de los derechos y libertades merecedores de protección que

formaran parte de la Carta. Pero, la labor no fue desarrollada en ese momento de-

bido al temor a que no existiera acuerdo entre los Estados respecto a los derechos

que habrían de ser protegidos.

Sin embargo, tras el establecimiento de la Comisión de Derechos Huma-

nos se inició la preparación de una Declaración, que habría de establecer los prin-

cipios o normas generales que regirían en materia de derechos humanos y una

Convención, con el fin de definir los distintos derechos y las limitaciones que

afectasen a su ejercicio, provista también de mecanismos de protección82.

81 ORÁ y GÓMEZ ISA (2002): 24. 82 OCHOA RUÍZ (2004): 45 y 46.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (55)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

47

11..22.. LLaa DDeeccllaarraacciióónn UUnniivveerrssaall ddee DDeerreecchhooss HHuummaannooss

El artículo 25, párrafo 1 de la Declaración Universal de Derechos Huma-

-nos, establece que:

“Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en es-pecial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia mé-dica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viu-dedad, vejez y otros casos de pérdida de sus medios de subsis-tencia por circunstancias independientes de su voluntad”.

Con la aprobación del aludido documento, el derecho a una vivienda

adecuada ha sido reconocido a toda persona y a su familia, como uno de los com-

ponentes importantes del derecho a un nivel de vida adecuado, también llamada

calidad de vida, que debe estar al alcance de todo ser humano y que guarda rela-

ción con la satisfacción de necesidades materiales, sociales y psicológicas.

A partir de entonces, un gran número de instrumentos de protección han

reafirmado este derecho señalando que todos son titulares del mismo. En dicho

sentido creo importante llamar la atención sobre la expresión usada, es decir, la

referencia a que todos tienen derecho a una vivienda, porque en otros textos se

menciona este derecho con referencia a determinados grupos, otorgándoles mayor

protección jurídica. Sin embargo, se ha de considerar que la vivienda adecuada es

un derecho que asiste a la generalidad de la población, sin excepciones, ya sea

niño, adulto, hombre o mujer, en todas partes del mundo.

En la Declaración Universal el artículo 25 forma parte del conjunto de

derechos económicos, sociales y culturales que constituyeron una innovación en

cuanto a la protección internacional de los derechos humanos. Se podría decir que

es el segundo documento de esta naturaleza, ya que pocos meses antes, en mayo

de 1948 en Bogotá, Colombia, había sido aprobada la Declaración Americana de

Derechos y Deberes del Hombre que, igualmente, recogía los derechos económi-

cos, sociales y culturales.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (56)

48

Sin embargo, es menester recordar que la elaboración del proyecto de

Declaración, llevado a cabo por la Comisión de Derechos Humanos, creada en

1946 como órgano subsidiario del Consejo Económico y Social de Naciones Uni-

das, no fue sencilla83. En ese entonces debieron enfrentar y superar no pocas difi-

cultades originadas, especialmente, por el conflicto entre los países que constitu-

yeron dos bloques, conocidos como este y oeste, quienes, respondiendo a sus ten-

dencias políticas y económicas, formularon propuestas enfrentadas en todo mo-

mento.

Tal situación, particularmente en relación con los derechos económicos,

sociales y culturales, obligó a desarrollar varias sesiones de discusión, hasta que

finalmente se logró un acuerdo. La Declaración fue aprobada, constituyendo, se-

gún indican Oraá y Gómez Isa, “un delicado y sano equilibrio entre las diferentes

ideologías y concepciones de los derechos humanos y de la sociedad que existía

en la época de su redacción”84.

Durán y Lalaguna destaca que los países del Este fueron los que protago-

nizaron la mayoría de las abstenciones señaladas, pues no estaban de acuerdo con

el contenido de la Declaración, a la que consideraron “excesivamente individualis-

ta y que no tenía en cuenta de modo apropiado el aspecto social de la persona”85.

No obstante, a través de este instrumento es cuando se intenta dar un primer con-

tenido sustantivo a las disposiciones sobre derechos humanos de la Carta de Na-

ciones Unidas.

A pesar de todo lo mencionado, se ha de recordar que formalmente es

una resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas que carece de valor

jurídico obligatorio86. No obstante, también se ha de exponer que la autoridad de

la misma ha ido en aumento, hasta el punto que, tal como manifiesta Ruíz-Jarabo,

83 CARRILLO SALCEDO (1999): 49. 84 ORAÁ y GÓMEZ ISA (2002): 46. 85 DURÁN Y LALAGUNA (2007): 30. 86 OCHOA RUÍZ (2004): 47 y DURÁN Y LALAGUNA (2007): 34.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (57)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

49

“ha alcanzado un éxito difícil de encontrar en la historia del derecho internacio-

nal”87.

Ahora bien, en cuanto al contenido de la Declaración, conviene destacar

lo establecido por el artículo 22, pues contribuye a la caracterización de los dere-

chos económicos, sociales y culturales, diciendo que:

“Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos eco-nómicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad”.

De esta forma queda evidenciado que corresponde primordialmente al

Estado, según los recursos que disponga, garantizar los derechos económicos,

sociales y culturales a sus ciudadanos y, en caso necesario, recurrir a la coopera-

ción internacional para lograrlo88.

Por otra parte, es imprescindible señalar que durante el estudio de la

aprobación de la Declaración, el artículo 25 fue examinado junto al artículo 3 del

mismo documento que trata el derecho a la vida, uno de los más importantes del

catálogo actual de derechos humanos. El reconocimiento del derecho a la vida

ocasionó importantes discusiones en torno a tres aspectos: la pena de muerte, el

aborto y la inclusión de elementos de carácter material en la definición del dere-

cho a la vida.

Si bien, los dos primeros aspectos señalados son muy importantes, me re-

feriré al tercer campo de debate porque incumbe particularmente a este análisis.

Tal es así que los cuestionamientos trataron en determinar qué amplitud habría de

tener el derecho a la vida. Por un lado se pretendía incluir únicamente aspectos de

87 RUÍZ-JARABO (1990): 158. 88 ORAÁ y GÓMEZ ISA (2002): 77

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (58)

50

carácter formal y, por otro lado, se deseaba complementar con elementos de ca-

rácter material.

Entonces, se planteó la inserción dentro de la disposición sobre el dere-

cho a la vida una referencia a los derechos económicos sociales y culturales fun-

dado en que aquel debería complementarse con todo el conjunto de condiciones

que posibilitan que esa vida sea digna.

Sin embargo, la propuesta no fue aceptada mayoritariamente, circunstan-

cia que ha recibido no pocas críticas. Entre las más interesantes se encuentran las

que manifiestan que “no se puede concebir el derecho a la vida como un derecho

meramente formal, sino que el derecho a la vida hay que completarlo con el dere-

cho a un nivel de vida adecuado”89 y que “existe una indivisibilidad, en el derecho

a la vida, entre los elementos jurídicos, de una parte, y los elementos materiales y

económicos, de otra”90.

En este estado de cosas, y habiendo trascurrido 60 años desde la Declara-

ción, no se puede sino lamentar que los intereses políticos y económicos hayan

resultado más fuertes que las propuestas sociales que se formularon y en las que

se percibe una extraordinaria visión del verdadero alcance de la dignidad humana.

De todos modos, la trascendencia del instrumento señalado es indiscutible, ya que

los países democráticos lo han tenido como un referente obligado para su derecho

constitucional91.

Ciertamente, el caso español es un ejemplo, pues la Declaración ha in-

fluido en la elaboración de la CE de 1978, así como en la interpretación que la

misma ha recibido, por disposición expresa de su artículo 10.2 que reza:

“Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las li-bertades que la Constitución reconoce se interpretarán de con-formidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y

89 CECILIA MEDINA citada por ORAÁ y GÓMEZ ISA (2002): 63. 90 RENÉ CASIN citado por ORAÁ y GÓMEZ ISA (2002): 63. 91 BIGLINO CAMPOS (1998): 71 y DURÁN Y LALAGUNA (2007): 34.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (59)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

51

los Tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas mate-rias ratificados por España”.

11..33.. EEll PPaaccttoo IInntteerrnnaacciioonnaall ddee DDeerreecchhooss EEccoonnóómmiiccooss,, SSoocciiaalleess yy

CCuull ttuurraalleess..

El documento básico de protección de los derechos sociales es el Pacto

Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, aprobado por la

Asamblea General de Naciones Unidas en su resolución 2200 A (XXI), de 16 de

diciembre de 1966, entrando en vigor el 3 de enero de 1976.

Este documento es fruto de un largo proceso que se inicia tras la aproba-

ción de la Declaración Universal, cuando, tal como ya se ha mencionado, la

Asamblea General de Naciones Unidas encomendó a la Comisión de Derechos

Humanos la elaboración de un documento que precisara en términos jurídicos los

derechos contenidos en aquella.

Inicialmente, el mismo se refería exclusivamente a los derechos civiles y

políticos y posteriormente, cuando la Asamblea General declara la indisolubilidad

en el goce de ambos grupos de derechos, se decidió la inclusión de los económi-

cos, sociales y culturales92. Sin embargo, tras 18 años de actividades, el resultado

final fue la aprobación de dos Pactos independientes.

Entonces, por un lado se ha obtenido un instrumento sobre derechos civi-

les y políticos y, por otro, sobre derechos económicos, sociales y culturales. Ini-

cialmente, tal circunstancia encontraba justificación en que se necesitaban dos

sistemas diferentes para su aplicación, siendo este justamente el tema que mayores

desacuerdos y discusiones causó a lo largo del proceso de redacción.

En tal sentido, se propusieron diversos mecanismos para la vigilancia y

control del cumplimiento de los derechos previstos en los Pactos. La idea original

92 RUILOBA ALVARIÑO (2000): 118.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (60)

52

planteaba crear dos Comités y mientras que en relación al Pacto de Derechos Ci-

viles y Políticos la moción tuvo un gran apoyo, no fue así en cuanto al Pacto de

Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

La diferencia principal radica en el tipo de obligaciones que los Estados

asumen y, por tanto, en los mecanismos de protección que podrían ser aplicados.

Para los derechos civiles y políticos se exigen resultados y para los derechos eco-

nómicos, sociales y culturales se reclama un determinado comportamiento93. Al

final, la disponibilidad de recursos y la política económica y social del país son

los aspectos a ser tenido en cuenta para la realización de los derechos sociales.

Esta circunstancia muestra el menoscabo al se ha sometido a los derechos

sociales. Imperó la tradicional diferencia que se hace entre los derechos llamados

de primera y segunda generación, dando ventaja a los primeros, que son conside-

rados de aplicación inmediata, mientras que, para los segundos, los mecanismos

de protección son “necesariamente más relajados”94.

El Preámbulo del Pacto reconoce “…que no puede realizarse el ideal del

ser humano libre, liberado del temor y de la miseria, a menos que se creen condi-

ciones que permitan a cada persona gozar de sus derechos económicos, sociales y

culturales, tanto como de sus derechos civiles y políticos…”.

Asimismo, consagra, al igual que la Declaración Universal, el derecho de

las personas y el de las familias a un nivel de vida adecuado y para el cual son

considerados diversos criterios, tales como el de alimentación, vestido y vivienda

adecuados. El artículo 11, parágrafo 1 señala:

“Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona a un nivel de vida adecuado para sí y su familia, incluso alimentación, vestido y vivienda adecuados, y a una me-jora continua de las condiciones de existencia. Los Estados Par-tes tomarán medidas apropiadas para asegurar la efectividad de este derecho, reconociendo a este efecto la importancia esencial

93 OCHOA RUÍZ (2004): 49. 94 OCHOA RUÍZ (2004): 49.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (61)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

53

de la cooperación internacional fundada en el libre consenti-miento”.

Con esta redacción, casi idéntica a la del artículo 25 de la Declaración

Universal, se presenta la misma incógnita: ¿qué parámetro ha de utilizarse para

determinar el nivel de vida adecuado? No obstante, hay quien considera este artí-

culo como uno de los más emblemáticos en el Pacto, debido a que protege bienes

que en 1966 no eran considerados derechos sino necesidades básicas de las perso-

nas95.

Respecto al contenido de la norma, cabe indicar la diferencia existente en

cuanto que la misma determina que los Estados han de tomar medidas para asegu-

rar la efectividad del derecho. Lo dispuesto es importante porque guarda relación

con el artículo 2.1 del mismo Pacto que se refiere a las obligaciones impuestas a

los Estados estableciendo que:

“Cada uno de los Estados Partes en el presente Pacto se com-promete a adoptar medidas, tanto por separado como mediante la asistencia y la cooperación internacionales, especialmente económicas y técnicas, hasta el máximo de los recursos de que disponga, para lograr progresivamente, por todos los medios apropiados, inclusive en particular la adopción de medidas le-gislativas, la plena efectividad de los derechos aquí reconoci-dos”.

El citado artículo no confiere directamente derechos al individuo como

sucede en el caso de los derechos civiles y políticos, sino que los hace depender

del cumplimiento de la obligación impuesta al Estado de adoptar medidas adecua-

das para conseguir el goce efectivo de los derechos. Asimismo, este objetivo no

tendrá una aplicación inmediata, sino que será alcanzado de forma progresiva de-

pendiendo de los recursos disponibles por el Estado Parte.

Por tanto, ante estas dos condiciones se destaca la importancia del buen

desarrollo de las políticas estatales para lograr el pleno disfrute del derecho. Es

95 DURÁN Y LALAGUNA (2007): 42.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (62)

54

decir, el resultado positivo de las actuaciones de los Estados es imprescindible, así

como el progreso de su organización y de su calidad planificadora, para hablar de

total efectividad de los derechos económicos, sociales y culturales96.

Tal circunstancia es el resultado, como ya se ha señalado supra, de que

los Estados parte se opusieron a la instauración de un sistema de control específi-

co que supervisara la aplicación de los derechos enunciados en el Pacto. Debido a

esta razón el Consejo Económico y social (ECOSOC) asumió la responsabilidad

de vigilar su cumplimiento, instituyendo un ciclo de presentación de informes y

un Grupo de Trabajo de Expertos Gubernamentales para que le asista en el análi-

sis de los mismos97. En estos documentos deberían constar datos sobre las medi-

das que se hayan adoptado y los progresos realizados, con el fin de asegurar el

respeto a los derechos reconocidos en el Pacto.

Las actividades desarrolladas por el aludido grupo fueron deficientes,

además, los exámenes que realizaba se consideraron superficiales y politizados,

motivando al ECOSOC a establecer, por resolución 1985/17 de 28 de mayo de

1985, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, convirtiéndose

así en uno de los siete órganos de Naciones Unidas que supervisan la aplicación

de los diversos Tratados Internacionales de Derechos Humanos98.

El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, a través de

sus expertos independientes, ha proporcionado orientaciones que permiten inter-

pretar correctamente estos derechos y lo ha logrado revisando y debatiendo con

los Estados los informes ya indicados, los cuales son presentados a los dos años de

la aceptación del Pacto y luego cada cinco años.

Tal como se ha expresado líneas arriba en los informes se deben hacer

96 MARTI DE VESES (1985): 192. 97 Según disposición del artículo 16 del Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Cul-

turales. 98 OCHOA RUIZ (2004): 108 y 109. Además, véase página sitio oficial del Comité de

Derechos Económicos, Sociales y Culturales en: http://www2.ohchr.org/spanish/bodies/cescr/index.htm - Última consulta: 21/06/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (63)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

55

constar los progresos realizados, así como las dificultades encontradas para su

aplicación y, al final del estudio, el Comité formula sugerencias y recomendacio-

nes, de la misma forma que lo hace el Comité de Derechos Humanos en las Ob-

servaciones finales.

11..33..11.. LLaass OObbsseerrvvaacciioonneess GGeenneerraalleess yy llaass RReeccoommeennddaacciioonneess ff iinnaalleess

Tras el análisis de los informes estatales, ciertas convenciones autorizan

a los Comités a realizar sugerencias y observaciones sobre el contenido de los

mismos. Por un lado, se elabora la Observación General, también denominada

Recomendación o Comentario General, que constituye un documento único diri-

gido a todos los Estados parte en una Convención y, por otra parte, se puede re-

dactar la Recomendación específica para cada Estado en forma individual.

Las Observaciones Generales representan la jurisprudencia que el Comi-

té dicta en relación con el contenido del Pacto. Por tanto, se puede afirmar que

desempeñan un rol básico cuando se trata de interpretar las disposiciones de las

convenciones y, además, permite definir con mayor precisión las principales

obligaciones de los Estados en relación al Pacto99.

Por otra parte, las Recomendaciones finales destacan los aspectos posi-

tivos del informe analizado y las dificultades encontradas en la aplicación de la

convención. No se acusa a los Estados de incumplimiento de sus obligaciones,

sino que se solicita la modificación de cierta normativa o la aplicación de la ya

existente o, en su caso, la sanción de quienes resulten responsables de la viola-

ción de derechos humanos y la reparación y rehabilitación de las víctimas100.

Cabe referir que, hasta la fecha, el Comité de Derechos Económicos So-

ciales y Culturales ha emitido quince Observaciones Generales sobre diferentes

aspectos y derechos del Pacto, por ejemplo, la presentación de informes por los

99 ABRAMOVICH y COURTIS (2004a): 68 y OCHOA RUÍZ (2004): 197-199. 100 OCHOA RUÍZ (2004): 217-218.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (64)

56

Estados Partes; la índole de las obligaciones de los Estados Partes; el derecho a

una alimentación adecuada; el derecho a la educación; el derecho al agua, etc.

Respecto a la vivienda, se han redactado dos documentos que se analizarán dete-

nidamente en los siguientes apartados101.

1.3.1.1. La Observación General Nº 4

El 13 de diciembre de 1991, el Comité de Derechos Económicos Sociales

y Culturales emitió la Observación General Nº 4 (OG Nº 4), sobre el derecho a

una vivienda adecuada, tal como se ha adelantado brevemente en el apartado ante-

rior. Se trata de un documento orientado a determinar las cuestiones que el Comité

considera importantes en relación con este derecho.

La aludida OG, constituye la interpretación normativa más autorizada

sobre el contenido del derecho a la vivienda en el ámbito internacional. Abarca

aspectos objetivos y subjetivos, así como las principales obligaciones que se de-

ben cumplir a fin de lograr su plena satisfacción y que pueden ser realizadas por

acción o abstención del Estado102.

Se indica que “el derecho humano a una vivienda adecuada tiene una im-

portancia fundamental para el disfrute de todos los derechos económicos, sociales

y culturales”103, interpretación vinculada al artículo 11.1 del PIDESC, sobre el

derecho de las personas a un nivel de vida adecuado, al que ya se ha hecho refe-

rencia en el apartado 1.3 del presente Capítulo.

Además, destaca el abismo entre las normas fijadas en el Pacto y la situa-

101 Los diferentes Comités de Naciones Unidas han emitido más de cien documentos,

entre Observaciones y Recomendaciones Generales: 31 por el Comité de Derechos Humanos; 29 por el Comité para la eliminación de la discriminación racial; 25 por el Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer; 1 por el Comité contra la tortura y 5 por el Comité de los derechos del niño.

102 Sobre la índole de las obligaciones de los Estados partes, véase el apartado 3.3 del presente capítulo.

103 OG Nº 4, apartado 1.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (65)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

57

-ción real en varias regiones del mundo104. Igualmente, ha puesto de manifiesto

que el derecho a la vivienda debe interpretarse de manera amplia, es decir, no se

trata solamente de un tejado sobre la cabeza sino del derecho a vivir en seguridad,

paz y dignidad en alguna parte. De esta forma se vincula el derecho referido a

otros derechos humanos y a los principios fundamentales sobre los que se sustenta

el Pacto105, como la dignidad inherente a la persona humana.

Por tanto, resulta que la idea de adecuación es esencial cuando se hace

referencia a la vivienda, ya que a través de ella se ha de comprobar si ciertos alo-

jamientos pueden o no ser considerados como adecuados. Aunque, se reconoce

que existen factores sociales, económicos, culturales, climatológicos, etc., que

influyen en tal concepto.

Finalmente, se refiere a un punto muy importante y que guarda estrecha

relación con los actuales problemas que existen en España para el acceso a la vi-

vienda. Se trata de garantizar la disponibilidad de diferentes recursos jurídicos a

fin de evitar desahucios o demoliciones; indemnizar a los afectados por desahu-

cios ilegales; limitar el aumento desproporcional de los alquileres; denunciar toda

forma de discriminación en la asignación y disponibilidad de acceso a la vivienda

y reclamar acerca de condiciones de viviendas insalubres o inadecuadas106.

1.3.1.2. La Observación General Nº 7

Pues bien, resulta que desde la OG Nº 4 el Comité ya manifestaba su

preocupación en relación con desahucios forzados, pues los consideraba incompa-

tibles con las garantías del Pacto. Señalaba que los mismos sólo podrían justificar-

104 OG Nº 4, apartados 3 y 4. 105 Se trata del derecho a la salud, el derecho a la libertad de expresión, libertad de aso-

ciación, del derecho a la protección de la vida privada y familiar y del derecho a la paz y al desa-rrollo entre los llamados nuevos derechos, además, como principio claramente se alude a la digni-dad inherente a la persona humana.

106 Estas son algunas de las dificultades actúales en el acceso a la vivienda. Al respecto véase el Capítulo VI, apartado 3, del presente trabajo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (66)

58

se en las circunstancias más excepcionales y de conformidad con los principios

pertinentes del Derecho Internacional.

Ante la grave situación percibida por las Naciones Unidas, el 20 de mayo

de 1997 el Comité emite la Observación General Nº 7 (OG Nº 7), sobre el derecho

a una vivienda adecuada y los desalojos forzosos. En el aludido instrumento, el

término desalojos forzosos se define como el hecho de hacer salir a personas, fa-

milias y/o comunidades de los hogares y/o las tierras que ocupan, en forma per-

manente o provisional, sin ofrecerles medios apropiados de protección legal o de

otra índole ni permitirles su acceso a ellos107.

Queda de manifiesto que se trata de una práctica constante y que afecta a

las personas, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo.

Además, debido a la interrelación y la interdependencia ya mencionadas entre los

derechos humanos, estos actos violan otras disposiciones del Pacto Internacional

de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, así como otros derechos civiles y

políticos.

Se indica que resulta esencial contar con un sistema eficaz de protección

y se sugieren medidas que brinden la máxima seguridad de tenencia posible a los

ocupantes de viviendas y tierras. Las mismas tienen que ser adecuadas para pre-

venir y, en su caso, castigar las acciones que se desarrollen sin las correspondien-

tes salvaguardias. Por tanto, los Estados Partes han de revisar su legislación y sus

políticas, a fin de ajustarlas a las exigencias del derecho a una vivienda adecuada.

Por otra parte, la OG Nº 7 no niega que ciertos desalojos son justifica-

bles, como en los casos de alquileres impagos o de daños a la propiedad alquilada.

Sin embargo, ante tal situación se debe garantizar que los mismos se realicen ajus-

tados a una legislación compatible con el PIDESC y que las personas afectadas

dispongan de todos los recursos jurídicos apropiados.

107 OG Nº 7, apartado 3. Sin embargo, la prohibición de los desalojos forzosos no se

aplica a los efectuados legalmente y de acuerdo con las disposiciones de los Pactos Internacionales de Derechos Humanos.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (67)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

59

Igualmente, se enumera las garantías que deberían aplicarse en el contex-

-to de los desalojos forzosos. Entre ellas se pueden mencionar: la oportunidad de

consultar a las personas afectadas; la notificación con antecedencia suficiente a la

fecha prevista para la acción; la presencia de funcionarios del gobierno en el des-

alojo, especialmente cuando éste afecte a grupos de personas; el ofrecimiento asis-

tencia jurídica siempre que sea posible a las personas que necesiten pedir repara-

ción a los tribunales.

De todas formas, el documento expresa que los desalojos no deberían dar

lugar a que haya personas que se queden sin vivienda o expuestas a violaciones de

otros derechos humanos. Cuando los afectados no dispongan de recursos, el Esta-

do Parte debería adoptar las medidas necesarias en proporción a sus recursos, para

que se proporcione un nuevo alojamiento, reasentamiento o acceso a tierras pro-

ductivas, según proceda108.

1.3.2. Las Relatorías especiales

Otro instrumento, de importancia central para la delimitación del conte-

nido del derecho a la vivienda, ha sido la Relatoría Especial, creada en el seno de

la Sub-Comisión para la Prevención de la Discriminación y protección de las Mi-

norías establecida en 1947 que es el principal órgano subsidiario de la Comisión

de Derechos Humanos109. La misma fue recalificada en 1999 como Sub-Comisión

de Naciones Unidas para la Promoción y Protección de Derechos Humanos, cono-

cida también como el Grupo de Expertos.

108 Sobre las obligaciones de los Estados partes en relación al PIDESC, véase el Capítu-

lo I, apartado 3.3 del presente trabajo. 109 Corresponde aclarar que la Comisión de Derechos Humanos ha sido sustituida por el

Consejo de Derechos Humanos tras la aprobación de la Resolución 60/251 de 15 de marzo de 2006 adoptada por la Asamblea General (Documento A/RES/60/251). El Consejo pasó a ser órga-no subsidiario de la Asamblea General y, conforme a la resolución mencionada, todos los manda-tos, mecanismos, funciones y responsabilidades de la Comisión de Derechos Humanos, incluida la Subcomisión de Promoción y Protección de los Derechos Humanos, fueron asumidos por el nuevo Consejo a partir del 19 de junio de 2006.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (68)

60

Pues bien, con el objeto de facilitar sus labores la anterior Comisión y ac-

tualmente el Consejo solicita la ayuda de un amplio número de expertos cuyo tra-

bajo es debatido anualmente. A los mismos les corresponde investigar de qué mo-

do los gobiernos promueven y protegen los derechos en cuestión y posteriormente

presentan un informe anual de sus actividades, conclusiones y recomendaciones.

Cabe indicar que la mayoría de los expertos realiza misiones a los países,

reciben denuncias de posibles afectados e incluso pueden llegar a intervenir frente

a los gobiernos en beneficio de las víctimas, contribuyendo así a delimitar el con-

tenido del derecho y las obligaciones estatales en la materia.

1.3.2.1. El Primer Relator: Rajindar Sachar

En 1991 se encargó a Rajindar Sachar110 la elaboración de un documento

de trabajo sobre el derecho a la vivienda adecuada, con el fin de determinar la

mejor forma de promover tanto el reconocimiento como la aplicación del mismo.

Lo solicitado se presentó y su contenido enumeraba las causas de la crisis mundial

de la vivienda, como el fracaso de las políticas nacionales y de desarrollo, la dis-

criminación, la poca atención prestada a la relación existente entre salubridad am-

biental, catástrofes y vivienda, los desalojos forzosos, los conflictos armados, la

pobreza y privación de medios, etc.111.

Posteriormente, se designó a Sachar como Relator Especial sobre el fo-

mento de la realización del derecho a una vivienda adecuada, convirtiéndose de

esta manera en el primer relator exclusivo para dicha materia112. Ya en tal carácter

presenta el primer informe113 en el que manifestaba la existencia de una amplia

base legal que apoya el derecho a la vivienda. Sin embargo, a pesar de eso en la

110 Nombramiento aprobado por la Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y

Protección a las Minorías por resolución 1991/26, de 29/08/1991. 111 Documento E/CN.4/Sub.2/1992/15, de 12/06/1992, párrafos 22 al 57. 112 Decisión adoptada por la Subcomisión por resolución 1992/26, de 27 de agosto de

1992 y confirmada por decisión 1993/103 de la Comisión de Derechos Humanos y por decisión 1993/287 del Consejo Económico y Social.

113 Documento E/CN.4/Sub.2/1993/15, de 22 de junio de 1993.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (69)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

61

práctica las atribuciones que trae aparejadas “siguen teniendo sólo un interés mar-

ginal y constituyen un aspecto en gran parte inexplorado de los derechos huma-

nos”114.

Asimismo, se refirió a las responsabilidades de los Estados, realizando en

este sentido interesantes aclaraciones para la mejor comprensión del derecho que

aquí se analiza. Afirmaba que el reconocimiento del derecho a la vivienda no im-

plica para el Estado la construcción de viviendas destinadas a toda la población y

el suministro de vivienda gratuita a todos los que la soliciten. Además se recono-

cía que el derecho a la vivienda no se manifiesta exactamente del mismo modo en

todas las circunstancias o lugares115.

También, realizó una síntesis de las obligaciones gubernamentales en es-

ta materia, en el plano de reconocer, respetar, proteger, promover y realizar el

derecho a la vivienda y lo hizo refiriéndose a las disposiciones del artículo 2, pá-

rrafo 1 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales116.

Igualmente, aludió a la cuestión de la exigibilidad del derecho a la vivienda ante

los tribunales de justicia117.

Posteriormente, el Relator Especial señaló una serie de conceptos erró-

neos y malas interpretaciones respecto al derecho a la vivienda que, a su criterio,

entorpecían los esfuerzos por hacerlo efectivo en sentido universal118.

Se refirió a esos conceptos denominándolos mitos y algunos de ellos son:

“la vivienda social suscita invariablemente desconfianza”; “la riqueza de un país

aumenta la posibilidad de acceder a la vivienda propia”; “el derecho a la vivienda

es menos fundamental que el derecho de propiedad”; “es imposible cuantificar la

114 Documento E/CN.4/Sub.2/1993/15, párrafo 7. 115 Documento E/CN.4/Sub.2/1993/15, párrafo 39. 116 Documento E/CN.4/Sub.2/1993/15, párrafos 43 al 60. 117 Documento E/CN.4/Sub.2/1993/15, párrafos 108 al 112. 118 Segundo Informe: Documento E/CN.4/Sub.2/1994/20, de 21 de junio de 1994.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (70)

62

falta de vivienda”; “la vivienda es un problema únicamente en los países en desa-

rrollo”, etc.119.

Cabe señalar que los denominados mitos son en realidad justificaciones

que hasta la fecha los Estados utilizan como defensa ante su incapacidad para re-

solver los problemas residenciales que se agravan día a día. El derecho a la vi-

vienda no debería ser considerado menos importante que otros derechos y no es

suficiente el reconocimiento normativo cuando no existe voluntad política para

aplicar la ley.

Además, no se requieren conocimientos especiales para saber que la in-

versión pública en el sector residencial es insuficiente, ya sea en países desarrolla-

dos o en vías de serlo, y mucho menos para comprender que el problema del sec-

tor sí tiene graves repercusiones en la sociedad en general ya que en ningún con-

texto se valora positivamente el chabolismo, la infravivienda, el sinhogarismo,

etc. Por tanto, se deben adoptar medidas coordinadas y con el claro objetivo de

erradicar las situaciones señaladas.

Tal vez, lo único cierto sea la dificultad de cuantificar la falta de vivien-

das o, por lo menos, de hacerlo en números exactos. De todas formas es posible

realizar evaluaciones de la situación que ayuden en la elaboración de políticas más

adecuadas a la realidad que vive cada sociedad120.

Por tanto, lo básico para lograr la protección efectiva del derecho a la vi-

vienda es que los responsables de ello, o sea, los Estados sean conscientes que no

es un tema en el se admitan relativismos ya que está en juego la dignidad del ser

humano. Entonces no debería considerarse a la vivienda solamente como una ne-

cesidad o una aspiración, sino como un verdadero derecho.

119 Documento E/CN.4/Sub.2/1994/20, párrafos 17 al 45. 120 Respecto a las dificultades actuales de accesibilidad a la vivienda en España y las po-

líticas del sector, véase el Capítulo VI, apartados 1 y 2 del presente trabajo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (71)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

63

Posteriormente, en un informe final121 el Relator estableció un marco pa-

ra determinar los principios e indicadores del derecho a la vivienda y formuló re-

comendaciones detalladas sobre el pleno ejercicio de ese derecho destinadas a

varios agentes, como los propios Estados Miembros, a las Naciones Unidas y a

otros organismos internacionales.

Asimismo, formuló las conclusiones de la labor desarrollada durante los

tres años de su mandato, manifestando su consternación y desilusión ante la poca

atención prestada al derecho a la vivienda, lo que fundamenta las duras críticas

que expresa en el mismo informe122.

1.3.2.2. El Segundo Relator: Miloon Kothari

El 4 de setiembre de 2000 se nombró a Miloon Kothari como nuevo rela-

tor especial para el derecho a la vivienda. Al respecto se ha de llamar la atención

sobre los cinco años que separan el fin y el inicio de las actividades del primer y

segundo relator, respectivamente. Ello da la pauta de cierta falta de continuidad en

las funciones que le correspondían desempeñar a esta figura.

En el marco de actuaciones que le fueron encomendadas Kothari presen-

tó varios informes en los que abordada variados aspectos relacionados con el de-

recho a la vivienda. En tal sentido solicitó una interpretación amplia del derecho

aludido, considerando el carácter indivisible e interrelacionado de todos los dere-

chos humanos, tal como se había declarado en la Cumbre de derechos humanos de

Viena en 1993123.

Además, pidió que se examinaran distintas cuestiones prioritarias rela-

cionadas con la vivienda adecuada, entre otras, la globalización de la economía y

sus efectos sobre la vivienda, la discriminación por razón del género en el derecho

121 Documento E/CN.4/Sub.2/1995/12, de 12 de julio de 1995. 122 Véanse especialmente los párrafos 16 y 144 al 154 del Informe Final. 123 Primer Informe: E/CN.4/2001/51, de 25/01/2001.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (72)

64

a la vivienda y a la tierra, el derecho a la vivienda de ciertos colectivos especial-

mente afectados y desprotegidos, como los niños y las poblaciones indígenas y

tribales.

Asimismo, manifestó que en medio de un proceso desenfrenado de glo-

balización es imposible el goce de los derechos económicos, sociales y culturales,

entre ellos el derecho a una vivienda adecuada124. Por tanto, ante tal afirmación se

pone de manifiesto que los gobiernos deben asumir sus responsabilidades en el

sector, buscando conciliar las políticas macroeconómicas con los objetivos socia-

les y no reiterar las mismas excusas de escasez de fondos, es decir, la limitación

económica de los gobiernos.

El Relator Miloon Kothari125 se ocupó particularmente de los desalojos

forzosos, el mismo tema del OG Nº 7, pues se constató la práctica de los mismos

como una violación grave de los derechos humanos, en particular del derecho a

una vivienda adecuada. Estos ocasionan desplazamientos, pérdida de medios de

vida así como daños físicos y psicológicos a las personas afectadas que con fre-

cuencia tienen en común cierto grado de desamparo y ya viven en la extrema po-

breza126.

Asimismo, se refirió al problema de la falta de hogar, sus causas y sus

repercusiones, en particular sobre las mujeres, los niños, los jóvenes, los pueblos

indígenas y las personas que padecen enfermedades mentales, desde la perspectiva

de los derechos humanos127.

Se puede afirmar que las tareas llevadas a cabo por la figura del Relator

especial han sido interesantes, ya que ponen de manifiesto la situación en que se

encuentran las personas sin vivienda, sugiere medidas que podrían ser adoptadas a

124 Segundo Informe: E/CN.4/2002/59, de 01/03/2002. 125 Por Resolución de la Comisión de Derechos Humanos 2003/27, aprobada en su 56ª

sesión de 22 de abril de 2003 se renovó por tres años más el mandato de Miloon Kothari como Relator especial para el derecho a una vivienda adecuada.

126 Cuarto Informe: E/CN.4/2004/48, de 08/032004. 127 Quinto Informe: E/CN.4/2005/48, de 03/03/2005.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (73)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

65

fin de mejorar las condiciones de las mismas y destaca las deficiencias de las polí-

ticas estatales relacionadas con el sector.

Finalmente se ha de mencionar que, previa invitación de los Estados, los

Relatores pueden realizar visitas a fin de conocer las condiciones en que se en-

cuentra el ejercicio del derecho a la vivienda en los mismos, presentando poste-

riormente un informe al respecto. Hasta la fecha el Relator ha sido recibido en los

Territorios palestinos ocupados, Afganistán, Perú, Kenia, Brasil, República Islá-

mica del Irán, Camboya, Líbano e Israel, Australia y Sudáfrica128.

1.3.2.3. La Misión a España

Por invitación del Gobierno español, el Relator Especial para una vivien-

da adecuada ha estado de misión en el país del 20 de noviembre al 1º de diciembre

de 2006. Durante la misma visitó las ciudades de Madrid, Bilbao, San Sebastián,

Almería, El Ejido, Roquetas de Mar, Sevilla, Barcelona y Zaragoza, y se reunió

con representantes del Estado, las regiones autónomas y la administración local.

Asimismo, mantuvo encuentros con representantes de movimientos so-

ciales y organizaciones no gubernamentales, profesionales de círculos universita-

rios, investigadores independientes en materia de derechos humanos, representan-

tes de grupos de mujeres y minorías.

Los objetivos generales de la misión eran examinar y preparar un informe

sobre la situación del derecho a una vivienda adecuada y otros derechos conexos

en el país; dialogar con el Gobierno y la sociedad civil y señalar soluciones satis-

factorias y prácticas óptimas para la realización de los derechos relacionados con

el mandato.

Posteriormente, el 7 de junio de 2008, se presentó el informe final co-

128 Véanse los informes sobre las diversas misiones en la dirección: http://ap.ohchr.org/documents/dpage_s.aspx?s=35 – Última consulta: 18/09/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (74)

66

-respondiente129 en el que se manifiestan como acciones positivas la creación del

Ministerio de Vivienda, los proyectos legislativos, en particular el Proyecto de

Ley sobre el Régimen del Suelo y el nuevo Código Técnico de la Edificación y las

leyes regionales sobre suelo, entre ellas las del País Vasco y Andalucía, y el Pro-

yecto de Ley sobre Vivienda Adecuada de Cataluña.

En general, se puede decir que el relator ha identificado plenamente los

problemas existentes en el sector residencial y los obstáculos que enfrenta la po-

blación para el acceso a la vivienda. Ha llamado la atención sobre el gran aumento

de los precios, la subida de los intereses hipotecarios y la existencia de morosidad

en los pagos, que está siendo causa de desalojos. Asimismo, considera negativa la

primacía de la vivienda en propiedad porque implica la marginación de varios

sectores, genera especulación y da lugar a casos de corrupción.

Además, se ha manifestado respecto al problema de las casas deshabita-

das, al bajo porcentaje de viviendas económicas de alquiler en comparación con la

media europea130 y a los inconvenientes que afectan a grupos concretos, como las

mujeres, los jóvenes, los ancianos, las personas con discapacidad, las Comunida-

des romaníes (gitanos) y los inmigrantes131.

En las conclusiones menciona que la Constitución reconoce el derecho a

una vivienda, sin embargo, en la práctica es considerada un simple bien de con-

sumo y que el Estado debería garantizar la posibilidad de invocar ante los tribuna-

les el derecho a una vivienda adecuada.

129 Documento A/HRC/7/16/Add.2 de 07/02/2008. Previamente se presentó una Nota

preliminar sobre la misión desarrollada (Documento A/HRC/4/18/Add.3 de 05/05/2007). 130 Datos del Estudio Económico de la OCDE sobre España 2005: Estabilización del

mercado de vivienda, http://www.oecd.org/eco/surveys/spain. En el estudio se señala que la escasa oferta de viviendas económicas de alquiler ha de causar problemas cada vez mayores en el futuro debido al probable incremento de la demanda de este tipo de vivienda, incremento ocasionado por el aumento de la inmigración. El 70% de los inmigrantes alquila su vivienda, y la mayoría de ellos viven en las ciudades grandes, donde los precios de las viviendas alcanzan los valores más altos.

131 Sobre las dificultades de determinados colectivos, véase el Capítulo VI, apartado 3.2 del presente trabajo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (75)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

67

11..44.. OOttrrooss iinnssttrruummeennttooss uunniivveerrssaalleess ddee ddeerreecchhooss hhuummaannooss

1.4.1. Los Convenios Internacionales

En otros instrumentos internacionales también se pueden observar diver-

sas disposiciones relacionadas con el derecho a la vivienda.

La Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas

de Discriminación Racial, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas

en su resolución 2106 A (XX) de 21 de diciembre de 1965, entró en vigor el 4 de

enero de 1969 y es el texto de derechos humanos de Naciones Unidas más am-

pliamente ratificado.

A través de este instrumento los Estados se han comprometido a eliminar

la discriminación racial en todas sus formas y garantizar el derecho de toda perso-

na a la igualdad ante la ley, particularmente en el goce de los derechos económi-

cos, sociales y culturales, entre los que se encuentra el derecho a la vivienda. El

artículo 5, apartado iii) señala que:

“En conformidad con las obligaciones fundamentales estipula-das en el artículo 2 de la presente Convención, los Estados par-tes se comprometen a prohibir y eliminar la discriminación ra-cial en todas sus formas y a garantizar el derecho de toda perso-na a la igualdad ante la ley, sin distinción de raza, color y origen nacional o étnico, particularmente en el goce de los derechos si-guientes: … e) Los derechos económicos, sociales y culturales, en particular: ... iii) El derecho a la vivienda”.

Así mismo, la igualdad de trato es la base del derecho a la vivienda ga-

rantizado, entre muchos otros, a todas las mujeres. La Convención sobre la Elimi-

nación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer, aprobada por la

Asamblea General en su resolución 34/180 de 18 de diciembre de 1979, entró en

vigor el 3 de septiembre de 1981 y hace hincapié a favor de las mujeres de zonas

rurales, indicando que han de gozar de condiciones de vida adecuadas, destacando

a la vivienda entre otras diversas esferas. El artículo 14, parágrafo 2. h) establece:

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (76)

68

“…2. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropia-das para eliminar la discriminación contra la mujer en las zonas rurales a fin de asegurar en condiciones de igualdad entre hom-bres y mujeres, su participación en el desarrollo rural y en sus beneficios, y en particular le asegurarán el derecho a:…h) Go-zar de condiciones de vida adecuadas, particularmente en las es-feras de la vivienda, los servicios sanitarios, la electricidad y el abastecimiento de agua, el transporte y las comunicaciones”.

Del mismo modo, la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados,

aprobada el 28 de julio de 1951 por la Conferencia de Plenipotenciarios sobre el

estatuto de los refugiados y de los apátridas de Naciones Unidas, entró en vigor el

22 de abril de 1954 y establece en su artículo 21 que:

“En materia de vivienda y en la medida en que esté regida por leyes y reglamentos o sujeta a la fiscalización de las autoridades oficiales, los Estados Contratantes concederán a los refugiados que se encuentren legalmente en sus territorios el trato más fa-vorable posible y en ningún caso menos favorable que el conce-dido generalmente en las mismas circunstancias a los extranje-ros”.

En la misma línea de actuaciones, la necesidad de que todo niño cuente

con un nivel de vida adecuado, que le permita su desarrollo físico, mental espiri-

tual, moral y social es el reconocimiento que realizan los Estados en la Conven-

ción sobre los Derechos del Niño, adoptada y abierta a la firma y ratificación por

la Asamblea General en su resolución 44/25, de 20 de noviembre de 1989, entrada

en vigor el 2 de septiembre de 1990.

Igualmente, el documento determina que se han de tomar medidas apro-

piadas a ese efecto y proporcionar asistencia material y programas de apoyo, en

particular sobre aspectos como la vivienda, entre otros. En el artículo 27, párrafo 3

se puede leer que:

“… 3. Los Estados Partes, de acuerdo con las condiciones na-cionales y con arreglo a sus medios, adoptarán medidas apro-piadas para ayudar a los padres y a otras personas responsables por el niño a dar efectividad a este derecho y, en caso necesario,

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (77)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

69

proporcionarán asistencia material y programas de apoyo, parti-cularmente con respecto a la nutrición, el vestuario y la vivien-da”.

Se ha visto también que los trabajadores constituyen un colectivo respec-

to al cual se han aprobado instrumentos específicos. La Convención Internacional

sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de

sus Familiares, aprobada por la Asamblea General en su resolución 45/158 de 16

de diciembre de 1990, en vigor desde el 1 de julio de 2003, señala en el artículo

43 que:

“1. Los trabajadores migratorios gozarán de igualdad de trato respecto de los nacionales del Estado de empleo en relación con:…d) El acceso a la vivienda, con inclusión de los planes sociales de vivienda, y la protección contra la explotación en materia de alquileres…”.

1.4.2. Las Declaraciones Internacionales

De igual forma, la organización de Naciones Unidas ha aprobado varias

Declaraciones como, por ejemplo, la Declaración de los Derechos del Niño, pro-

clamada por la Asamblea General de Naciones Unidas en su resolución 1386

(XIV) de 29 de noviembre de 1959. Este instrumento establece que el niño tendrá

derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecua-

dos. Según el principio 4:

“El niño debe gozar de los beneficios de la seguridad social. Tendrá derecho a crecer y desarrollarse en buena salud; con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, cuida-dos especiales, incluso atención prenatal y postnatal. El niño tendrá derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados”.

Asimismo, la Asamblea General en su resolución 2542 (XXIV) de 11 de

diciembre de 1969, ha proclamado la Declaración sobre progreso y desarrollo en

lo social, según la cual tales actuaciones deben encaminarse a la continua eleva-

ción del nivel de vida dentro del respeto y del cumplimiento de los derechos

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (78)

70

humanos y de las libertades fundamentales. Para el logro de lo señalado se propo-

nen diversos objetivos y uno de ellos, fijado por el artículo 10, párrafo f) de la

Parte II dice:

“… f) La provisión a todos, y en particular a las personas de in-gresos reducidos y a las familias numerosas, de viviendas y ser-vicios comunales satisfactorios”.

En igual sentido, la Declaración sobre el Derecho al Desarrollo, aprobada

por la Asamblea General en su resolución 41/128 de 4 de diciembre de 1986, pro-

pugna que los Estados garanticen la igualdad de oportunidades en el acceso a la

vivienda, entre otros recursos básicos y para lo cual habrán de realizarse reformas

económicas y sociales adecuadas. El artículo 8, párrafo 1, señala que:

“1. Los Estados deben adoptar, en el plano nacional, todas las medidas necesarias para la realización del derecho al desarrollo y garantizarán, entre otras cosas, la igualdad de oportunidades para todos en cuanto al acceso a los recursos básicos, la educa-ción, los servicios de salud, los alimentos, la vivienda, el em-pleo y la justa distribución de los ingresos. Deben adoptarse medidas eficaces para lograr que la mujer participe activamente en el proceso de desarrollo. Deben hacerse reformas económi-cas y sociales adecuadas con objeto de erradicar todas las injus-ticias sociales”.

También el derecho a la vivienda es mencionado en la Declaración de las

Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, adoptada por reso-

lución de la Asamblea General el 13 de septiembre de 2007, tras complejas discu-

siones sobre los diferentes artículos del proyecto que comenzó a redactarse en la

década de 1980. El documento establece el derecho de los pueblos indígenas al

mejoramiento de sus condiciones económicas y sociales, abarcando diversas esfe-

ras, como la vivienda y a participar en la elaboración de los programas relaciona-

dos con la misma. El artículo 21. 1 dice:

“Los pueblos indígenas tienen derecho, sin discriminación al-guna, al mejoramiento de sus condiciones económicas y socia-les, entre otras esferas, en la educación, el empleo, la capacita-

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (79)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

71

ción y el readiestramiento profesionales, la vivienda, el sanea-miento, la salud y la seguridad social”.

Y, además el artículo 23 agrega que:

“Los pueblos indígenas tienen derecho a determinar y a elaborar prioridades y estrategias para el ejercicio de su derecho al desa-rrollo. En particular, los pueblos indígenas tienen derecho a par-ticipar activamente en la elaboración y determinación de los programas de salud, vivienda y demás programas económicos y sociales que les conciernan y, en lo posible, a administrar esos programas mediante sus propias instituciones”.

1.4.3. Los Convenios y Recomendaciones de la Organización Inter-nacional del Trabajo

Por otra parte, la Organización Internacional de Trabajo (OIT) se ha pre-

ocupado por la protección del derecho a la vivienda en varios instrumentos apro-

bados por la misma. Como Anexo a su texto de constitución la organización ha

formulado la Declaración relativa a sus fines y objetivos y de los principios que

debieran inspirar la política de sus miembros. Este instrumento, conocido como

Declaración de Filadelfia y adoptado el 10 de mayo de 1944, reconoce en el apar-

tado III la obligación de fomentar programas que permitan suministrar una vi-

vienda adecuada.

Posteriormente, la Conferencia General de la OIT ha aprobado varias

Convenciones en las que se hace referencia a la vivienda. Tal es el caso del Con-

venio relativo a la política social en los territorios no metropolitanos, C82, adop-

tado el 11 de julio de 1947, que entró en vigor el 19 de junio de 1955 y establece

entre sus principios generales la obligación de fomentar el mejoramiento de la

vivienda. En tal sentido, el artículo 4 dispone:

“Deberá hacerse todo lo posible, por medio de disposiciones apropiadas, de carácter internacional, regional, nacional o terri-torial, para fomentar el mejoramiento de la salud pública, la vi-vienda, la alimentación, la instrucción, el bienestar de los niños, la situación de las mujeres, las condiciones de trabajo, la remu-neración de los asalariados y de los productores independientes,

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (80)

72

la protección de los trabajadores migrantes, la seguridad social, el funcionamiento de los servicios públicos y la producción en general”.

Además, se indica que se adoptarán medidas para mejorar el nivel de vi-

da de los trabajadores y garantizar dichos mínimos teniendo en cuenta a la vivien-

da. Es así que el artículo 9, 2 dispone:

“Al fijar el nivel mínimo de vida deberán tomarse en cuenta ne-cesidades familiares de los trabajadores, de carácter esencial, ta-les como los alimentos y su valor nutritivo, la vivienda, el ves-tido, la asistencia médica y la educación”.

Asimismo, ante la preocupación de que todos los salarios se paguen co-

rrectamente, el artículo 15 indica:

“Artículo 15, 7. Cuando la alimentación, la vivienda, el vestido y otros artículos y servicios esenciales formen parte de la remu-neración, la autoridad competente deberá tomar todas las medi-das pertinentes para garantizar que ellos sean adecuados y que su valor en efectivo se calcule con exactitud”.

De igual forma, el Convenio relativo a las condiciones de empleo de los

trabajadores de las plantaciones, C110, adoptado el 24 de junio de 1958, que entró

en vigor el 22 de enero de 1969, establece, en el artículo 27, 3, en cuanto al pago

de salarios que:

“Cuando la alimentación, la vivienda, el vestido y otros sumi-nistros y servicios esenciales formen parte de la remuneración, la autoridad competente deberá tomar las medidas pertinentes para garantizar que ellos sean adecuados y que su valor en efec-tivo se calcule con exactitud”.

El mismo instrumento dispone que se estimularan medidas destinadas a

proporcionar una vivienda adecuada a estos trabajadores y también hace referen-

cia a ciertas normas mínimas que han de cumplirse. El artículo 85 indica que:

“Las autoridades competentes, en consulta con los representan-tes de las organizaciones de empleadores y de trabajadores inte-resadas, cuando dichas organizaciones existan, deberán estimu-

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (81)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

73

lar cualquier medida destinada a proporcionar vivienda adecua-da a los trabajadores de las plantaciones”.

En tanto que el artículo 86 dice:

“1. La autoridad pública competente fijará las normas y condi-ciones mínimas de las viviendas que hayan de proporcionarse de conformidad con el artículo anterior. Siempre que sea posi-ble, las autoridades constituirán organismos consultivos aseso-res, integrados por representantes de los empleadores y de los trabajadores, para resolver consultas relativas a la vivienda. 2. Tales normas mínimas deberán comprender prescripciones referentes a: a) los materiales de construcción que hayan de em-plearse; b) el tamaño mínimo del alojamiento, su disposición, su ventilación y la superficie y altura de los pisos; c) la superficie para una terraza, las instalaciones para cocina, lavadero, des-pensa y aprovisionamiento de agua e instalaciones sanitarias”.

Por otra parte, el Convenio relativo a las normas y objetivos básicos de la

política social, C117, adoptado el 22 de junio de 1962, que entró en vigor el 23 de

abril de 1964, indica en su Preámbulo que, a través de normas internacionales,

nacionales o regionales, debe hacerse todo lo posible para fomentar varios aspec-

tos que guardan relación con el mejoramiento del nivel de vida de los trabajado-

res, entre ellos la vivienda. Así, el artículo 5, 2 señala:

“Al fijar el nivel mínimo de vida, deberán tomarse en cuenta necesidades familiares de los trabajadores, de carácter esencial, tales como los alimentos y su valor nutritivo, la vivienda, el vestido, la asistencia médica y la educación”.

Y, además el artículo 11, 7 dispone que:

“Cuando la alimentación, la vivienda, el vestido y otros artícu-los y servicios esenciales formen parte de la remuneración, la autoridad competente deberá tomar todas las medidas pertinen-tes para garantizar que ellos sean adecuados y que su valor en efectivo se calcule con exactitud”.

El Convenio sobre los servicios de salud en el trabajo, C161, adoptado el

25 de junio de 1985, que entró en vigor el 17 de febrero de 1988, manifiesta que

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (82)

74

los servicios de salud en el trabajo deberán vigilar los factores que puedan influir

en la salud del trabajador. El artículo 5 dice:

“Sin perjuicio de la responsabilidad de cada empleador respecto de la salud y la seguridad de los trabajadores a quienes emplea y habida cuenta de la necesidad de que los trabajadores participen en materia de salud y seguridad en el trabajo, los servicios de salud en el trabajo deberán asegurar las funciones siguientes que sean adecuadas y apropiadas a los riesgos de la empresa pa-ra la salud en el trabajo: … b) vigilancia de los factores del me-dio ambiente de trabajo y de las prácticas de trabajo que puedan afectar a la salud de los trabajadores, incluidos las instalaciones sanitarias, comedores y alojamientos, cuando estas facilidades sean proporcionadas por el empleador”.

El Convenio sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes

indígenas, C169, adoptado el 27 de junio de 1989, que entró en vigor el 5 de sep-

tiembre de 1991, observa en el Preámbulo que estos pueblos, que sufren degrada-

ción en sus leyes, valores, costumbres y perspectivas, no gozan de los mismos

derechos humanos fundamentales que el resto de la población de los Estados en

los que viven. Por tanto, disponen a su favor varias medidas en el campo laboral,

entre ellas el artículo 20, 2 señala que:

“…2. Los gobiernos deberán hacer cuanto esté en su poder por evitar cualquier discriminación entre los trabajadores pertene-cientes a los pueblos interesados y los demás trabajadores, es-pecialmente en lo relativo a: …c) asistencia médica y social, seguridad e higiene en el trabajo, todas las prestaciones de segu-ridad social y demás prestaciones derivadas del empleo, así co-mo la vivienda”.

La Organización internacional del Trabajo, además de las Convenciones

ya citadas, ha dictado, en Conferencia General de la Organización, dos Recomen-

daciones que incluyen el tema de la vivienda. La primera de ellas es un extenso

texto dedicado exclusivamente a las viviendas de los trabajadores. Se trata de la

Recomendación Nº 115, R115, aprobada por el Consejo de Administración de la

OIT en su 44º período de sesiones, el 7 de junio de 1961.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (83)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

75

En la misma se recomienda la aplicación de ciertos principios generales

que versan sobre la responsabilidad de las autoridades públicas, las viviendas pro-

porcionadas por los empleadores, el financiamiento de las mismas, la normativa

sobre vivienda, las medidas para aumentar la eficiencia de la industria de la cons-

trucción, la construcción de viviendas y la estabilización del empleo, urbanismo y

planificación rural y regional. Así mismo se sugieren los caminos a seguir para el

cumplimiento de los citados principios.

El documento indica, específicamente en la sección II. 2. que:

“La política nacional debería tener por objetivo el fomento, de-ntro de la política general relativa a la vivienda, de la construc-ción de viviendas e instalaciones colectivas conexas, a fin de garantizar que se pongan al alcance de todos los trabajadores y de sus familias un alojamiento adecuado y decoroso y un medio ambiente apropiado. Debería darse prioridad a las personas cu-yas necesidades sean más urgentes”.

Por otro lado, manifiesta que debería existir un organismo central sobre

vivienda y al que habrían de estar asociados todos los poderes públicos con res-

ponsabilidad en la materia. La sección III. 2) indica que el organismo central de-

bería encargarse, entre otras funciones:

“…b) de formular los programas de vivienda para los trabajado-res, que deberían incluir medidas para eliminar los tugurios y para proporcionar nuevos alojamientos a sus ocupantes”.

En cuanto a la normativa se dispone en la sección VI. 19 que:

“En principio, la autoridad competente debería, habida cuenta de las condiciones locales, fijar normas mínimas aplicables a las viviendas, con objeto de garantizar la seguridad de la construc-ción y un nivel razonable de decoro, higiene y comodidad, y adoptar medidas apropiadas para hacer cumplir tales normas”.

Además, formula sugerencias acerca de los métodos de aplicación de los

principios contenidos en el documento, tal es así que en la Sección I.1 expresa

que:

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (84)

76

“Los programas de vivienda para trabajadores, elaborados y aplicados de conformidad con el párrafo 8 de los Principios ge-nerales, deberían ser de tal naturaleza que conduzcan al máximo mejoramiento de la situación de la vivienda de los trabajadores tan rápidamente como lo permitan los factores pertinentes, tales como los recursos nacionales disponibles, el grado de desarrollo económico, el nivel tecnológico y la aplicación de otras medi-das cuya prioridad compita con la de la vivienda”.

En la misma sección I.3 propone que:

“En el establecimiento y la ejecución de los programas locales de vivienda para los trabajadores convendría dar especial consi-deración: a) al número de miembros de la familia del trabajador, su edad y sexo; b) a los lazos de familia; y c) a la situación par-ticular de las personas físicamente incapacitadas, las que viven solas y las de edad avanzada”.

En cuanto a la normativa, en la sección II. 7 enumera los aspectos que se

han de tener en cuenta y que consideramos básico cuando se trata de obtener una

vivienda digna y adecuada. Expresamente señala que:

“Las normas de vivienda mencionadas en el párrafo 19 de los Principios generales deberían referirse, en particular: a) al espacio mínimo por persona o por familia, teniendo debi-damente en cuenta la necesidad de disponer de habitaciones de dimensiones y proporciones razonables, expresado en función de uno o varios de factores como: superficie del terreno; volu-men; o capacidad y número de habitaciones; b) al abastecimiento de agua potable dentro de la vivienda del trabajador, en cantidad suficiente para poder cubrir todas las ne-cesidades personales y domésticas; c) a los sistemas adecuados de alcantarillado y de evacuación de basuras; d) a la adecuada protección contra el calor, el frío, la humedad, el ruido, los incendios y los animales que propagan enfermeda-des, especialmente los insectos; e) a las instalaciones adecuadas de carácter sanitario, y también para cocina, ventilación, lavado, despensa, luz natural e ilumi-nación artificial; f) a un grado mínimo, por lo menos, de aislamiento e intimidad: i) entre las personas que viven bajo el mismo techo; y ii) para los miembros de la familia a fin de protegerlos contra perturba-ciones excesivas causadas por factores externos; y g) a la apropiada separación entre las habitaciones y los locales destinados a los animales”.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (85)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

77

Por último, la Recomendación sobre los trabajadores de edad, R162,

adoptada el 23 de junio de 1980, indica que no debería existir discriminación res-

pecto a los trabajadores de edad, así el artículo 5 expresa:

“Los trabajadores de edad deberían disfrutar, sin discriminación por razón de edad, de igualdad de oportunidades y de trato res-pecto de los otros trabajadores, en particular en relación con las cuestiones siguientes: … g) a la vivienda, a los servicios socia-les y a las instituciones sanitarias, en particular cuando este ac-ceso esté vinculado a la actividad profesional o al empleo”.

11..55.. LLaass CCuummbbrreess MMuunnddiiaalleess ssoobbrree AAsseennttaammiieennttooss HHuummaannooss

1.5.1. La Conferencia de Vancouver

La I Conferencia de Naciones Unidas sobre Asentamientos Humanos,

denominada Hábitat I y celebrada en Vancouver del 31 de mayo al 11 de junio de

1976, dio como resultado la Declaración de Vancouver y el Plan de Acción de

Vancouver132, un documento en el que se realizan 64 recomendaciones para la

Acción Mundial en relación con los Asentamientos Humanos y en el que, igual-

mente, se trata el derecho a la vivienda.

La Declaración reconoce que los problemas de los asentamientos huma-

nos no están separados del desarrollo económico y social de las naciones y que el

ser humano está profundamente afectado por el aumento de las dificultades en

satisfacer sus necesidades básicas debido al desequilibrado crecimiento económi-

co.

Además, señalan que el aumento de la población mundial, la urbaniza-

ción descontrolada, el atraso en las zonas rurales y las migraciones involuntarias

los lleva a reconocer la necesidad de formular cambios y establecer prioridades

132 Documento disponible en: http://ww2.unhabitat.org/declarations/vancouver.asp - Úl-

tima consulta: 22/06/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (86)

78

para lograr el desarrollo económico. El mismo instrumento ha recordado que la

vivienda y los servicios adecuados constituyen un derecho humano básico y que

los gobiernos han de procurar la eliminación de toda clase de impedimentos que

obstaculicen el acceso a la misma.

Se indica la necesidad de evitar la segregación social y racial y se mani-

fiesta que las políticas de asentamientos humanos constituyen un reflejo de las

ideologías de los Estados y que deberían atenerse a la Declaración de Principios y

a la Declaración Universal de Derechos Humanos. También se declara que estos

documentos son recursos poderosos para la transformación y por ello no deberían

usarse indebidamente, sino perseguir que todas las personas cuenten con tierra y

hogar en lugar de amparar privilegios y explotación.

Las Recomendaciones han sido formuladas en 6 apartados y en cada uno

de ellos se han establecido determinados objetivos que, en conjunto, constituyen

el Plan de Acción ya señalado (ver cuadro). En el primer apartado, sobre políticas

y estrategias para los asentamientos, se refieren, entre otros puntos, a la elabora-

ción de políticas y su contenido; a las estrategias para el desarrollo de los asenta-

mientos; a la asignación adecuada de los recursos y a la realización de una revi-

sión constante de las condiciones de los asentamientos.

El segundo apartado, en relación al planeamiento de los asentamientos,

señala que los mismos han de reflejar las prioridades nacionales, regionales y lo-

cales y tener en cuenta los valores de los pueblos indígenas. Se deben distinguir

las necesidades de las áreas metropolitanas y de las áreas rurales. Al mismo tiem-

po, se llama la atención sobre la necesidad de mejorar los asentamientos ya exis-

tentes y trabajar coordinadamente para la expansión urbana.

La tercera parte se refiere a Refugios133, Infraestructura y Servicios y re-

marca que los mismos son herramientas de desarrollo y que se ha de tener en

cuenta la calidad, diseño, tecnología y energía utilizada para ellos. Así mismo,

133 El documento original en inglés utiliza el término “shelter”, cuya traducción es refu-gio o cobijo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (87)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

79

delinean aspectos básicos que aluden al urbanismo, como el suministro de agua, la

eliminación de desperdicios para evitar la contaminación, el trasporte, las comuni-

caciones, los servicios sociales y la recreación.

El cuarto apartado, sobre Suelo, señala aspectos a ser tenidos en cuenta

en la administración de los recursos que el mismo proporciona, los cambios en su

uso, especialmente el paso de agrícola a urbano, que ha de estar regulado y con-

trolado y la recuperación de las plusvalías producidas por ese cambio.

El quinto punto, trata sobre la participación pública y se recuerda que,

para su efectividad, la participación pública requiere el libre flujo de información

entre todas las partes afectadas y debe basarse en la mutua comprensión, confian-

za y educación y, además, la misma debe integrar a varios sectores de la población

buscando nuevas formas de participación.

El sexto apartado se refiere a las instituciones y administración, y resalta

la importancia de coordinar actividades con dos sectores importantes, por un lado,

el desarrollo económico y social y, por otro, los planes y políticas medioambienta-

les. Además, ponen de manifiesto que los asentamientos han de mejorar mediante

la administración responsable de todos los recursos y que todo el marco legislati-

vo de los asentamientos debe establecer objetivos claros y reales y los medios

para la implementación de las políticas.

Cuadro 1: Plan de Acción de Vancouver

CAMPO DE ACTUACIÓN PLAN DE ACCIÓN

1. POLÍTICAS Y ESTRATEGIAS PARA LOS ASENTAMIENTOS

� Contenido de la política nacional. � Equilibrio en la distribución de los benefi-

cios que se obtengan. � Estrategias para el desarrollo de los asenta-

mientos. � Asignación adecuada de los recursos. � Revisión constante de las condiciones de los

asentamientos.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (88)

80

2. PLANEAMIENTO DE LOS ASENTAMIENTOS

� Prioridades nacionales. � Pueblos indígenas. � Evaluación de recursos. � Planeamiento de los asentamientos en el

ámbito nacional.

3. REFUGIO, INFRAESTRUCTURA Y SERVICIOS

� Herramientas de desarrollo. � Calidad, diseño, tecnología y energía utili-

zada. � Urbanismo.

4. SUELO

� Cambios en su uso � Recuperación de plusvalías � Red de información

5. PARTICIPACIÓN PÚBLICA

� Planeamiento, implementación y adminis-

tración de estrategias � Libre flujo de información entres los afecta-

dos � Integrar a varios sectores de la población

6. INSTITUCIONES PARA LOS ASENTAMIENTOS

� Coordinar actividades � Animar e incentivar la participación pública � Administración responsable. � Marco legislativo adecuado.

1.5.1.1. El Centro de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos

Otro de los resultados de la Conferencia de Vancouver de 1976 ha sido la

creación del Centro de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos134

como órgano de carácter intergubernamental. Conocido bajo la denominación de

ONU-Hábitat, surge en 1978 como responsable de la promoción y desarrollo sos-

tenible de las ciudades con el fin proveer vivienda adecuada para todos, junto a la

Asamblea General y el Consejo Económico y Social y, además, supervisa la coor-

dinación de la ejecución del Programa Hábitat.

Los documentos que en la actualidad determinan el mandato de la orga-

nización son: la Declaración de Vancouver de 1976, el Programa Hábitat de 1996,

la Declaración de Estambul de 1996, la Declaración de las Ciudades y otros Asen-

134 Véase Página Oficial de UN_HÁBITAT en: http://www.unhabitat.org/categories.asp?catid=9 – Última consulta: 05/06/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (89)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

81

tamientos Humanos en el Nuevo Milenio y la Resolución A/56/206, de 1 de enero

de 2002, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas.

Hasta 1997 ONU-Hábitat contaba con escaso apoyo y unas pocas atribu-

ciones, sin embargo, el 1 de enero de 2002, por la citada Resolución A/56/206 el

mandato del organismo se fortaleció y fue elevado a la condición de programa

pleno dentro del sistema de Naciones Unidas. Entonces se modificó la estructura

que existía en ese momento y la Comisión, el Centro y la Fundación pasaron a

constituir en conjunto el Programa de Naciones Unidas. La Comisión se convirtió

en el Consejo de Administración del Programa y el Centro pasó a ser la Secretaría

del mismo.

Aprovechando su experiencia en el campo del hábitat, el organismo ela-

bora y desarrolla programas técnicos y proyectos que se centran en tópicos tales

como el desarrollo urbano, la reducción de la pobreza urbana, las actividades de

reconstrucción posterior a catástrofes, establecimiento de infraestructura en los

medios rurales y urbanos, técnicas de construcción de bajo costo y la gestión del

agua. Todo esto es llevado a cabo junto con gobiernos, autoridades locales, orga-

nizaciones no gubernamentales y el sector privado.

Es importante recalcar que el Centro y los gobiernos con los que trabaja

no otorgan viviendas de forma directa, sino que buscan los mecanismos para faci-

litar un marco jurídico, institucional y reglamentario que favorezca la obtención y

mejora de la vivienda, especialmente de cara a los sectores pobres.

El presupuesto con el que cuentan depende de las contribuciones de entes

bilaterales y multilaterales para la cooperación técnica, además, recibe contribu-

ciones de los gobiernos, incluidas las autoridades locales y fundaciones y cuenta

con el cinco por ciento del presupuesto regular de Naciones Unidas.

1.5.2. La Conferencia de Estambul

Por resolución 47/80 de 22 de diciembre de 1992, la Asamblea General

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (90)

82

de las Naciones Unidas convocó la Segunda Conferencia sobre los Asentamientos

Humanos, conocida como Hábitat II, desarrollada en Estambul del 3 al 14 de ju-

nio de 1996 y cuyas deliberaciones se centraron en dos temas principales: “la vi-

vienda adecuada para todos” y “el desarrollo de asentamientos humanos sosteni-

bles en un mundo en proceso de urbanización”.

De la aludida Conferencia se desprenden dos importantes documentos, el

Programa o Agenda Hábitat y la Declaración de Estambul sobre Asentamientos

Humanos, adoptados de manera separada y que reafirman el compromiso de los

gobiernos mundiales para el mejoramiento de los niveles de vida de las personas.

1.5.2.1. La Agenda “Hábitat”

En la Agenda “Hábitat”, también identificada como Programa “Hábitat”,

resultado de la Conferencia de Estambul, los Estados Partes reconocen la urgente

necesidad de mejorar la calidad de los asentamientos humanos y señalan el objeti-

vo de lograr una vivienda adecuada para todos y el desarrollo sostenible de los

asentamientos humanos.

Además, se presenta una noción de lo que se entiende por asentamientos

humanos equitativos, indicando que son: “aquellos en que todas las personas, sin

discriminación de ningún tipo por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión,

opinión política o de otro tipo, origen nacional o social, bienes, nacimiento u otra

condición, tienen las mismas oportunidades de acceso a la vivienda, la infraestruc-

tura, los servicios de salud, alimentos y agua en cantidad suficiente, educación y

espacios abiertos”135.

Igualmente, se reitera la universalidad, indivisibilidad e interdependencia

de los derechos humanos y se indica la necesidad de lograr la equidad en los asen-

tamientos humanos, en el sentido de que todos tengan, sin ningún tipo de discri-

135 Programa Hábitat, párrafo 27.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (91)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

83

minación, las mismas oportunidades de acceso a la vivienda, infraestructura, los

servicios de salud, alimentos y agua en cantidad suficiente, educación y espacios

abiertos. Se ha destacado la importancia fundamental del urbanismo para la habi-

tabilidad de los asentamientos.

Además, el Programa Hábitat establece el Plan de Acción Mundial en ba-

se a cinco objetivos o puntos temáticos, para los que se han señalado diversos

campos de actuación y fijado las acciones para ser desarrolladas. Asimismo, han

enumerado las estrategias o medidas destinadas a ser aplicadas para el cumpli-

miento del objetivo y las mismas pueden ser vistas íntegramente en el documento

citado136.

Dentro del primer objetivo (ver cuadro 1), vivienda adecuada para todos,

los campos de actuación son: políticas de vivienda, sistemas de suministro de vi-

vienda y grupos vulnerables y personas con necesidades especiales.

CUADRO 1. Primer objetivo: vivienda adecuada para todos.

CAMPO DE ACTUACIÓN PLAN DE ACCIÓN

1. POLÍTICAS DE VIVIENDA

� Descentralizar. � Integrar. � Formular y aplicar nuevas políticas. � Elaborar políticas con nuevos enfoques � Mejorar el suministro.

2. SISTEMAS DE SUMINISTRO DE VIVIENDA

� Facilitar el funcionamiento de los merca-

dos. � Fomentar la producción de viviendas. � Garantizar el acceso a la tierra. � Movilizar fuentes de financiación. � Garantizar el acceso a infraestructuras y

servicios básicos. � Mejorar la planificación, el diseño, la

construcción, la conservación y la rehabili-tación.

136 Programa de Hábitat, capítulo IV, Plan de Acción Mundial: Estrategias para la Apli-

cación. Disponible en: http://ww2.unhabitat.org/unchs/spanish/hagendas/ch-4-s.htm - Última con-sulta: 05/06/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (92)

84

3. GRUPOS VULNERABLES Y PERSONAS CON NECESIDADES ESPECIALES

� Eliminar obstáculos y erradicar la discri-

minación. � Satisfacer necesidades de vivienda. � Reducir la vulnerabilidad.

Para el segundo objetivo (ver cuadro 2), desarrollo sostenible de los asen-

tamientos humanos en un mundo en proceso de urbanización, bastante más amplio

que el anterior, se aborda la cuestión de la sostenibilidad en diez diversos campos

de actuación. A saber, uso sostenible de la tierra; desarrollo social: erradicación de

la pobreza, creación de empleo productivo e integración social; población y desa-

rrollo sostenible de los asentamientos humanos y asentamientos humanos ambien-

talmente sostenibles, sanos y habitables.

También se incluye la utilización sostenible de la energía; sistemas sos-

tenibles de transporte y comunicaciones; conservación y rehabilitación del patri-

monio histórico y cultural; mejora de las economías urbanas; desarrollo equilibra-

do de los asentamientos en las zonas rurales y capacidad de prevención de desas-

tres, mitigación de sus efectos, preparación para casos de desastre y rehabilitación

posterior.

CUADRO 2. Segundo objetivo: desarrollo sostenible de los asentamientos humanos en un mundo en proceso de urbanización.

CAMPO DE ACTUACIÓN PLAN DE ACCIÓN

1. USO SOSTENIBLE DE LA TIERRA.

� Establecer pautas y planes sostenibles de uso del

suelo urbano. � Desarrollar y apoyar la ordenación territorial me-

jorada e integrada.

2. DESARROLLO SOCIAL: ERRADICA-CIÓN DE LA POBREZA, CREACIÓN DE EMPLEO PRODUCTIVO E INTEGRA-

CIÓN SOCIAL.

� Fomentar la igualdad. � Fomentar la integración social. � Combatir la pobreza. � Planificar atendiendo a las necesidades de uno y

otro sexo. � Desarrollar el potencial de los jóvenes. � Tener en cuenta a las personas con discapacidad. � Promover el progreso de los indígenas. � Prevenir, reducir y eliminar la violencia y la delin-

cuencia. � Proteger a las personas vulnerables y a las que se

encuentran en situación desventajosa.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (93)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

85

3. POBLACIÓN Y DESARROLLO

SOSTENIBLE DE LOS ASENTAMIENTOS HUMANOS.

� Atender cuestiones relativas a la población. � Integrar las preocupaciones demográficas.

4. ASENTAMIENTOS HUMANOS AMBIENTALMENTE SOSTENIBLES,

SANOS Y HABITABLES.

� Mejorar las condiciones ambientales. � Adoptar un enfoque integrado del suministro de

servicios y políticas ambientales. � Fomentar un entorno saludable. � Lograr un enfoque integrado de la ordenación de

los recursos hídricos.

5. UTILIZACIÓN SOSTENIBLE DE LA ENERGÍA.

� Mejorar la producción y utilización sostenibles de

energía. � Establecer políticas sobre el tema. � Sensibilizar a la opinión pública. � Coordinar las políticas de asentamientos humanos

y de energía.

6. SISTEMAS SOSTENIBLES DE TRANSPORTE

Y COMUNICACIONES

� Reducir los efectos negativos de los actuales sis-

temas de transporte. � Tener en cuenta los posibles efectos de los avan-

ces tecnológicos de las comunicaciones. � Priorizar la reducción de viajes innecesarios. � Incentivar el uso de otros medios de transportes.

7. CONSERVACIÓN Y

REHABILITACIÓN DEL PATRIMONIO

HISTÓRICO Y CULTURAL.

� Fomentar la continuidad histórica y cultural y

alentar la participación cívica en actividades cultu-rales.

� Integrar diversos objetivos.

8. MEJORAR LAS ECONOMÍAS URBANAS.

� Sentar las bases financieras. � Ofrecer diferentes oportunidades � Afianzar las economías urbanas. � Mitigar efectos adversos.

9. DESARROLLO EQUILIBRADO DE LOS ASENTAMIENTOS EN LAS

ZONAS RURALES

� Promover el desarrollo sostenible de los asenta-

mientos humanos y reducir la migración del cam-po a la ciudad.

� Promover la utilización de nuevas tecnologías. � Prestar atención a las zonas rurales empobrecidas. � Promover el desarrollo urbano y rural equilibrado.

10. CAPACIDAD DE PREVENCIÓN DE DESASTRES, MITIGACIÓN DE SUS

EFECTOS, PREPARACIÓN PARA CASOS DE DESASTRE Y REHABILITACIÓN

POSTERIOR

� Mejorar la prevención de los desastres naturales o

causados por el hombre. � Prestar asistencia adecuada. � Mitigar los efectos de los desastres. � Prevenir desastres tecnológicos e industriales. � Preparar y ejecutar actividades de socorro, rehabi-

litación, reconstrucción y reasentamiento.

El tercer tema, fomento de la capacidad y desarrollo institucional (ver

cuadro 3), incluye descentralización y fortalecimiento de las autoridades locales y

sus asociaciones o redes; participación popular y compromiso cívico; administra-

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (94)

86

ción de los asentamientos humanos; planificación y ordenación metropolitanas;

recursos financieros e instrumentos económicos nacionales e información y co-

municaciones.

CUADRO 3. Tercer objetivo: Fomento de la capacidad y desarrollo institucional.

CAMPO DE ACTUACIÓN PLAN DE ACCIÓN

1. DESCENTRALIZACIÓN Y FORTALE-CIMIENTO DE LAS AUTORIDADES LOCALES Y SUS ASOCIACIONES O

REDES

� Aumentar la autonomía local. � Alentar la participación de los habitantes. � Desarrollar la educación cívica. � Fortalecer la capacidad de las instituciones. � Facilitar el intercambio. � Establecer asociaciones. � Analizar, evaluar y difundir información.

2. PARTICIPACIÓN POPULAR Y COMPROMISO CÍVICO

� Alentar y apoyar la participación. � Posibilitar la participación de los ciudadanos

3. ADMINISTRACIÓN DE LOS ASENTAMIENTOS HUMANOS.

� Aprovechar los diversos conocimientos o recur-

sos. � Garantizar el desarrollo y la transferencia de co-

nocimientos. � Facilitar el fomento de la capacidad y el desarro-

llo institucional. � Apoyar programas de formación. � Desarrollar sistemas de información.

4. PLANIFICACIÓN Y ORDENACIÓN

METROPOLITANAS.

� Abordar los problemas específicos de la zona.

5. RECURSOS FINANCIEROS E INSTRUMENTOS

ECONÓMICOS NACIONALES

� Movilizar recursos nacionales, controlar los gas-

tos y administrar los presupuestos. � Establecer asociaciones. � Fortalecer las bases económica y financiera.

6. INFORMACIÓN Y COMUNICACIONES

� Mejorar la capacidad para aprovechar los progre-

sos en la tecnología informática y de las comuni-caciones.

� Difundir experiencias que contribuyen a facilitar el acceso a una vivienda adecuada para todos y el desarrollo de asentamientos humanos sostenibles.

� Promover los conocimientos y fortalecer la base de información.

El cuarto campo temático u objetivo (ver cuadro 4) es la cooperación y

coordinación internacionales e incluye un contexto internacional propicio; recur-

sos financieros e instrumentos económicos; transferencia de tecnología e inter-

cambio de información; cooperación técnica y cooperación institucional.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (95)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

87

CUADRO 4. Cuarto objetivo: Cooperación y coordinación internacional.

CAMPO DE ACTUACIÓN PLAN DE ACCIÓN

1. UN CONTEXTO INTERNACIONAL PROPICIO

� Promover la aplicación de programas de reforma o

transición económica. � Adoptar medidas financieras, económicas y tecno-

lógicas.

2. RECURSOS FINANCIEROS E INSTRUMENTOS ECONÓMICOS.

� Diversificar las fuentes de los recursos financieros. � Promover la cooperación más efectiva. � Potenciar recursos de los países en desarrollo.

3. TRANSFERENCIA DE TECNOLOGÍA E

INTERCAMBIO DE INFORMACIÓN.

� Divulgar y promover el acceso a información sobre

las tecnologías que puedan transferirse. � Promover y facilitar la transferencia de tecnología

y de conocimientos especializados.

4. COOPERACIÓN TÉCNICA

� Garantizar el intercambio y transferencia de cono-

cimientos y experiencias. � Divulgar las mejores prácticas. � Mejorar la divulgación y el intercambio de ideas

sobre cooperación técnica.

5. COOPERACIÓN INSTITUCIONAL.

� Mancomunar recursos, información y capacidad. � Aplicar, supervisar y examinar el Programa . � Alentar y apoyar el sistema de las NNUU.

El quinto objetivo (ver cuadro 5), aplicación y seguimiento del Programa

Hábitat, incluye la aplicación a nivel nacional; la aplicación a nivel internacional;

la participación de las autoridades locales y de la sociedad civil, con inclusión del

sector privado y la evaluación de resultados, indicadores y mejores prácticas.

CUADRO 5. Quinto objetivo: aplicación y seguimiento de programa hábitat

CAMPO DE ACTUACIÓN PLAN DE ACCIÓN

1. APLICACIÓN A NIVEL NACIONAL

� Crear y reforzar asociaciones eficaces. � Establecerse o mejorar los mecanismos nacionales

de coordinación. � Desarrollar y utilizar todos los mecanismos ade-

cuados de participación.

2. APLICACIÓN A NIVEL INTERNACIONAL

� Realizar esfuerzos en la aplicación del Programa. � Prestar atención a la función de la Asamblea Gene-

ral y del Consejo Económico y Social. � Supervisar la coordinación general de la aplicación

del Programa en todo el sistema y formular reco-mendaciones al respecto.

� Promover, examinar, vigilar y evaluar los progre-sos del Programa.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (96)

88

3. PARTICIPACIÓN DE LAS AUTORI-

DADES LOCALES Y DE LA SOCIEDAD CIVIL, CON INCLUSIÓN DEL

SECTOR PRIVADO

� Fortalecer las autoridades locales, las organizacio-

nes comunitarias y las organizaciones no guberna-mentales.

� Mejorar la contribución al desarrollo de las autori-dades locales y de la sociedad civil.

4. EVALUACIÓN

DE RESULTADOS, INDICADORES Y MEJORES PRÁCTICAS

� Establecer procesos para analizar y observar las

tendencias de la urbanización y los efectos de las políticas urbanas.

� Supervisar la aplicación del Programa. � Aplicar programas indicadores de la vivienda y los

asentamientos humanos. � Fortalecer las capacidades de reunión y análisis de

datos. � Divulgar las mejores prácticas.

Por tanto, reiteradamente el documento destaca el carácter crucial del de-

recho a la vivienda y deja patente el compromiso que los gobiernos asumieron

para la realización del aludido derecho. No obstante, cabe destacar una vez más

que no se trata de un problema con solución inmediata y que pueda lograrse de

forma aislada. Ello sería posible mediante la cooperación de todos los afectados

en el planeamiento, implementación y administración de estrategias.

22.. EEll CCoonnsseejj oo ddee EEuurr ooppaa

22..11.. EEll CCoonnvveenniioo EEuurrooppeeoo ddee DDeerreecchhooss HHuummaannooss

El 5 de mayo de 1949 se constituye en Londres el Consejo de Europa, re-

sultando ser la primera organización regional europea137. La tarea primordial que

emprendió el Consejo de Europa fue la elaboración de un instrumento para la pro-

tección internacional de los derechos humanos que, desde los trabajos preparato-

rios, puso de manifiesto su vinculación con la Declaración Universal de las Na-

ciones Unidas y que, posteriormente, quedó plasmada en el Preámbulo del docu-

mento.

137 El Consejo de Europa ha propiciado la conclusión de acuerdos en diversidad de ma-

terias y la lista completa de Tratados puede verse en http://conventions.coe.int/Treaty/Commun/ListeTraites.asp?CM=8&CL=ENG – Última consulta: 22/06/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (97)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

89

Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Liberta-

des Fundamentales fue adoptado en Roma el 4 de noviembre de 1950 y entró en

vigor el 3 de septiembre de 1953138, “contribuyendo a la consolidación de una

idea revolucionaria en Derecho Internacional”, que no es otra sino “la obligación

jurídica de los Estados de respetar los derechos humanos de las personas que se

hallen bajo su jurisdicción”139. Si bien, como se ha señalado, otros documentos de

naturaleza semejante le han servido de inspiración, en el caso del Convenio existe

obligatoriedad y un sistema de garantías judiciales para controlar el respeto de los

derechos que salvaguarda140.

Además, se estableció el procedimiento para resolver los posibles con-

flictos que surgieran a nivel internacional y desde 1994 el Tribunal Europeo de

Derechos Humanos es el único órgano judicial competente para conocer las de-

mandas estatales e individuales que se formulen como consecuencia de la lesión

de derechos reconocidos en el CEDH y sus Protocolos141.

Además, al Tribunal le corresponde proporcionar una interpretación ade-

138 España ratificó el Convenio, modificado por los Protocolos II y V, por instrumento

de 26 de septiembre de 1979. España firmó el CEDH el 24 de noviembre de 1977, día de su ad-hesión al Consejo, y lo ratificó el 4 de octubre de 1979 (BOE Nº 243, de 10 de octubre de 1979)

139 CARRILLO SALCEDO (2004a): 11. La literatura sobre el CEDH es abundante, a modo de ejemplo, se pueden citar: MORENILLA RODRÍGUEZ (1985) y (1988); LEZERTUA RODRIGUEZ (1990); CARRILLO SALCEDO (1991); (2004a) y (2004b) GARCÍA DE ENTE-RRÍA (1993a); QUESADA POLO (1997); SALINAS ALCEGA (1999); AGUDO ZAMORA (2001); BRAGE CAMAZANO (2005); DÍEZ-PICAZO (2005); GARCIA ROCA y SANTOLA-YA (2005).

140 El CEDH ha sido completado por varios Protocolos adicionales que han ampliado el catálogo de derechos protegidos en un principio por el mismo y ha modificado el sistema de pro-tección. Estos fueron adoptados desde 1952 hasta el año 2004. El Protocolo 1, en vigor desde el 18 de mayo de 1954; el Protocolo 4, en vigor desde el 2 de mayo de 1968; el Protocolo 6, en vigor desde el 1 de marzo de 1985; el Protocolo 7, en vigor desde el 1 de noviembre de 1988; el Protoco-lo 11, en vigor desde el 1 de octubre de 1998; el Protocolo 12, en vigor desde el 1 de abril de 2005; el Protocolo 13, en vigor desde el 1 de julio de 2003; y el Protocolo 14, que ha sido abierto a la firma el 27 de mayo de 2009. Cabe señalar que A la fecha España ha ratificado los Protocolos N° 1, 6, 11 y 14, sobre la propiedad privada, la abolición de la pena de muerte, la modificación del sistema procesal del TEDH y modificación del sistema de control de la CEDH, respectivamente. Véase el Acuerdo de Madrid de 12 de mayo de 2009 y la lista de Estados parte que han aceptado hasta la fecha la aplicación provisoria de ciertas disposiciones del Protocolo 14 en: http://conventions.coe.int/Treaty/EN/Treaties/Html/194-1.htm - Última consulta: 28/10/2009.

141 El Protocolo 14 que entrará en vigor el 1 de junio de 2010 modificará el sistema de control del CEDH.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (98)

90

-cuada acerca de los derechos contenidos en el CEDH. Al respecto, se ha afirmado

que “lo verdaderamente relevante del CEDH es que los Estados miembros se so-

metan al TEDH y no tanto que contenga un catálogo de derechos”142. El principal

objetivo del Convenio es proporcionar una respuesta a casos individuales, sin em-

bargo, el Tribunal se encarga de resolver cuestiones de interés general, elevando

con ello el nivel de protección de los derechos humanos y extendiendo su juris-

prudencia sobre los mismos a los Estados firmantes del Convenio.

El TEDH ha afirmado repetidamente que sus sentencias sirven no sólo

para decidir los casos ante él presentados, sino, de manera más general, para acla-

rar, proteger y desarrollar las normas establecidas en el CEDH143. Conviene resal-

tar que el Tribunal utiliza dos principios para interpretar el Convenio y que se han

convertido en elementos fundamentales de su jurisprudencia, el de efectividad o

utilidad y el de proporcionalidad.

El principio de efectividad o utilidad permite al TEDH adoptar una inter-

pretación extensiva tanto de los objetivos como del contenido de los derechos y

libertades protegidos por el CEDH. Por otra parte, el principio de proporcionali-

dad implica la necesidad de realizar una justa valoración de los hechos planteados

a fin de encontrar el equilibrio entre las exigencias de la comunidad y las de los

derechos de los individuos. No obstante, el test de la proporcionalidad no ha sido

aplicado siguiendo un criterio único, ya que utiliza diferentes variantes para dife-

rentes contextos.

En cuanto al contenido, cabe señalar que los derechos y libertades reco-

nocidos en el Convenio ponen de manifiesto dos datos importantes, primeramente,

que los mismos se enuncian mediante conceptos jurídicos indeterminados, llama-

dos a ganar concreción en la aplicación del Convenio a casos específicos y, en

segundo lugar, que el Convenio protege fundamentalmente derechos civiles y po-

142 GARCÍA DE ENTERRÍA (1993a): 35 y MERLI (2001): 247. 143 En este sentido RUÍZ MIGUEL (1997): 30 y sgtes.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (99)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

91

líticos144, habiendo guardado silencio respecto a los derechos económicos y socia-

les en sentido amplio.

No obstante, se encuentran ciertas excepciones a lo expresado, como el

artículo 11, que reconoce la libertad sindical y el artículo 4, que prohíbe el trabajo

forzado u obligatorio, cuyas connotaciones sociales son obvias. Asimismo, se

puede mencionar el derecho de toda persona física o moral al respeto de sus bie-

nes, establecido en el artículo primero del Primer protocolo adicional al convenio,

que es un derecho de naturaleza económica145.

Ahora bien, ni el Convenio de 1950, ni ninguno de sus Protocolos han re-

conocido el derecho a una vivienda digna y adecuada o, en su caso, la protección

de la misma. No obstante, el ámbito del Convenio se ha extendido a derechos no

reconocidos en el mismo a través de la jurisprudencia del Tribunal Europeo de

Derechos Humanos. En tal caso se estaría hablando de una ampliación de su con-

tenido por conexidad, configurando lo que Carrillo Salcedo llama “protección

indirecta de derechos”, por extensión o por efecto rebote146.

Así, se pueden mencionar las garantías establecidas por el artículo 8 que

dice:

“1. Toda persona tiene derecho al respeto de su vida privada y familiar, de su domicilio y de su correspondencia. 2. No podrá haber injerencia de la autoridad pública en el ejer-cicio de este derecho sino en tanto en cuanto esta injerencia esté prevista por la ley y constituya una medida que, en una sociedad democrática, sea necesaria para la seguridad nacional, la seguri-dad pública, el bienestar económico del país, la defensa del or-den y la prevención de las infracciones penales, la protección de la salud o de la moral, o la protección de los derechos y las li-bertades de los demás”147.

144 CARRILLO SALCEDO (2004): 23. 145 MORENILLA (1988): 20 y 23. 146 CARRILLO SALCEDO (2004): 105. 147 ARZOZ SANTISTEBAN (2004): 255. El mismo autor ha señalado que “Los traba-

jos preparatorios sobre la redacción del artículo 8 demuestran la influencia de la Declaración Uni-versal y del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, con la diferencia de que estos dos documentos encierran, como bien jurídico protegido, la honra y la reputación”. Véase Documento

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (100)

92

El artículo 8 incluye la protección de diversos bienes estrechamente rela-

cionados entre sí, como la vida privada, la vida familiar, el domicilio y la corres-

pondencia y todos ellos sirven al objeto de garantizar una cierta esfera autónoma

de actuación y desarrollo personal”148. Sin embargo, según lo señala Lezertúa, la

redacción de la norma permite un amplio margen de interpretación149. La juris-

prudencia del TEDH no ha establecido un criterio único que sea aplicable de for-

ma general a todos los casos y ello le ha permitido evolucionar adaptándose a las

circunstancias y proteger a las personas en supuestos muy variados150.

Tal es así que se ha elaborado una extensa doctrina sobre la protección

dispuesta por el artículo 8 y en la que se constata la variedad de aspectos que pue-

de abarcar151, como la asistencia de oficio para las disoluciones judiciales152; el

derecho de reagrupación familiar153; la protección del domicilio154; la protección

de datos personales y confidenciales155; el secreto de las comunicaciones156; el

modo de vida de las minorías étnicas157; el status de los hom*osexuales158, y la pro-

tección frente a las agresiones al medio ambiente que afectan la calidad de la vida

privada, como ruidos, malos olores, emisiones159.

DH (56) 12, Estrasburgo, 18 de octubre de 1956, de la Comisión Europea de Derechos del Hom-bre.

148 ARZOZ SANTISTEBAN (2004): 255. 149 LEZERTÚA (1996): 97. 150 En este sentido, expresa MERLI (2001): 247, que de manera general la jurispruden-

cia del TEDH ha incrementado los estándares comunes europeos en relación a los derechos fun-damentales hasta el punto que sus sentencias han obligado a revisar ciertas normas de los clásicos Estados democráticos y de derechos de Europa occidental.

151 Véase en este sentido SANTOLAYA MACHETTI (2004) y (2005). 152 Airey c/ Irlanda, de 9 octubre 1979. 153 Abdulaziz, Cabales y Balkandali c/ Reino Unido, de 28 de mayo de 1985; Gül c/

Suiza, de 19 de febrero de 1996; Ahmut c/ Países Bajos, de 28 de noviembre de 1996. 154 H.M. c/ Turquía, de 8 agosto 2006; Yordanov c/ Bulgaria, de 10 agosto 2006; Xeni-

des-Arestis c/ Turquía, de 22 diciembre 2005; Nuri Kurt c/ Turquía, de 29 noviembre 2005; Petri Sallinen y otros c/ Finlandia, de 27 septiembre 2005; L. M. c/ Italia, de 8 febrero 2005; Novose-letskiy c/ Ucrania, de 22 febrero 2005.

155 Niemietz c/ Alemania, de 16 diciembre 1992. 156 Vetter contra Francia, de 31 mayo 2005; Von Hannover c/ Alemania, de 24 junio

2004; Kopp c/ Suiza, de 25 marzo de 1998; Valenzuela Contreras c/ España, de 30 julio de 1998; Camenzind c/ Suiza, de 16 diciembre 1997; Malone c/ Reino Unido, de 2 agosto 1984.

157 Coster c/ Reino Unido, de 18 enero 2001. 158 Smith y Grady c/ Reino Unido, de 27 septiembre 1999; Sheffield y Horsham c/ Re-

ino Unido, de de 30 julio de 1998; Cossey c/ Reino Unido, de 27 septiembre 1990. 159 Lemke c/ Turquía, de 5 junio 2007; Giacomelli c/ Italia, de 2 noviembre 2006; Led-

yayeva y otros c/ Rusia, de 26 octubre 2006; Taskin y otros c/ Turquía, de 10 noviembre 2004; Moreno Gómez c/ España, de 16 noviembre 2004; Hatton y otros c/ Reino Unido, de 8 julio 2003;

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (101)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

93

Pues bien, cabe señalar ciertos casos en los que el Tribunal ha proporcio-

nando protección indirecta, o “defensa cruzada” en palabras de Martín Retorti-

llo160, de un derecho no reconocido expresamente en el Convenio y que tiene rele-

vancia en relación con la protección a una vivienda digna y adecuada en el sentido

que hemos visto. En estos casos no se ha mencionado expresamente la protección

de un inexistente para el convenio “derecho a la vivienda”, pero de facto se ha

otorgado una protección del bien jurídico vivienda, con los requisitos que estable-

cen los documentos internacionales que hemos visto.

Así ha ocurrido cuando se vinculó el derecho al medio ambiente con el

derecho al respeto del domicilio y de la vida familiar en el conocido caso López

Ostra c/ España161. En el mismo se alegaba la violación de los artículos 8 y 3 del

Convenio debido a que los olores, ruidos y humos contaminantes provocados por

una planta depuradora de aguas y residuos instalada cerca del domicilio de la de-

mandante interferían en el ejercicio de vida privada y familiar. Se imputaba la

responsabilidad de los mismos a las autoridades españolas, quienes habían dado

muestras de pasividad en sus actuaciones.

Si bien el ayuntamiento asumió los gastos de alquiler de un apartamento

para la demandante y su familia, también es cierto que los interesados sufrieron

durante más de tres años las molestias causadas por la planta depuradora, antes de

realizar el cambio de domicilio, con los inconvenientes que eso conlleva. La sen-

tencia manifestó que hubo habido violación del artículo 8 fundado en que el Esta-

do no supo mantener “un justo equilibrio entre el interés del bienestar económico

de la ciudad de Lorca -el de disponer de una planta depuradora- y el disfrute efec-

tivo por la demandante del derecho al respeto de su domicilio y de su vida privada

y familiar”162.

Situación semejante a la señalada se ha presentado en el caso Giacomelli

Jane Smith c/ Reino Unido, de 18 enero 2001; Buckley c/ Reino Unido, de 25 septiembre 1996; López Ostra c/ España, de 9 diciembre 1994.

160 MARTÍN RETORTILLO BAQUER (2005). 161 Sentencia de 9 diciembre 1994. 162 López Ostra c/ España, de 9 diciembre 1994, parágrafo 58.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (102)

94

c/ Italia163, en la que la demanda se centró en las actividades molestas, insalubres,

nocivas y peligrosas provocadas por el funcionamiento de una planta de tra-

tamiento de residuos industriales tóxicos próxima a viviendas, además, no se ha-

bían realizado los estudios de evaluación ambiental previos a la instalación.

Por tanto, el Tribunal declaró la violación del artículo 8 del Convenio ya

que se constató la ausencia de un equilibrio justo entre los intereses de la colecti-

vidad de disponer de la planta y el disfrute efectivo por la demandante del derecho

al respeto de su domicilio y su vida privada y familiar. Una vez más se puede des-

tacar que la cuestión ambiental ha sido decisiva para el Tribunal.

Finalmente, en el Caso Ledyayeva y otros c/ Rusia164, se reconocen simi-

litudes con los dos procesos anteriores. En el mismo se hizo necesario imponer

medidas de protección a causa de la contaminación ambiental de la que eran víc-

timas las personas domiciliadas en zonas industriales. Debido a la ausencia de

medidas adecuadas por parte de las autoridades, la salud y el bienestar de los re-

clamantes se habían visto considerablemente afectados.

También se ha logrado la protección del medio ambiente a través del ar-

tículo 8 del Convenio en el Caso Taskin y otros c/ Turquía165 y en el Caso Lemke

c/ Turquía166. En ambos se trataba de la explotación de minas de oro en las que se

utilizaban materiales altamente peligrosos para el ecosistema, la salud y la seguri-

dad humana.

Siguiendo con los ejemplos de protección indirecta realizado por el

TEDH, se puede mencionar el caso Hatton y otros c/ Reino Unido167, en el que la

sentencia decidió que el Estado demandado era responsable de una violación del

artículo 8 del Convenio a causa de los ruidos ocasionados168 por el aterrizaje y

163 Sentencia de 2 noviembre 2006. 164 Sentencia de 26 octubre 2006. 165 Sentencia de 10 noviembre de 2004. 166 Sentencia de 5 junio de 2007. 167 Sentencia de 2 de octubre de 2001. 168 Véase al respecto MARÍN CASTÁN (2002).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (103)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

95

despegue de aviones en vuelos nocturnos en el aeropuerto de Heathrow.

El Tribunal consideró que el derecho al descanso nocturno era un ele-

mento fundamental del derecho al respeto del domicilio y de la vida privada y

familiar de los demandantes, que debía prevalecer sobre la conveniencia para la

economía del país de los vuelos de pasajeros y mercancías durante la noche.

La sentencia decía que, aunque el Convenio no reconozca expresamente

el derecho a un medio ambiente sano y tranquilo, se puede plantear una cuestión

desde el punto de vista del artículo 8, ya que la persona padece directa y grave-

mente el ruido u otras formas de contaminación169.

Por otra parte, al igual que en el caso Hatton los ruidos molestos han mo-

tivado la afirmación de la necesidad de la protección ambiental en el caso Moreno

Gómez c/ España170, en el que se declaró la violación del artículo 8 del Convenio

a causa de la contaminación acústica producida por los ruidos originados en una

discoteca ubicada en los bajos del domicilio de la demandante. Asimismo, se

constató la pasividad de la Administración ante las circunstancias señaladas.

Del derecho a la propiedad garantizado en el artículo 1 del Protocolo 1

del Convenio suscrito el 20 de marzo de 1952 se podría derivar también la protec-

ción del derecho a la vivienda. Tal afirmación es posible realizar a partir de la

lectura de la sentencia del mismo caso Xenides-Arestis c/ Turquía, ya que debido

a la denegación del derecho de regreso por las autoridades de la República Turco

Chipriota del Norte, la demandante no pudo acceder a sus propiedades en el norte

de Chipre y ello provocó la pérdida del uso y disfrute, configurando de tal forma

la violación del artículo 1 supra mencionado.

Asimismo, se puede indicar lo sucedido en el Caso Nuri Kurt c/ Tur-

quía171 en el que, por un lado, se invocó la protección de la propiedad debido a

169 Hatton c/ Reino Unido, de 2 de octubre de 2001, Parágrafo 96. 170 Sentencia de 16 de noviembre de 2004. 171 Sentencia TEDH, de 29 de noviembre de 2005.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (104)

96

que los demandantes vieron sus viviendas destruidas por las Fuerzas de Seguridad

del Estado. Y, por otra parte se alegaba la violación del artículo 8 del Convenio a

causa de la prohibición de acceso a los antiguos residentes a su pueblo y, por en-

de, a sus propiedades. Si bien, se declaró la inexistencia de la violación de ambos

derechos, considero que sí se podría haber defendido la vulneración de un hipoté-

tico derecho a la vivienda.

Sin embargo, también se pueden encontrar sentencias en las que mani-

fiestamente la vivienda es un elemento preciso para la consideración de ciertas

violaciones. En tal sentido, el caso Novoseletskiy c/ Ucrania172, donde se privó a

un empleado público de la vivienda estatal que le había sido cedida durante más

de cinco años para ser adjudicada a otro empleado y posteriormente se produjo la

adquisición de la misma al haber sido privatizado mientras estaba pendiente la

causa civil, circunstancia que fue considerada ilegal. Además, se determinó que el

plazo trascurrido para el restablecimiento del derecho al uso del domicilio fue

excesivo y, por todo ello, se concluyó que se había producido la violación del artí-

culo 8.

Por otra parte, en el caso Velosa Barreto c/ Portugal173 se invocó el artí-

culo 8 del Convenio para justificar la solicitud de terminación de un contrato de

arrendamiento sobre la base de que se necesitaba la vivienda en cuestión para re-

sidir en ella, pues la que el demandante y su familia ocupaba de manera comparti-

da con otras personas no le proporcionaba intimidad y, por tanto, le imposibilita-

ban la realización de su vida privada y familiar.

Al respecto, el Tribunal consideró que los alcances del artículo aludido

no pueden llegar tan lejos como para imponer al Estado la obligación de conceder

al propietario, ante su sola demanda y en todas las circunstancias, el derecho de

recuperar la vivienda alquilada. Además, se consideró el cumplimiento de la obli-

gación de lograr un equilibrio entre los intereses en juego y, por tanto, se determi-

nó que el artículo 8 no había sido violado.

172 Sentencia TEDH, de 22 de febrero de 2005. 173 Sentencia TEDH, de 21 de noviembre de 1995.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (105)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

97

Sin embargo, en el caso Larkos c/ Chipre174 la reclamación se produjo en

base al artículo 14 (prohibición de discriminación) en relación con el artículo 8

del CEDH. El demandante alegaba que la diferencia de trato recibido en un proce-

so sobre control de los arrendamientos no se encontraba justificado y, sobre todo,

le había producido un impacto desproporcionado sobre su derecho a la protección

de domicilio al confrontarlo junto a su familia con la obligación de abandonar la

vivienda que ocupaban desde hacía más de treinta años. El Tribunal manifestó que

el Estado no justificó de manera razonable su actuación y, en consecuencia, con-

cluyó que se había producido violación del artículo 14 del Convenio en relación

con el artículo 8175.

Finalmente, se han de mencionar ciertos casos que tienen en común el

hecho de que las reclamaciones, respaldadas en el derecho a la protección del do-

micilio y la vida privada y familiar, las han presentado personas instaladas en ca-

ravanas, siendo algunas de ellas romaníes, quienes las utilizaban como vivien-

da176. En dichos casos se ha expresado que el concepto de domicilio no se limita

únicamente a las residencias que se hayan establecido legalmente, sino que existe

un domicilio cuando una persona ha vivido durante varios años en una caravana

instalada en un terreno adquirido para establecer en él su residencia177.

Por otra parte, se ha indicado que la determinación de limitaciones urba-

nísticas para la instalación de caravanas, justificado en la defensa del medio am-

biente, demuestra la existencia de un fin legítimo, pues se trata de las necesidades

de toda la población y las autoridades han de tener un amplio margen de aprecia-

ción en dicho sentido. Si bien se sostiene que en materia de tierras debe permitirse

a los gitanos llevar una vida acorde a sus tradiciones, ello ha de realizarse logran-

do el justo equilibrio de intereses178.

174 Sentencia TEDH, de 18 de febrero de 1999. 175 Caso Larkos, apartados 25 y 31. 176 Caso Buckley c/ Reino Unido, sentencia de 25 de septiembre de 1996; Caso Coster

c/ Reino Unido, sentencia de 18 enero de 2001; Caso Chapman c/ Reino Unido, sentencia de 18 de enero de 2001; Caso Jane Smith c/ Reino Unido, sentencia de 18 enero de 2001.

177 Caso Buckley, apartados 53 y 54. 178 Caso Buckley, apartados 67, 71 y 75.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (106)

98

Aunque exista un reconocimiento de las necesidades especiales de la mi-

norías y la obligación de proteger su seguridad, identidad y estilo de vida, no se

puede imponer a los Estados la obligación de instalar para la comunidad gitana un

número suficiente de lugares debidamente equipados sencillamente porque la can-

tidad de personas es mayor que el de plazas disponibles en los sitios autorizados,

al igual que tampoco se puede interpretar el artículo 8 como una obligación gene-

ral de establecer políticas sociales179.

Al respecto, se ha dicho que todo ser humano debería contar con un lugar

al que pueda llamar domicilio y en el que viva dignamente, sin embargo, es una

realidad que existen muchas personas sin hogar y la provisión de fondos por parte

del Estado para que las personas cuenten con uno “es una cuestión de decisión

política y no judicial”180.

Por tanto, en estas situaciones revisadas la vivienda podría haber sido el

bien protegido, no obstante, al realizar las consideraciones oportunas, se ha priori-

zado el interés general y las medidas adoptadas por los Estados se consideraron

adecuadas.

22..22.. LLaa CCaarrttaa SSoocciiaall EEuurrooppeeaa

La Carta Social Europea181 es un documento adoptado por el Consejo de

Europa en Turín el 18 de octubre de 1961182, entrando en vigor el 26 de febrero de

1965. Garantiza los derechos humanos económicos y sociales y, por tanto, es con-

siderado el equivalente de la Convención Europea de Derechos Humanos que,

bien sabemos, se ha ocupado primordialmente de los derechos civiles y políticos.

179 Caso Chapman, apartado 98 y Caso Jane Smith, apartado 80. 180 Caso Chapman, apartado 99. 181 A modo referencial se señala la literatura sobre la Carta Social: RODRÍGUEZ-

PIÑERO (1962); (1978a) y (1978b); BARTOLOMEI DE LA CRUZ (1989); ALARCÓN CARA-CUEL (1997); BONDIA GARCÍA y BONET I PÉREZ (2004); FREIXES SAN JUAN (2004); JIMENA QUESADA (2004) (2006) y (2007); JIMENA QUESADA y TOMÁS MALLÉN (2007); AKANDJI-KOMBE (2007); BELORGEY (2007).

182 Firmada por España el 27/04/1978 y ratificada el 06/05/1980 (BOE Nº 153, de 26/06/1980).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (107)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

99

Tal es así que, la ya conocida, y no por eso aceptada, separación entre

derechos civiles y políticos por un lado y los derechos económicos, sociales y

culturales por otro, se vuelve a presentar cuando se analizan las actividades del

Consejo de Europa. A decir verdad, la indivisibilidad e interdependencia de los

derechos humanos183 no es una realidad y por ello se insiste constantemente en la

necesidad de otorgar mayor protección a los derechos sociales a fin de mejorar las

condiciones de vida de las personas, objetivo que se logrará, no con la aprobación

de nuevos textos, sino con la aplicación de los ya existentes.

Ahora bien, en cuanto a la Carta Social Europea, cabe señalar que fue

concebida desde su origen en relación estrecha con el Convenio Europeo de Dere-

chos Humanos, se buscaba constituir un texto homólogo en el plano social y, tal

como lo indica Akandji, con ello se entiende que estos instrumentos se diferencia-

rían únicamente en el ámbito de intervención o su objeto y que los sistemas de

protección habrían de ser idénticos.

No obstante, el texto resultó ser, en cuanto a su sistema de control, “una

pálida copia de su precedente de 1950”184. Aún así, este instrumento es considera-

do “el más completo catálogo de derechos sociales a nivel internacional”, según lo

ha manifestado Belorgey, antiguo presidente del Comité Europeo de Derechos

Sociales185.

Inicialmente, la presentación de informes anuales por las partes fue el

sistema de control adoptado, circunstancia que en su momento generó “cierta in-

satisfacción”186. En los mismos se haría constar la forma en que la Carta estaría

siendo aplicada, tanto en la legislación como en la práctica, para posteriormente

ser examinado por el antiguo Comité de Expertos Independientes, hoy denomina-

do Comité Europeo de Derechos Sociales, que decidía sobre la cuestión.

183 Tal como fuera señalada en la Declaración y Programa de Acción de Viena de 1993. 184 AKANDJI-KOMBE (2006): 387 y 388. 185 BELORGEY (2007): 349. 186 DIAZ BARRADO (1996): 237.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (108)

100

Pero el funcionamiento de este mecanismo fue acumulando no pocas crí-

ticas debido a la lentitud del procedimiento, la imprecisión de la delimitación de

las competencias de los órganos actuantes187 y, por último, la escasa voluntad del

Comité de Ministros para ejercitar lo dispuesto por el artículo 29 de la Carta, es

decir, su competencia para formular recomendaciones individualizadas a los Esta-

dos Partes188.

Desde la vigencia de la Carta de 1961 se han firmado tres Protocolos

adicionales hasta que la misma fue revisada en 1996, entrando en vigor el 1 de

julio de 1999189. Las sucesivas modificaciones introducidas han contribuido al

enriquecimiento del documento con el objetivo final de proporcionar mayor pro-

tección a los derechos humanos190.

En cuanto a su contenido en relación al derecho a la vivienda, la Carta

Social Europea de 1961 se planteó lograr las condiciones de vida indispensables

para el desarrollo de la familia. El artículo 16 de la Carta establece que:

“Con miras a lograr las condiciones de vida indispensables para un pleno desarrollo de la familia, célula fundamental de la so-ciedad, las partes contratantes se comprometen a fomentar la protección económica, jurídica y social de la familia, especial-mente mediante prestaciones sociales y familiares, disposicio-nes fiscales, apoyo a la construcción de viviendas adaptadas a las necesidades de las familias, ayudas a los recién casados o por medio de cualesquiera otras medidas adecuadas”191.

Por su parte, la Carta revisada de 1996 mantiene lo señalado en el artícu-

lo anterior, inclusive con el mismo número y con una redacción casi idéntica, sal-

187 Se trataba del Comité de Expertos independientes y el Subcomité Social Guberna-

mental del Consejo de Europa. 188 BONET PÉREZ y BONDÍA GARCÍA (2004): 459. 189 España no ha ratificado este documento. 190 DÍAZ BARRADO (1996): 238. 191 Redacción original: “With a view to ensuring the necessary conditions for the full

development of the family, which is a fundamental unit of society, the Contracting Parties under-take to promote the economic, legal and social protection of family life by such means as social and family benefits, fiscal arrangements, provision of family housing, benefits for the newly married, and other appropriate means”.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (109)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

101

vo una pequeña modificación en cuanto se refiere a las “partes” y no a las “partes

contratantes” como lo hacía en el instrumento de 1961192.

Por tanto, se constata que en un principio la Carta Social trataba el dere-

cho a una vivienda digna dentro de las disposiciones de protección a la familia, sin

embargo, la Carta revisada ha introducido una gran innovación. La misma esta-

blece el derecho a la vivienda como un derecho autónomo y no solamente como

un elemento a ser tenido en cuenta para la protección de la familia. El artículo 31

del citado instrumento indica:

“Para garantizar el ejercicio efectivo del derecho a la vivienda, las Partes se comprometen a adoptar medidas destinadas: 1. A favorecer el acceso a la vivienda de un nivel suficiente; 2. A prevenir y paliar la situación de carencia de hogar con vis-tas a eliminar progresivamente dicha situación; 3. Hacer asequible el precio de las viviendas a las personas que no dispongan de recursos suficientes”193.

La Carta de 1961 indicaba la obligación de los Estados a llevar a cabo

políticas de vivienda adaptadas a las necesidades de las familias, mientras que la

Carta revisada dispone, de manera más clara y concreta, las medidas que se han de

adoptar en relación al derecho a la vivienda. Señala que se ha de reducir la caren-

cia de vivienda y proporcionar a todos el acceso a una vivienda digna a un precio

razonable. Tal circunstancia implica, a criterio de Jimena Quesada, una mayor

concreción y desarrollo del genérico derecho a la asistencia social consagrado en

el artículo 13 de la Carta de 1961194.

192 Redacción original: “With a view to ensuring the necessary conditions for the full

development of the family, which is a fundamental unit of society, the Parties undertake to promote the economic, legal and social protection of family life by such means as social and family benefits, fiscal arrangements, provision of family housing, benefits for the newly married and other appropriate means”.

193 Redacción original: “Article 31 – The right to housing.- With a view to ensuring the effective exercise of the right to housing, the Parties undertake to take measures designed: 1. to promote access to housing of an adequate standard; 2. to prevent and reduce homelessness with a view to its gradual elimination; 3. to make the price of housing accessible to those without adequate resources”.

194 JIMENA QUESADA (2007): 36 y 37.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (110)

102

En cuanto a los mecanismos de protección, no se puede dejar de mencio-

nar que lo significativo, más allá del reconocimiento de los derechos, es contar

con las garantías que aseguren el disfrute de los mismos, ya sea a través de medi-

das que obliguen a los Estados parte o porque se les exija el cumplimiento por

parte de órganos creados a dicho efecto.

Esta es la constante que se reitera, mejorar los mecanismos que ya exis-

ten para que los derechos no queden como simples declaraciones retóricas y en

ese contexto, no es una novedad manifestar que el sistema de control de la Carta

Social resulta insuficiente195.

Sin embargo, es necesario señalar que la protección socio-económica en

el plano internacional enfrenta mayores dificultades que aquellas provenientes de

la protección de derechos civiles y políticos, razón por la que se deben reconocer

los méritos de la Carta Social, uno de los primeros instrumentos adoptados en

Europa sobre la materia y que se ha renovado durante toda su vigencia con el ob-

jetivo de mejorar su contenido y eficacia.

El Comité Europeo de Derechos Sociales, antiguo Comité de Expertos

independientes, es el órgano de control de la Carta Social Europea. Originalmente

tenía como exclusiva actividad el examen de los informes periódicos presentados

por los Estados. Sin embargo, sus funciones fueron reforzadas con la entrada en

vigor del Protocolo adicional de 1995, hoy señaladas en la Parte IV, artículo D de

la Carta revisada.

Desde dicha fecha tiene competencia para pronunciarse sobre reclama-

ciones colectivas presentadas por las organizaciones sindicales nacionales o inter-

nacionales, así como de organizaciones que tengan el carácter de participativo

ante el Consejo de Europa y se encuentren inscritas en la lista establecida por el

Comité gubernamental de la Carta Social.

195 DÍAZ BARRADO (1996): 254 y 258.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (111)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

103

La misión del Comité Europeo de Derechos Sociales es la de establecer

si la legislación y la práctica de un determinado país son o no conformes con las

disposiciones de la Carta Social Europea. Cuando examina los informes, adopta

conclusiones y respecto a las quejas colectivas adopta decisiones, pudiendo, por

tanto, afirmarse que el Comité no ejerce propiamente una actividad jurisdiccional,

pues sus decisiones no son directamente ejecutivas, sin embargo, el Consejo de

Ministros les ha dado una fuerza semejante.

En tal sentido, hasta la fecha se han presentado dos reclamaciones colec-

tivas fundadas en la violación del derecho a la vivienda. La primera, individuali-

zada con el Nº 39/2006, European Federation of National Organisations Working

with the Homeless (FEANTSA) v. France, fue admitida por el Comité Europeo de

Derechos Sociales el 19 de marzo de 2007 y alegaba que la legislación francesa

relativa a vivienda resultaba insuficiente y, por tanto, no estaba conforme al artí-

culo 31, derecho a la vivienda, de la Carta revisada.

Pues bien, tras analizar las memorias presentadas, el Comité Europeo de

Derechos Sociales ha adoptado una decisión el 5 de diciembre de 2007196, en la

que concluye, por unanimidad en todos los puntos, que existe violación del artícu-

lo 31.1 de la Carta revisada fundado en la insuficiencia de los progresos realizados

para la erradicación de la infravivienda y la falta de comodidades de un gran nú-

mero de hogares.

Además, se ha señalado la violación del artículo 31.2 debido a dos razo-

nes, por un lado la insatisfactoria aplicación de la legislación sobre prevención de

los desalojos y la falta de medidas para proporcionar soluciones de realojamiento

a las familias afectadas y, por otro, la insuficiencia de las medidas que están en

marcha para reducir el número de personas sin hogar, tanto en términos cuantita-

tivos y cualitativos. Asimismo, se indica la violación del artículo 31.3 por la insu-

196 Véase el texto completo de la Decisión adoptada en:

http://www.coe.int/t/dghl/monitoring/socialcharter/Complaints/CC39Merits_en.pdf - Última con-sulta: 06/06/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (112)

104

ficiente oferta de viviendas sociales accesibles a los grupos de bajos ingresos y el

mal funcionamiento del sistema de asignación de dichas viviendas.

En cuanto a la segunda reclamación colectiva, que lleva el Nº 53/2008

European Federation of National Organisations working with the Homeless

(FEANTSA) v. Slovenia, se alega la violación del artículo 31, derecho a la vi-

vienda y del artículo 16, derecho de la familia, a los servicios sociales, protección

jurídica y económica. Se trata de buscar protección a un grupo de personas que ha

sido privada de los títulos que le permitían ocupar, junto con sus familias, los pi-

sos desnacionalizados en la República de Eslovenia y, como consecuencia, han

quedado sujetas a desalojos. El 2 de diciembre de 2008 el Comité de Derechos

Sociales ha declarado su admisibilidad encontrándose actualmente en trámites.

22..33.. LLaass aaccttiivviiddaaddeess ddeell CCoonnsseejjoo ddee EEuurrooppaa eenn mmaatteerriiaa ddee CCoohheessiióónn SSoocciiaall

Ya se ha señalado que en el marco de actuaciones del Consejo de Europa

los derechos sociales están protegidos por la Carta Social Europea. No obstante,

también es necesario el desarrollo de políticas públicas adecuadas y la participa-

ción de la sociedad civil a fin de que un mayor grupo de personas tengan condi-

ciones de acceder al ejercicio de tales derechos.

Para el efecto, el Consejo cuenta con la Dirección General de Cohesión

Social (DG III)197, cuya tarea básica es fomentar la cohesión social y mejorar la

calidad de vida en Europa para el verdadero disfrute de los derechos humanos

fundamentales y el respeto de la dignidad humana.

La citada Dirección coordina programas de cooperación y asistencia téc-

nica y su Departamento de Políticas Sociales se ocupa, entre otros temas, del ac-

ceso a los derechos sociales, como el empleo, la vivienda y la protección social.

197 Véase sitio oficial de la Dirección General de Cohesión Social (DG III) en:

http://www.coe.int/T/E/Social_cohesion/ - Última consulta: 06/06/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (113)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

105

Tal es así, que ha creado un Grupo de Especialistas en Política de Vivienda para la

Cohesión Social (CS-HO), con el objetivo de formular propuestas de políticas y

medidas concretas en el área de la vivienda a fin de que los grupos vulnerables

tengan acceso a la misma y disfruten de seguridad en la tenencia.

Como resultado de los trabajos realizados por el Grupo de especialistas,

se pueden mencionar las Directrices sobre oferta, financiación y subsidio de vi-

vienda198; el Informe sobre el Acceso a la vivienda para las personas desfavoreci-

das y el Informe “Acceso a la vivienda para las personas desfavorecidas. Selec-

ción de ejemplos de enfoques nacionales de política de vivienda y medidas políti-

cas de los miembros del Consejo de Europa y de Estados observadores199.

Las actividades mencionadas, aunque no sean jurisdiccionales, se des-

arrollan con el objetivo de permitir el acceso a una vivienda a aquellas personas

que carecen de la misma, por tanto, es incuestionable la importancia que las mis-

mas revisten.

33.. EEll DDeerr eecchhoo ddee llaa UUnniióónn EEuurr ooppeeaa

33..11.. LLooss TTrraattaaddooss ccoonnssttii ttuuttiivvooss

Los Tratados constitutivos de la Unión Europea se suscribieron con el

único fin de crear un mercado común. Tanto el Tratado de la Comunidad Europea

del Carbón y del Acero200, como el Tratado constitutivo de la Comunidad Euro-

pea, denominado también Tratado de Roma201, el Tratado constitutivo de la Co-

munidad Europea de la Energía Atómica202 y el Acta Única Europea de 1986203,

198 Aprobado por el Grupo de especialistas en política de vivienda para la Cohesión So-

cial, 08/06/2006. Véase el informe completo en el sitio disponible en: http://www.coe.int/t/dg3/socialpolicies/socialrights/2006CSHOguidelines_en.asp - Úl-

tima consulta 18/03/2009. 199 KALTENBORN LUNDE y KANDIAH (2002). 200 Firmado en París el 18 de abril de 1951. 201 Firmado en Roma el 25 de marzo de 1957. 202 Firmado en Roma el 25 de marzo de 1957.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (114)

106

fueron firmados para el establecimiento de relaciones puramente económicas.

Tal es así que los derechos fundamentales, en general, no han recibido un

amplio tratamiento en este contexto, salvo algunas disposiciones dispersas en re-

lación a los trabajadores, tal vez, como elemento necesario para la prosecución de

sus fines, resultando entonces que “las actuaciones sociales de la Europa comuni-

taria, han sido consecuencias, no directamente buscadas, sino inevitables ante la

exigencia de eficiencia del trabajo”204.

En cuanto a los derechos sociales205 específicamente, no ha habido mu-

cha diferencia, se puede destacar que los mismos han recibido poca atención y, tal

como indica Herreros López, lo mismo ha ocurrido con los derechos civiles y po-

líticos, pues han sido igualmente descuidados en el ámbito comunitario, a pesar de

que el reconocimiento de los mismos es imprescindible para avanzar en la inte-

gración europea206.

Una de las características más señaladas de los inicios del Derecho Co-

munitario había sido la inexistencia de un catálogo de derechos como en las Cons-

tituciones nacionales o en los Tratados internacionales reconocedores de derechos.

En todo caso podría hablarse del intento de avanzar en la protección de derechos

mediante pequeños pasos, aunque, en varias ocasiones, ha quedado como una ex-

presión de deseos y, en otros, se han adoptado medidas en un contexto socio-

laboral que ha encontrado no pocos obstáculos para su efectividad total.

Sin embargo, esa postura original respecto a la protección de los dere-

chos fundamentales sufrió un cambió207, debido a que no se podía mantener una

203 Este instrumento fue suscrito en dos fechas distintas. En primer lugar lo hicieron

nueve Estados miembros en Luxemburgo el 17 de febrero de 1986 y luego los tres Estados más el 28 de febrero de 1986 en la Haya.

204 ESPADA RAMOS (2001): 26. 205 Sobre la evolución normativa de los derechos sociales en el ámbito comunitario, véa-

se GARCÍA HERRERA (2002a). 206 HERREROS LÓPEZ (2004): 7. 207 Se ha dicho que en este cambio influyeron ciertas decisiones adoptadas por los Tri-

bunales Constitucionales de Alemania e Italia. Véase al respecto ALONSO GARCÍA (1991): 804-

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (115)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

107

situación en la que los ciudadanos de la Unión carecían de derechos fundamenta-

les en los sectores de la vida jurídica conectados con el ordenamiento comunita-

rio.

El primer paso lo constituye el caso Stauder, en la que el TJCE señaló

que los derechos fundamentales de la persona formaban parte de los principios

generales del Derecho comunitario cuyo respeto debía ser asegurado por el propio

Tribunal, aunque, no se establecieron los derechos ni grados de protección208.

Posteriormente, en el caso Internationale Handelsgesellschaft209, la sen-

tencia determinó que, a falta de un catálogo de derechos fundamentales específi-

camente comunitario, la labor de configuración correspondería vía jurisprudencial

al propio Tribunal, utilizando como fuente de inspiración “las tradiciones consti-

tucionales comunes de los Estamos miembros”210.

Actualmente, la protección de los derechos sigue teniendo lugar vía pre-

toriana sobre la base de las pautas marcadas por las sentencias arriba señaladas. Es

decir, se construyen los derechos fundamentales comunitarios a partir de los dere-

chos incorporados en los ordenamientos de los Estados miembros y en los instru-

mentos de carácter internacional, especialmente el Convenio Europeo de Dere-

chos Humanos211.

33..22.. LLaa CCaarrttaa CCoommuunnii ttaarriiaa ddee llooss DDeerreecchhooss SSoocciiaalleess FFuunnddaammeennttaalleess ddee llooss TTrraabbaajjaaddoorreess

El 9 de diciembre de 1989, los Jefes de Estado y de Gobierno de 11 Esta-

dos miembros, todos excepto el Reino Unido212, aprobaron en Estrasburgo la

“Carta Comunitaria de los Derechos Sociales Fundamentales de los Trabajadores” 810. Sobre la evolución de la protección de los derechos fundamentales véase CHUECA SAN-CHO (2002), especialmente las págs. 39-47.

208 STJCE, de 12 de noviembre de 1969. 209 STJCE, de 17 de diciembre de 1970. 210 FJ 4º. 211 ALONSO GARCÍA (1991): 817. 212 El Reino Unido suscribió la Carta en 1998.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (116)

108

también denominada “pacto social” o “carta social”213. La misma, que estaba ins-

pirada en la Carta Social del Consejo de Europa y en los convenios de la Organi-

zación Internacional del Trabajo, determinó los derechos sociales que habrían de

ser garantizados en el mercado de trabajo europeo.

Aunque, el documento haya surgido con la idea de incentivar una Europa

Social, prestando mayor atención a los ciudadanos y no centrados únicamente en

aspectos económicos, según lo expresan Sempere Navarro y Cano Galán214, faltó

voluntad política para darle fuerza obligatoria215.

Ahora bien, respecto a la vivienda, la Carta establece una medida ten-

diente a mejorar la vida de las personas con discapacidad. El artículo 26 del ins-

trumento expresa:

“Todo minusválido, cualesquiera que sean el origen y la natura-leza de su minusvalía, debe poder beneficiarse de medidas adi-cionales concretas encaminadas a favorecer su integración pro-fesional y social. Estas medidas de mejora deben referirse, en particular, según las capacidades de los interesados, a la formación profesional, la ergonomía, la accesibilidad, la movilidad, los medios de transporte y la vivienda”.

Desde el punto de vista comunitario, la Carta posee una forma atípica,

porque es una declaración de intenciones políticas compartida por varios Estados

y, como tal, no es jurídicamente vinculante. Sin embargo, a pesar de sus limita-

ciones, los órganos comunitarios se esforzaron en darle cumplimiento.

Por un lado la Comisión elaboró un programa de acción para la aplica-

213 Para un enfoque desde una perspectiva laboral y sobre el proceso de elaboración de

la Carta véase RHODES MARTÍN (1997) y ALARCÓN CARACUEL (1997), respectivamente. 214 SEMPERE NAVARRO y CANO GALÁN (2002): 8. 215 ESPADA RAMOS (2001): 31. El mismo autor manifiesta que la Carta comunitaria

de los derechos sociales fundamentales de los trabajadores junto con los derechos de la solidaridad recogidos en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea constituyen los dos únicos intentos comunitarios de ampliar la dimensión social dentro en su evolución comunitaria.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (117)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

109

-ción de la misma216, el Consejo adoptó diversas Directivas217 y el Parlamento

Europeo señaló sus limitaciones, en cuanto que ella no contiene ninguna directiva

sobre el salario mínimo y la reducción del tiempo de trabajo, solicitando, asimis-

mo, la tutela judicial de los derechos.

33..33.. LLaa CCaarrttaa ddee llooss DDeerreecchhooss FFuunnddaammeennttaalleess ddee llaa UUnniióónn EEuurrooppeeaa

En el Consejo Europeo de Colonia, el 3 y 4 de junio de 1999, se decidió

la elaboración de un instrumento que fue aprobado en Niza el 26 de febrero de

2001 como Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea218. Cabe

destacar el procedimiento de preparación del documento que, además de permitir

transparencia y participación, se realizó como si la Carta fuese a tener carácter

jurídico vinculante e integrarse en el Tratado de la Unión.

Sin embargo, ello no sucedió, provocando no pocas críticas y “un difuso

sentimiento de frustración”219, ya que la misma, tal como lo expresa Díez-Picazo,

fue estructurada de manera “austera y elegante”220 y resultó ser “…un texto a la

altura de las circunstancias” 221 aunque no acorde con la reducida amplitud de mi-

ras de los Jefes de Estado y de Gobierno reunidos en Niza en diciembre de

2000222.

El documento recogía derechos que aparecían reconocidos en muy diver-

216 La Comisión publicó un programa de acción para la aplicación de la Carta y poste-

riormente también el primer informe sobre la aplicación de la misma. 217 Directiva 91/533 sobre la obligación del empresario de informar al trabajador acerca

de las condiciones aplicables al contrato de trabajo. Pero sobre todo se lograron adoptar directivas relativas a la salud y seguridad de los trabajadores en el lugar de trabajo. Véase http://www.europarl.eu.int/factsheets/4_8_5_es.htm - Última consulta: 29/06/2007.

218 Para la redacción del proyecto de la misma, el Consejo Europeo reunió una instancia ad hoc y definió su composición en el Consejo Europeo de Tampere los días 15 y 16 de octubre de 1999. El proyecto final de Carta se presentó el 2 de octubre de 2000.

219 CARRILLO SALCEDO (2001): 12. 220 DÍEZ-PICAZO (2001): 23. 221 DÍEZ-PICAZO (2001): 21. 222 La pretensión del Parlamento Europeo de que la Carta pasara a formar parte de los

Tratados comunitarios fue rechazada, concretamente, por el Reino Unido, Irlanda, Holanda, Di-namarca, Finlandia y Suecia.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (118)

110

-sos instrumentos jurídicos y, tal como indica Carrillo Salcedo: “era un instrumen-

to equilibrado que además contenía importantes y ambiciosas innovaciones”223,

entre las que se puede destacar: la reunión en un mismo texto de todos los dere-

chos individuales: civiles, políticos, económicos y sociales, y los derechos de los

ciudadanos de la Unión Europea, circunstancia que denota la atención que se pres-

tó a todos ellos por igual, sistematizándolos conforme a los principios de indivisi-

bilidad de los derechos, universalismo y contemporaneidad224.

Se ha elaborado una extensa literatura sobre este instrumento225 que, en-

tre otras cosas, ha destacado su innegable relevancia jurídica, su carácter clave en

el proceso de constitucionalización de la integración política europea y, además,

ha permitido que los ciudadanos conozcan de manera clara y sencilla los valores

fundamentales sobre los que se apoya la Unión Europea y los derechos y liberta-

des que constituyen el acervo común.

Cabe señalar que ciertos autores fueron muy optimistas respecto a la im-

portancia de la Carta, así, por ejemplo, Carrillo Salcedo señalaba que “llegará a

ser obligatoria a través de su interpretación por el Tribunal de Justicia de las Co-

munidades Europeas en tanto que síntesis y expresión de los principios generales

del Derecho Comunitario”.

Además, manifestaba el autor citado que: “la Carta de los Derechos Fun-

damentales va a ser tomada en consideración como fuente de inspiración no solo

por el Consejo y la comisión cuando actúen como legislador comunitario, sino por

el Tribunal de Justicia en su tarea –inherente a la función judicial…”226.

Por otra parte la Convención sobre el futuro de Europa optó por la inclu-

223 CARRILLO SALCEDO (2001): 10. 224 SOUTO PAZ (2001): 68, 69 y 70. 225 A modo de ejemplo se pueden citar: CARRILLO SALCEDO (2001); DÍEZ-

PICAZO (2001); LÓPEZ CASTILLO (2001); ALONSO GARCÍA (1991); CORRIENTE CÓR-DOBA (2002); GIL GIL (2002); PÉREZ LUÑO (2002); RUBIO LLORENTE (2002); WEBER (2002); GARCÍA ROCA (2003); OLIVER LEÓN (2003); SOUTO PAZ (2003); ALEGRE MAR-TÍNEZ (2004); HERREROS LÓPEZ (2004); RUIZ MIGUEL (2004a) y DÍAZ CREGO (2005).

226 CARRILLO SALCEDO (2001): 17, 19, 20 y 25.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (119)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

111

-sión de la Carta en la Parte II del Tratado constitucional227, como artículos II-61 a

II-114, bajo la misma denominación con la que fue aprobada en diciembre de

2000: Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

En cuanto a su contenido, la Carta228 ha manifestado el reconocimiento y

respeto del derecho a una ayuda social y a una ayuda de vivienda que garantice

una existencia digna, particularmente, a los que carecen de recursos suficientes. El

artículo 34.3 dice textualmente que:

“Con el fin de combatir la exclusión social y la pobreza, la Unión reconoce y respeta el derecho a una ayuda social y a una ayuda de vivienda para garantizar una existencia digna a todos aquellos que no dispongan de recursos suficientes, según las modalidades establecidas por el Derecho comunitario y las le-gislaciones y prácticas nacionales”.

El citado apartado 3 se inspira en el artículo 13 de la Carta Social Euro-

pea y en los artículos 30 y 31 de la Carta Social revisada. De la misma se ha de

resaltar los términos en que está redactada, pues determina la existencia de una

ayuda a la vivienda pero no categóricamente el derecho a una vivienda para los

ciudadanos comunitarios.

Asimismo, se podría hablar de una protección indirecta del derecho a la

vivienda a partir de las disposiciones del artículo 7 de la misma Carta, sobre el

respeto de la vida privada y familiar, que dice:

227 El 29 de octubre de 2004, los Jefes de Estado o de Gobierno de los 25 Estados

miembros y los 3 países candidatos firmaron el Tratado que instituía una Constitución para Euro-pa. Este Tratado sólo podría haber entrado en vigor una vez adoptado, por cada uno de los países signatarios con arreglo a sus respectivos procedimientos Constitucionales, la denominada ratifica-ción por los Estados miembros.

228 Explicaciones de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea: The third paragraph draws on Articles 30 and 31 of the revised Social Charter and point 10 of the Community Charter. The Union must respect it in the context of policies based on Article 137(2) of the Treaty establishing the European Community, particularly the last subparagraph. Comenta-rios a la Carta y fuente de los derechos enunciados: Las Fuentes de Article 30 et 31 de la Charte sociale révisée; point 10 de la Charte communautaire des droits des travailleurs. Disponible en:

http://ec.europa.eu/justice_home/unit/charte/fr/charter02.html. Última consulta: 02/02/2008.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (120)

112

“Toda persona tiene derecho al respeto de su vida privada y fa-miliar, de su domicilio y de sus comunicaciones”.

Los derechos protegidos en el artículo 7 corresponden a los que garantiza

el artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos229 y, de conformidad

con lo dispuesto en el apartado 3 del artículo 52 de la Carta, este derecho tiene el

mismo sentido y alcance que en el artículo correspondiente del citado Convenio,

por lo tanto se podría aplicar aquí lo dicho en el apartado relativo al CEDH en lo

que se refiere a la ampliación del contenido su artículo 8.

33..44.. EEll TTrraattaaddoo CCoonnssttii ttuucciioonnaall yy eell TTrraattaaddoo ddee LLiissbbooaa

Tal como se ha indicado en el apartado anterior, en un principio la Carta

pasó a formar parte del Tratado Constitucional para Europa230, adoptado en Roma

el 29 de octubre de 2004, que no ha entrado en vigor debido a la negativa de Fran-

cia y Holanda en 2005. Posteriormente, tras dos años y a petición del Consejo

Europeo del 23 de junio de 2007231, la Conferencia Intergubernamental (CIG)

2007 elaboró el nuevo Tratado de Reforma para la Unión Europea. El Consejo

informal de Lisboa de 18 y 19 de octubre de 2007 aprobó el texto definitivo que

fue firmado por los Estados miembros el 13 de diciembre de 2007 y entró en vigor

el 1 de diciembre de 2009.

En el nuevo documento, el artículo 6 (antiguo artículo 6 TUE), quedó re-

dactado de la siguiente manera:

229 A fin de tener en cuenta la evolución técnica, se ha sustituido la palabra “correspon-

dencia” por “comunicaciones”. 230 El texto proclamado en Niza sufrió unas pocas modificaciones para ser incorporado

en el Proyecto. Las mismas se encuentran en el Título VII de la Carta, relativo a las disposiciones generales para su interpretación y aplicación. Esta circunstancias explica la anomalía de que la Parte II del proyecto de Tratado constitucional haya estado precedida de un Preámbulo específico, el de la Carta adoptada en Niza (ligeramente enmendado), distinto por tanto del Preámbulo gene-ral. Véase: http://eur-lex.europa.eu/JOHtml.do?uri=OJ:C:2004:310:SOM:ES:HTML - Última consulta: 09/12/2007.

231 Véase: http://www.consilium.europa.eu/ueDocs/cms_Data/docs/pressData/es/ec/94934.pdf - Última con-sulta: 09/12/2007.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (121)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

113

“1. La Unión reconoce los derechos, libertades y principios enunciados en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 7 de diciembre de 2000, tal como fue adapta-da el 12 de diciembre de 2007 en Estrasburgo, la cual tendrá el mismo valor jurídico que los Tratados. Las disposiciones de la Carta no ampliarán en modo alguno las competencias de la Unión tal como se definen en los Tratados. Los derechos, libertades y principios enunciados en la Carta se interpretarán con arreglo a las disposiciones generales del título VII de la Carta por las que se rige su interpretación y aplicación y teniendo debidamente en cuenta las explicaciones a que se hace referencia en la Carta, que indican las fuentes de dichas disposiciones”232.

Por tanto, desde el momento en que Tratado ha entrado en vigor la Carta

pasó a tener fuerza obligatoria.

33..55.. EEll DDeerreecchhoo ddeerriivvaaddoo:: ppooll ííttiiccaass ccoommuunnii ttaarriiaass ssoobbrree vviivviieennddaa

Se ha puesto de manifiesto que la Unión Europea no tiene competencias

directas sobre la política de vivienda233. La falta de actuación directa en este sec-

tor se basa en el Principio de Subsidiariedad consagrado en el Artículo 5 (antiguo

artículo 5 TCE) que dice:

“1….El ejercicio de las competencias de la Unión se rige por los principios de subsidiariedad y proporcionalidad” y “3…En virtud del principio de subsidiariedad, en los ámbitos que no sean de su competencia exclusiva, la Unión intervendrá sólo en caso de que, y en la medida en que, los objetivos de la acción pretendida no puedan ser alcanzados de manera suficiente por los Estados miembros, ni a nivel central ni a nivel regional y local, sino que puedan alcanzarse mejor, debido a la dimensión o a los efectos de la acción pretendida, a escala de la Unión”.

Con esta disposición se pretende que las decisiones adoptadas se realicen

lo más cerca posible del ciudadano, comprobándose constantemente que la acción

232 Versión consolidada del Tratado de la Unión Europea, DOUE, 9/05/2008, C 115/13. 233 PUYOL y GHÉKIERE (2004): 3.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (122)

114

que vaya a emprenderse a escala comunitaria se justifica en relación con las posi-

bilidades que ofrece el nivel nacional, regional o local.

Concretamente, implica que la Unión, salvo en sus ámbitos de competen-

cia exclusiva, sólo interviene en la medida en que ello resulte más eficaz que una

actuación a nivel nacional, regional o local. Además, está vinculado a los princi-

pios de proporcionalidad y de necesidad, según los cuales la acción de la Unión

no debe exceder de lo necesario para alcanzar los objetivos del Tratado.

3.5.1. La Euroestrategia de Lisboa

Ahora bien, en el Consejo Europeo de Lisboa, desarrollado en marzo de

2000, los jefes de Estado de la Unión Europea adoptaron la Estrategia de Lisboa,

refrendada posteriormente en el Consejo Europeo de Niza, en diciembre de 2000.

La Estrategia es un proceso de trabajo entre todos los Estados comunitarios, con

objetivos comunes entre 2000 y 2010, para hacer de la Unión “la economía más

competitiva y dinámica del mundo, basada en la gestión del conocimiento y la

innovación, capaz de un crecimiento económico sostenible, con más y mejores

puestos de trabajo y mayor cohesión social”.

Se propusieron cuatro metas principales: desarrollo económico sustenta-

ble; más y mejores empleos; cohesión social y sostenibilidad medioambiental.

Además, se estableció la elaboración de los Planes Nacionales de Acción para la

Inclusión Social (PNAIn) como medio para que los Estados miembros trasladaran

los objetivos comunes a las políticas nacionales.

Entre los trabajos desarrollados en el marco de esta Estrategia, la vivien-

da ha estado presente constantemente. Una idea básica que se destacaba era la

creación de un espacio para la lucha contra la exclusión social, en el que habría de

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (123)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

115

reconocerse, además del empleo, la importancia de otros factores tales como la

vivienda, la educación, la salud, etc.234

De hecho, uno de estos objetivos del PNAIn era facilitar la participación

en el empleo y el acceso a los recursos, derechos, bienes y servicios y el mismo se

centraría en el acceso a un empleo de calidad y a los derechos en áreas tales como

protección social adecuada para “vivir la vida con dignidad”, la renta, la vivienda,

la salud, la educación235. Además, la Comisión Europea y el Consejo analizan y

evalúan de forma conjunta los PNAIn remitidos por los Estados miembros. Parti-

cularmente los informes de 2003 y 2005 coinciden en señalar la necesidad de

“conseguir vivienda digna para todos” y “garantizar una vivienda digna”.

También se pone de manifiesto que en algunos Estados miembros se es-

tán atendiendo a la mejora de las condiciones de vivienda; en otros, a la necesidad

de abordar la escasez de viviendas sociales para grupos vulnerables y que varios

Estados miembros desarrollan enfoques más generales para evitar que haya perso-

nas sin hogar.

3.5.2. La vivienda social

Se ha dicho que la vivienda social no puede ser excluida del debate euro-

peo bajo el pretexto de que las competencias jurídicas de la Unión no le atañen

directamente236. Por tanto, se ha de exponer que son varias las políticas desarro-

lladas o encaradas por la Unión Europea que tienen efecto sobre la vivienda.

Así, por ejemplo, la Política común de inmigración, debido a que la lle-

gada de inmigrantes ejerce una gran presión sobre el stock de viviendas sociales.

234 Además, se establecieron como ideas clave: las sinergias con los logros en materia

de empleo y de crecimiento económico; el papel estratégico de los sistemas de protección social; el aprovechamiento de las tecnologías de la información y la comunicación y el análisis, compren-sión y desarrollo de conciencia social.

235 Los otros objetivos de los PNAIn son: prevenir los riesgos de exclusión; actuar a fa-vor de los más vulnerables y movilizar a todos los agentes sociales.

236 PUYOL y GHÉKIERE (2004): 4.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (124)

116

Además, se ha de evitar la marginalización, pues existe una tendencia al reagru-

pamiento étnico y cultural en áreas determinadas.

Por otra parte, se encuentra la Política de lucha contra la discriminación

para la que el Consejo Europeo adoptó una Directiva en junio de 2000, que entró

en vigor en julio de 2003. Se establece el principio de igualdad de trato, que signi-

fica la prohibición de cualquier discriminación, ya sea directa o indirecta, basada

en causas raciales o étnicas y es aplicable al acceso a los derechos sociales, inclu-

yendo la vivienda.

Asimismo, el Programa de Actuación Especial de Ámsterdam (ASAP)

del Banco Europeo de Inversiones237, iniciado a finales de 1997 permitió que par-

te de los programas de regeneración y renovación urbana accedieran a la financia-

ción por medio de la citada entidad. Los proyectos incluyen la rehabilitación de

barrios en crisis, la creación de centros comerciales que revitalicen la economía y

la cohesión social de las poblaciones involucradas.

En lo que se refiere a la regeneración urbana, se han puesto en marcha

notables proyectos sobre vivienda social en Alemania, Finlandia, Suecia, y Reino

Unido. Los mismos actúan sobre solares y edificios abandonados haciendo un

mejor uso del espacio interior de las ciudades, revitalizando áreas históricas, etc.

En España, el ejemplo es la renovación del barrio antiguo de Barcelona y en Por-

tugal la rehabilitación de catorce de los más degradados bloques de vivienda so-

cial en Lisboa.

3.5.3. La Cohesión económica, social y territorial

La cohesión económica y social constituye una expresión de la solidari-

dad entre los Estados miembros y las regiones de la Unión Europea. Favorece el

237 Sobre los Proyectos de cohesión y convergencia de las regiones de la Unión Europea desarrollados por el Banco Europeo de Inversiones véase en:

http://www.eib.org/projects/topics/cohesion_and_convergence/index.htm - Última con-sulta: 06/06/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (125)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

117

desarrollo equilibrado del territorio comunitario, la reducción de las diferencias

estructurales entre las regiones de la Unión y la verdadera igualdad de oportuni-

dades entre las personas. Se materializa a través de diversas intervenciones finan-

cieras, en particular las de los Fondos Estructurales y el Fondo de Cohesión238.

La política regional de la Unión Europea constituye la segunda partida

presupuestaria más importante de la misma. Las sucesivas ampliaciones alteraron

considerablemente la situación, ya que alrededor del 60 % de las regiones menos

desarrolladas se sitúan ahora en los nuevos Estados miembros y, por tanto, el cen-

tro de actuaciones de la política regional se ha desplazado hacia el Este.

Durante el periodo 2000-2006 los Fondos Estructurales se destinaron a la

mejora de la eficiencia de las políticas regionales comunitarias dirigidas a áreas

urbanas y su reglamento incluía la preparación y la implantación de políticas de

desarrollo urbano por medio de cuatro iniciativas comunitarias. Una de ellas fue

URBAN II239, impulsada entre 2000 y 2006, que se enfocaba a la regeneración

económica y social de las ciudades y barrios240.

Los objetivos del proyecto incluían: la renovación de edificios y de las

áreas en decaimiento para facilitar actividades económicas y sociales, la integra-

ción de los excluidos, las iniciativas locales para aumentar el empleo, y el desarro-

llo de un sistema de transportes integrado. Aunque la gestión de los proyectos se

hacía a través de los Estados miembros en coordinación con las autoridades loca-

238 La cohesión económica y social se aplica esencialmente a través de la política regio-

nal de la Unión Europea. Junto con la reforma de la política agrícola común y la ampliación a los países de Europa Central y Oriental en 2004, la política regional ha constituido uno de los princi-pales puntos de la Agenda 2000, que cubría el período 2000-2006, debido fundamentalmente a sus repercusiones financieras. Véase Reglamento (CE) Nº 1083/2006 del Consejo, de 11 de julio de 2006, por el que se establecen las disposiciones generales relativas al Fondo Europeo de Desarro-llo Regional, al Fondo Social Europeo y al Fondo de Cohesión y se deroga el Reglamento (CE) Nº 1260/1999, disponible en: http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2006:210:0025:0078:ES:PDF – Última consulta: 06/06/2009.

239 Véase al respecto en: http://ec.europa.eu/regional_policy/urban2/towns_prog_en.htm - Última consulta: 06/06/2009.

240 Sobre el Programa URBAN I desarrollado entre 1994 y 1999 véase en: http://ec.europa.eu/regional_policy/urban2/urban/initiative/src/frame1.htm - Última consulta: 06/06/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (126)

118

-les y regionales, ha sido la Comisión Europea quien fijó las reglas generales.

No obstante, debido al aludido ingreso de nuevos miembros, se produjo

una reforma de los fondos estructurales para el periodo 2007-2013. En esta etapa

la cohesión económica y social se concentrará más en los principales problemas

de desarrollo en materia de crecimiento económico y empleo, aunque, seguirá

respaldando a las regiones que todavía no han cumplido el proceso de convergen-

cia real.

3.5.4. El Desarrollo Urbano Sostenible

Reconociendo la importancia del desarrollo urbano sostenible, en el mar-

co de la Unión Europea se ha elaborado la Comunicación de la Comisión al Con-

sejo, al Parlamento europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité

de las Regiones, de 11 de febrero de 2004, denominada “Hacia una estrategia te-

mática sobre el medio ambiente urbano”241 y la Comunicación de la Comisión al

Consejo y al Parlamento Europeo sobre una “Estrategia temática para el medio

ambiente urbano”242.

La primera de ellas señala que el ruido, la contaminación del aire, la den-

sidad del tráfico, la mala gestión del medio ambiente y la falta de planificación

estratégica son factores que generan problemas sanitarios y provocan un descenso

de la calidad de vida de los ciudadanos europeos que mayoritariamente viven en

zonas urbanas. Por tanto, con el objetivo de encontrar solución a la situación seña-

lada se ha elaborado la estrategia y temática sobre el medio ambiente urbano243

que asume como temas prioritarios la gestión urbana sostenible, el transporte ur-

bano sostenible, la construcción sostenible y el urbanismo sostenible.

241 Diario Oficial C 98, de 23/04/2004. 242 COM (2005) 718 final. No publicada en el Diario Oficial. 243Adoptado en el marco del Sexto Programa de Acción de la Comunidad Europea en

materia de Medio Ambiente denominado “Medio Ambiente 2010: el futuro está en nuestras ma-nos”, por Decisión N° 1600/2002/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22/07/2002.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (127)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

119

Entonces, se reconoce que las zonas urbanas proporcionan vivienda, em-

pleo, bienes y servicios, actividades culturales e interacción social y, para cumplir

con todo eso, requieren elementos como edificios, infraestructuras, espacios ver-

des, terrenos baldíos o abandonados, así como transporte, agua, aire, energía y

residuos. Tal es así, que se cuenta con instrumentos sobre evaluación y gestión de

la calidad del aire ambiente244, evaluación y gestión del ruido ambiental245 y el

que establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de

aguas246.

Por otra parte, en relación a los trasportes sostenibles se encuentra la

normativa sobre mejora de la calidad técnica de los auto vehículos, entre ellas las

Directivas que han limitado las emisiones de diferentes categorías de vehículos y

han fijado normas de calidad para los combustibles247; las Directivas que estable-

cen límites para las emisiones sonoras248 y la Directiva que establece normas so-

bre inspecciones técnicas249.

Asimismo, se hace referencia a la construcción sostenible, cuyo carácter

prioritario se justifica por el hecho de que las edificaciones en general son los

elementos que determinan el entorno urbano. La calidad de las construcciones

influye en la calidad del medio ambiente urbano y, por tanto, mejorarla ha de con-

tribuir en la optimización de los resultados económicos y medioambientales de las

ciudades y de la calidad de vida de los ciudadanos urbanos.

Las iniciativas comunitarias vigentes en esta materia se traducen en va-

244 Directiva 96/62/CE del Consejo, de 27 de septiembre de 1996 (DO N° L 296 de

21/11/1996). 245 Directiva 2002/49/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de junio de 2002

(DOCE de 18/07/2002). 246 Directiva 2000/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23/10/2000 (DOCE

de 22/12/2000). 247 Directiva 98/69 de 13/10/1998; Directiva 98/70 de 13/10/1998; Directiva 99/96 de

13/12/1999; Directiva 2001/1 de 22/01/2001; Directiva 2001/27 de 10/04/2001; Directiva 2002/51 de 19/07/2002 y la Directiva 2002/80 de 03/10/2002.

248 Directiva 70/157; Directiva 92/61; Directiva 92/97; Directiva 97/24; Directiva 2000/14 y la Directiva 2001/43.

249 Directiva 96/96/CE del Consejo, de 20 de diciembre de 1996 (DOCE de 17/02/1997).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (128)

120

-rias disposiciones, como la relativa a la aproximación de las disposiciones lega-

les, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros sobre los productos

de construcción250. La misma, entre otras disposiciones, marca como objetivo ga-

rantizar la libre circulación de todos los productos de construcción en la Unión

mediante la armonización de las legislaciones nacionales relativas a los requisitos

esenciales de estos productos en materia de salud, seguridad y bienestar.

Además, atendiendo al medio ambiente y al ahorro energético, se han

aprobado varias Directivas que tratan particularmente sobre este aspecto251. Tam-

bién se ha de indicar que la Comisión Europea encargó al Comité Europeo de

Normalización (CEN) la elaboración de los Eurocódigos Estructurales252, que

constituyen un conjunto de 10 normas europeas esencialmente buscan uniformizar

los niveles de seguridad en las construcciones utilizando métodos comunes para

calcular la resistencia mecánica de los elementos que desempeñan una función

estructural en las obras253.

Finalmente, el urbanismo sostenible, que se refiere a las pautas y a la

forma en que el suelo es utilizado en las zonas urbanas, resulta ser un factor fun-

damental para el carácter de una ciudad, para su eficiencia medioambiental y para

la calidad de vida de los ciudadanos. Es sabido que la mala utilización del suelo

provoca la creación de zonas urbanas poco atractivas para vivir y produce formas

de asentamiento no sostenibles.

Sobre la materia existen iniciativas como la Perspectiva Europea de Or-

250 Directiva 89/106/CEE del Consejo, de 21 de diciembre de 1988 (DOCE de

11/02/1989). 251 Se trata de la Directiva 2002/91/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de

diciembre de 2002 (DOUE de 4/01/2003), sobre la eficiencia energética de los edificios; la Direc-tiva 92/42/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992 (DOUE de 22/06/1992), relativa a los requisi-tos de rendimiento para las calderas nuevas de agua caliente alimentadas con combustibles líqui-dos o gaseosos y la Directiva 96/57/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 3 de septiembre de 1996 (DOCE de 18/09/1996), respecto a los requisitos de rendimiento energético de los frigorí-ficos, congeladores y aparatos combinados eléctricos de uso doméstico.

252 Véase sitio oficial disponible en: http://eurocodes.jrc.ec.europa.eu/home.php - Últi-ma consulta: 15/03/2009.

253 La Comisión Europea ha insistido en la importancia de los Eurocódigos a través de la Recomendación de 11 de diciembre de 2003 (DOUE de 19/12/2003).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (129)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

121

-denación Territorial (PEOT), elaborada en 1999 y que establece los objetivos y

orientaciones para un desarrollo territorial equilibrado y sostenible. Asimismo,

varias Directivas guardan relación con el uso del suelo urbano, como las que regu-

lan la evaluación de las repercusiones de determinados proyectos públicos y pri-

vados sobre el medio ambiente254; la evaluación de los efectos de determinados

planes y programas en el medio ambiente255 y por la que se establece un marco

comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas256.

Por otra parte, la segunda comunicación indicada inicialmente expresa

que las zonas urbanas desempeñan un importante papel en el cumplimiento de los

objetivos de la Estrategia de la Unión Europea para un desarrollo sostenible. Se

reconoce la inquietud existente respecto al estado del medio ambiente urbano eu-

ropeo, ya que, si bien en las ciudades se concentran las actividades económicas,

también enfrentan muchos problemas medioambientales que repercuten negati-

vamente en la salud y en la calidad de vida de los habitantes.

Además, manifiesta que la deficiente calidad del aire, niveles elevados de

circulación y congestión y de ruido ambiental, un entorno construido de mala ca-

lidad, emisiones de gases de efecto invernadero, crecimiento urbano desordenado

y generación de residuos y de aguas residuales son dificultades comunes a todas

las zonas urbanas. Por todo ello se hace hincapié en la necesidad de prestar apoyo

y animar a las autoridades locales para que adopten un enfoque integrado de la

gestión urbana a fin de mejorar la calidad y comportamiento ambiental.

254 Directiva 85/337/CEE del Consejo, de 27 de junio de 1985. Modificada por la Direc-

tiva 97/11/CE 255 Directiva 2001/42/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de junio de

2001. 256 Directiva 2000/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de

2000, (DOCE de 22/12/2000)

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (130)

122

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (131)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

123

CCAAPPII TTUULL OO II II II EELL DDEERREECCHHOO AA LL AA VVII VVII EENNDDAA EENN EELL DDEERREECCHHOO

CCOOMM PPAARRAADDOO:: FFRRAANNCCII AA YY PPOORRTTUUGGAALL

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (132)

124

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (133)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

125

11.. FFrr aanncciiaa

11..11.. AAnntteecceeddeenntteess

En 1945 millones de europeos se encontraron en medio de las ruinas cau-

sadas por la Segunda Guerra Mundial, particularmente en los hogares de pobla-

ciones civiles. Se calcula que en Francia quedaron destruidos aproximadamente

cuatrocientos sesenta mil edificios y casi dos millones fueron dañados. En esta

época se crea en el aludido país el Fondo Nacional para la Mejora del Hábitat

(FNAH) a fin de resolver el problema de mantenimiento de los inmuebles que se

encontraban bastante deteriorados257.

La situación señalada se sumó al estado de necesidad habitacional exis-

tente ya antes de la guerra, debido a la falta de mantenimiento de las viviendas

que, a su vez, respondía a las políticas de congelación de los precios de alquileres

que no motivaban a los propietarios a la mejora de sus inmuebles. Además, se

inicia el desplazamiento de los refugiados y se reanuda la inmigración extranjera,

circunstancias que hacen de la cuestión habitacional un tema central para buscar el

retorno a la normalidad de la sociedad europea en general258.

Entonces, comienza la reconstrucción pagada por el Estado en base a las

257 CZISCHKE (2006): 14. 258 TRILLA BELLART (2001): 173-174 y FOURCART (2006): 8.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (134)

126

disposiciones de la Ley Nº 46-2389, de 28 de octubre de 1946259, que estableció el

principio de plena indemnización por los daños directos causados por hechos de

guerra a los bienes muebles e inmuebles, personales y profesionales. La gestión

estuvo a cargo del Ministerio de Reconstrucción y Vivienda.

Las políticas se concentraron en fomentar el acceso a la propiedad y

promover la construcción de viviendas de alquiler social subvencionada por el

Estado, actividad que cobra mayor impulso a partir de los años 50 y 60 para

acompañar el acelerado proceso de industrialización que creó la necesidad de

construir nuevas viviendas en áreas metropolitanas. No obstante, éstas resultaron

obsoletas en poco tiempo y debieron ser rehabilitadas antes de trascurridos veinte

años de su construcción260.

En 1957 surge la figura de la Vivienda de Alquiler a Precio Moderado

(HLM) 261, con el objetivo de recuperar los centros urbanos. En estas viviendas se

alojaba a las clases obreras sin encajonarlas en un grupo específico de la pobla-

ción. Más tarde, desde los años 70, el Estado se concentró en otorgar ayudas para

la construcción de casas individuales en propiedad destinadas a la clase media en

zonas suburbanas alejadas de los centros.

Pero entre 1966 y 1968 se produce la reforma de la financiación de las

HLM, provocando un endurecimiento de las condiciones de los préstamos cuando

los bancos entran en el mercado inmobiliario y promueven el colapso de la pro-

moción pública a partir de 1976.

En 1977, se aprueba la Ley de Vivienda y Vida Social (HVS) en base al

Informe Barre del año 1976, considerado muy crítico con la orientación social de

la política de vivienda francesa262. Se propuso prestar mayor atención a la ayuda

259 Loi sur les dommages de guerre, denominada también Loi Billoux debido a François

Billoux, Ministro de Reconstrucción y Urbanismo francés que impulsó la aprobación de la señala-da ley.

260 TRILLA BELLART (2001): 174. 261 Habitation à Loyer Modéré (HLM). 262 TRILLA BELLART (2001): 183 y 184.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (135)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

127

selectiva a los hogares, los inquilinos y al acceso a la propiedad, en detrimento de

las ayudas a la piedra a fin de obtener un mercado más fluido. El nuevo sistema

reducía la inversión estatal, incrementaba el papel del mercado y se centraba en la

rehabilitación, haciendo intervenir tanto la vivienda nueva como la vieja263.

Uno de los instrumentos creados por la ley de 1977 fue la Ayuda Perso-

nalizada a la Vivienda (APL)264, que tenía dos objetivos, por un lado, rehabilitar

las viviendas en malas condiciones, ya fueran públicas o privadas, sin expulsar a

los inquilinos de rentas bajas que no pudiesen asumir el aumento del alquiler y,

por otra parte, ayudar a los inquilinos con ingresos bajos a convertirse en propieta-

rios de sus viviendas unifamiliares265.

11..22.. NNoorrmmaattiivvaa

La Constitución francesa de 4 de octubre de 1958 no contiene un catálo-

go de derechos fundamentales. La protección que otorga a estos derechos es con-

siderada deficiente, ya que únicamente en su Preámbulo hace referencia a otros

textos sobre la materia, expresando que:

“El pueblo francés proclama solemnemente su compromiso con los derechos humanos y los principios de soberanía nacional, tal como se definen en la Declaración de 1789, confirmada y com-pletada por el Preámbulo de la Constitución de 1946 y los dere-chos y los derechos previstos en la Carta del Medio Ambiente de 2004”.

Debido a que las orientaciones contenidas en el Preámbulo no integran el

articulado constitucional, se han planteado dudas acerca de su validez como nor-

ma. Al respecto, Bacelar Gouveia expresa que, de hecho, no ha sido sino a través

del trabajo del Consejo Constitucional como se logró conceder al Preámbulo fuer-

za constitucional y, consecuentemente, a todo su contenido en el reconocimiento

263 TRILLA BELLART (2001): 184 y FOURCART (2006): 12. 264 Aide Personalisée au Logement (APL). 265 TRILLA BELLART (2001): 173, 174 y 183.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (136)

128

de los derechos fundamentales. Es decir, se corrige con la actividad para-judicial

lo que no se puede hacer por vía legal-constitucional266.

No obstante, realizando una interpretación extensiva se podría considerar

que cierta protección del derecho a la vivienda deriva de los apartados 10 y 11 del

Preámbulo de la Constitución de 1946 que expresan:

“10. La Nación dará al individuo y a la familia las condiciones necesarias para su desarrollo”. “11. Se garantiza a todos, especialmente a los niños, las madres y los trabajadores de más edad, la protección de la salud, la se-guridad material, el descanso y la recreación. Todo ser humano que, en razón de su edad, física o mental, de su situación eco-nómica, no está en condiciones de trabajar tiene derecho a obte-ner de la comunidad lo medios adecuados para su existencia”.

Sin embargo, diferentes leyes se han referido específicamente al derecho

a la vivienda como un derecho fundamental, así, la primera en hacerlo ha sido la

Ley Nº 82-526, de 22 de junio de 1982267, sobre los derechos y obligaciones de

los locatarios e inquilinos, Ley Quilliot, y posteriormente la Ley Nº 89-462, de 6

de julio de 1989268, ley de mejoramiento de informes de alquiler, Ley Mermaz269.

El artículo 1 de ambas normas estaba redactado en términos idénticos y establecía

que:

“El derecho a la vivienda es un derecho fundamental, que se ejerce según las leyes que lo rigen”270.

La Ley Quilliot mencionaba el “derecho al hábitat” y agrega que su ejer-

cicio implicaba la libertad de toda persona de elegir la forma de su vivienda y su

266 BACELAR GOUVEIA (2005): 323-327. 267 JORF de 23/06/1982. 268 JORF de 08/07/1989. 269 La Ley Quilliot utiliza la expresión el derecho al hábitat (droit à l´habitat) y la Ley

Mermaz el derecho al alojamiento (droit au logement). En relación a esta diferencia se ha dicho que el derecho al hábitat tiene un sentido mucho más amplio y de acentuado matiz ecológico, porque abarca el medio ambiente natural de la vida elegida por la persona. Véase PINTO FUR-TADO (1992): 527.

270 Texto original: “Le droit à l'habitat est un droit fondamental; il s'exerce dans le cadre des lois qui le régissent”.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (137)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

129

localización mediante el mantenimiento y desarrollo de un sector de alquiler y de

un sector de acceso a la propiedad abierto a todas las categorías sociales.

En tanto, la siguiente normativa utiliza la expresión “derecho al aloja-

miento” y amplía la disposición con vistas a evitar discriminaciones dejando sen-

tado que el origen, nombre, apariencia física, sexo, estado civil, raza, religión,

costumbres, orientación sexual, etc. de una persona no puede ser causa para ne-

gársele el alquiler de una vivienda.

Por otra parte, la Ley Nº 90-449, de 31 de mayo de 1990271, de aplicación

del derecho a la vivienda, Ley Besson, en su artículo 1 determinaba que:

“Garantizar el derecho a la vivienda constituye un deber de so-lidaridad para toda la nación. Toda persona o familia con parti-culares dificultades, a causa de insuficiencia de sus recursos o de sus condiciones de existencia, tiene el derecho a una ayuda de la comunidad, según las condiciones fijadas por la presente ley, para acceder a una vivienda decente e independiente y man-tenerse. El Consejo Nacional de la Vivienda está encargado de realizar cada año un balance de las acciones realizadas que se harán públicas”272.

Asimismo, el Conseil Constitucionnel, no ha quedado ajeno respecto al

tema de la vivienda. En su Décision Nº 94-359 DC, de 19 de enero de 1995273,

sobre la Ley Nº 95-74, de 21 de enero de 1995274, relativa a la diversidad de la

vivienda, ha considerado que la preservación de la dignidad humana contra toda

forma de degradación es un principio de valor constitucional que se infiere del

Preámbulo de la Constitución de 1946 y que del mismo se desprende que la capa-

271 JORF Nº 127, de 02/06/1990. 272 Texto original: “Garantir le droit au logement constitue un devoir de solidarité pour

l'ensemble de la nation. Toute personne ou famille éprouvant des difficultés particulières, en raison notamment de l'inadaptation de ses ressources ou de ses conditions d'existence, a droit à une aide de la collectivité, dans les conditions fixées par la présente loi, pour accéder à un logement décent et indépendant ou s'y maintenir. Le Conseil national de l'habitat est chargé d'établir chaque année un bilan de l'action engagée qui est rendu public”.

273 JORF Nº 18, de 21/01/1995. 274 JORF Nº 20, de 24/01/1995.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (138)

130

cidad de toda persona a tener una vivienda decente es un objetivo constitucio-

nal275.

11..33.. CCoonntteexxttoo aaccttuuaall

Francia desarrolla una política de vivienda basada en tres pilares: el acce-

so a la propiedad, el alquiler social y la rehabilitación. A partir del año 2004 su

mercado residencial ha crecido de manera considerable y, hasta el año 2008, se

calificaba como el más efervescente de la Unión Europea. Asimismo, la subida de

precios se ha prolongado de manera excepcional, aunque no ha alcanzado los

máximos de países como España, los Países Bajos, Irlanda y el Reino Unido.

Además, este boom propició un cambio en el sistema residencial, pasando del

arrendamiento hacia la propiedad276.

La financiación pública es responsabilidad del Gobierno Central; las au-

toridades locales controlan la planificación urbana dentro de su área administrati-

va, así como la política de vivienda local. Además, desde el año 2005 las autori-

dades locales tienen plena autonomía para la organización financiera dentro de sus

áreas operativas277. Tal es así, que existen diversos tipos de ayudas estatales que

se analizan desde el punto de vista objetivo y subjetivo, es decir, las ayudas a la

piedra y las ayudas personales, además, de las ayudas fiscales278.

Entre los incentivos a la piedra se encuentran los Préstamos para la Pro-

moción de Alquiler Social (PLUS)279, que tienen como objetivo ayudar a los or-

ganismos HLM y a las empresas públicas para financiar la producción de vivien-

das de alquiler social. Se puede adquirir suelo y construir en él, solamente cons-

truir viviendas o bien adquirir viviendas para su rehabilitación.

275 Décision Nº 94-359, apartados 6 y 7. 276 RICS (2007): 7 y RICS (2006): 10. 277 CZISCHKE (2006): 16 278 Sobre todos los préstamos otorgados por el Estado véase:

http://www.logement.gouv.fr/rubrique.php3?id_rubrique=1314 - Última consulta: 29/06/2009. 279 Prêt locatif à usage social (PLUS).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (139)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

131

Igualmente se dispone de los Préstamos para la Promoción de Alquiler de

Ayuda para la Integración Social (PLA-I)280, que son destinados a los hogares en

los que se combinan dificultades económicas y sociales y que, de hecho, se en-

cuentran excluidos de las clásicas asignaciones atribuidas a las viviendas. Se trata

de proporcionar una solución de vivienda permanente, adaptada a sus dificultades

y, si es necesario, realizar un acompañamiento social a fin de favorecer su integra-

ción.

Además, se cuenta con las Subvenciones para la Mejora de las Viviendas

destinadas al Alquiler (PALULOS)281 que trata de ayudar a los organismos HLM

y a las sociedades de economía mixta y a los organismos que colaboran con las

viviendas destinadas a personas desfavorecidas. Se trata de mejorar las construc-

ciones que estén destinadas al alquiler social y de las ellas mismas son propieta-

rias o gestoras.

En el mismo grupo de ayudas a la piedra se han establecido los Présta-

mos a Tasa Cero (PTZ)282, que son complementarios y sin intereses, destinados a

los hogares de primer acceso que no hayan sido propietarios de ninguna residencia

principal en los dos años precedentes. Se puede financiar: la construcción de una

vivienda; la adquisición de una antigua vivienda y, en su caso, los trabajos de me-

jora necesarios; y la adquisición de una vivienda en alquiler-acceso, a excepción

de las viviendas financiadas por los préstamos de alquiler-acceso social (PSLA).

Se requiere que las viviendas sean ocupadas como residencias principales

durante la duración del préstamo y los mismos son adjudicados por las entidades

de crédito que han suscrito un acuerdo con el Estado y otorgados según la apre-

ciación que se haga de la responsabilidad, solvencia y las garantías de reembolso

ofrecidas por los interesados283.

280 Prêt locatif aidé à financement très social (PLA-I). 281 Prime à l’amélioration des logements à usage locatif (PALULOS). 282 Prêt à taux zéro (PTZ). 283 MINISTERE DU LOGEMENT ET DE LA VILLE, Rapport (2008b).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (140)

132

Asimismo, la adquisición de una residencia principal se puede financiar a

través del Préstamo Convenido284 que permite, según los recursos, beneficiarse de

las ayudas personalizadas para la vivienda. En cuanto los hogares con ingresos

modestos, los mismos pueden disponer de los Préstamos de Alquiler-Acceso So-

cial (PSLA)285. Se trata de un préstamo convenido que pretende satisfacer la de-

manda de dicho sector y permite beneficiase de deducciones y exoneraciones fis-

cales. Consta de dos etapas, la primera de alquiler y luego la fase de acceso a la

propiedad que se encontraba sometida a alquiler.

Además, cabe señalar la existencia de los Préstamos para Alquiler Social

(PLS)286, destinados a financiar los créditos otorgados a aquellas familias con in-

gresos superiores a los requeridos para el acceso a los Préstamos para la Promo-

ción de Alquiler Social (PLUS) y que tienen dificultades para encontrar una vi-

vienda, especialmente en las zonas de parque residencial reducido.

Al igual que los Préstamos para Alquileres Intermedios (PLI)287 que tie-

nen por objetivo ayudar a las personas físicas o jurídicas a financiar la construc-

ción de viviendas donde el alquiler es intermedio entre las viviendas sociales y las

del mercado libre. Posibilita a los hogares, cuyos ingresos no les permiten acceder

a una vivienda social, a alquilar otra pero a un precio inferior a aquel existente en

el mercado.

Y, finalmente, se han de mencionar las Ayudas de la Agencia Nacional

para la Mejora del Hábitat (ANAH)288, que están destinadas a promover y ayudar

a la ejecución de obras para mejorar las viviendas del parque privado concediendo

subvenciones a los propietarios y, según la disposición de recursos, a los propieta-

rios ocupantes que realicen obras de mejora o transformación en vivienda de un

284 Le prêt conventionnê. 285 Prêt Social de Location Accession (PSLA). 286 Prêt locatif social (PLS). 287 Prêt locatif intermédiaire (PLI). 288 Aides de l’Agence Nationale de l’habitat (ANAH). La ANAH es un organismo del

Estado dotado de personalidad jurídica y autonomía financiera, que funciona bajo la doble tutela del Ministerio de la Vivienda y del Ministerio de Economía. Véase sitio web oficial disponible en: http://www.anah.fr/index.htm - Última consulta: 29/06/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (141)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

133

local que inicialmente no haya sido destinado a uso residencial. Las mismas están

destinadas a ser ocupadas como residencia principal.

Por otra parte, en cuanto a las ayudas a la persona, se conocen dos tipos

principales, el Subsidio de Vivienda (AL)289, que se subdivide en Subsidio de Vi-

vienda de Carácter Familiar (ALF)290 y Subsidio de Vivienda de Carácter Social

(ALS)291 y, la Ayuda Personal a la Vivienda (APL)292. Todas se conceden según

los recursos disponibles pero teniendo en cuenta parámetros distintos.

La Ayuda Personal a la Vivienda293 fue creada en 1977 y se concibió

como una prestación de carácter social y familiar destinada a ayudar al pago de

los gastos de la vivienda en función a los recursos de los ocupantes, el tamaño del

hogar y el coste del alquiler, pero también como una prestación de carácter eco-

nómico con el objetivo de desarrollar el acceso a la propiedad y la rehabilitación

de antiguas viviendas.

La financiación de esta ayuda es asumida por el Fondo Nacional de Vi-

vienda (FNH)294, cuyos ingresos están constituidos por las contribuciones del

Fondo nacional de prestaciones familiares (FNPF)295, del Fondo Nacional de

Ayuda a la Vivienda (FNAL)296 y del Presupuesto Anexo a las Prestaciones So-

ciales Agrícolas (BAPSA)297; y de una subvención pagada por el Estado y ads-

cripta al presupuesto del Ministerio de la Vivienda.

El Subsidio de Vivienda de Carácter Familiar (ALF) nació con el objeti-

vo de ayudar a las familias a compensar los aumentos de alquiler que la Ley de

289 L’allocation de logement (AL). 290 Allocation de logement à caractère familial (ALF), creado por Ley de 01/09/1948. 291 Allocation de logement à caractère social (ALS), creado por Ley Nº 71-582, de

16/07/1971. 292 Aide Personnalisee au Logement (APL). 293 Respecto a la Ayuda Personal a la Vivienda (APL) véase: MINISTERE DU LOGE-

MENT ET DE LA VILLE, Rapport (2008c). 294 Fonds national de l’habitation (FNH). 295 Fonds national des prestations familiales (FNPF). 296 Fonds national d’aide au logement (FNAL). 297 Budget annexe des prestations sociales agricoles (BAPSA).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (142)

134

1948 autorizó respecto al parque existente y permitirles soportar los efectos de la

liberalización de los alquileres de las viviendas nuevas. Se atribuye principalmen-

te a los hogares con personas dependientes, ya sean niños o ancianos, que no vi-

ven en un parque de viviendas con derecho a la Ayuda Personal a la Vivienda

(APL) y las mismas son financiadas por el Fondo Nacional de Ayuda a la Vivien-

da (FNAL), a través de fondos del Estado y un aporte de los empleadores.

El Subsidio de Vivienda de Carácter Social solventa a las personas y a

los hogares que no tienen derecho a la Ayuda Personal a la Vivienda ni al Subsi-

dio de Viviendas de Carácter Familiar y son financiadas por el Fondo Nacional de

Prestaciones Familiares (FNPF) mediante los aportes de las asignaciones familia-

res de los empleadores.

Finalmente, las ayudas fiscales consisten principalmente en la reducción

de tasas298 aplicables a la construcción, rehabilitación y obras. Se trata de cons-

truir viviendas para alquiler social, rehabilitar viviendas de alquiler convenido y

realizar obras en viviendas de alquiler privado. Además, existen deducciones so-

bre el impuesto a la renta para los propietarios privados299 buscando incentivar la

inversión en viviendas de alquiler e impulsar la construcción a fin de dar respues-

tas a las necesidades del mercado de alquiler en determinadas zonas.

Asimismo, se han establecido deducciones por grandes gastos300 realiza-

dos para la modernización y rehabilitación de viviendas existentes destinadas al

alquiler; y se ha dispuesto el otorgamiento de crédito fiscal en favor del desarrollo

sostenible de los gastos de equipamiento de la vivienda principal301 y crédito fis-

cal en favor de ayudas a personas para los gastos de equipamiento de la vivienda

principal302.

298 Taux réduit (TVA) 299 Statut bailleur privé. 300 Revenus fonciers (dépenses). 301 Crédit d’impôt (entretien). 302 Déduction d’impôt (travaux).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (143)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

135

11..44.. VViivviieennddaa ssoocciiaall

Es innegable la existencia de una crisis en el sector de la vivienda, bási-

camente se trata de la insuficiente oferta, sobre todo en las grandes ciudades y en

el sector de las viviendas sociales. A su vez, esto genera el aumento de los pre-

cios, tanto para la adquisición en propiedad como para los alquileres y por ello no

sólo las clases modestas, sino también las clases medias se han alejado del centro

de las ciudades303. Durante los años 2006 y 2007 se incrementó el interés del go-

bierno respecto a los problemas habitacionales de las personas con escasos recur-

sos y ello ha reactivado la construcción de viviendas sociales304.

El parque social francés de viviendas resulta bastante importante y en él

se produce la concentración de población con rentas bajas, constituyendo un pro-

blema social, así como de gestión305. Sin embargo, se ha de destacar que este tipo

de viviendas persiguen un doble objetivo; por un lado, satisfacer las necesidades

habitacionales de la población con escasos recursos y, además, servir como medio

de lucha contra las concentraciones de pobreza en los barrios considerados críti-

cos. Tal es el fin de lo que se denomina mixtura social y se apoya en la premisa de

lograr el equilibrio entre una categoría de vivienda y una categoría de población.

Pero también es cierto que la realidad se aleja considerablemente del plan

trazado, ya que la falta de trasparencia en los procedimientos de adjudicación, la

obligatoriedad de permanencia de los inquilinos sin tener en cuenta el aumento de

sus ingresos y la desproporción del parque existente sobre el territorio en general,

dificultan alcanzar el objetivo final de equivalencia antes indicado306.

No obstante, corresponde al Estado buscar respuestas a las necesidades

habitacionales de la población con escasos recursos y podría afirmarse que esa es

una de las principales preocupaciones de las políticas de vivienda desarrolladas en

303 JÉGOUZO (2006): 1534 y 1535. 304 RICS, Informe (2007): 7 y (2006): 10. 305 TRILLA BELLART (2001): 176. 306 DRIANT (2002): 39.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (144)

136

el vecino país, teniendo en cuenta la intensa labor legislativa desplegada y que se

traduce en varios textos que plantean el problema de manera más o menos dire-

cta307.

Entre los primeros antecedentes en la materia se puede señalar la Ley Nº

91-662, de 13 de julio de 1991308, de orientación para la ciudad. La misma mani-

festaba que con el fin de aplicar el derecho a la ciudad, los municipios, otras auto-

ridades locales y sus agrupaciones, el Estado y las instituciones públicas asegura-

ban a todos los habitantes de las ciudades las condiciones de vida y el hábitat fa-

vorable para la cohesión social y, así, evitar o eliminar los fenómenos de segrega-

ción. Además, asumía la política urbana como un elemento de la política de orde-

nación del territorio.

Por otra parte, relativamente más reciente es la Ley Nº 2000-1208, de 13

de diciembre de 2000309 sobre la solidaridad y renovación urbana310, denominada

Ley SRU311. La misma refuerza el enfoque de la Ley Besson otorgando un papel

esencial a la vivienda de alquiler social y reafirmando la importancia de los orga-

nismos HLM al servicio del derecho a la vivienda y de la mixtura social.

Además, determina la obligatoriedad del propietario de entregar al inqui-

lino una vivienda decente que no presente riesgos evidentes para la seguridad físi-

ca o la salud de quien la ocupa, que esté dotada de los elementos necesarios y en

consonancia con el uso de la habitación.

Igualmente, se ha aprobado la Ley Nº 2005-32, de 18 de enero de 2005,

de programación para la cohesión social312 que gira alrededor de veinte programas

de acción y tres pilares: el empleo, la vivienda y la igualdad de oportunidades. En

relación a la vivienda se fijó el objetivo de desarrollar un programa de 500.000

307 JÉGOUZO (2006): 1535. 308 JO de 19/07/1991. Modificada a la fecha por la Ley Nº 2000-1208, de 13 de diciem-

bre de 2000 y la Ley Nº 2006-872, de 13 de julio de 2006. 309 JORF Nº 289, de 14/12/2000. 310 JORF Nº 289, de 14/12/2000. 311 Solidarité et au Renouvellement Urbains (SRU). 312 JORF Nº 15, de 19/01/2005.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (145)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

137

viviendas de alquiler social en 5 años; el retorno al mercado de 100.000 viviendas

vacías del parque privado y el fortalecimiento de las casas y refugios de emergen-

cia. Además, previó la creación de instituciones públicas que permitiesen al Esta-

do controlar el costo y la disponibilidad de la tierra.

Posteriormente, se dictó la Orden Nº 2005-1566, de 15 de diciembre de

2005, relativa a la lucha contra la vivienda insalubre y peligrosa313 y que desarro-

lló la Ley Nº 2005-32, de 18 de enero de 2005, antes señalada. Su objetivo era

simplificar y acelerar los procedimientos de reparación y, en su caso, de expro-

piación de los inmuebles que no se encontraran en condiciones de ser habitados.

Al mismo tiempo pretendía mejorar la protección de los ocupantes de vi-

viendas insalubres o peligrosas estableciendo el derecho de realojamiento en caso

de necesidad de expulsión y el fortalecimiento de las sanciones contra los propie-

tarios que no cumplen con las normas de salubridad.

También se dicta la Ley Nº 2006-872, de 13 de Julio de 2006314, que es-

tablece el compromiso nacional para la vivienda. Promulgada sin haber sido so-

metida al Consejo constitucional315, ha sido criticada por ser extensa y poco clara,

razón que no ayuda a comprender sus determinaciones. No obstante, se destaca el

objetivo buscado por aquellos que crearon la ley: encontrar el equilibrio entre el

compromiso del Estado y la descentralización, entre el derecho a la vivienda y los

objetivos de mixtura social, entre la prioridad al acceso a la propiedad y el desa-

rrollo de viviendas de alquiler social316.

Por otra parte, si bien esta normativa refuerza los instrumentos en la lu-

cha contra la vivienda insalubre y peligrosa, pues ratifica la importante orden de

313 JORF Nº 292, de 16/12/2005. 314 JORF Nº 163, de 16/07/2006. Loi Engagement national pour le logement (ENL).

Modifica la Ley Nº 98-657, de 29 de julio de 1998, de orientación relativa a la lucha contra las exclusiones (JORF Nº 175, de 31/07/1998).

315 Jacquot opina que de esta forma la Ley ENL ha escapado a la regla de l´entonnoir o regla del embudo. Véase JACQUOT (2006): 1521.

316 JÉGOUZO (2006): 1534.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (146)

138

15 diciembre de 2005, también ha provocado cierta confusión sobre la delimita-

ción exacta del concepto de vivienda indigna, según lo ha indicado Brouant317.

La aludida Ley 872 de 2006 incluye disposiciones para aumentar la ofer-

ta de suelo destinado a la construcción de viviendas, simplificar los procedimien-

tos de venta de terrenos por el Estado y aumentar su capacidad de iniciativa. Esta

última atribución implica la concesión directa por parte del Estado, en nombre del

interés nacional, de los permisos de construcción sustituyendo de esta forma a los

Alcaldes.

Se prevé el aumento de la dotación de los préstamos sin intereses para fa-

cilitar el acceso social a la propiedad, la aplicación de un tipo reducido de IVA

para el acceso social a la propiedad en áreas sujetas a renovación urbana y la uni-

ficación de la situación de la vivienda pública y la ampliación de las funciones de

la Agencia Nacional de Mejoramiento de la Vivienda (ANAH) en el parque de

alquiler privado. Además, se dispone respecto a la asignación de viviendas socia-

les para personas que provengan de los refugios de emergencia y para aquellas

que se reincorporan al ambiente laboral después de un largo periodo de desem-

pleo.

Finalmente, se cuenta con la Ley Nº 2009-323, de 25 de marzo de 2009,

de movilización a favor de la vivienda y la lucha contra la exclusión318. La llama-

da Ley Boutin contiene disposiciones para el desarrollo de una nueva oferta la

vivienda; la movilidad del parque existente; la lucha contra la exclusión y el acce-

so a la vivienda.

Sin embargo, de todas las medidas adoptadas por la aludida normativa se

han de destacar las tendientes a lograr una recalificación nacional de los antiguos

barrios degradados, pues pretende al mismo tiempo promover la mezcla social, la

búsqueda de un equilibrio entre el hábitat y las actividades y la mejora de la efi-

ciencia energética de los edificios.

317 BROUANT (2006): 1554 y 1556. 318 JORF Nº 0073, de 27/03/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (147)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

139

El programa se ha de desarrollar en las áreas donde exista gran concen-

tración de viviendas indignas y viviendas degradadas vacías, donde las condicio-

nes económicas y sociales de las personas sean particularmente difíciles y exista

un desequilibrio significativo entre la oferta y la demanda de vivienda.

Las acciones pueden incluir, entre otras, la rehabilitación de los parques

de viviendas degradadas mediante la adquisición y venta de tierras, edificios o

solares vacíos; el traslado de los residentes, con prioridad de su mantenimiento en

el mismo barrio recalificado; la producción de viviendas sociales de alquiler; la

mejora de la eficiencia energética de los edificios; el mejoramiento de los espacios

y equipamientos público; la reorganización o la creación de actividades económi-

cas y comerciales, los servicios públicos y los servicios de salud y el apoyo social

a los habitantes.

11..44..11.. LLaa LLeeyy DDAALLOO

Se hace una referencia particular a la Ley Nº 2007-290, de 5 de marzo de

2007, que establece el derecho a una vivienda exigible y diversas medidas a favor

de la cohesión social319 porque a través de ella Francia ha realizado un importante

avance en la protección del derecho a la vivienda y se ha adelantado a otros países

de la región.

Respecto a la misma, cabe recordar que ha sido impulsada principalmen-

te por la asociación denominada “Los Hijos de Don Quijote” que durante el año

2006 ha denunciado los problemas de acceso a la vivienda en el vecino país, cau-

sando un gran impacto social.

Pues bien, el artículo 1 de la aludida normativa determina que el Estado

garantiza el derecho a un alojamiento decente e independiente a todas las personas

que tengan la nacionalidad francesa o sean residentes regulares en el territorio

319 JORF Nº 55, de 06/03/2007. Droit au Logement Opposable (DALO).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (148)

140

francés y que no hayan logrado acceder por sus propios medios a una vivienda320.

Además, se establecen como prioritarios a los requirentes que se encuen-

tren en una de las siguientes condiciones: falta de vivienda, es decir, sin domicilio

fijo o albergados por otra persona; amenazados de expulsión sin posibilidad de

realojamiento; alojados temporalmente en un establecimiento o en una vivienda

de transición; alojados en locales inadecuados para la habitación o que presente

caracteres insalubres y peligrosos; alojados en un local claramente sobreocupado

o no decente, con la condición de estar a cargo de al menos un menor o una per-

sona discapacitada o de presentar su propia discapacidad.

Asimismo, se exige que se trate de un demandante de vivienda de alqui-

ler social y que cuente con un certificado del registro de la solicitud y que no haya

recibido ninguna propuesta que se adapte a su situación después de un plazo exce-

sivamente largo.

Se determinan dos tipos de recursos, el de mediación y el contencioso. El

primero de ellos se presenta ante la Comisión de Mediación Departamental321 que

se encuentra en funcionamiento desde el 1 de enero de 2008 y, en tal caso, se ad-

juntan todas las pruebas que demuestren el cumplimiento de las exigencias reque-

ridas.

La decisión que ha de valorar la prioridad del pedido tendrá que adoptar-

se en el plazo de tres a seis meses a partir de la fecha de recepción, pudiendo ser

favorable o no. En el supuesto de que la Comisión estime que la situación no re-

320 Textualmente el artículo 1 de la Ley DALO dice: “Le droit à un logement décent et

indépendant, mentionné à l'article 1er de la loi n° 90-449 du 31 mai 1990 [Ley Besson] visant à la mise en oeuvre du droit au logement, est garanti par l'Etat à toute personne qui, résidant sur le territoire français de façon régulière et dans des conditions de permanence définies par décret en Conseil d'Etat, n'est pas en mesure d'y accéder par ses propres moyens ou de s'y maintenir”.

321 Según el artículo 7 de la Ley DALO, la Comisión estará compuesta por representan-tes del Estado; representantes del departamento, las instituciones públicas de cooperación intermu-nicipal, representantes de los organismos donantes y los organismos responsables de la gestión de un alojamiento, una institución o de vivienda de transición, la vivienda-casa o un hotel residencial de carácter social que trabajan en el departamento; representantes de asociaciones de inquilinos y asociaciones cuyo objetivo sea la integración a la vivienda de las personas desfavorecidas, que trabajan en el departamento.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (149)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

141

quiere tratamiento prioritario tendrá que notificarse a los interesados por escrito

indicando la motivación de la misma.

Por otra parte, si la demanda es declarada urgente y prioritaria, se comu-

nicará al Prefecto indicando las características que habrá de reunir la vivienda que

tendrá que ser entregada en el plazo de tres a seis meses según el departamento.

Posteriormente, a partir del 1 de diciembre de 2008, si a pesar del informe positi-

vo de la Comisión no se ha producido el realojo en el plazo de 3 a 6 meses, el de-

mandante puede iniciar un recurso contencioso ante la jurisdicción administrativa

y la Administración podría ser condenada a pagar una multa.

Asimismo, igual derecho se hará extensivo a todas las personas que ten-

gan dificultades para encontrar una vivienda a partir del año 2012, según lo esti-

pula el artículo 9 de la Ley DALO. No obstante, cabe mencionar que sobre el re-

curso aludido se plantea la interrogante de cuál es su verdadera naturaleza, ya que

el objetivo no es obtener la anulación o reparación de un hecho sino la declaración

de un derecho para así poder exigir al Estado la ejecución de las consecuencias de

él derivadas322.

Ahora bien, la vivienda propuesta podría ser de las gestionadas por el sis-

tema de Vivienda de Alquiler Moderado (HLM), perteneciente a un propietario

privado que tenga convenio firmado con la Agencia Nacional del Hábitat

(ANAH) o un alojamiento para ser subarrendado a aquellos que tengan derecho al

mismo.

Por otra parte, el artículo 13 de la Ley DALO establece una Comisión de

Seguimiento para supervisar la aplicación del derecho a la vivienda exigible. La

misma ha sido reglamentada por Decreto Nº 2007-295, de 5 de marzo de 2007,

cuyo artículo 1 determina que le corresponde formular propuestas sobre la aplica-

ción del derecho a la vivienda, dar su opinión sobre cualquier asunto que el Go-

322 BROUANT (2008): 507.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (150)

142

bierno considere necesario, preparar un informe anual al Presidente de la Repúbli-

ca, el Primer Ministro y el Parlamento.

Se ha de destacar que la ley exige que la vivienda reúna dos característi-

cas: decente e independiente. Por tanto, según expresa Ruíz Rico323, las políticas

sociales tendrán que orientarse en dicho sentido ya que la disposición no será

cumplida de manera efectiva si se facilita un alojamiento básico, provisional o

temporal que no permita desplegar completamente la autonomía individual ni los

derechos elementales de la persona.

Tal es así, que mediante un documento elaborado por el Ministerio de la

vivienda se pueden identificar los tres principios que permiten evaluar el cumpli-

miento de las características de decencia de una vivienda. Se trata de que en ella

no se evidencien riesgos manifiestos para la seguridad física de sus ocupantes,

para la salud de los mismos y ha de estar siempre provista del equipamiento nece-

sario para ser habitada normalmente324.

Finalmente, cabe mencionar que la Ley DALO ha sido recibida con cier-

to escepticismo ya que, según expresa Brouant, no determina propiamente un de-

recho a la vivienda, sino que ofrece nuevas soluciones, amistosas y contenciosas,

a las personas que no cuenten con una vivienda o se encuentren mal alojadas,

además de tratarse de una ayuda para mejorar el tratamiento de las solicitudes de

asignación de viviendas sociales para los desfavorecidos325.

En el mismo sentido, Ruíz Rico llama la atención sobre la finalidad asis-

tencial de la normativa, pues entiende que su objetivo es hacer frente a situaciones

323 RUÍZ RICO (2008): 17. 324 (2007): Qu’est-ce qu’un logement décent?, Direction genérate de l’Urbanisme, de

l’Habitat et de la Construction, Ministere du logement et de la ville, République Française, juin. Disponible en: http://www.logement.gouv.fr/IMG/pdf/Plaq_logt_decent_8_juin_07.pdf - Respecto al tema ha dicho Brouant que indecente es un concepto que no se limita a lo inconfortable, sino que también guarda relación con la salud o la seguridad física del inquilino. Asimismo, sobre la distinción entre alojamiento indecente y vivienda indigna véase BROUANT (2006): 1554-1558.

325 BROUANT (2008): 510.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (151)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

143

vitales de necesidad que padecen determinados colectivos marginales antes que

establecer un derecho universal a favor de las personas326.

22.. PPoorr ttuuggaall

22..11.. AAnntteecceeddeenntteess

En Portugal, al igual que en España, las situaciones higiénicas de las vi-

viendas originaron las primeras actividades estatales con vistas a solucionarlo y

Lisboa y Oporto representaban las ciudades más industrializadas del país y con

graves problemas habitacionales. Las formas de alojamiento para la clase trabaja-

dora que predominaban en Oporto eran la sobreocupación de viejos edificios y la

construcción de nuevas habitaciones, denominadas islas. Estas consistían en filas

de pequeñas e insalubres casas de piso único construidas en los patios de las anti-

guas casas burguesas y que albergaban a familias enteras.

Sin embargo, en Lisboa, debido al mayor desarrollo industrial y el mejor

nivel de salarios, el mercado habitacional para los trabajadores fue adecuadamente

estructurado y se permitía el acceso a viviendas de mejor calidad. La inversión en

el sector aumentó y se originaron los edificios de habitación colectiva destinados a

las clases populares327.

Tras el establecimiento de la República en 1910, la habitación se convir-

tió en un tema político de gran importancia. En el mismo año se publicó la Ley

del inquilinato que congeló los alquileres y evitó los desalojos que hasta entonces

eran frecuentes. No obstante, al instalarse el Estado Nuevo en 1933, se devuelven

a los propietarios los privilegios que habían perdido y una de las primeras medi-

das fue la actualización de los precios de los alquileres de las casas.

326 RUÍZ RICO (2008): 15-17. 327 TEIXEIRA (1992): 66, 67, 70, 76 y 79.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (152)

144

En el mismo año se aprueba el Decreto-Ley Nº 23052, de 23 de septiem-

bre de 1933 que crea el Programa de Casas Económicas, con el que se inicia un

proceso diferente en la cuestión habitacional y en el que se destaca la intervención

estatal328. Las construcciones estaban destinadas a funcionarios públicos o a traba-

jadores afiliados a los sindicatos nacionales patrocinados por el régimen. Sin em-

bargo, el bajo número de casas construidas, las dificultades de acceso y los pre-

cios cobrados hicieron que no tuviera gran repercusión y los colectivos de meno-

res recursos no pudieron beneficiarse.

Entonces, se publica el Decreto-Ley Nº 28912, de agosto de 1938, que

establece el Programa de Casas Desmontables. A través del mismo se proporcio-

naba una posibilidad a las poblaciones sin recursos económicos que vivían en

chabolas en condiciones deplorables. Se trataba de una fase intermedia de aloja-

miento en la que se podrían ocupar este tipo de viviendas a título precario para

posteriormente acceder a las casas económicas. A continuación, se sanciona la

Ley Nº 2007/45, del 7 de mayo de 1945 que aprueba el Programa de las Casas de

Renta Económica. La misma tuvo por objetivo alojar a la clase media que había

quedado excluida de las casas económicas por razones no económicas329.

Posteriormente, a fin de establecer un instrumento que contribuya a la so-

lución de los problemas habitacionales, por Decreto-Ley Nº 49033, de 28 de mayo

de 1969, se crea el Fondo de Fomento de la Habitación (FFH). Sus objetivos prin-

cipales fueron: el estudio sistemático del problema residencial; la coordinación de

las iniciativas del sector y la ejecución de las medidas de política habitacional

estatal330.

Varios programas fueron desarrollados por el señalado organismo, entre

ellos, la Promoción directa, que abarcaba todas las fases como estudios, proyec-

tos, construcción de focos y gestión de emprendimientos; las Coparticipaciones en

obras, creado en 1945 por el Decreto Ley Nº 34486, a través del cual el Estado

328 ANDRADE (2005b): 56. 329 ANDRADE (2005a): 37. 330 ANDRADE (2005b): 57.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (153)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

145

concedía coparticipaciones a los municipios, las Misericordias y a otras institu-

ciones sin fines lucrativos destinadas a la construcción de viviendas económicas;

la Promoción cooperativa, ya existentes pero reglamentadas en 1974, cuando pa-

san a recibir apoyo del Estado que crea el Sector de Apoyo a las Cooperativas

(SCH) para coordinar las actividades que desempeñaban331.

Para comprender mejor la evolución de la situación habitacional portu-

guesa se ha de tener en cuenta que en la década de los años 60 se produjo un cre-

cimiento económico, no obstante, también se inició una etapa de emigración del

interior del país hacia el litoral y el resto de Europa. Dicho proceso no pudo ser

controlado y trajo como consecuencias la degradación de las condiciones de vida

en la ciudad, visible no sólo en la urbanización ilegal y en la formación de los

barrios de chabolas, sino en la agravación de los problemas sociales.

Por tanto, se hacía necesario una reorientación de las actividades a fin de

buscar soluciones a los problemas que se planteaban. Es así que el 31 de julio de

1974 se presenta el Programa de Acciones Prioritarias para el sector habitacional

y como cuerpo técnico especializado del Fondo de Fomento de la Habitación

(FFH) se crea el Servicio de Apoyo Ambulatorio Local (SAAL).

El objetivo del mismo era rehabilitar las zonas más degradadas de aloja-

miento implantando nuevos barrios a través de un proceso en el que participasen

sus habitantes, organizados en Asociaciones o Cooperativas. Sin embargo, el or-

ganismo enfrentó dificultades para el logro de sus metas, especialmente en la ad-

quisición de terrenos para la construcción debido a la tardanza en la aprobación de

expropiaciones, llegando a extinguirse en 1976332.

Además, cabe señalar la creación, en marzo de 1976, de la Comisión para

el Alojamiento de Refugiados (CAR) con el objetivo de construir viviendas para

alojar a los que retornaban de las ex colonias, provisoriamente instalados en hote-

331 ANDRADE (2005a): 39-41. 332 ANDRADE (2005a): 42-44.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (154)

146

les, pensiones, edificios religiosos, colonias de vacaciones, etc. Se trataba de un

Programa Habitacional Extraordinario que, dada la situación, fue lanzado con

carácter de emergencia y no dio buenos resultados.

Posteriormente, en mayo de 1978 fue integrado a las actividades del

Fondo de Fomento a la Habitación (FFH), causando a éste graves problemas para

su propio desarrollo. Igualmente, se establecieron los programas de Autoconstruc-

ción, Préstamos a las Cámaras Municipales, la Promoción privada (CDH), el

Programa de Recuperación de Inmuebles Degradados (PRID) 333.

El Fondo de Fomento de la Habitación (FFH) centró sus actividades en la

construcción a gran escala y en febrero de 1976, con la creación del Ministerio de

la Habitación, Urbanismo y Construcción (MHUC), se produjo un cambio en la

política habitacional. Se percibió que la estructura del FFH resultaba pesada y

deficitaria y, por tanto, se obstaculizaron algunos programas y ciertos servicios

fueron eliminados.

Finalmente, en 1978, las actividades de fomento habitacional fueron blo-

queadas por el estrangulamiento financiero dictado por el acuerdo con el Fondo

Monetario Internacional (FMI), contribuyendo con la progresiva desactivación del

Fondo que se extinguió según lo dispuso el Decreto-Ley Nº 214/82, de 29 de ma-

yo334.

22..22.. LLaa CCoonnssttii ttuucciióónn ddee 11997766

La recuperación del régimen democrático en Portugal, con la consecuen-

te sanción de una nueva Constitución en 1976, cambió las perspectivas en térmi-

nos de reconocimiento de derechos y libertades fundamentales335. La parte I del

333 ANDRADE (2005a): 45-49. 334 ANDRADE (2005b): 58-61. 335 Sobre los derechos fundamentales en Portugal existe uma extensa literatura, véase a

modo de ejemplo: MIRANDA (1986) y (1993); GÓMES CANOTILHO y MOREIRA (1991);

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (155)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

147

texto vigente, dedicada a los derechos y deberes fundamentales, abarca 68 artícu-

los bien extensos y, según lo indica Miranda, ello demuestra la preocupación tanto

de enumerar los derechos como de definir su contenido, reduciendo al mínimo la

discrecionalidad del legislador ordinario, así como de establecer sus garantías y

condiciones de efectividad336.

Los ya mencionados derechos y deberes fundamentales se agrupan en

dos clases. La primera, en el Título II, sobre derechos, libertades y garantías y la

segunda, en el Título III, sobre los derechos y deberes económicos, sociales y cul-

turales.

En esta segunda clasificación está el artículo 65, sobre habitación y urba-

nismo, que establece:

“1. Todos tienen derecho, para sí y para su familia, a una habi-tación de dimensión adecuada, en condiciones de higiene y co-modidad y que preserve la intimidad personal y la privacidad familiar. 2. Para asegurar el derecho a la habitación, corresponde al Esta-do: a. Programar y ejecutar una política de habitación inserta en los planes de ordenamiento general del territorio y apoyada en pla-nes de urbanización que garanticen la existencia de una red ade-cuada de transportes y de equipamiento social. b. Promover, en colaboración con las regiones autónomas y con las autarquías locales, la construcción de habitaciones económi-cas y sociales; c. Estimular la construcción privada, con subordinación a los in-tereses generales, y el acceso a la habitación propia o arrendada; d. Incentivar y apoyar las iniciativas de las comunidades locales y de la población, tendientes a resolver los respectivos proble-mas habitacionales y a fomentar la creación de cooperativas de habitación y la autoconstrucción. 3. El Estado adoptará una política tendente a establecer un sis-tema de alquiler compatible con la renta familiar y de acceso a la habitación propia.

(2007); PINHEIRO FARINHA (1994); REBELO DE SOUSA e MELO ALEXANDRINO (2000); BACELAR GOUVEIA (2005); MOTA PINTO (2006); MELO ALEXANDRINO (2006).

336 MIRANDA (1986): 112 y (1993): 128. Además, hay que considerar lo señalado por el artículo 16.2 CRP que dice: “Los preceptos constitucionales y legales relativos a los derechos fundamentales deben ser interpretados e integrados en armonía con la Declaración Universal de Derechos Humanos”.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (156)

148

4. El Estado, las regiones autónomas y las autarquías locales de-finen las reglas de ocupación, uso y transformación de los sue-los urbanos, determinados a través de instrumentos de planea-miento, en el sentido establecido por las leyes sobre ordena-miento del territorio y urbanismo, y proceden las expropiacio-nes de los suelos que se revelan necesarias para la satisfacción de fines de utilidad pública urbanística. 5. Se garantiza la participación de los interesados en la elabora-ción de los instrumentos de planeamiento urbanístico y de cual-quier otro instrumento de planeamiento físico del territorio”337.

La doctrina portuguesa señala que el derecho a la habitación presenta una

doble naturaleza. Por un lado se trata del derecho a obtener una vivienda por vía

de la propiedad o arrendamiento, traduciéndose en la exigencia de las medidas y

prestaciones estatales adecuadas para realizar tal objetivo. Por tanto, el derecho a

una morada digna es un “derecho fundamental de naturaleza social”338.

Así lo ha expresado el Tribunal Constitucional manifestando que: “La

vertiente más significativa del derecho a la habitación como “derecho económico,

social y cultural” está contenido en su dimensión positiva, es decir, en el derecho

de los ciudadanos a las medidas y prestaciones estatales adecuadas para la concre-

ción del objetivo ahí enunciado – el derecho a obtener una habitación adecuada y

digna…”339.

Por otro lado, consiste en el derecho a no ser arbitrariamente privado de

la habitación o a no ser impedido de obtener una340. En tal sentido, reviste la for-

ma de derecho negativo y “se traduce en un mero deber de abstención del Estado

y de terceros en no practicar actos que puedan perjudicar la efectiva realización de

ese derecho”341.

Sin embargo, quisiera resaltar el aspecto positivo del derecho que aquí se

trata y, sobre todo, llamar la atención respecto a la jurisprudencia del Tribunal

337 Texto final tras las revisiones constitucionales de 1989, 1997 y 2004. 338 AcTC Nº 130/92, de 01/04/92 y AcTC Nº 131/92, de 01/04/92. En el mismo sentido

GOMES CANOTILHO y MOREIRA (2007): 833-834. 339 AcTC Nº 101/92, de 17/03/92. 340 GOMES CANOTILHO y MOREIRA (1991): 833. 341 AcTC Nº 101/92, de 17/03/92.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (157)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

149

Constitucional portugués que se expresa en términos semejantes o, tal vez, idénti-

cos a la doctrina española. Pues bien, se reconoce que el derecho a la vivienda es

un derecho a acciones o prestaciones del Estado y que están listadas en el artículo

65.2 CPR342.

También se ha indicado que el contenido del derecho debe ser concreti-

zado mediante el legislador ordinario, y “cuya efectividad está dependiendo de la

llamada “reserva de lo posible”, en término políticos, económicos y sociales”343.

Por tanto, el derecho a la habitación no confiere al ciudadano “un derecho inme-

diato a una prestación efectiva, ya que no es directamente aplicable ni exigible por

el mismo”344.

No obstante, corresponde señalar ciertas observaciones realizadas por

Gómes Canotilho y Moreira en el sentido de que las mismas podrían eventual-

mente ser aplicadas en España a fin de proporcionar mayor eficacia al derecho a la

vivienda. Los autores mencionados han indicado que las normas que consagran

derechos económicos, sociales y culturales, como el derecho a la habitación, son

normas jurídicas y aunque no otorguen al ciudadano el derecho a su prestación

efectiva, posee importantes efectos jurídicos345.

En primer lugar implican la interpretación de todas las normas legales en

el sentido de dar mayor eficacia a las normas de contenido social. En segundo

lugar, se trata de la inercia del Estado en cumplir la obligación constitucional que

da lugar a la inconstitucionalidad por omisión y puede y debe desencadenar los

mecanismos de fiscalización regulados por el artículo 283 CRP346.

342 AcTC Nº 130/92, de 01/04/92; AcTC Nº 131/92, de 01/04/92 y AcTC Nº 212/2003,

de 28/04/2003. 343 AcTC Nº 130/92, de 01/04/92; AcTC Nº 131/92, de 01/04/92. 344 AcTC Nº 130/92, de 01/04/92; AcTC Nº 131/92, de 01/04/92. 345 GOMES CANOTILHO y MOREIRA (1991): 131 y (2007): 834. 346 El artículo 283 CRP sobre Inconstitucionalidad por omisión establece que: “1. A re-

querimiento del Presidente de la República, del Proveedor de Justicia o, con fundamento en viola-ción de derechos de las regiones autónomas, de los presidentes de las Asambleas Legislativas de las regiones autónomas, el Tribunal Constitucional aprecia y verifica el no cumplimiento de la Constitución por omisión de las medidas legislativas necesarias para hacer exigibles las normas constitucionales. 2. Cuando el Tribunal Constitucional verifique la inexistencia de inconstituciona-lidad por omisión, dará conocimiento de ello al órgano legislativo competente”. Cabe mencionar

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (158)

150

Por último, han manifestado que los preceptos sobre derechos económi-

cos, sociales y culturales implican la inconstitucionalidad de las normas legales

que realizan un derecho en términos diferentes de los constitucionalmente previs-

tos o que sean contrarios a la realización legal anteriormente alcanzada347.

Es decir, no pueden revisarse las medidas adoptadas para promover el de-

recho a la habitación en sentido regresivo o, en todo caso, debería justificarse con

la realización de un equilibrado balance de los derechos en conflicto y sin efectos

retroactivos348. En tal sentido se ha expresado el TC diciendo que “solamente po-

dría hablarse en rigor de “retroceso social” cuando haya habido disminución o

afectación por alguna norma de cualquier derecho adquirido en términos que im-

plique violación del principio de protección de la confianza y seguridad de los

ciudadanos en el ámbito económico, social y cultural” 349.

Además, resulta muy interesante que la doctrina portuguesa señale la re-

levancia jurídico-constitucional indirecta que tienen los derechos sociales. Se trata

de la limitación del ejercicio de ciertos derechos constitucionales a fin de realizar

otros, en los casos que la ley fundamental lo haya previsto. Igualmente, debido a

que se trata de derechos a acciones o prestaciones públicas, ellos justifican y exi-

gen del Estado la necesaria intervención en el campo económico, social y cultural

y, por último, se ha indicado que los derechos sociales imponen la acción del Es-

tado contra la desigualdad económica, ya que la realización de muchos de ellos

depende de la disponibilidad de recursos económicos y financieros350.

en este sentido una breve expresión de FERNÁNDEZ RODRIGUEZ (1998b): 340, quien dice: “El ordenamiento del país vecino supone uno de los de mayor relevancia en el campo del instituto considerado. Y ello no sólo por su consagración expresa en el terreno positivo, inhabitual en nues-tro marco cultural, sino también por la propia e interesantísima evolución de este reconocimiento positivo, por la labor jurisprudencial y por la destacadísima producción doctrinal”. Véase a modo de ejemplo la literatura en español sobre el tema: FERNÁNDEZ SEGADO (1996); GÓMEZ PUENTE (1997); VILLAVERDE MENÉNDEZ (1997); FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ (1998a); TAJADURA TEJADA (2002); RUIZ MIGUEL (2004b).

347 Esta es la aplicación del principio de no regresividad de los derechos sociales pro-movido por el PDESC. Véase al respecto el Capítulo I, apartado 3.3 del presente trabajo.

348 GOMES CANOTILHO y MOREIRA (2007): 836. 349 AcTC Nº 101/92, de 17/03/92. 350 GOMES CANOTILHO y MOREIRA (1991): 131-132.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (159)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

151

Corresponde también destacar que el derecho a la habitación no se reduce

al derecho a la vivienda propia, pues así se transformaría en un caso de derecho a

la propiedad, sino que también puede realizarse por medio del derecho de arren-

damiento351. De hecho, según el TC, el arrendamiento habitacional constituye uno

de los instrumentos de satisfacción o de concreción del derecho fundamental a la

habitación352.

Sin embargo, se ha generado cierto conflicto entre los dos derechos men-

cionados, habiendo el Tribunal manifestado que “El artículo 62, nº 1, de la Ley

Fundamental no protege de forma absoluta e ilimitada el derecho a la propiedad

privada, que es un derecho fundamental de naturaleza económica” y, por tanto, “el

mismo ha de ser compatibilizado con otro derecho fundamental de naturaleza so-

cial, el derecho a la habitación”353.

Finalmente, corresponde mencionar que también el derecho a la habita-

ción guarda relación con otros derechos. Tal es así que no se trata solamente de un

derecho individual sino que constituye un derecho de las familias ya que, según ha

manifestado el TC, el derecho a la habitación garantizado por el artículo 65 CRP

es una de la formas de dar efectividad a la protección a la familia establecida en el

artículo 67 CRP354.

Además, es una garantía del derecho a la intimidad de la vida privada y

familiar prevista por el artículo 26 CRP y también engloba un derecho a los equi-

pamientos sociales adecuados –agua, saneamiento, electricidad, transportes, etc.-

que permiten su funcionamiento. Por estas razones el derecho a la habitación im-

plica una política urbana global que está directamente relacionado con el territorio

y el ambiente355.

351 GOMES CANOTILHO y MOREIRA (2007): 836. 352 AcTC Nº 130/92, de 01/04/92 y AcTC Nº 131/92, de 01/04/92. 353 AcTC Nº 004/96, 16/01/96. 354 AcTC Nº 280/1993, de 30/03/1993; AcTC Nº 829/1996, de 26/06/1996. 355 GOMES CANOTILHO y MOREIRA (2007): 835.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (160)

152

22..33.. CCoonntteexxttoo aaccttuuaall

Ahora bien, es menester indicar que Portugal ha comenzado tarde en la

búsqueda de soluciones para los problemas habitacionales, que se agravaron con-

siderablemente después del 25 de abril con la llegada de millones de personas

desde las ex colonias. Tal es así que, cuando los demás países europeos se cues-

tionaban la viabilidad del Estado del bienestar, el Gobierno portugués se enfrenta-

ba con la necesidad de crear sus propias políticas públicas de bienestar.

Las mismas se tradujeron en una débil intervención pública compensada

por la iniciativa privada, tanto a nivel familiar por medio de la autoconstrucción

como por la promoción a nivel empresarial356. Por tanto, no es sino a partir de

1996 cuando la vivienda se ha convertido en un factor importante para el desarro-

llo de Portugal.

Los informes sobre el mercado inmobiliario residencial europeo han des-

tacado que el mercado portugués de la vivienda no ha seguido el mismo ritmo que

los demás, permaneciendo estancado mientras otros crecían aceleradamente. Des-

de el año 2003 el mercado de la vivienda ha contribuido a que la economía emer-

giera de la recesión con las alzas de precios, ya que las actividades del sector se

han renovado movidas por los bajos tipos de interés hipotecarios y una creciente

confianza de los consumidores, al menos hasta la crisis económica en que en este

momento nos encontramos inmersos357.

El apoyo del Estado para la compra de vivienda es quizás la política pú-

blica más permanente en el tiempo y, desde el punto de vista de las familias, el

acceso a la vivienda por vía de adquisición es la medida de ahorro más racional, si

bien el interés en la compra de hecho está asociada a la escasa oferta de vivienda

social358.

356 INSTITUTO NACIONAL DE HABITAÇÃO, Plan Estratégico (2007): 15. 357 RICS, Informe (2005): 13 358 INSTITUTO NACIONAL DE HABITAÇÃO, Plan Estratégico (2007): 18.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (161)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

153

Por tanto, atendiendo a la necesidad de aumentar el parque de viviendas

sociales, se financian diversos programas habitacionales promovidos por sectores

públicos, cooperativos y privados y, tras la extinción del Fondo de Fomento de la

Habitación en el año 1982, se crea el Fondo de Apoyo a la Inversión Habitacional

(FAIH). El mismo contaba con medios económicos, sin embargo, no logró finan-

ciar ninguna iniciativa durante sus dos años de existencia, siendo extinguido en

1984.

Ante tal circunstancia, por Decreto-Ley 177/84, de 25 de mayo, se crea

el Instituto Nacional de la Habitación (INH), que asume las competencias del

FAIH y que contaba con personalidad jurídica, autonomía administrativa y finan-

ciera y patrimonio propio. Sus atribuciones fueron las de asegurar la administra-

ción habitacional y las intervenciones de naturaleza financiera en el sector habita-

cional que correspondiese al Estado. Para el efecto podía: estudiar la situación

habitacional a fin de sugerir medidas legislativas; preparar el plan nacional de la

habitación y los planes anuales y plurianuales de inversión en el sector359.

Además, podía coordinar y preparar las medidas de política financiera del

sector y contribuir para la financiación de programas habitacionales de interés

social; acompañar la ejecución de los programas de promoción habitacional, de

acuerdo con los planes y normativas aprobadas y prestar apoyo técnico a los pro-

motores.

Por otra parte, la extinción del Fondo de Fomento de la Habitación creó

un vacio orgánico en materia de conservación y conservación del patrimonio habi-

tacional. Si bien es cierto que al Estado le resultaba interesante poseer un conjunto

de viviendas en buen estado de conservación para afrontar las necesidades de fa-

milias carenciadas, las mismas deberían ser limitadas porque era un medio transi-

torio de acceso a otras soluciones habitacionales y, esencialmente, porque resulta-

ba oneroso y difícil administrar un parque habitacional extenso360.

359 ANDRADE (2005b): 61. 360 ANDRADE (2005b): 65.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (162)

154

Debido a ello, por Decreto-Ley Nº 88/87, de 27 de febrero, se crea el Ins-

tituto de Gestión y Conservación del Patrimonio Habitacional del Estado

(IGAPHE). Sus funciones principales fueron: la gestión, conservación y aliena-

ción del parque habitacional, equipamiento y suelo, que constituyen su patrimo-

nio, en el cumplimiento de la política definida para la habitación social.

Asimismo, le correspondía conceder apoyo técnico a autarquías locales y

otras instituciones promotoras de habitación social, en el dominio de la gestión y

conservación del parque habitacional y apoyar al gobierno en la definición de po-

líticas de arrendamiento social y en la alienación del parque habitacional público.

Posteriormente, se hizo necesario racionalizar las actividades y medios

en la política habitacional. Por tanto, se dispuso la fusión y, consecuentemente, la

extinción del Instituto de Gestión y Alienación del Patrimonio Habitacional del

Estado con el Instituto Nacional de la Habitación. La casi totalidad de atribucio-

nes, competencias y patrimonio fueron transferidas al INH y el IGAPHE continuó

con atribuciones reducidas, para poder proceder a la regularización de sus finan-

zas y transferir su parque habitacional edificado y equipamiento361.

Actualmente, en Portugal, el desarrollo y la implantación de la política de

vivienda es básicamente responsabilidad del Gobierno Nacional a través del Insti-

tuto de la Habitación y la Rehabilitación Urbana (IHRU)362. Se trata de un orga-

nismo tutelado por el Ministerio del Ambiente, del Ordenamiento del Territorio y

del Desarrollo Regional. En principio fue conocido como Instituto de la Habita-

ción, hasta que, en el marco del Programa de Reestructuración de la Administra-

361 ANDRADE (2005b): 68. 362 CZISCHKE (2006): 24. Véase sitio oficial del Instituto da Habitação e Reabilitação

Urbana (IHRU), disponible en: http://www.portaldahabitacao.pt/pt/ihru/ - Última consulta:08/06/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (163)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

155

ción del Estado desarrollado por el gobierno portugués, recibió la denominación

actual, de acuerdo con el Decreto-Ley Nº 223/2007, de 30 de mayo363.

22..44.. PPrrooggrraammaass ddee aappooyyoo

2.4.1. Habitación

Las actividades del Instituto de la Habitación y la Rehabilitación Urbana

están enfocadas principalmente hacia la habitación, ya sea mediante la elaboración

de normas, certificación de proyectos, fiscalización de obras y gestión y financia-

miento de programas para los municipios, cooperativas, empresas y particulares.

Concretamente, se desarrollan a la fecha el Programa Especial de Realojamiento

(PER) y el Programa de Financiamiento para el Acceso a la Habitación (PRO-

HABITA).

El primero de ellos, creado por Decreto-Ley Nº 163/93, de 7 de mayo364,

y modificado por última vez a través del Decreto-Ley Nº 271/2003, de 28 de oc-

tubre365, se aplica especialmente en las áreas metropolitanas de Lisboa y Oporto.

Su objetivo es la concesión de apoyos financieros para la construcción, adquisi-

ción o arrendamiento de viviendas destinadas al realojamiento de familias que

residen precariamente.

Asimismo, se pueden obtener fondos para la rehabilitación de predios de-

teriorados, propiedad de entidades de beneficencia o para la adquisición de edifi-

cios deteriorados y pagos de costos de las respectivas obras de recuperación cuan-

do esas construcciones se destinen también al realojamiento.

Tienen derecho al financiamiento del PER los Municipios adheridos al

363 El IHRU, además, recibió las competencias de dos organismos que se extinguieron,

el Instituto de Gestión y Conservación del Patrimonio Habitacional del Estado (IGAPHE) y la Dirección General de los Edificios y Monumentos Nacionales (DGEMN).

364 Diário da República I – Série A Nº 106, de 07/05/1993. 365 Diário da República I – Série A Nº 250, de 28/10/2003.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (164)

156

mismo y las respectivas empresas públicas municipales, así como las instituciones

particulares de solidaridad social, las personas colectivas de utilidad pública ad-

ministrativa que persigan fines asistenciales, las cooperativas de habitación y

construcción y las familias registradas en el censo efectuado por los municipios.

Por otra parte, el Programa de Financiamiento para el Acceso a la Habi-

tación fue establecido por Decreto-Ley 135/2004, de 3 de junio366, y se concretiza

mediante la celebración de acuerdos de colaboración entre los municipios o aso-

ciaciones de municipios y el Instituto de la Habitación y de la Rehabilitación. El

mismo tiene como objetivo la resolución global de las situaciones de grave caren-

cia habitacional de familias residentes en el territorio nacional.

Al efecto, son consideradas como tal los casos de familias que residen

permanentemente en edificaciones, partes de edificaciones o estructuras proviso-

rias, caracterizadas por graves deficiencias de solidez, seguridad, salubridad o

hacinamiento. También se atienden las situaciones de necesidad de alojamiento

urgente, definitivo o temporario de familias en virtud de la destrucción total o

parcial de sus viviendas o de la demolición de las estructuras provisorias en las

que habitaban.

Además, PROHABITA permite la concesión de apoyos para la construc-

ción de nuevas viviendas o rehabilitación de viviendas propias y permanentes,

cuando esta haya sido total o parcialmente destruida por desastres naturales. De la

misma forma, es posible el pago de alquileres de habitaciones, el precio de esta-

blecimientos hoteleros o similares a los que recurran, por necesidad de alojamien-

to urgente y temporal motivado por la inexistencia de locales para que residan las

familias que no consten en los censos realizados para el PER y que hayan sido

desalojadas a causa de la demolición efectuada en ejecución de este programa.

Cabe señalar que, además, se aplican beneficios fiscales traducidos en

deducciones sobre intereses y amortizaciones de préstamos bancarios otorgados a

366 Diário da República I – Série A Nº 135, de 03/06/2004.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (165)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

157

propietarios que hayan contraído la deuda por la adquisición o construcción de

inmuebles para vivienda propia y permanente o alquiler debidamente comprobado

para la habitación permanente del arrendatario.

Asimismo, se benefician los contratos celebrados con cooperativas habi-

tacionales o en el ámbito del régimen de compras en grupos, para la adquisición

de inmuebles destinados a la habitación propia y permanente o alquiler para la

habitación permanente del arrendatario. Por último, se efectúan deducciones de

rentas a los arrendatarios de predios urbanos destinados a habitación permanente.

En cuanto a los incentivos para el aumento del parque de viviendas para

alquiler se puede indicar que a la fecha se encuentra vigente la Ley Nº 6/2006, de

27 de febrero, que aprueba el nuevo régimen de arrendamientos urbanos (NRAU).

La normativa tiene como finalidad la actualización gradual de las rentas antiguas,

la minimización de los conflictos entre las partes y la creación de mecanismos de

solución para los mismos.

2.4.2. Rehabilitación Urbana

Se reconoce que las ciudades portuguesas están deterioradas y progresi-

vamente las estructuras de sus edificios y espacios exteriores se ven aún más de-

gradadas. Ello es consecuencia del envejecimiento de las construcciones y del mal

uso que se les ha dado debido a los nuevos modos de vida. Por tanto, es impres-

cindible el desarrollo sostenible de procesos de rehabilitación urbana integrada

que requiere, además, la participación activa y financiera de los particulares.

Efectivamente, se encuentran en desarrollo el Régimen Especial de Co-

participación en la Recuperación de Inmuebles Arrendados (RECRIA); el Régi-

men de Apoyo para la Recuperación Habitacional de Áreas Urbanas Antiguas

(REHABITA); el Régimen Especial de Coparticipación y Financiamiento para la

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (166)

158

Recuperación de Predios Urbanos en Régimen de Propiedad Horizontal (RE-

CRIPH); y el programa denominado SOLARH.

El Régimen Especial de Coparticipación en la Recuperación de Inmue-

bles Arrendados (RECRIA), creado por Decreto-Ley Nº 4/88, de 14 de enero y

modificado por última vez según Decreto-Ley Nº 197/92, de 22 de setiembre367,

tiene por objetivo financiar la ejecución de las obras de conservación que permita

la recuperación de inmuebles degradados mediante la concesión de incentivos por

parte del Estado y los Municipios.

Se incluyen obras de conservación ordinaria, extraordinaria y aquellas

que por acuerdo expreso con el propietario no den lugar al aumento de los alquile-

res. Los incentivos no son acumulables con otros subsidios, coparticipaciones o

bonificaciones concedidas por la Administración, excepto las que se atribuyan en

el ámbito del Programa SOLARH.

Por otra parte, el Régimen de Apoyo para la Recuperación Habitacional

de Áreas Urbanas Antiguas (REHABITA), determinado por Decreto-Ley Nº

105/96, de 31 de julio368, consiste en una extensión del Programa RECRIA y bus-

ca exclusivamente apoyar financieramente a las Municipios en la recuperación de

zonas urbanas antiguas.

Por tanto, el mismo está destinado a la ejecución de obras de conserva-

ción y de reconstrucción de edificios habitacionales y a los realojamientos provi-

sionales o definitivos que sean necesarios como consecuencia de dichas activida-

des. El acceso a REHABITA presupone la celebración de acuerdos de colabora-

ción entre el IHRU, los Municipios y otras instituciones de crédito autorizadas.

El Régimen Especial de Coparticipación y Financiamiento para la Recu-

peración de Predios Urbanos en Régimen de Propiedad Horizontal (RECRIPH)

367 Diário da República I – Série A Nº 219, de 22/09/1992. 368 Diário da República I – Série A Nº 176, de 31/07/1996.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (167)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

159

fue establecido por el Decreto-Ley Nº 106/96, de 31 de julio369, y viene a ser una

nueva aplicación del Programa RECRIA debido a la necesidad de encontrar solu-

ciones legales que permitan a los propietarios de fracciones autónomas en edifi-

cios sometidos al régimen de propiedad horizontal realizar obras de recuperación

en los mismos.

El programa denominado SOLARH, creado por Decreto-Ley Nº 7/99, de

8 de enero, y regulado actualmente por Decreto-Ley Nº 39/2001, de 9 de febre-

ro370, tiene como objetivo la concesión de un apoyo financiero especial a través de

préstamos sin intereses a ser concedidos por el IHRU a familias de escasos recur-

sos económicos de manera que tengan la posibilidad de realizar obras de conser-

vación ordinaria y extraordinaria en las viviendas de las que son propietarios y

que constituyen su residencia permanente.

Asimismo, es necesario hacer referencia a las actividades desarrolladas

en el marco de la Iniciativa Jessica371. La misma es impulsada por la Unión Euro-

pea y permite que los Estados Miembros utilicen los recursos atribuidos por los

Fondos Estructurales para la creación de Fondos de Desarrollo Urbano (FDU),

destinados a apoyar operaciones sostenibles de rehabilitación urbana, insertas en

el contexto del programas integrados de desarrollo urbano y en los que han de

participar organismos públicos nacionales, así como instituciones privadas.

El Banco Europeo de Inversiones apoya la iniciativa mencionada a través

de consultorías técnicas y mediante la concesión de préstamos para el desarrollo

de los proyectos y el IHRU representa a Portugal en el Grupo de Peritos creado

para auxiliar a los Estados Miembros en la implementación del programa.

Por último, se ha de mencionar la elaboración de un documento denomi-

369 Diário da República I – Série A Nº 176, de 31/07/1996. 370 Diário da República I – Série A Nº 35, de 11/02/2001. 371 JESSICA, denominación que responde a sus siglas en inglés, Joint European Sup-

port for Sustainable Investment in City Areas. Véase sitio oficial disponible en: http://ec.europa.eu/regional_policy/funds/2007/jjj/jessica_en.htm - Última consulta: 26/03/2009.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (168)

160

-nado Plan Estratégico Habitacional para el periodo 2007/2013372 que plantea una

serie de objetivos, tales como el análisis regionalizado de las necesidades habita-

cionales en el contexto de las dinámicas del mercado de alojamientos y el análisis

crítico de las políticas habitaciones desarrolladas en los últimos años.

Además, procura la elaboración de propuestas estratégicas detalladas pa-

ra el diseño, implementación, monitorización y evaluación de políticas habitacio-

nales en el campo del alojamiento social, de la rehabilitación y del arrendamiento;

la concreción de los objetivos anteriores de forma participada con los diversos

actores sociales a fin de que las propuestas no solamente sean exigibles, sino

además incorporadas por los diversos colaboradores sociales a lo largo del proce-

so373.

372 El documento ha sido elaborado en forma conjunta por el Instituto Nacional de la

Habitación (INH); el Instituto Superior de Ciencias del Trabajo y de la Empresa (ISCTE) y la Universidad de Oporto. Véase sitio web oficial disponible en:

http://www.portaldahabitacao.pt/pt/ihru/estudos/plano_estrategico/planoestrategicohabitacao.html - Última consulta: 29/06/2009.

373 Plan Estratégico Nacional (2007): 3.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (169)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

161

CCAAPPII TTUULL OO II VV EELL DDEERREECCHHOO AA LL AA VVII VVII EENNDDAA EENN LL AA CCOONNSSTTII TTUUCCII ÓÓNN EESSPPAAÑÑOOLL AA DDEE 11997788

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (170)

162

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (171)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

163

11.. LL ooss aanntteecceeddeenntteess:: nnoorr mmaatt iivvaa aanntteerr iioorr aa llaa CCoonnsstt ii ttuucciióónn ddee 11997788

11..11.. CCoonnssiiddeerraacciioonneess pprreell iimmiinnaarreess

Para iniciar este breve examen de la evolución normativa española sobre

vivienda se han de aclarar dos cuestiones. La primera, que me centraré en las acti-

vidades desarrolladas desde el inicio del siglo XX, dejando, por tanto, las prime-

ras manifestaciones que existieron al respecto desde mediados del siglo XIX374.

Y la segunda, que alrededor de la vivienda se ha configurado un entra-

mado legislativo nada sencillo: leyes sancionadas que no derogan las anteriores,

leyes sin reglamentaciones que obligan a recurrir a normas supletorias, que mucho

más tarde adquieren validez propia.

Por tanto, debido a esta circunstancia, no exclusiva de la materia, se en-

contrarán superposición de fechas y/o de normas. Pero, pese a todo, intentaré pre-

sentar los datos de la manera más clara posible. Asimismo, en el análisis se men-

cionarán los aspectos más relevantes que, a mi criterio, hayan presentado las di-

versas leyes y, en otros casos, los puntos novedosos respecto a la normativa ante-

rior.

La legislación sobre vivienda se desarrolla de manera inescindible de la

política económica que, a su vez, viene determinada por la situación política que

374 Véase VILLAR EZCURRA (1981).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (172)

164

viva el país. En la actualidad, inclusive, ya no se puede considerar únicamente la

situación interna del Estado, sino del contexto regional o mundial que, por su par-

te, también ejercen gran influencia en este subsector que tiene un indiscutible peso

en la economía española.

11..22.. EEll ssiisstteemmaa ddee CCaassaass bbaarraattaass

Las necesidades de las clases obreras han sido la motivación de las pri-

meras intervenciones del Estado en materia de vivienda. Debido a la revolución

industrial se produjeron traslados de mano de obra que hacían necesario crear una

estructura habitacional para los trabajadores. Al principio fueron las empresas

privadas las que soportaron dicha situación, recibiendo por parte del Estado cierto

apoyo que se traducía en exenciones y bonificaciones fiscales375.

Por tanto, resultaba evidente la necesidad de que las cuestiones sociales

fuesen reguladas. Y es así, que el Real Decreto de 23 de abril de 1903376, crea el

Instituto de Reformas Sociales, encaminado a mejorar las condiciones de vida de

los trabajadores. Es este organismo el que presenta el primer proyecto de ley de

casas baratas en 1908377, documento que inspira la Ley de 12 de junio de 1911, de

Casas Baratas378.

Este texto constituye el primer precedente normativo sobre vivienda en el

que interviene directamente la Administración Pública379 y a partir del cual se

puede estudiar su evolución para intentar aclarar el enrevesado sistema que fue

375 VILLAR EZCURRA (1981): 36. 376 Gaceta de Madrid Nº 120, de 30/04/1903. Reglamentado el 15 de agosto del mismo

año (Gaceta de Madrid Nº 230, de 18/08/1903). 377 Juan de la Cierva y Fernando Merino, Conde de Sagasta, también presentaron otros

proyectos que no recibieron mayor atención. 378 Gaceta de Madrid Nº 164, de 13/06/1911. Reglamentada el 11 de abril de 1912 (Ga-

ceta de Madrid Nº 106, de 15/04/1912). Esta normativa fue modificada por: Ley de 29 de diciem-bre de 1914 (Gaceta de Madrid Nº 364, de 30/06/1914); Ley de 4 de enero de 1917 (Gaceta de Madrid Nº 6, de 6/01/1917); Ley de 29 de enero de 1932 (Gaceta de Madrid Nº 33, de 2/02/1932); Ley de 27 de agosto de 1932, (Gaceta de Madrid Nº 241, de 28/08/1932) y la Ley de 14 de mayo de 1921 (Gaceta de Madrid Nº 144, de 24/05/1921).

379 VILLAR EZCURRA (1981): 69.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (173)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

165

surgiendo. Según la ley se consideraban casas baratas las construidas o que se

intenten construir por los particulares o colectividades para alojamiento exclusivo

de cuantos perciben emolumentos modestos como remuneración de trabajo.

Los beneficiarios de la ley de 12 de junio eran personas de la clase obrera

en general, se individualizaba a los jornaleros del campo, pequeños labradores,

empleados, dependientes de comercio, y a cuantos viven principalmente del traba-

jo, percibiendo honorarios, jornales o sueldos modestos u otra clase de emolumen-

tos, así como a quienes perciban pensiones por razón de servicios prestados al

Estado, la Provincia, el Municipio o los particulares.

Cabe señalar que es innegable la importancia de la ley de 1911, ya que la

misma, tal como lo indica Villar Ezcurra, “abrió la brecha en un sector hasta en-

tonces inédito”380. Ahora bien, la misma no resultó eficaz porque los incentivos no

atrajeron al capital privado, las Cooperativas no respondieron a las expectativas y

las Cajas de Ahorro y el Banco Hipotecario tampoco colaboraron en la medida de

lo requerido.

Posteriormente, se dicta la Ley de 10 de diciembre de 1921381, identifi-

cada como la segunda Ley de Casas Baratas, que no deroga la anterior sino que

más bien la amplía. Esta norma estableció un concepto más preciso de casas bara-

tas y se percibe nuevamente la preocupación sobre el aspecto higiénico de las vi-

viendas.

Sin embargo, como punto negativo se ha de indicar que algunas disposi-

ciones ya permitían el uso de material de menor calidad, al determinar que los

arquitectos y peritos adoptaran los procedimientos más económicos para el pro-

yecto de las casas.

Como novedad introducida por la normativa se ha de mencionar la fija-

380 VILLAR EZCURRA (1981): 77. 381 Gaceta de Madrid Nº 345, de 11/12/1921. Reglamentada por el Real-Decreto de 8 de

julio de 1922 (Gaceta de Madrid Nº 209, de 28/07/1922).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (174)

166

-ción de garantías de la renta a los propietarios de casas edificadas para alquilar-

las, que al final no tuvieron la efectividad esperada, y el establecimiento de san-

ciones a todos los que infringieren la ley y su reglamento. La construcción podía

ser realizada por el Estado, los Ayuntamientos y demás corporaciones oficiales,

las sociedades de todas clases y los particulares.

A continuación, tras la Conferencia Nacional de Edificación desarrollada

en Madrid en 1923, se sanciona el Real-Decreto de 10 de octubre de 1924, sobre

Casas Baratas382. El concepto de casas baratas no se modifica, esta ley es básica-

mente la misma de 1921, salvo, por lo que se restringe a las nuevas construcciones

que se realicen.

El sistema de financiación fue modificado y tras varios años de frustradas

iniciativas por parte de la Administración es el momento en el que comienzan los

resultados positivos, considerando la cantidad de viviendas edificadas. Además, la

estabilidad económica y social de aquellos años y la flexibilización de la normati-

va contribuyó para dicho resultado positivo.

Seguidamente, el Real Decreto-Ley de 29 de julio de 1925383, de Casas

Económicas, extiende el régimen legal de casas baratas a la clase media e introdu-

ce el concepto de casas económicas. Se trataba de nuevas construcciones para

darlas en arrendamiento o para ser adquiridas en propiedad, que habrían de ser

reconocidas oficialmente como tales por reunir las condiciones técnicas, higiéni-

cas y económicas exigidas por el mencionado Decreto-Ley de 29 de julio.

Se ha visto hasta ahora que el objetivo básico de toda la normativa san-

cionada era satisfacer las necesidades habitacionales existentes. Sin embargo, a

raíz de la grave crisis laboral que sobrevino en España durante los primeros años

de la década del treinta, se aprueban la Ley de 7 de julio de 1934384, relativa al

382 Gaceta de Madrid Nº 289, de 15/10/1924. Reglamentada por el Real-Decreto de 30

de octubre de 1925 (Gaceta de Madrid Nº 309, de 5/11/1925). Sustituyó los capítulos IV, V y VI del reglamento de 8 de julio de 1922.

383 Gaceta de Madrid Nº 217, de 5/08/1925. 384 Gaceta de Madrid Nº 189, de 08/07/1934.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (175)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

167

paro obrero y la Ley de 25 de junio de 1935385, para remediar el paro involuntario,

conocida también como Ley Salmón386, que es continuación de la primera.

A través de estas leyes se pretendió impulsar el mercado de la construc-

ción y así ocupar a los obreros desempleados. Entonces se ordenó la realización

de diferentes obras, no solo de viviendas particulares, sino también de edificios

públicos. Se instó a los diferentes organismos públicos la elaboración de un volu-

men de obra proyectada, la construcción de edificios públicos con cargo a los fon-

dos previstos por estas leyes y se estableció la concesión de primas, exenciones

tributarias y subvenciones a fondo perdido.

No obstante, las disposiciones mencionadas no arrojaron los resultados

positivos esperados debido a la escasez de fondos. Además, Cotorruelo manifies-

ta, que si se realiza un comparativo con el poder adquisitivo de la época, se com-

probará que los precios de alquileres no eran tan bajos como se pretende hacer

creer. Remarca el mismo autor que, en todo caso, el mérito ha de ser reconocido a

la Ley de 31 de diciembre de 1946, de Arrendamientos Urbanos, que dispuso el

congelamiento del precio de los alquileres.387.

11..33.. LLaass VViivviieennddaass pprrootteeggiiddaass:: 11993399

Al finalizar la guerra civil, el déficit de vivienda era muy elevado. Si al

inicio de la contienda ya existía cierta carestía habitacional y considerando que

durante la misma no se realizaron construcciones, la situación en 1939 era bastan-

te preocupante. El país contaba con un enorme patrimonio inmobiliario deteriora-

do, existían zonas totalmente destruidas y la demanda no estaba capacitada para la

adquisición.

Ante estas circunstancias se imponía el desarrollo de un gran esfuerzo

385 Gaceta de Madrid Nº 177, de 26/06/1935. 386 Debido al nombre de Federico Salmón Amorío, Ministro de Obras Públicas que im-

pulsó la sanción de esta ley. 387 COTORRUELO SENDAGORTA (1960): 58

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (176)

168

constructor, sin embargo, la política económica desarrollada por el nuevo gobier-

no durante sus primeros años provocó una situación de claro estancamiento que

imposibilitó la concreción de cualquier plan, dada la escasez de ciertos materiales

de construcción, como hierro y cemento y las dificultades que para su importación

se presentaban388.

Se sanciona la Ley de 19 de abril de 1939389, que estableció el régimen

de protección a la vivienda de renta reducida, creó el Instituto Nacional de la Vi-

vienda y derogó la legislación vigente sobre casas baratas, económicas y para fun-

cionarios. El mismo texto criticaba el sistema anterior, manifestando que el fin

social fue olvidado ante el fin comercial y que el Estado había gastado enormes

sumas de dinero en construcciones mal acabadas empleando material defectuoso.

De esta forma, se produce el nacimiento de un nuevo grupo normativo

que marca una diferencia y corta con el pasado. La diferencia principal ha sido

puesta de manifiesto por Villar Ezcurra, quien advierte que “la protección pública

toma una orientación diferente”390, el régimen se basa en la imperiosa necesidad

de construir viviendas en una ciudad devastada por la guerra, que prácticamente

no contaba con un parque inmobiliario, donde las constructoras adquieren pre-

eminencia y al beneficiario no se le exige el cumplimiento de mayores requisitos.

Se instituyó un régimen de protección a las entidades y particulares que

construyesen casas de renta reducida y que recibieron la denominación de vivien-

das protegidas. Según la Ley de 19 de abril, se entendía por “viviendas protegidas

las que, estando incluidas en los planes generales formulados por el Instituto Na-

cional de la Vivienda (INV), se construyan con arreglo a proyectos que hubiesen

sido oficialmente aprobados por este, por reunir las condiciones higiénicas, técni-

cas y económicas determinadas en las Ordenanzas comarcales que se dictarán al

efecto”.

388 MAESTRE YENES (1979): 12; FERNÁNDEZ CARBAJAL (2003): 640 y 641 y

FERNÁNDEZ CARBAJAL (2004): 146 y 147. 389 BOE Nº 110, de 20/04/1939. 390 VILLAR EZCURRA (1981): 136.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (177)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

169

Las actividades desarrolladas al amparo de la Ley de 1939391 no cubrie-

ron el déficit habitacional existente, principalmente, por falta de recursos econó-

micos. Para el financiamiento de las construcciones se recurrió a créditos del pro-

pio INV aunque, ante la insuficiencia de los mismos, se recibió la cooperación del

Banco de Crédito Local y el Instituto de Crédito para la Reconstrucción Nacional.

No obstante, como destaca Cotorruelo, el capital privado falló una vez

más y no existió coordinación dentro de la actividad productora392. El final del

Régimen de Viviendas Protegidas no se produce hasta su derogación por la Ley

de Viviendas de Renta Limitada de 15 de julio de 1954, a la que se hará referencia

más abajo.

11..44.. LLaass VViivviieennddaass ddee ccllaassee mmeeddiiaa oo bboonnii ff iiccaabblleess:: 11994444

El 25 de noviembre de 1944393 se sanciona la Ley de Viviendas de Clase

Media, considerada la continuación de la Ley Salmón de 25 de junio de 1935. Se

produjo un intento por revivir la normativa anterior, adaptarla a las necesidades de

la época y, además, presentarla como una realización del nuevo sistema.

A continuación, se aprueba el Decreto-Ley de 19 de noviembre de

1948394, sobre viviendas bonificadas, que deroga la de 25 de noviembre de 1944.

Sin embargo, es menester precisar que la denominación de bonificables ya apa-

recía en el texto de 1944395. Las regulaciones se realizan, esencialmente, mediante

391 Durante esta etapa, también es sancionada la Ley de 23 de septiembre de 1939, que

dispuso la entrega al Instituto Nacional de la Vivienda de las casas baratas o económicas incauta-das en virtud de la ley de Responsabilidades Políticas (Boletín Oficial del Estado Nº 44, de 13/02/1939).

392 COTORRUELO SENDAGORTA (1960): 57 y 58. 393 BOE Nº 332, de 27/11/1944. Desarrollada por el Decreto de 28 de mayo de 1945

(BOE Nº 159, de 8/06/1945) y por la Orden de 14 de abril de 1948 (BOE Nº 111, de 20/04/1948). 394 Boletín Oficial del Estado Nº 348, de 13/12/1948. 395 En este sentido, COTORRUELO SENDAGORTA (1960), inclusive, expresa que el

sistema de viviendas bonificables se establece en virtud del Decreto-Ley de 1944, omitiendo la expresión de clases medias. En el mismo sentido PEREIRA GIL (2006).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (178)

170

el Decreto-Ley de 7 de julio de 1950396 sobre primas a la construcción de vivien-

das bonificables hasta que, finalmente, se dicta la Orden de 10 de julio de 1954,

que aprueba el Texto Refundido de viviendas bonificables.

Se ha de manifestar que este tipo de viviendas cumplieron sus objetivos

de incrementar el parque inmobiliario, fomentando el mercado de la oferta y dis-

minuyendo, en definitiva, las cifras del paro. Sin embargo, también se ha de pun-

tualizar que la intervención administrativa en el sector de las viviendas protegidas

se redujo notablemente, dejando de atender su finalidad específica. Dicho de otro

modo, el grupo accesorio, de viviendas bonificables, absorbió al grupo principal,

de viviendas protegidas397.

Al respecto, Fernández Carbajal manifiesta que el tipo de promotor de las

viviendas constituye la diferencia principal entre los dos tipos de construcciones.

De hecho, las protegidas fueron mayormente promovidas por entidades públicas o

semipúblicas, destacando el papel del INV y la Delegación Nacional de Sindica-

tos, ésta última a través de la denominada Obra Sindical del Hogar. Mientras que

las de clase media y bonificables fueron las preferidas por la iniciativa privada en

detrimento de las anteriores398.

11..55.. LLaass VViivviieennddaass ddee rreennttaa ll iimmii ttaaddaa:: 11995544

A partir de 1954 se produce un giro importante en el contexto económico

español. Lentamente se inicia la apertura del Gobierno y se reciben las primeras

ayudas que permiten reequipar el sector industrial. En este periodo se crea el Mi-

nisterio de la Vivienda399 y se incorpora la iniciativa privada a la construcción de

viviendas, sin embargo, se mantiene el criterio de ayudar directamente a la cons-

trucción.

396 Desarrollado por la Orden de 29 de julio de 1950 (BOE Nº 224, de 12/08/1950) y por

el Decreto-Ley de 27 de julio de 1951 (BOE Nº 238, de 26/08/1951). 397 VILLAR EZCURRA (1981): 184. 398 FERNÁNDEZ CARBAJAL (2003): 642 399 BOE Nº 57, de 26/02/1957.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (179)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

171

La ley de 15 de julio de 1954 de Renta limitada400, estableció la nueva

categoría de viviendas y creó el Consejo Nacional de la Vivienda, al que corres-

pondería la dirección de la política general de la vivienda, bajo la presidencia del

Ministro de Trabajo. Esta normativa intenta sistematizar todo el régimen de ayu-

das oficiales en materia de vivienda y sienta en buena medida las bases de la polí-

tica de ayudas a la vivienda que se desarrollará hasta 1975401.

La normativa señalaba que “se entenderán por viviendas de renta limita-

da las que, estando incluidas en los planes generales formulados al efecto, se

construyan con arreglo al anteproyecto aprobado por el Instituto Nacional de la

Vivienda por reunir las condiciones que se señalen en el Reglamento o en la Or-

denanzas que se dicten para ello”.

Cabe destacar que a partir de esta normativa se consolida la figura del

promotor, que ya aparecía en instrumentos anteriores, sin recibir dicha denomina-

ción. Además, se ha reconocido que, pese a la proliferación de disposiciones, al-

gunas veces contradictorias, la legislación de viviendas de renta limitada tuvo un

resultado positivo porque aumentó la oferta de viviendas. Sin embargo, no se

otorgaron suficientes ayudas a las clases de renta más baja y al mercado de las

viviendas en régimen de alquiler.

11..66.. LLooss ssiisstteemmaass ccoommpplleemmeennttaarriiooss

A través de la Ley de 14 de mayo de 1954402 se encargó al Instituto Na-

cional de la Vivienda la ordenación, financiación y dirección de un amplio plan de

viviendas de “tipo social”, con el objetivo de sanear las zonas suburbanas de las

grandes capitales y zonas industriales403. Estaba destinada preferentemente a las

400 BOE Nº 197 de 16/07/1954. Desarrollada por Decreto de 24 de junio de 1955 (BOE

Nº 197, de 16/07/1955). 401 FERNÁNDEZ CARBAJAL (2003): 643. 402 BOE Nº 168, de 17/06/1954. 403 MAESTRE YENES (1979): 12.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (180)

172

familias que migraban del campo a la ciudad y que debido al escaso poder eco-

nómico y la inestabilidad laboral que soportaban, las mismas no podían siquiera

ser beneficiadas con los sistemas de protección de viviendas que en ese momento

el Gobierno desarrollaba.

El Decreto de 8 de marzo de 1957404 autorizó al Instituto Nacional de la

Vivienda la tramitación de proyectos de construcción de viviendas presentados

por promotores en un régimen que recibió la denominación de Poblados Dirigidos

y que habrían de estar situados en el término municipal de Madrid. Se simplifica-

ron los trámites administrativos a fin de evitar la dilación excesiva para el inicio

de los trabajos de construcción y el mismo INV estaba facultado a efectivizar los

auxilios económicos405.

Paralelamente al desarrollo del Programa de Poblados Dirigidos se

aprueba la Ley de 13 de noviembre de 1957406, sobre Plan de Urgencia Social de

Madrid, que sentó las bases para que posteriormente se desarrollaran planes seme-

jantes en otras zonas del país, tales como Barcelona, Bilbao, Asturias y Vizcaya.

España atravesaba una difícil situación habitacional, una vez más, a causa de los

procesos migratorios del campo a la ciudad que tienen como efecto un crecimien-

to descontrolado y que requirió la urgente intervención pública.

El artículo 10 de la mencionada Ley de 13 de noviembre creó la categoría

de viviendas subvencionadas, como un tipo específico de vivienda de renta limi-

tada, implantada años atrás por la Ley de 15 de julio de 1954. Este tipo de cons-

trucciones se caracterizaron, principalmente por la subvención a fondo perdido

que se otorgaba; las exenciones y bonificaciones tributarias; los préstamos com-

plementarios y el derecho a la expropiación forzosa de terrenos edificables.

404 BOE Nº 91, de 01/04/1957. 405 A fin de optimizar la operatividad de este sistema, se dictaron diversas disposiciones,

como el Decreto Nº 81/1959, de 15 de enero, sobre Organización de los Poblados Dirigidos (BOE Nº 18, de 21/01/1959); la Orden de 10 de febrero de 1959 y sobre Poblados dirigidos de Madrid (BOE Nº 401, de 16/02/1959) y el Decreto Nº 2160/1960, de 17 de noviembre, sobre Cesión de servicios complementarios y locales comerciales por Gerencias de Poblados Dirigidos (BOE Nº 285, de 28/11/1960).

406 BOE Nº 286, de 14/11/1957.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (181)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

173

Este nuevo tipo de construcción fue regulada por el Decreto de 22 de no-

viembre de 1957 y por otras complementarias como la Orden de 3 de diciembre

de 1957, normas sobre viviendas subvencionadas; la Orden de 1 de marzo de

1958, sobre alquiler mensual de las viviendas subvencionadas, cuantía de los prés-

tamos y paso de la renta limitada a subvencionadas; la Orden de 12 de julio de

1958, normas en relación con la enajenación de viviendas subvencionadas y el

Decreto de 5 de marzo de 1959, clasificación de las viviendas subvencionadas.

11..77.. LLooss PPllaanneess ddee VViivviieennddaa

En virtud del artículo décimo de la Ley de 19 de abril de 1939, que, ade-

más de establecer el régimen para viviendas de renta reducida, creaba el Instituto

Nacional de la Vivienda, se dispuso que este organismo formulara el Plan general

y los Planes comarcales de la construcción de núcleos de viviendas para el perio-

do 1944-1954.

Según manifiesta Cortés Alcalá407, el Anteproyecto elaborado era igual a

los desarrollados en la época en los países europeos del bloque fascista. Sin em-

bargo, la Dirección General de Arquitectura lo aprobó, aunque nunca llegó a

plasmarse en ninguna disposición de carácter normativo.

El denominado Plan Nacional de Vivienda para el decenio 1944-1954,

que se utilizó como una guía o instrucción interna para el Instituto Nacional de la

Vivienda, aparece en un momento peculiar en el que se carecía de fuentes de in-

formación estadística y las disponibles tenían poca fiabilidad408. Este Plan nunca

obtuvo fuerza vinculante y sus previsiones no fueron aplicadas, razón por la que

no entraré a analizar su contenido.

Posteriormente, la Ley de 15 de julio de 1954, de Viviendas de Renta

407 CORTÉS ALCALÁ (1995): 271. 408 FURONES FERRERO y MARTÍN JADRAQUE (1988): 50.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (182)

174

Limitada, dispuso la elaboración del Plan Nacional de Vivienda para el período

1956-1960 y a criterio de Cortés Alcalá409 fue uno de los efectos prácticos más

importantes dicha normativa. Se determinó la construcción de viviendas en ciertas

zonas geográficas de manera preferente, como eran Madrid, Barcelona, Sevilla,

Valencia, Vizcaya, Oviedo y su área minera, Zaragoza, Campo de Gibraltar y Má-

laga.

El desarrollo del Plan requirió la aprobación de nuevas normas que, ac-

tualmente, vistas en conjunto, representan un desconcierto legislativo, tal como lo

indica Villar Ezcurra y que, por otro lado, es una situación que se arrastra desde el

inicio de este análisis. Sin embargo, el mismo autor señala que tales disposiciones

cobran sentido si se tiene en cuenta que dependían de la evolución de una realidad

excesivamente cambiante. Como mérito se reconoce, además, que el Plan de 1955

sentó las bases para introducir la idea de planificación en las sucesivas actuacio-

nes de la Administración en el sector de la Vivienda410.

También creo oportuno destacar algunas consideraciones realizadas por

Cotorruelo respecto al Plan 1955-1960, debido a que él mismo las redactó al

tiempo de su desarrollo. El autor manifiesta que la elaboración del primer Plan

Nacional de la Vivienda supuso un esfuerzo planificador nunca antes desarrolla-

do, en el que se previeron varios aspectos, desde la cantidad de viviendas a cons-

truir y los medios financieros para enfrentar tal iniciativa, hasta las más mínimas

especificaciones sobre calidad y dimensiones de los alojamientos411.

Sin embargo, se presentaron diversas dificultades que obstaculizaron el

éxito del mismo. La falta de coordinación de un Plan de Vivienda con la política

económica general conduce a la escasez de productos básicos para la edificación,

situación que se había presentado en aquel momento. Por tanto, sugería, para eli-

409 CORTÉS ALCALÁ (1995): 273. 410 VILLAR EZCURRA (1981): 207 y 208. 411 Estas medidas se adoptaron, en principio, mediante 40 Ordenanzas técnicas y normas

constructivas, aprobadas por Orden de 12 de julio de 1955 (BOE Nº 197, de 16/07/1955).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (183)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

175

minar dicho inconveniente, la disminución en el ritmo de edificación o que el Es-

tado impulsara la expansión de los factores de producción.

Igualmente, se refirió a una necesidad que hasta la fecha se plantea y, de

hecho, se acentúa aceleradamente, el desarrollo de un Plan de Vivienda requiere

coordinación con los planes de ordenación urbana, porque se ha de tener en cuenta

la localización adecuada de las construcciones y las cuestiones referentes a la di-

mensión óptima de las ciudades412.

Posteriormente, el 20 de octubre de 1961 el Consejo de Ministros aprobó

el Plan Nacional de la Vivienda para el periodo 1961-1976 y el Ministerio de la

Vivienda fue autorizado para el desarrollo y ejecución del mismo413. El Plan re-

sultaba ambicioso, pues hasta 1976 pretendía acabar con el déficit habitacional y

normalizar el mercado de la vivienda414, sin embargo, en el mismo texto se reco-

nocía que el plazo de dieciséis años podría parecer excesivo. Dicha circunstancia

se justificó en base a que, en un espacio breve de tiempo no se pueden alcanzar

soluciones definitivas.

Se fijaron las medidas complementarias necesarias para la eficacia del

Plan, entre ellas: la realización de una política de suelo; las reformas administrati-

vas que garantizasen la coordinación de los departamentos públicos y permitiesen

mayor eficacia en el desarrollo del Plan y la imposición de sanciones penales y

administrativas por las infracciones que se cometieran en la construcción y admi-

nistración de las viviendas.

Sin embargo, se ha puesto de manifiesto que la realidad económica y so-

cial del país evidenció rápidamente que las insuficiencias eran mucho más eleva-

das que las calculadas, si bien las cifras eran aproximadas solamente la financia-

ción del primer cuatrienio comprendido entre 1961-1965, fue el que llegó a cuan-

412 COTORRUELO SENDAGORTA (1960): 171 y 172. 413 Autorizado por Ley 84/1961, de 23 de diciembre (BOE Nº 310, de 28/12/1961). 414 FURONES FERRERO y MARTÍN JADRAQUE (1988): 52.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (184)

176

tificarse realmente415. Aún así, la primera revisión no se efectuó hasta 1967 y

otras más se llevaron a cabo con ocasión de los Planes de Desarrollo Económico

Social, en los que los que el Plan de Vivienda 1961-1976 se había integrado416.

Sobre los resultados del Plan se destaca el incremento de viviendas que

posibilitó la reducción del déficit existente417. No obstante, la mayoría eran vi-

viendas libres y no de promoción oficial, lo que dejó a la vista que las familias

con bajos ingresos no se habían beneficiado y, por tanto, el problema en relación a

estas subsistía. Una de las causas principales fue el solapamiento con los diferen-

tes Planes de Desarrollo418 que fueron impulsados en el mismo periodo de tiempo.

11..88.. LLaass VViivviieennddaass ddee PPrrootteecccciióónn OOff iicciiaall :: 11996633

Coincidiendo con los primeros años de vigencia del Plan Nacional de Vi-

vienda 1961-1976 se sanciona un nuevo régimen de protección pública a la vi-

vienda. El Decreto 2131/1963, de 24 de julio419, aprueba el Texto Refundido de

la Legislación sobre Viviendas de Protección Oficial, reglamentada cinco años

más tarde por el Decreto 2114/1968, de 24 de julio420.

De esta forma se derogó una extensa lista de disposiciones y, además,

sometieron a la misma determinados aspectos de las viviendas acogidas a otros

sistemas. Se establecieron diferentes clases de viviendas en base a la superficie de

las mismas y el coste del material utilizado, buscando de esta forma ajustarse a las

condiciones económicas de aquellos que no podían acceder al mercado libre de

viviendas421.

Durante la vigencia del Plan se percibió una disminución del paro obrero,

415 VILLAR EZCURRA (1981): 278. 416 FURONES FERRERO y MARTÍN JADRAQUE (1988): 54. 417 MAESTRE YENES (1979): 12. 418 Fueron tres planes, 1964-1967, 1968-1971, y 1972-1975. 419 BOE Nº 214, de 06/09/1963. 420 BOE Nº 216, de 07/09/1968. 421 MAESTRE YENES (1979): 12.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (185)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

177

absorbido por la construcción, pues, en este periodo las ayudas continuaron desti-

nándose a los promotores, provocando el aumento de la oferta de viviendas de

protección pública. Sin embargo, el error más importante fue, una vez más, dejar

de lado a los sectores que realmente dependían de una ayuda para acceder a una

residencia.

La etapa de expansión del sector de la construcción de viviendas en Es-

paña alcanza sus puntos máximos entre los años 1973-1975422, aún así, el proble-

ma de acceso no encontraba solución. Hasta entonces las personas nunca habían

constituido el centro de atención de las políticas elaboradas a través de no pocas

leyes y las actuaciones gubernamentales obviaron sistemáticamente las circuns-

tancias particulares de los sujetos, ignorando los principios de una política so-

cial423. A partir de entonces se inicia una situación de inestabilidad, tanto política

y económica, que se acentúa particularmente desde 1973.

Para hacer frente a estos problemas, se aprueba el Decreto-ley

13/1975424, de 17 de noviembre, que estableció un programa especial de financia-

ción de viviendas y adoptó algunas medidas en relación al paro y sus consecuen-

tes problemas económicos. Una vez más intentaron remediar el desempleo fomen-

tando la construcción de VPO, a cuyo fin se estableció el programa trienal para la

financiación de viviendas que habría de sumarse a las actuaciones ya existentes.

Sin embargo, esta legislación no afectó en nada al régimen de protección

oficial establecido, fue una norma típicamente coyuntural425 y, según García Val-

decasas426, aunque sus efectos consiguieron frenar en gran medida la marcha ne-

gativa del sector, su corta vigencia, hasta junio de 1976, no permitió mejores re-

sultados.

422 RODRÍGUEZ LÓPEZ (1979): 35. 423 VILLAR EZCURRA (1981): 353 y 354. 424 BOE Nº 276, de 18/11/1975. 425 VILLAR EZCURRA (1980): 353. 426 GARCÍA VALDECASAS (1979): 55.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (186)

178

11..99.. LLaass VViivviieennddaass ssoocciiaalleess:: 11997755

Al inicio de la etapa democrática se apuesta por un nuevo enfoque de la

política habitacional, tratando de combinar las ayudas a los promotores con la

vista puesta en el usuario de las viviendas427. A la sazón, se aprueba el Real De-

creto-Ley 12/1976, de 30 de julio428, que establece el nuevo sistema de Viviendas

Sociales.

Posteriormente, se dictaron otras disposiciones, como la Orden de 24 de

noviembre de 1976429, sobre Viviendas sociales y el Real Decreto 2960/1976, de

12 de noviembre430, texto refundido de la legislación de viviendas de protección

oficial. Este conjunto de leyes intentó remediar las omisiones de los sistemas ante-

riores, sin embargo, fue rápidamente derogado. Aunque, la intención del programa

fue el apoyo a la demanda menos solvente, no se puede obviar que el mismo se

formuló en un momento de transición política y en plena crisis económica, sin una

cuantificación previa de necesidades.

Para ser beneficiario se tenían en cuenta los ingresos familiares, con un

trato especial para las familias numerosas; y la carencia de una vivienda o, que la

ocupada, no reuniese los requisitos de habitabilidad o sea insuficiente para las

necesidades de sus habitantes. Dicha circunstancia, según expresa Cortés Alcalá,

motivó la presentación de una cantidad de solicitudes que al año había desbordado

las reales posibilidades del INV, organismo responsable de recogerlas431.

Las pretensiones del Programa se calificaron de muy ambiciosas y des-

pertaron grandes expectativas entre la población que, posteriormente, resultó frus-

trada ante los logros432, ya que en sus dos años de vigencia no consiguió ninguno

427 CORTÉS ALCALÁ (1995): 276. 428 BOE Nº 186, de 04/08/1976. Desarrollado por Real Decreto 2278/1976, de 16 de

septiembre (BOE Nº 235, de 30/09/1976). 429 BOE Nº 286, de 29/11/1976. 430 BOE Nº 311, de 28/12/1976. 431 CORTÉS ALCALÁ (1995): 276. 432 JORDÁN y FUENTES (1986): 408.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (187)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

179

de los objetivos previstos y contribuyó en gran medida a la depresión que poste-

riormente sobrevino. Favorecieron para el fracaso el difícil contexto económico y

la tramitación administrativa complicada, que provocó el recelo de los promotores

tradicionales, y tampoco resultó fácil cumplir con las exigencias técnicas de dise-

ño y calidad.

Tras las elecciones del 15 de junio de 1977 el Gobierno adopta medidas

de política monetaria encaminadas a liberalizar el sistema financiero y para el

sector de la vivienda las mismas no fueron nada beneficiosas. La principal conse-

cuencia fue la disminución de los circuitos privilegiados de crédito y los tipos de

interés sufrieron aumentos elevados, lo que significó el estrangulamiento absoluto

del sistema433.

Es importante manifestar que en este periodo se firman los Pactos de la

Moncloa, el documento que registra las medidas que habrían de ser adoptadas por

el gobierno con el objetivo de superar la difícil situación económica que enfrenta-

ba el país. En el contexto del Acuerdo sobre el programa de saneamiento y refor-

ma de la economía se dedicó un capítulo a la política de suelo, urbanismo y vi-

vienda.

El desarrollo del plan, en general, fue muy lento, y en lo que a vivienda

se refiere, no tuvo grandes efectos inmediatos. La escasez y alto coste de los re-

cursos financieros disponibles, la abrumadora legislación existente en materia de

viviendas y la ausencia de un plan con suficiente horizonte temporal, fueron las

dificultades que imposibilitaron su aplicación adecuada434.

Por tanto, ante esta circunstancia se produjo un replanteamiento total de

la política de vivienda, que quedó plasmada en el Decreto-Ley 31/78, desarrollado

por el Real Decreto 3148/1978, de 10 de noviembre.

433 MAESTRO YENES (1979): 14 y 15 y RODRIGUEZ LÓPEZ (1979): 35 y 41. 434 JORDÁN y FUENTES (1986): 411.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (188)

180

11..1100.. LLaa EEttaappaa ddee ttrraannssiicciióónn

1.10.1. El contexto socioeconómico

El sector inmobiliario creció de manera considerada durante el buen

momento económico vivido en los años sesenta y los primeros de la década del

setenta. Sin embargo, debido a la intensa crisis que se desató, la demanda dismi-

nuyó en el momento en que se pusieron a la venta las construcciones realizadas en

la etapa anterior. Ello significó un exceso de oferta en el mercado libre de vivien-

das, que a su vez paralizó las nuevas promociones435.

No obstante, lo más destacable fue el déficit cualitativo de viviendas, es

decir, por un lado, existía un número importante de viviendas terminadas y no

vendidas, y, por otro, estaban las familias de rentas medias y bajas que no conta-

ban con la solvencia necesaria para comprar a los precios de mercado existentes

en la época y que vivían, por lo general, en viviendas de vieja construcción436.

Las actuaciones de la Administración no lograban invertir la situación y

si durante 1977 se percibieron los efectos negativos del fracasado Plan de Vivien-

das Sociales, es en 1978 cuando se observaron las verdaderas repercusiones del

mismo. En este año todos los datos fueron negativos: retrocedieron los proyectos,

descendieron de forma notable las viviendas terminadas y por quinto año consecu-

tivo, disminuyó el número total de viviendas iniciadas.

Por tanto, hacía falta reorientar la política gubernamental en un sentido

muy distinto al que se había desarrollado hasta la fecha. Para salir de la crisis no

se podía seguir con la política tradicional, sino potenciar la demanda, asegurando

ciertos volúmenes de financiación para aquellos sectores de población necesitados

de vivienda y que sólo pueden adquirirla a costa de hipotecar un porcentaje exce-

435 FERNÁNDEZ CARBAJAL (2004): 148. 436 RODRÍGUEZ LÓPEZ (1979): 31 y 32.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (189)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

181

-sivo de su renta disponible437.

Además, la liberalización iniciada en 1977 se realizó en ausencia de un

mercado hipotecario plenamente operativo y en condiciones de aportar volúmenes

importantes de financiación. Entonces, una política desacertada unida a unas me-

didas económicas que, aunque presumiblemente correctas, no se tomaron en el

momento adecuado, condujeron al subsector a una situación que justificó el hecho

de que los años 1977-1978 se conociesen como el “bienio negro” de la construc-

ción438.

Por otra parte, se llama la atención sobre el hecho de que para desarrollar

las medidas adoptadas en los Pactos de la Moncloa, el Gobierno respondió con

una dotación presupuestaria exigua y una inadecuada regulación legislativa de la

política de vivienda439.

1.10.2. La Unificación del sistema de protección: Real Decreto-Ley 31/1978 y Real Decreto 3148/1978

En este contexto, se aprueba el Real Decreto-Ley 31/1978 de 31 de octu-

bre440, sobre política de vivienda de protección oficial desarrollado por el Real-

Decreto 3148/1978, de 10 de noviembre441. Se ha de destacar la importancia de

ambos instrumentos, ya que con ellos se inició una nueva etapa en las actuaciones

de protección en materia de vivienda por parte de los poderes públicos que pre-

tendían instrumentar una política basada en la ayuda a las personas y no a la “pie-

dra”442. Además, se encuentran vigentes hasta la fecha y representan la normativa

estatal sustantiva en lo referente a vivienda.

El Real Decreto-Ley 31/1978 estableció la unificación de las diferentes

437 RODRÍGUEZ LÓPEZ (1979): 33 y 35 y JORDÁN y FUENTES (1986): 411 y 412. 438 RODRÍGUEZ LÓPEZ (1979): 42 y GARCÍA VALDECASAS (1979): 56. 439 GAGO y LEIRA (1979): 8. 440 BOE Nº 267, de 08/11/1978. 441 BOE Nº 14, de 16/01/1979. 442 MAESTRE YENES (1979): 15.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (190)

182

categorías de viviendas que subsistían, denominadas desde entonces como Vi-

viendas de Protección Oficial. De esta forma se materializa la idea, según expresa

Maestre Yenes443, de que la vivienda de protección oficial debe ser la misma, in-

dependientemente a la capacidad económica de quien acceda a ella.

Asimismo, el decreto aludido delineó los aspectos más relevantes, que

serían desarrollados más tarde por la correspondiente normativa. En tal sentido,

sus disposiciones se refieren al ámbito de aplicación, promotores, propietarios,

entidades financieras, ayuda económica personal, beneficios, régimen de disfrute

e infracciones y determina que el régimen legal de protección durará treinta años a

partir de su calificación.

El preámbulo expresa en breves líneas una realidad que se ha venido

constatando a lo largo del presente trabajo, es decir, la pluralidad de normas que

una tras otra fueron creando diferentes sistemas de fomento y protección y que no

llegaron a solucionar los problemas habitacionales del país. Todo ello, sumado a

la ausencia de un sistema financiero, ha determinado el deterioro de la oferta de

viviendas de protección oficial.

Se estableció el concepto de VPO, indicando que es aquella que, destina-

da a domicilio habitual y permanente, tenga una superficie útil máxima de noven-

ta metros cuadrados, cumpla los requisitos establecidos en el RD 3148/1978 y en

las disposiciones que lo desarrollen, y sea calificada como tal por el Estado o por

otros entes públicos territoriales a los que se atribuya esta competencia.

Asimismo, se conceptualizaron ciertas expresiones como “habitual”,

“permanente” y “superficie útil”, a fin de comprender mejor el alcance de la legis-

lación. La habitualidad en la ocupación de la vivienda requería que ella no queda-

se desocupada más de tres meses seguidos al año, salvo justa causa. Como domi-

cilio permanente se identifica la misma residencia del titular, sea como propietario

443 MAESTRE YENES (1979): 15. Lo que no se contradice con las ayudas personales

para el acceso a la vivienda que la misma normativa regula y sobre la que se hará referencia líneas abajo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (191)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

183

o arrendatario; y superficie útil es la del suelo de la vivienda, cerrada por el perí-

metro definido por la cara interior de sus cerramientos con el exterior o con otras

viviendas o locales de cualquier uso.

La programación de nuevas viviendas de promoción pública estatales

habría de tender a dos objetivos: eliminación de chabolismo y de la infravivienda,

es decir, aquella que no reúne las condiciones de habitabilidad legalmente estable-

cidas, y construcción de viviendas derivadas de operaciones de remodelación in-

mobiliaria de grupos de viviendas promovidos por el INV, la Administración del

Patrimonio Social Urbano y otros Entes públicos. En cuanto a la financiación, que

es siempre el aspecto más resaltante de los programa de incentivo que se desarro-

llan en este sector, se determinaron una variedad de préstamos dependientes de la

calificación de la vivienda, ya sea provisional o definitiva.

Esta nueva normativa estableció cantidad y tipo de ayuda según las ca-

racterísticas subjetivas de los posibles beneficiarios, acercándose de esta manera a

la filosofía inicial de las viviendas sociales444. Se autorizó como entidades finan-

cieras para la promoción y acceso de VPO, concediendo préstamos cualificados,

al Banco Hipotecario de España, al Banco de Crédito a la Construcción, a los ban-

cos inscritos en el registro de bancos y banqueros, a las cajas de ahorro confedera-

das, a la Caja Postal de Ahorros y a las cooperativas de crédito.

El régimen jurídico-financiero de los préstamos, las operaciones realiza-

bles a fin de captar recursos para el cumplimiento de los objetivos y los programas

anuales de financiación de viviendas de protección oficial de promoción privada,

serían regulados y establecidos por el Gobierno, a propuesta del Ministerio de

Economía. Asimismo, el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, a través de la

Dirección general de Arquitectura y Vivienda, establecerá un programa anual de

promoción de vivienda de protección oficial adecuado al programa de financia-

ción aprobado por el Gobierno.

444 VILLAR EZCURRA (1981): 415.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (192)

184

No se puede obviar el contenido de la Disposición final primera del Real

Decreto 3148/1978, que derogó cuantas disposiciones se opusiesen lo previsto en

este nuevo texto normativo, aplicándose en las materias no reguladas en dicha

disposición las normas establecidas en la legislación de viviendas de protección

oficial, texto refundido de 12 de noviembre de 1976 y Reglamento de Viviendas

de Protección Oficial de 24 de julio de 1978. A la fecha, lo señalado implica que

ambas normas siguen vigentes y constituyen la normativa estatal sustantiva com-

plementaria sobre VPO.

Como aspectos positivos de la nueva normativa se destacaron al tiempo

de su aprobación el hecho de haber unificado el concepto de vivienda de protec-

ción oficial, así como, la simplificación de los trámites administrativos; la limita-

ción de la superficie máxima de las viviendas; la separación determinada entre la

vivienda y la ayuda económica personal, ya que en la vivienda social estaban vi-

vienda y apoyo financiero ligados inseparablemente.

Además, las entidades de crédito autorizadas eran oficiales y habrían de

financiar a las familias sin la suficiente solvencia económica como para ser cliente

atractivo de las entidades privadas de crédito445. Se indició que el régimen de las

VPO se había utilizado también como factor de reactivación económica y no so-

lamente para realizar política social y permitir el acceso a una vivienda digna a

las familias de bajas rentas. Sin embargo, el verdadero objetivo no se lograba a

costa de que aquellos a quienes fundamentalmente estaban destinadas las ayudas

no accediesen a las mismas446.

Rebolledo Varela reconoce los avances que se produjeron en cuanto a las

VPO, sin embargo, llama la atención sobre el hecho de que la simplificación le-

gislativa que se buscaba con la unificación de los diversos regímenes, no se ha

alcanzado. El mismo no atribuye tal hecho a la configuración de las Comunidades

Autónomas y la correspondiente asunción de competencias de parte de las mis-

445 MAESTRE YENES (1979): 16 y 17. 446 CORTÉS ALCALÁ (1995): 277.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (193)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

185

mas, sino a que la normativa reglamentarista, fragmentaria y confusa legislación

se ha mantenido447.

22.. LL aa CCoonnsstt ii ttuucciióónn eessppaaññoollaa ddee 11997788.. EEll aarr tt ííccuulloo 4477:: ddeerr eecchhoo aa

uunnaa vviivviieennddaa ddiiggnnaa yy aaddeeccuuaaddaa

22..11.. LLaa eellaabboorraacciióónn ddeell aarrttííccuulloo

La elaboración del artículo 47 CE no generó muchas discusiones durante

el proceso constituyente. Es así que el artículo 40 del Anteproyecto constitucio-

nal448 consagraba el derecho a una vivienda dentro del Capítulo Tercero, entonces

denominado de los Principios Rectores y Derechos económicos y sociales. En el

Congreso de los Diputados se presentaron dos votos particulares al respecto, del

Grupo Parlamentario de la Minoría Catalana y del Grupo Parlamentario socialistas

del congreso, centrados en la especulación y la regulación del suelo.

La redacción propuesta por los catalanes era:

“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condi-ciones para hacer efectivo este derecho y regularán la utiliza-ción del suelo de acuerdo con el interés general”.

Mientras que, por su parte, los socialistas plantearon la siguiente modifi-

cación:

“... Este derecho y regulará la utilización del suelo de acuerdo con el interés general..." por "... Este derecho y regularán una utilización del suelo que excluya la especulación y acorde con el interés general…”449.

447 REBOLLEDO VARELA (1995): 138 y 139. 448 BOC Nº 44, de 05/01/1978, pág. 676. 449 BOC Nº 44, de 05/01/1978, págs. 709 y 715, respectivamente.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (194)

186

En su momento y para ser estudiadas por la Ponencia, se presentaron

ocho enmiendas al Anteproyecto. La número 35 expresaba que:

“Debe decir: “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promove-rán las condiciones necesarias y establecerán las normas ade-cuadas para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general, así como la partici-pación de la comunidad en las plusvalías que genere la acción urbanística del territorio realizada en los entes públicos”. Nos parece que queda muy reforzada la significación social de la po-lítica de vivienda y de suelo con el complemento y proponemos establecer como final de este artículo”450.

La enmienda 63 indicaba que:

“Debe suprimirse la frase “los poderes públicos… interés gene-ral”. Se justifica porque es una simple declaración de intencio-nes, y lo que se refiere al suelo o es una tácita invitación a la ra-cionalización del mismo, o no es materia constitucional”451.

Con la enmienda 64 el Grupo Parlamentario Mixto se adhería al voto par-

ticular presentado por el Grupo Parlamentario Socialista452 y a través de la en-

mienda 140 se proponía una nueva redacción:

“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condi-ciones para hacer efectivo este derecho y regularán la utiliza-ción del suelo, de acuerdo con el interés general, y con adscrip-ción a la comunidad de las plusvalías generadas por la califica-ción urbanística”453.

Por otra parte, la enmienda 493 expresaba que:

450 Firmada por Don Licinio de la Fuente y de la Fuente de la Alianza Popular. Consti-

tución española, Trabajos Parlamentarios, pág. 149. 451 Firmada por Gonzalo Fernández de la Mora, Constitución española, Trabajos Par-

lamentarios, págs. 163 y 164. 452 Firmada por Francisco Letamendía Belzuce, Constitución española, Trabajos Par-

lamentarios, pág. XX 453 Firmado por el Grupo Parlamentario de la Minoría Catalana. Constitución española,

Trabajos Parlamentarios, pág. 207.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (195)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

187

“Debe añadirse la expresión “mediante la socialización del sue-lo” entre “este derecho” y “y regulación”. Motivación: Se intro-duce la socialización del suelo como única forma de poder ma-terializar el derecho a disfrutar de una vivienda digna y ade-cuada”454.

La enmienda 614 decía:

“Se propone añadir lo siguiente: “…las condiciones para hacer efectivo este derecho y regulará el control y la utilización del suelo de acuerdo con el interés general”. Justificación: La intro-ducción del concepto de control del suelo es necesaria para po-sibilitar una política que tienda a eliminar las prácticas especu-lativas”455.

Con la enmienda 693 se propuso una nueva redacción en los siguientes

términos:

“Todos tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y ade-cuada. Los Poderes Públicos promoverán las condiciones para hacer efectivo este derecho y regularán la utilización del suelo de acuerdo con el interés general y con adscripción a la comu-nidad de las plusvalías generadas por la calificación urbanísti-ca”. Motivación: Razones de equidad, para poner coto constitu-cionalmente a una dimensión especulativa de excepcionales di-mensiones en la historia más reciente; también por razones téc-nicas”456.

Y, por último, la enmienda 779 expresaba que:

“Los poderes públicos promoverán las condiciones para que to-dos los españoles puedan disfrutar de una vivienda digna y re-gularán la utilización del suelo de acuerdo con el interés gene-ral”457.

454 Firmado por Manuel Sánchez Ayuso y Raúl Morodo Leoncio del Grupo Parlamenta-

rio Mixto. Constitución española, Trabajos Parlamentarios, pág. 328. 455 Firmada por el Grupo Parlamentario Vasco. Constitución española, Trabajos Parla-

mentarios, pág. 371. 456 Firmada por Ramón Tamanes Gómez del Grupo Parlamentario Comunista. Constitu-

ción española, Trabajos Parlamentarios, pág. 416. 457 Firmada por la Unión de Centro Democrático. Constitución española, Trabajos Par-

lamentarios, pág. 489.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (196)

188

Tras estudiar todas estas alternativas y, según lo manifiesta Bassols Co-

ma458, logrando armonizar distintas enmiendas, la Ponencia presentó su infor-

me459. En el mismo se indicó que, por mayoría, se aceptaban las sugerencias del

Sr. de la Fuente de la Fuente, de la Minoría Catalana y del Sr. Tamames Gómez.

Por tanto, las demás propuestas fueron rechazadas y se realizó la nueva redacción,

en la que el anterior artículo 40 pasa a ser el artículo 43, y dice:

“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condi-ciones necesarias y establecerán las normas adecuadas para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general, con participación de la comu-nidad en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos”.

No obstante, es en el Senado donde se desarrolló el debate, de cierta ma-

nera minucioso460. Martín-Retortillo Baquer manifestó que: “…el texto del artícu-

lo 43, tal y como nos ha venido del Congreso, es un conglomerado desordenado,

por lo que la enmienda 33 del Grupo de Progresistas y Socialistas Independientes

pretende que se desdoble el precepto en dos apartados. El primero se referiría al

derecho a la vivienda. El segundo, en íntima conexión con lo anterior, pero mati-

zando que se trata de algo distinto, se refiere al tema de las plusvalías y especula-

ción del suelo”.

Por su parte Xirinacs Damians, proponía una corrección respecto a la úl-

tima parte del texto: “En vez de decir: “regulando la especulación del suelo de

acuerdo con el interés general” que se diga: “regulando la municipalización y

otras modalidades de socialización más amplias del suelo edificable, a fin de im-

pedir la especulación”. Asimismo, indicaba que el urbanismo es un problema gra-

ve con consecuencias sociales y que la adopción de medidas socializantes a nivel

458 BASSOLS COMA (1984): 313. 459 BOC Nº 82, de 17 de abril, Anteproyecto de Constitución: Informe de la Ponencia,

págs. 1547 y 1548. 460 Véase Diario de Sesiones del Senado Nº 46, de 30 de agosto de 1978, págs. 2097 a

2099.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (197)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

189

municipal o a niveles más amplios podría solucionar el problema de la escasez de

viviendas.

Posteriormente, Pérez-Maura de Herrera solicita la modificación del tex-

to señalando que: “La razón principal de esta enmienda es que se dice que todo

español tiene derecho al disfrute de una vivienda digna y adecuada. Entendemos

que este derecho no es un derecho a un objeto material, puesto que una Constitu-

ción no atribuye objetos materiales a los ciudadanos, sino que establece las vías

legales adecuadas y establece los mandamientos adecuados a los Gobiernos y al

Estado para que a los ciudadanos se les den aquellos bienes necesarios a su bien-

estar espiritual y material”.

Pues bien, finalizada la presentación de enmiendas y la solicitud de co-

rrecciones gramaticales hechas por Martín-Retortillo Baquer y Villar Arregui, se

pasa a la votación y se aprueba por unanimidad el texto final como artículo 43,

que en el Dictamen de la Comisión de Constitución del Senado461 recibe una nue-

va numeración, artículo 47, confirmado por el Pleno del Senado462:

“Todos los españoles tienen derecho a que se les facilite su ac-ceso a una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las nor-mas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para im-pedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos”.

Por último, la Comisión Mixta Congreso-Senado463 realiza una modifica-

ción en la parte inicial del texto trascrito, redacción que finalmente pasa a formar

parte del Título Primero, de los derechos y deberes fundamentales, Capítulo Ter-

cero, de los principios rectores de la política social y económica, de la Constitu-

461 BOC Nº 157, de 06/10/1978, pág. 3423. 462 BOC Nº 161, de 13/10/1978, pág. 3564. 463 BOC Nº 170, de 28/10/1978, pág. 3709.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (198)

190

ción aprobada, ratificada en referéndum y sancionada en 1978464. El vigente artí-

culo 47 establece:

“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condi-ciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.”

Cabe indicar que este reconocimiento tiene como precedente más cercano

el artículo 65 de la Constitución portuguesa465 y que a partir de la CE de 1978, por

primera vez en España un texto constitucional reconoce expresamente el derecho

a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Además, para su estudio se debe

considerar que ha sido configurado como Principio Rector y, por tanto, ha de ser

analizado teniendo a la vista las disposiciones del artículo 53.3 CE, sobre las Ga-

rantías de las Libertades y Derechos Fundamentales.

22..22.. EEll ccoonntteenniiddoo ddeell aarrttííccuulloo

Es posible realizar un análisis del contenido del derecho a la vivienda

partiendo de una única idea. Se trataría del derecho a obtener frente a otro una

construcción adherida al suelo, es decir, un objeto físico o patrimonial. Efectiva-

mente, al hablar de vivienda se hace referencia a una construcción o una edifica-

ción, fijada al suelo y que sirve como habitación para uso personal o familiar.

Sin embargo, es preciso una visión de conjunto en el momento de la in-

terpretación constitucional, teniendo en cuenta, además, los principios informado-

res, institucionales y técnico-jurídicos. Mediante este procedimiento, se lograría

desarrollar y profundizar una idea del derecho a la vivienda distinta a aquella úni-

ca señalada, según lo ha propuesto Bassols Coma. El mismo autor agrega que de

464 Boletín Oficial del Estado, Gaceta de Madrid Nº 311, de 29/12/1978. 465 En relación al artículo 65 de la CRP véase el Capítulo III, apartado 2.2. del presente

trabajo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (199)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

191

este modo se evitaría que el sistema constitucional resulte en un modelo rígido y

podrían encontrarse nuevas soluciones jurídicas, ya sea innovando nuevas institu-

ciones, bien reelaborando su funcionalidad466.

Es así que, en base a este razonamiento, Bassols Coma plantea valorar el

fin social contenido en el artículo 47 CE, que no es otro sino la satisfacción de la

necesidad colectiva de alojamiento o habitabilidad y en la que el inmueble-

vivienda es un instrumento. La norma determina que los poderes públicos habrán

de promover las condiciones para hacer efectivo el derecho y tal disposición ha de

materializarse en la elaboración de políticas que establezcan las medidas pertinen-

tes para el acceso a la vivienda467.

Por tanto, dicho de otro modo, la verdadera obligación impuesta por el

artículo 47 CE es la articulación de prestaciones administrativas que proporcionen

a los interesados las condiciones para acceder a la vivienda y, de esta forma, hacer

efectivo el derecho. Entonces es incorrecto entender que el artículo 47 obliga al

Estado a proporcionar gratuitamente vivienda a todos los ciudadanos que carezcan

de ella, ya sea como propietarios, arrendatarios, o bajo cualquier otro título.

Lo que sí se exige es una legislación que determine, de forma general y

particular, las actuaciones públicas, respecto a la vivienda misma y a los posibles

destinatarios. Por un lado, se llama legislación general u objetiva a aquella que

regula materias como la especulación del suelo; diseño, calidad y seguridad en la

construcción; responsabilidad de promotores, constructores y arquitectos; ordena-

ción administrativa de las entidades de crédito y financiación; condiciones de los

contratos de compraventa, alquiler o arrendamiento, etc.

Por otra parte, se ha de dictar una normativa particular o subjetiva, es de-

cir, aquella que fije el mecanismo para la satisfacción del derecho teniendo en

cuenta ciertas situaciones personales. En este supuesto, se trata de familias con

466 BASSOLS COMA (1982): 784 y 785. 467 BASSOLS COMA (1982): 786 y GÁLVEZ MONTES (2001): 928.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (200)

192

ingresos económicos insuficientes para participar en el mercado libre; personas de

la tercera edad; personas con discapacidad, etc., que por sus circunstancias espe-

ciales requieren una protección singular468.

En base a esta configuración, expresa Bassols Coma, que el artículo 47

habilita a los poderes públicos para establecer una ordenación administrativa obje-

tiva en todo el sector de producción y uso de la vivienda, la que a su vez permiti-

rá, según las condiciones subjetivas de cada ciudadano, acceder al disfrute de la

vivienda469. En conjunto toda esta normativa que tiene como finalidad hacer efec-

tivo el derecho a la vivienda es lo que constituye un verdadero servicio público.

22..33.. EEll aarrttííccuulloo 4477 ccoommoo pprriinncciippiioo rreeccttoorr

Ya se ha señalado que el artículo 47, que establece el derecho a una vi-

vienda digna y adecuada, ha sido configurado en la Carta Magna vigente, igual

que la mayoría de las normas de contenido social, dentro del Capítulo III, Título I,

de los Principios Rectores de la Política Social y Económica.

Asimismo, se encuentran incluidos en dicho grupo otros derechos socia-

les de los llamados prestacionales, como los de seguridad social, salud, medioam-

biente, etc. Sin embargo, no todos los derechos de prestación forman parte del

Capítulo III del Título I y no todos los que están pertenecen a dicha clasificación,

según lo expresa Prieto Sanchís470.

La ubicación de estos derechos, considerada “claramente devaluadora”,

sería el resultado de una prudencia extrema e injustificada por parte de los redac-

tores de la constitución de 1978471, quienes no establecieron un régimen jurídico

uniforme para los mismos. Tal circunstancia no hace más que dificultar la inter-

468 En relación a las dificultades de determinados colectivos, véase el Capítulo VI, apar-

tado 3.2 del presente trabajo. 469 BASSOLS COMA (1982): 787. 470 PRIETO SANCHÍS (1995): 38. 471 CASTRO CID (1993): 169 y 170; (1998b): 43 y (2001): 72.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (201)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

193

pretación y aplicación por parte de quienes se ocupan de analizar las disposiciones

del mencionado capítulo472.

De hecho, Lucas Verdú se ha manifestado en el mismo sentido indicando

que los intérpretes de los Principios Rectores pueden sentirse perplejos al com-

probar “la impericia o pereza del constituyente en la redacción de esas disposicio-

nes”473, ya que por un lado el mismo epígrafe del Capítulo III habla de principios

rectores pero en diversos artículos se los denominan derechos, tal como sucede

con el artículo 47 CE que establece el derecho a la vivienda.

Además, se reconoce que los términos empleados por la CE no contribu-

yen a fijar el alcance y eficacia de los principios rectores. Es cierto que los voca-

blos son variados, asegurar, promover, mantener, velar, realizar, regular, etc. y

que, de hecho, solamente los artículos 43 y 47, salud y vivienda respectivamente,

utilizan la palabra derecho.

Sin embargo, la peculiar redacción no es fundamento suficiente para con-

siderar que los mismos carecen absolutamente de valor jurídico474, o sea, la for-

mulación lingüística de un precepto no puede ser la razón “para separar el Dere-

cho de las buenas intenciones”475.

2.3.1. La eficacia de los principios rectores. El artículo 53.3 CE

Ahora bien, respecto al Capítulo III del Título I, la doctrina ha vertido no

pocas y diferentes opiniones, fundadas, generalmente, en las interpretaciones que

se han hecho del artículo 53.3 CE. Antes que nada, conviene aclarar, que el artícu-

lo 27 CE (derecho a la educación) y el artículo 35 CE (derecho al trabajo), aún

consagrando derechos sociales de prestación, forman parte del Capítulo II del Tí-

tulo I y su protección está garantizada por el artículo 53.2, razón por la que los

472 CASCAJO CASTRO (1988): 97. 473 LUCAS VERDÚ (1996): 346-347. 474 PRIETO SANCHÍS (1990): 192 y 193. 475 PRIETO SANCHÍS (1995): 39.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (202)

194

mismos quedan fuera de los cuestionamientos a los que en el presente trabajo se

formularán en adelante.

Así pues, el artículo 53.3 CE, que tiene una redacción poco feliz o de-

safortunada y que parece ser la fuente de todas las discordias, porque su interpre-

tación es problemática476, dice:

“El reconocimiento, el respeto y la protección de los principios reconocidos en el Capítulo tercero informarán la legislación po-sitiva, la práctica judicial y la actuación de los poderes públicos. Sólo podrán ser alegados ante la Jurisdicción ordinaria de acuerdo con lo que dispongan las leyes que los desarrollen”.

De esta forma, según expresa García de Enterría, se ha establecido una

distinción entre derechos de significado básico y con protección reforzada, de

aquellos que requieren para su efectividad un desarrollo técnico mediante las le-

yes477. De la norma señalada se han de tener en cuenta dos expresiones; por un

lado, que los principios rectores “informarán la práctica judicial”, que ha de ser

interpretada como un reconocimiento de las determinaciones del Estado y que no

son únicamente normas programáticas sin aplicabilidad judicial.

Pero, por otro lado, el mismo artículo 53 también determina que los prin-

cipios rectores, “sólo podrán ser alegados ante la jurisdicción ordinaria de acuerdo

con lo que dispongan las Leyes que los desarrollen”, expresión que no puede ser

interpretada como una prohibición de alegación y menos de aplicación, pues sería

una contradicción respecto al párrafo anterior478.

No obstante, la mayoría de los autores479 coinciden en señalar que los

476 Coinciden en estas apreciaciones: FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ (1982): 29; GAR-

CÍA DE ENTERRÍA (2001): 69 y 70; SERRANO (1987): 117; PRIETO SANCHÍS (1990): 194 y 197; GARCÍA MACHO (1998): 365 y FERNÁNDEZ-MIRANDA CAMPOAMOR (2003): 159.

477 GARCÍA DE ENTERRÍA (2001): 68. 478 GARCÍA DE ENTERRÍA (2001): 69 y en el mismo sentido SERRANO MORENO

(1987): 117. 479 PECES-BARBA MARTINEZ (1979): 41; GARRIDO FALLA (1980): 581; SE-

RRANO MORENO (1987): 103; PRIETO SANCHÍS (1990): 192 y sgtes.; CARMONA CUEN-CA (1992): 106; GARCÍA MACHO Y SOLER (1994): 16; LÓPEZ GONZÁLEZ (1997): 164

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (203)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

195

principios rectores, entre ellos el derecho a una vivienda digna y adecuada, no

suponen derechos propiamente dichos, que no son derechos por sí solos, que son

derechos aparentes, que no dan lugar al surgimiento de derechos subjetivos, que

no son verdaderos derechos o, inclusive, que no son derechos fundamentales.

Se apoyan en la necesidad de una ley de desarrollo para reconocer efica-

cia a las disposiciones contenidas en los artículos 39 a 52 de la CE, aunque, como

expresa Prieto Sanchís480, la falta de desarrollo legislativo de un principio rector

no lo convierte en un enunciado jurídicamente inexistente. Dicho de otro modo,

por el mismo autor, “no es cierto que allí donde falta un supuesto de hecho o una

consecuencia jurídica perfectamente delimitados falte una norma jurídica481.

La división de opiniones dentro del sector antes indicado, se produce

cuando una parte de ellos no admite otorgar otro valor a esas normas y les niegan

cualquier efecto posible. La postura más extrema, en sentido negativo, se encuen-

tra en lo expresado por Garrido Falla, para quien es importante la estructura lógica

de la norma. Es decir, una declaración constitucional no adquiere carácter de nor-

ma constitucional con su sola inclusión en la Carta Magna, sino que ha de impli-

car también una orden, mandato o prohibición, con su correspondiente sanción.

Por tanto, según el mismo autor, sin la aludida estructura lógica nos encontramos

ante retórica constitucional y no ante derechos482.

Respecto a esta opinión se ha manifestado que la misma resulta sorpren-

dente, ya que en base a ella sólo podrían ser consideradas normas constitucionales

los enunciados de derechos, entendido este en el sentido más tradicional de la ex-

presión. Por tanto, según esta idea, la Constitución recoge muchas declaraciones

retóricas y pocas normas483.

Afortunadamente, tal como lo expresa Calvo Poyatos, existen discrepan-

480 PRIETO SANCHÍS (1995): 51. 481 PRIETO SANCHÍS (1995): 39. En el mismo sentido CARMONA CUENCA (1992):

110. 482 GARRIDO FALLA (1980): 579 y 580. 483 COSSIO DÍAZ (1989): 252 y 253.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (204)

196

-cias sobre la idea desarrollada por Garrido. La misma autora manifiesta que, aun-

que sea cierto que la Constitución contiene disposiciones algo imprecisas, no se

puede decir que de ella no deriven derechos directamente invocables y protegidos.

De hecho, no se puede realizar una interpretación de la constitución a la luz de la

vieja teoría privatista484.

Sin embargo, en esa misma dirección negativa está Jiménez Campos,

quien se refiere a los principios rectores como derechos prometidos, derechos apa-

rentes o “pretensiones comunitarias que la Constitución incorpora a fin de impo-

ner o, cuando menos, de justificar determinadas políticas públicas”485. Asimismo,

refiriéndose ya en forma exclusiva al derecho a la vivienda, se manifiesta Martí-

nez Estay al decir que el mismo es “...más bien una aspiración o programa de polí-

tica social, que eventualmente alcanzará virtualidad jurídica cuando sea desarro-

llada por el legislador…”.486.

Por otra parte, existen autores que sí reconocen, y con los que coincido,

el valor de estas normas e interpretan la manera en que las mismas deberían ser

aplicadas. El primer exponente dentro de este sector ha sido García de Enterría,

quien ha realizado una apreciación de la Constitución en conjunto, otorgándole un

valor al cuerpo completo del texto, con ciertas matizaciones, pero sin considera-

ciones negativas o pesimistas.

En tal sentido, ha señalado que, en principio, se han de tener claras tres

premisas: primero, que toda la Constitución tiene valor normativo inmediato y

directo; segundo, que la Constitución es parte del ordenamiento jurídico y tercero,

que la vinculación normativa de la Constitución afecta a todos los ciudadanos y a

todos los poderes públicos, sin excepción, no se hace referencia exclusiva a un

determinado sector de la Administración487.

484 CALVO POYATOS (1996): 131. 485 JIMÉNEZ CAMPOS (1999): 23, 24 y 123. 486 MARTÍNEZ ESTAY (1997): 327. 487 GARCÍA DE ENTERRÍA (2001): 63 y 64. En el mismo sentido SERRANO MO-

RENO (1987): 95 y 116; COBREROS MENDAZONA (1987): 27 y 34; CARMONA CUENCA (1992): 110.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (205)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

197

Aunque es cierto, según el mismo autor lo manifiesta, que “no todos los

artículos de la Constitución tienen un mismo alcance y significación normativas,

pero todos, rotundamente, enuncian efectivas normas jurídicas, sea cual sea su

posible imprecisión o indeterminación”488. Respecto a los principios rectores ex-

presa que los mismos han de orientar la acción del Estado y los fines determina-

dos de su misión489.

Por tanto, si se reconoce a la Constitución como el instrumento normati-

vo básico y fundamental y la misma proclama ampliamente la socialidad del Esta-

do490, garantiza la igualdad y propugna la dignidad humana como fundamentos

del orden político y la paz social, no cabe, de manera alguna, restarles importancia

a los principios rectores en ella contenidos.

En este sentido, se ha expresado que: “los Principios Rectores son la más

importante concreción de los enunciados generales del Preámbulo de la Constitu-

ción, de los valores superiores del ordenamiento reconocidos en el artículo 1.1

CE, especialmente el valor igualdad, y son concreción de la idea de Estado social,

expresado por el artículo 1”491.

Tal es así que se habla de Estado social como aquel que está comprome-

tido con la promoción del bienestar de la sociedad y, especialmente con la de

aquellos sectores más desfavorecidos. Así lo ha manifestado Pérez Royo y, ade-

más, agrega, que un “Estado democrático tiene que convertirse en Estado social,

en la medida en que tiene que atender y dar respuesta a las demandas de todos los

sectores de la sociedad y no exclusivamente a las de una parte de la misma”492.

488 GARCÍA DE ENTERRÍA (2001): 68. Coincide con el autor COBREROS MENDA-

ZONA (1987): 27 y 30. 489 GARCÍA DE ENTERRÍA (2001): 70. 490 CARMONA CUENCA (1992): 103. 491 SERRANO MORENO (1987): 96 y 97. En el mismo sentido COBREROS MEN-

DAZONA (1987): 30; GARRIDO (1994): 227; LÓPEZ PINA (1996): 26; GARCÍA MACHO (1998): 365 y 366: GONZÁLEZ ORDOVÁS (2004): 972.

492 PÉREZ ROYO (2006): 202.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (206)

198

Si bien los miembros de una sociedad son titulares de derechos civiles y

políticos así como de derechos sociales, cuando se habla de las demandas que la

misma realiza, generalmente se está tratando de derechos sociales, especialmente

los prestacionales, que en la CE de 1978 están incluidos mayoritariamente en el

capítulo dedicado a los Principios Rectores.

2.3.2. La aplicación de los principios rectores

Ahora bien, ¿cuál será la aplicación práctica de los principios rectores?,

es decir, ¿qué función cumplen o les es atribuible? La respuesta está en el mismo

artículo 53.3 CE que vincula a todos los poderes públicos, especial y predominan-

temente al legislador, al cumplimiento de lo dispuesto en el Capítulo III, Título I,

es decir, queda establecido un mandato de desarrollo y concreción de los objetivos

propuestos493.

Así lo ha manifestado López González494, para quien el legislador deberá

favorecer el cumplimiento de los objetivos de carácter socioeconómico, no pu-

diendo actuar de forma que dificulte la consecuencia de los mismos. Además, los

principios rectores han de ser tenidos en cuenta en el momento de interpretar la

Constitución en su conjunto, sin hacer diferencias entre partes de la misma495.

Entonces, los Principios Rectores son mandatos dirigidos al legislador

para que el mismo complete la estructura prevista en la Constitución y dote a los

derechos sociales, constitucionalmente incompletos, de operatividad inmediata.

Para Fernández Rodríguez ese es el evidente sentido del artículo 53.3 CE, se trata

de una expresa obligación que no puede obviarse en base a la libertad de configu-

ración.

493 GARCÍA MACHO (1998): 365. 494 LÓPEZ GONZÁLEZ (1997): 164. 495 LÓPEZ GONZÁLEZ (1997): 166 y SERRANO MORENO (1987): 118. En el mis-

mo sentido PÉREZ LUÑO (2005): 187 y sgtes.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (207)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

199

De hecho, indica el citado autor, en términos técnico-jurídico ese es el

significado de “desarrollo” en el marco de toda operación de remisión normati-

va496. Asimismo, señala Carmona Cuenca497 que se trata, sobre todo, de la orden

de promulgar las leyes necesarias para el ejercicio de determinados derechos, par-

ticularmente los derechos de prestación.

Pues bien, a partir de esta noción sobre las obligación del legislador, se

han de verificar las dos posibilidades que podrían presentarse al respecto, cumplir

o no con la misma. En el supuesto de que el legislador no dicte las leyes corres-

pondientes, estaría incumpliendo o inaplicando498 la propia Constitución. Sin em-

bargo, esta omisión no tendría mayores consecuencias, al no existir un medio

coercitivo para que desempeñe sus funciones, ya que la Constitución española no

prevé la inconstitucionalidad por omisión499. Pero, por otro lado, sí podría apro-

barse una ley que, en su totalidad o parte de ella, viole las disposiciones constitu-

cionales.

En tal caso, el incumplimiento de la Carta Magna se habrá materializado

a través de un acto del legislador y ante el mismo cabe la declaración de inconsti-

tucionalidad de dicha ley500. Lo expresado significa que los principios rectores son

perfectamente alegables ante el Tribunal Constitucional cuando se trate de proce-

dimientos de control de la constitucionalidad, es decir, es posible examinar a la

luz de las normas del Capítulo III, Título I CE la constitucionalidad de las leyes y

de cualquier norma o acto de los poderes públicos que son los destinatarios de los

496 FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ (1997): 464 y 468. 497 CARMONA CUENCA (1992): 108. 498 COBREROS MENDAZONA (1987): 50. 499 Al respecto señala FERNÁNDEZ-MIRANDA CAMPOAMOR (2003): 159, que la

vía de la inconstitucionalidad sería indeseable en una Constitución democrática y pluralista. Por otra parte la Constitución portuguesa sí establece la Inconstitucionalidad por omisión en el artículo 283 que dice: 1. A requerimiento del Presidente de la República, del Defensor del Pueblo o, por razón de violación de derechos de las regiones autónomas, de los presidentes de las asambleas legislativas regionales, el Tribunal Constitucional examina y comprueba el no cumplimiento de la Constitución por omisión de las medidas legislativas necesarias para hacer efectivas las normas constitucionales. 2. Cuando el Tribunal Constitucional compruebe la existencia de inconstituciona-lidad por omisión, dará conocimiento de ello al órgano legislativo competente.

500 CARMONA CUENCA (1992): 108 y 119.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (208)

200

mandatos de hacer contenidos en esos preceptos501.

De hecho, estas normas son directamente invocables y aplicables en

cualquier controversia jurídica, salvo como derechos subjetivos accionables ante

los tribunales502. De todos modos, se mantiene el impedimento del artículo 53.2.

CE, por el cual el único procedimiento en el que los artículos 39 a 52 no podrán

ser invocados como fundamento principal es el recurso de amparo. Sin embargo,

existe una opinión que, aunque solitaria, es importante mencionar por cuanto hace

al objeto de esta investigación.

La misma ha sido delineada por Prieto Sanchís, para quien lo establecido

en el artículo 53.3 no significa que los principios no puedan ser considerados, has-

ta por el propio el Tribunal Constitucional por cualquier camino procesal, incluido

el amparo, si el mismo resulta viable a través de otro derecho503. Como ejemplo

manifiesta que “un derecho al mínimo vital podría constituirse a partir del derecho

a la vida, del principio de Estado social, conectado a la dignidad de la persona y,

en fin, de algún principio rector, como el derecho a la salud, a una vivienda digna,

etc.”504.

La situación de inacción del legislador también se ha producido en otros

Estados. Por ejemplo, en el caso italiano, la Corte constitucional, ha optado por

emitir recomendaciones a los órganos legislativos. Sin embargo, la doctrina espa-

ñola ha señalado al respecto que una actividad excesiva del juez constitucional

representa un peligro, porque podría llegar a suplantar al legislador, que es el ór-

gano legitimado para desarrollar la Constitución505. Igualmente se ha expresado

que si el Tribunal Constitucional interviene y corrige una omisión legislativa, todo

501 SERRANO MORENO (1987): 103; LÓPEZ PINA (1996): 24; LÓPEZ GONZÁLEZ

(1997): 166. Véase comentario de GARRIDO (1994) sobre la STC 222/1992, de 11 de diciembre, que utiliza como fundamento para declarar la inconstitucionalidad del art. 58 de la Ley de Arren-damientos Urbanos, además del art. 14, dos principios rectores, art. 39.1, protección social, eco-nómica y jurídica de la familia y el art. 47, derecho a una vivienda digna y adecuada.

502 PRIETO SANCHIS (1995): 44 503 Lo cierto es que no he podido encontrar jurisprudencia del TC que aplique directa-

mente el artículo 47 CE. 504 PRIETO SANCHIS (1995): 46. 505 En el mismo sentido LÓPEZ GONZÁLEZ (1997): 166.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (209)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

201

el principio de separación de poderes se vería violado y se incumpliría la reserva

de ley506.

Sin embargo, hay quien se pronuncie a favor de las actuaciones realiza-

das en el vecino país. En tal sentido, Carmona Cuenca507 manifiesta que en casos

concretos de notoria despreocupación del legislador por cumplimentar los manda-

tos constitucionales, aquellas medidas podrían resultar “una útil llamada de aten-

ción sobre la importancia de los principios contenidos en la norma fundamental”.

Además, tal como lo indica Cobreros Mendazona “el Tribunal Constitucional es el

que no puede quedar impasible ante el incumplimiento de la Constitución”508.

Aunque hasta ahora se ha insistido en la obligación impuesta al legislador

por el artículo 53.3 respecto a los Principios Rectores de la Política Social y Eco-

nómica, cabe recordar que el artículo mencionado hace alusión a todos los poderes

públicos. Por tanto, la Administración tiene también una importante labor que

desempeñar respecto al Capítulo III, Título I de la Constitución. Para que la mis-

ma contribuya en la implementación de los Principios Rectores se ha de realizar

un desarrollo concreto determinando objetivos claros y específicos.

Sobre el tema, García Macho dice que la Administración tiene una fun-

ción de concreción con libertad de configuración, hasta tal punto que en determi-

nadas situaciones implica su desarrollo sin la mediación del legislador. Como

ejemplo, presenta justamente lo ocurrido con artículo 47 CE, recordando que la

política de vivienda de protección oficial y los correspondientes planes se realizan

en base al Real Decreto 31/1978, de 31 de octubre, sobre política de viviendas de

protección oficial509.

Es evidente que se pueden suscitar dificultades de carácter dogmático en

cuanto a la consideración jurídica de estos principios rectores pero esta cuestión

506 COBREROS MENDAZONA (1987): 45. 507 CARMONA CUENCA (1992): 123. 508 COBREROS MENDAZONA (1987): 48. 509 En relación al Real Decreto 31/1978, de 31 de octubre, véase el apartado 1.10.2 del

presente capítulo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (210)

202

no puede resultar en modo alguno insalvable, pues resultaría más ajustado al or-

denamiento jurídico entender que también son derechos constitucionales merece-

dores de protección los aludidos principios rectores de la política económica y

social, entendido en sentido genérico el concepto de derechos constitucionales.

Es por ello que el mandato constitucional recogido en el artículo 47 de la

Carta Magna adquiere toda su real dimensión como parámetro interpretativo de lo

que estos principios rectores significan en el conjunto del ordenamiento constitu-

cional510.

Asimismo, se podría otorgar mayor valor al artículo 47 CE si se aplicara

el principio de no regresividad de las conquistas sociales establecido por el Pacto

Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, tal como lo inter-

pretan Abramovich y Courtis511. Inicialmente, el Estado no debe sancionar normas

jurídicas ni aprobar políticas que empeoren la situación de la población en cuanto

al ejercicio del derecho a la vivienda se trate. Es decir, está prohibido reducir los

niveles de protección ya existentes porque es obligatorio lograr progresivamente

la plena efectividad del derecho aludido512.

22..44.. LLooss ttii ttuullaarreess ddeell ddeerreecchhoo aa llaa vviivviieennddaa

2.4.1. Consideraciones generales

Cuando se hace referencia a la titularidad de un derecho, se trata de de-

terminar la cualidad y atribución concreta que el ordenamiento realiza a favor de

un individuo, tal como lo manifiesta Bastida. El mismo autor agrega que de ese

modo se conciben las diferentes posiciones jurídicas en las que ese individuo se

encuentra en relación con el poder público y con otros particulares. De ahí que la

510 RODRÍGUEZ (1995): 130 y 131. 511 ABRAMOVICH y COURTIS (2004): 92. 512 Respecto al principio de no regresividad véase el Capítulo I, apartado 3.3 del presen-

te trabajo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (211)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

203

titularidad o ejercicio de determinados derechos fundamentales puedan estar suje-

tos a requisitos internos o externos, personales o temporales513.

Respecto a la vivienda, el artículo 47 CE dice que todos los españoles

tienen derecho a la misma, circunstancia sobre la que Bassols Coma llama la aten-

ción pues, dentro del Capítulo III del Título I, es el único caso en el que se subor-

dina la efectividad de un principio rector a ostentar la nacionalidad española514. En

el mismo sentido, González Ordovás515 ha expresado que, según la CE, todos tie-

nen derecho a la educación (art. 27), a la sanidad (art. 41), al medio ambiente (art.

45), sin embargo, el derecho a la vivienda se consagra para todos los que sean

españoles.

Por tanto, está clara la redacción de la norma, en principio, a todos los

españoles se les reconoce el derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada.

Sin embargo, también se ha de admitir que la titularidad no implica necesariamen-

te el disfrute, es decir, que tener derecho a algo dista muchas veces de estar ejer-

ciendo tal derecho. Lo dicho se evidencia al observar lo que la realidad social

muestra, que no todos los españoles acceden libremente y sin dificultades a una

vivienda digna y adecuada.

Se podría hablar de tres sectores bien diferenciados entre los titulares del

derecho. El primero de ellos, está compuesto por personas con ingresos relativa-

mente suficientes o altos que recurren directamente al mercado y hacen realidad el

derecho garantizado por el artículo 47 CE, sin requerir para ello de la intervención

del Estado516.

El segundo sector, mayoritario si cabe, lo conforman aquellos que por ca-

recer de los ingresos económicos suficientes demandan la acción de los poderes

públicos para acceder y disfrutar de una vivienda. Son los que necesitan un trata-

513 BASTIDA FREIJEDO (2004): 84 y 85. 514 BASSOLS COMA (1982): 778. 515 GONZÁLEZ ORDOVÁS (2004): 977. 516 MUÑOZ CASTILLO (2000): 75.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (212)

204

miento diferenciado que se instrumentaliza a través de los proyectos de apoyo

financiero.

Y, en último término, se debe considerar a un tercer sector constituido

por españoles afectados por graves problemas de infravivienda y de marginalidad

social, escaso nivel de renta, o bien problemas específicos de integración social.

Estos son los que precisan de una política de prestaciones directas, de servicio

público o de operaciones especiales para hacer efectivo lo dispuesto por el artículo

47 de la CE, ya que no tienen capacidad para acceder a ella a través del mercado,

o requieren de ofertas singulares517.

Además, sin obviar la clasificación mencionada, la propia Constitución

indica algunos colectivos específicos para los que se demanda una preferencia de

las acciones públicas, según palabras de Bassols Coma. Entre los mismos se des-

tacan los españoles de la tercera edad, ya que el artículo 50 CE establece que los

poderes públicos promoverán su bienestar mediante un sistema de servicios socia-

les que atenderán sus problemas específicos de vivienda.

Igualmente, los “disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos” porque el

artículo 49 de la CE ordena a los poderes públicos una política y una atención

especializada y que los amparen singularmente para el disfrute de los derechos

que el Titulo I de la CE otorga a todos los ciudadanos, entre los que se encuentra

el derecho a disfrutar de una vivienda518.

Conviene remarcar que las personas arriba individualizadas, representan

un sector social para el cual la adecuación de la vivienda y su entorno cobra un

sentido más especial. Las mismas enfrentan limitaciones que las colocan en una

situación de mayor vulnerabilidad, razón por la que en este contexto el concepto

de habitabilidad cobra su mayor significado519.

517 MUÑOZ CASTILLO (2000): 78 y 79. 518 BASSOLS COMA (1982): 778 y 779. 519 Respecto a las dificultades de determinados colectivos, véase el Capítulo VI, aparta-

do 3.2 del presente trabajo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (213)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

205

Por tanto, se habrán de aprobar normas en las que se fijen las característi-

cas suficientes para facilitar el acceso, así como el desenvolvimiento normal de las

necesidades motrices y la integración en el núcleo en que habiten, eliminar barre-

ras arquitectónicas, reservar porcentajes de viviendas públicas para discapacita-

dos520, etc.

Por su parte, Muñoz Castillo considera que existen más beneficiarios es-

peciales. La protección de la familia está garantizada por el artículo 39 CE; una

remuneración por el trabajo que ha de ser suficiente para satisfacer las necesida-

des del trabajador y las de su familia, como la vivienda, está prevista por el artícu-

lo 35 CE; y, por último, se determina que el Estado oriente la política de retorno

de los trabajadores españoles, por lo que el acceso a la vivienda será uno de los

pilares de dicha política521.

Para este grupo de ciudadanos, españoles o no, y para todos aquellos que

no pueden satisfacer esa necesidad básica mediante los productos del mercado

inmobiliario que conciben la vivienda como una mercancía y su producción como

un negocio, es preciso que se desarrollen e implementen políticas eficaces de pro-

tección acordes con la “medida primaria para resolver los problemas y conflictos

sociales desde la perspectiva de la justicia social inspirada por la dignidad de la

persona”522.

2.4.2. La situación de los extranjeros

Pues bien, se ha señalado reiteradamente que todos los españoles son ti-

520 En este sentido se puede citar la Ley 13/1982, de 7 de abril, de integración social de

los minusválidos; el Real Decreto 355/1980, de 25 de enero, que ya recogía porcentajes de reserva, al tiempo que la Orden de 3 de marzo de 1980 determina la normativa técnica que debe cumplir el proyecto técnico sobre eliminación de las barreras arquitectónicas; el Real Decreto 248/1981, de 5 de febrero, que regula el procedimiento para la distribución de la reserva de viviendas destinadas a minusválidos y la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, incluye entre los requisitos básicos relativos a la funcionalidad en los edificios (art. 3), la accesibilidad para las personas con movilidad y comunicación reducidas, de tal forma que les permita el acceso y la circulación por el edificio, potenciando de manera evidente la orientación de la política de vivien-da y de ciudad hacia este grupo social de preferencia constitucional.

521 MUÑOZ CASTILLO (2000): 82. 522 GONZÁLEZ ORDOVÁS (2004): 978.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (214)

206

-tulares del derecho a una vivienda digna y adecuada. Sin embargo, cabe cuestio-

narse si la política de protección en esta materia se extiende o no a los extranjeros.

Para intentar aclarar dicho planteamiento, resulta oportuno remitirnos a lo dis-

puesto por el artículo 13.1 CE según el cual “los extranjeros gozarán en España de

las libertades públicas que garantiza el presente título en los términos que esta-

blezcan los tratados y la ley”.

Al respecto, expresa López Guerra523, que la CE habilita al legislador pa-

ra delimitar el contenido de los derechos y, al mismo tiempo, lo limita material-

mente, pues la propia CE determina quiénes pueden ser titulares de cada derecho.

La idea central es que cualquier persona es titular de los derechos fundamentales,

sin embargo, nada obsta a que el ejercicio de los mismos por parte de los extranje-

ros sea atemperado o, incluso, limitado524.

Por otra parte, el Tribunal Constitucional525 ha reconocido que “los ex-

tranjeros pueden ser titulares de los derechos fundamentales a residir y a despla-

zarse libremente que recoge la Constitución en su artículo 19”, aunque considera

“lícito que las leyes y los tratados modulen el ejercicio de esos derechos en fun-

ción de la nacionalidad de las personas”.

En definitiva, el órgano jurisdiccional ha entendido que “los extranjeros

que, por disposición de una ley o de un tratado o por autorización concedida por

una autoridad competente, tienen derecho a residir en España gozan de la protecc-

ión que brinda el artículo 19 CE, aun cuando no sea necesariamente en idénticos

términos que los españoles, sino en los que determinen las leyes y tratados a los

que se remite el artículo 13.1. CE”.

A juicio de Muñoz Castillo, esta sentencia abre “la posibilidad de acceso

a las medidas de fomento y a los procedimientos que faciliten el disfrute de una

523 LÓPEZ GUERRA (2007): 170. 524 En tal sentido véase la STC 99/85, de 30 de septiembre; STC 115/87, de 7 de julio y

STC 265/2007, de 20 de diciembre. 525 STC 94/1993, de 22 de marzo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (215)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

207

vivienda digna y adecuada, en los términos que establezcan los Tratados y la

Ley”526. Efectivamente, es la Ley Orgánica 2/2009, de 11 de diciembre527, de re-

forma de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero528, sobre derechos y libertades

de los extranjeros en España y su integración social, la que establece en su artícu-

lo 13 que:

“Los extranjeros residentes tienen derecho a acceder a los sis-temas públicos de ayudas en materia de vivienda en los térmi-nos que establezcan las leyes y las Administraciones competen-tes. En todo caso, los extranjeros residentes de larga duración tienen derecho a dichas ayudas en las mismas condiciones que los españoles”.

La norma trascrita no establece el derecho a disfrutar de una vivienda, sin

embargo, podría entenderse que si se permite el acceso al sistema de ayudas pú-

blicas también se promueve el disfrute de una vivienda digna por los extranje-

ros529. Ahora bien, sobre el contenido de la disposición transcrita, es imprescindi-

ble realizar ciertas acotaciones.

En primer lugar, con las diversas modificaciones que se han realizado a

la ley de Extranjería se ha estrechado el sector que tenía derecho a las ayudas en

materia de vivienda, pues la Ley 4/2000, de 11 de enero, también contemplaba

como beneficiarios a aquellos residentes habituales empadronados en el municipio

correspondiente. Posteriormente, la Ley 8/2000, de 22 de diciembre, ya se refería

únicamente a los extranjeros residentes sin distinción. Por último, la reciente mo-

dificación ha determinado que no todos los extranjeros son beneficiarios de las

ayudas en materia de vivienda, sino aquellos con residencia de larga duración530.

En segundo lugar, cabe mencionar que con esta normativa el Estado está

legislando respecto a un sistema de subvenciones que, en la mayoría de los casos,

526 MUÑOZ CASTILLO (2000): 84. 527 BOE Nº 299, de 12/12/2009 528 BOE Nº 10, de 12/01/2000. 529 AGUADO I CUDOLÀ (2005): 86. 530 Véase el art. 31 (Situación de residencia temporal) y el art. 32 (Residencia de larga

duración) de la Ley 2/2009, de 11 de diciembre.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (216)

208

es competencia autonómica y que, por tanto, habría de entenderse que se refiere

únicamente a las ayudas estatales existentes en la materia531.

Finalmente, se ha dicho sobre la situación de los extranjeros que, tras el

reconocimiento jurídico de sus derechos, es necesario lograr que los mismos se

materialicen. Y, en dicho sentido, se asegura que “salvo en muy contadas ocasio-

nes, la no posesión de la nacionalidad española, se entiende, le lleva al inmigrante

a quedar fuera de los cupos escasos de acceso a una vivienda de promoción públi-

ca o de régimen especial532.

2.5. Los obligados por el derecho a la vivienda

2.5.1. Los poderes públicos implicados

Al establecer el contenido del derecho a la vivienda, se ha afirmado que

el fin perseguido por el mismo no es el de proveer morada a toda persona, ciuda-

dano, nacional o extranjero, que carezca de la misma, sino que se trata de arbitrar

las medidas y proporcionar las condiciones para que el individuo se encuentre en

situación de acceder a la vivienda533. En tal sentido, el artículo 47 CE hace refe-

rencia a los poderes públicos, señalando que son estos los que, estableciendo las

normas pertinentes y aplicándolas, lograrán hacer efectivo el derecho a una vi-

vienda.

Pues bien, en el concepto de poderes públicos se incluyen la Administra-

ción del Estado y las Comunidades Autónomas, configuradas a partir de la CE de

1978 y son los artículos 148 CE y 149 CE los que determinan las diferentes mate-

531 Así lo ha manifestado SANTOLAYA MACHETTI (2000): 4, realizando un comen-

tario que, si bien se refería a la Ley 4/2000, de 11 de enero, se ajusta totalmente al contexto que presentamos porque la nueva normativa continua aludiendo a las ayudas en materia de vivienda. Inclusive, el mismo autor ha puesto en duda la constitucionalidad de la mencionada disposición. En el mismo sentido, respecto a la normativa de extranjería y el reparto competencial véase SAN-TOLAYA MACHETTI (2007a): 159-169.

532 LEAL y MAYEUR (1997): 128. 533 BASSOLS COMA (1982): 786.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (217)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

209

rias que le competen a cada una de ellas. Además, en este contexto hay que consi-

derar el papel significativo que las Administraciones locales desempeñan como

parte de la estructura administrativa y al que se hará referencia más adelante.534

Tal es así que, partiendo de las disposiciones constitucionales en cuanto a

la distribución de competencias, principalmente entre el Estado y las Comunida-

des Autónomas, se identificarán las actuaciones que las mismas han de desarrollar

con vistas a hacer efectivo el derecho a la vivienda. Cabe adelantar que hay des-

acuerdos en cuanto a la distribución competencial o el alcance de la normativa

existente, sin embargo, no se pretende realizar un análisis exhaustivo de la pro-

blemática desarrollada en dicho sentido, sino, tal como lo ha expresado Muñoz

Castillo, dejar constancia de su existencia535.

Entonces, para conocer la distribución competencial en relación al artícu-

lo 47 CE, por una parte, se ha de tener en cuenta que según el artículo 148.1.3 CE:

“1. Las Comunidades Autónomas podrán asumir competencias en las siguientes materias:…3ª Ordenación del territorio, urba-nismo y vivienda”.

Por tanto, las Comunidades Autónomas, en uso de estas atribuciones, han

asumido la competencia sobre vivienda536, de forma exclusiva, según lo determi-

nan sus respectivos Estatutos.

Mientras que, por otro lado, el artículo 149.1 CE dispone que:

“El Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes ma-terias: “...11ª… bases de la ordenación de crédito…” y “…13ª Bases y coordinación de la planificación general de la actividad económica”.

534 MUÑOZ CASTILLO (2000): 75. 535 MUÑOZ CASTILLO (2003): 153. 536 Respecto a las competencias asumidas por cada una de las Comunidades Autónomas,

véase el Capítulo V, apartado 2 del presente trabajo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (218)

210

Se ha señalado que el aludido carácter de exclusividad, en un principio,

puede plantear la idea errónea de que el Estado ha perdido toda atribución en el

sector537. Sin embargo, en base a los artículos citados, 149.1.11 CE y 149.1.13

CE, queda claro que el mismo sí puede intervenir en las políticas de vivienda.

En efecto, señala Sánchez Morón que “…resultaría anacrónico entender

o pretender que un Estado, es decir, una unidad política soberana, dejara de esta-

blecer políticas de ordenación de los distintos sectores productivos…”. Además,

agrega el mismo autor que “…ningún Estado puede dejar de hacerlo, pues de lo

contrario peligraría la unidad económica que subyace a (y sostiene) la propia uni-

dad política…”538.

No obstante, Santolaya realiza una observación justamente respecto al ar-

tículo 149.1.13 CE. Para el autor, esta disposición otorga al Estado una atribución

que encaja mal en un sistema tradicional de reparto de competencias en cuanto

que incide sobre una pluralidad de sectores concretos de ámbitos competenciales

diversos y que tiene en sí misma virtualidad suficiente para convertir en concu-

rrentes gran parte de las actividades asumidas con el carácter de exclusivas por los

Estatutos539.

Además, cabe recordar la línea marcada por la jurisprudencia del Tribu-

nal Constitucional, en el sentido de que el Estado puede incidir en política de vi-

vienda, porque, “...autonomía no equivale a soberanía” e “…incluso las compe-

tencias autonómicas exclusivas han de situarse siempre dentro del marco constitu-

cional (art. 147 de la CE)…”540.

2.5.2. La STC 152/88, de 20 de julio

Los conflictos de competencia planteados fueron resueltos a través de la

537 IGLESIAS GONZÁLEZ (2000): 87 y BELTRÁN DE FELIPE (1997): 430. 538 SÁNCHEZ MORÓN (1990): 145. 539 SANTOLAYA MACHETTI (1985): 415 y 416. 540 STC 69/1982, de 23 de noviembre. Fj. 1. Ponente: don Francisco Tomás y Valiente.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (219)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

211

STC 152/88, de 20 de julio541. La misma determinó el alcance de las atribuciones

que cada Administración tiene en cuanto a la vivienda, marcando de esa forma el

inicio de una nueva etapa en la consolidación del Estado de las Autonomías.

Se indicó que la finalidad de promoción que persiguen las medidas arbi-

tradas por el Gobierno y la Administración del Estado consta de cuatro aspectos

que son inherentes a las mismas. El primero es sobre “…la definición misma de

las actuaciones protegibles”, como núcleo de las medidas consideradas…” y el

segundo es “…la forma de protección…”, en cuyo caso se refiere a la regulación

de las fórmulas de financiación que se pueden adoptar. Se trataría de créditos cua-

lificados, subsidiación de préstamos y subvenciones y sin las que el fomento de

actuaciones carece de eficacia, así como la finalidad específica de las mismas.

A continuación el tercer aspecto es “… el nivel de protección…”, ya que

la razón esencial por las que se adoptan las medidas es la de proteger a los desti-

natarios de las mismas, también se ha determinar el nivel que se intenta alcanzar u

ofrecer en cada caso. Y por último se trata de “…la aportación misma de recursos

estatales…”, a fin de realizar las correspondientes actuaciones, pues el aspecto

financiero es indispensable.

Asimismo, agrega la señalada sentencia que “…la regulación estatal de

cada uno de estos cuatro aspectos no invade competencia autonómica alguna, pues

se halla legitimada por lo dispuesto en el art. 149.1.13 de la Constitución, así co-

mo, por lo que hace a la financiación privada de tales actuaciones, en virtud de lo

dispuesto en el art. 149.1.11, puesto que se traduce en la disciplina de uno de los

préstamos de regulación especial computables por las entidades financieras”542.

Por otra parte, la Sentencia enumeró las actuaciones protegibles en cuan-

to a vivienda que pueden ser desarrolladas por las CCAA, ya que las mismas no

han quedado desprovistas de atribuciones. Estas podrán “… definir y llevar a cabo

541 Ponente: don Antonio Truyol y Serra. Voto particular formulado por don Francisco

Rubio Llorente. Véase el análisis realizado de la STC 152/88 en SÁNCHEZ MORÓN (1990). 542 STC 152/88, de 20 de julio, Fj. 4.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (220)

212

una política de vivienda propia…”, de tal forma que así complementarán las ac-

tuaciones de protección y promoción previstas por el Estado con cargo a sus pro-

pios recursos.

También tienen potestad para “… aplicar las medidas estatales adaptán-

dolas a las peculiares circunstancias de su territorio…”, considerando un margen

de libertad de decisión, pero sin perjuicio del respeto debido a los elementos in-

dispensables que las normas estatales arbitran para alcanzar los fines de política

económica general propuestos543.

Por tanto, este ha sido el modo a través del cual se ha logrado conciliar el

ejercicio de las competencias del Estado sobre la planificación y coordinación en

el sector económico de la vivienda, incluida la utilización instrumental de sus

competencias sobre las bases de ordenación del crédito, con las competencias au-

tonómicas en materia de vivienda.

Asimismo, se ha de mencionar lo que establece la STC 152/88 respecto a

la garantía de la igualdad en el ejercicio de los derechos constitucionales conteni-

dos en el artículo 149.1.1 a favor de todos los españoles. Dice que “esta función

de garantía básica, en lo que atañe al derecho a disfrutar de una vivienda digna, es

la que puede y debe desempeñar el Estado al instrumentar sus competencias sobre

las bases y coordinación de la planificación económica del subsector vivienda y

sobre las bases de ordenación del crédito”.

Es decir que “…la persecución del interés general -en este caso, el relati-

vo a la garantía de una vivienda adecuada para todos los españoles- se ha de mate-

rializar “a través de”, no “a pesar de” los sistemas de reparto de competencias

articulados en la CE”544. Esta actitud adoptada por el Tribunal Constitucional re-

543 STC 152/88, de 20 de julio, Fj. 4. 544 En el mismo sentido STC 251/2006, de 25 de julio; STC 146/1986, de 25 de no-

viembre. Al respecto ha dicho SÁNCHEZ MORÓN (1990): 141 y 142, que la actitud adoptada por el Tribunal Constitucional revelaría la prudencia con que el mismo utiliza “…un precepto tan indeterminado en su contenido y de tanta capacidad expansiva…”, como sería el contenido en el

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (221)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

213

velaría la prudencia con que el mismo utiliza “…un precepto tan indeterminado en

su contenido y de tanta capacidad expansiva…”545, como sería el contenido en el

artículo 149.1.1 y que para los Magistrados se trataría de un argumento comple-

mentario de los anteriores.

Ahora bien, resulta indispensable señalar el alcance que tienen las atribu-

ciones que corresponden al Estado según las disposiciones constitucionales. Por

un lado, respecto a la ordenación del crédito dispuesta por el artículo 149.1.11 CE,

se ha indicado que a través del mismo le corresponde establecer mecanismos de

fomento o protección de la actividad crediticia. Es decir, articular líneas de crédito

especialmente diseñadas para el fomento de determinados sectores económicos y

ponerlas a disposición de las entidades que deseen gestionarlas a favor de los ciu-

dadanos.

A los efectos señalados es indiferente que los créditos cualificados sean

otorgados por entidades de crédito, públicas o privadas. También es cierto, que la

concesión de financiación privilegiada podría enmarcarse dentro de la planifica-

ción general de la actividad económica, no obstante, Iglesias González sugiere la

utilización de la competencia de ordenación del crédito en razón de su especiali-

dad546.

En tanto que, la atribución estatal relativa a la planificación general de la

actividad económica, determinada por el artículo 149.1.13 CE, es otra vía que

permite al Estado ejercer competencias en materia de vivienda. La facultad seña-

lada se sustenta en el principio de unidad en el orden económico, que abarca nu-

merosos títulos competenciales estatales, ligados por la especificidad del ámbito

económico.

En tal sentido la STC 152/1988 expresa que “…dentro de la competencia

artículo 149.1.1 y que para los Magistrados se trataría de un argumento complementario de los anteriores.

545 SÁNCHEZ MORÓN (1990): 141 y 142. 546 IGLESIAS GONZÁLEZ (2000): 119, 123 y 124.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (222)

214

de dirección de la actividad económica general tienen cobijo también las normas

estatales que fijen las líneas directrices y los criterios globales de ordenación de

sectores económicos concretos, así como las previsiones de acciones o medidas

singulares que sean necesarias para alcanzar los fines propuestos dentro de la or-

denación de cada sector…”547.

Asimismo, señala que: “Este razonamiento es también aplicable al sector

de la vivienda, y en particular, dentro del mismo, a la actividad promocional, dada

su muy estrecha relación con la política económica general, en razón de la inci-

dencia que el impulso de la construcción tiene como factor del desarrollo econó-

mico y, en especial, como elemento generador de empleo”548.

Y por último manifiesta que, indudablemente, determinadas actuaciones

de construcción y rehabilitación de viviendas de protección oficial desarrolladas

dentro del subsector económico de la vivienda pueden ser comprendidas en la

competencia del Estado a que se refiere el art. 149.1.13 CE. Por ello el mismo

asume la regulación de los correspondientes instrumentos de financiación en el

ámbito definido, “…ya que con ello se trata de asegurar el mantenimiento de unas

inversiones fundamentales desde el punto de vista de la política económica gene-

ral que, en otro caso, se revelaría difícilmente viable…”549.

2.5.3. El reparto competencial

Pues bien, una vez aclarada la cuestión, se comprende que tanto el Estado

como las Comunidades Autónomas ostenten competencias en relación a la vivien-

da. Por ello, es básico evitar enfrentamientos entre las administraciones, pues el

gran y único perjudicado podría ser el ciudadano que requiere de las prestaciones

por ellas otorgadas para acceder a una habitación. Entonces, al situarse en el mar-

co de responsabilidades de un Estado compuesto, como lo es España, se hace ne-

547 STC 152/88. Fj. 2. 548 STC 152/88. Fj. 2. 549 STC 152/88. Fj. 4.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (223)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

215

cesario aplicar técnicas de coordinación y de cooperación para que, de esta forma

y según expresa Muñoz Castillo, se logre un grado deseable de entendimiento550.

Efectivamente, al interpretar las normas específicas sobre reparto compe-

tencial se han de considerar otros principios constitucionales. Así lo expresa Sán-

chez Morón refiriéndose a la igualdad, utilizada con cautela por el Tribunal Cons-

titucional; la cooperación, inherente al sistema de las autonomías, aunque la Cons-

titución no lo consagre expresamente; la coordinación, al igual que la anterior, si

bien ésta sí se encuentra establecida por la Carta Magna con carácter general para

todo el sistema administrativo.

Y finalmente se refiere el autor mencionado sobre los principios de des-

centralización y eficacia administrativa que se enlazan con los dos aspectos ante-

riormente aludidos. Se destaca que los mismos han sido poco utilizados por el

Tribunal Constitucional, lo que no significa que no hayan sido tenidos en cuen-

ta551.

Los artículos 149.1.11 CE y 149.1.13 CE permiten al Estado intervenir

en las políticas de vivienda. De hecho, respaldado por estas disposiciones, elabora

los Planes Estatales que resultan ser la normativa básica de financiación en la ma-

teria. Mientras que, a través del artículo 148.1.3 CE, las Comunidades Autónomas

y las ciudades de Ceuta y Melilla, también pueden ejercer atribuciones en materia

de vivienda y, efectivamente, la actividad que desarrollan no es menos intensa, tal

como se verá en las siguientes líneas.

Ahora bien, conviene referirse a las actividades desarrolladas por el Esta-

do para la elaboración de los Planes arriba indicados. Tal es así, que buscando el

mayor consenso posible y la atención a las demandas autonómicas, en primer lu-

gar se desarrollan las Conferencias sectoriales y las Conferencias multilaterales,

550 MUÑOZ CASTILLO (2000): 97 y 98. 551 SÁNCHEZ MORÓN (1990): 74-79.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (224)

216

además, de este modo se facilita el enlace de la normativa de ambas administra-

ciones.

Básicamente, en los Planes se definen las actuaciones protegibles míni-

mas y sus límites, los mecanismos de financiación cualificada y su regulación, los

beneficiarios de las actuaciones protegibles y los requisitos que estos han de cum-

plir para acceder a la financiación cualificada; asimismo, se determina el precio

básico a nivel nacional y la cuantía mínima de las ayudas establecidas, entre otras

medidas.

En cuanto a las CCAA, sus competencias exclusivas se desarrollan de

manera amplia a través de una diversidad de acciones, como la elaboración de su

propia normativa en materia de vivienda y ordenación del territorio; la definición

y desarrollo de su política de vivienda; la programación, ejecución, control y se-

guimiento de las promociones públicas; la administración de su patrimonio de

viviendas; la calificación de protección de las promociones privadas y el control y

gestión de la financiación cualificada de las actuaciones de viviendas protegidas,

rehabilitaciones o urbanización del suelo.

No obstante, es menester recordar que la ejecución de la normativa esta-

tal por parte de las administraciones autonómicas se apoya en dos tipos de Conve-

nios que suscribe el Ministerio de Vivienda (anterior Ministerio de Fomento). Por

un lado, lo hace con las entidades de crédito y, por otro, con las Administraciones

autonómicas, exceptuando al País Vasco y Navarra. Se trata de instrumentos que

son considerados la piedra angular del sistema normativo nacido de los Planes

estatales de vivienda y suelo552.

Actualmente, los que se concretizan en colaboración con las entidades de

crédito pretenden garantizar una oferta suficiente de préstamos convenidos y la

gestión del pago de la subsidiación de dichos préstamos y de otras ayudas a los

prestatarios a los que correspondan tales apoyos financieros.

552 MUÑOZ CASTILLO (2003): 45.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (225)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

217

Mientras que, aquellos firmados con las Comunidades Autónomas y ciu-

dades de Ceuta y Melilla han de establecer como mínimo, el número de actuacio-

nes protegidas financiables durante la vigencia del convenio; los compromisos

presupuestarios a asumir, en su caso, por parte de cada Administración respecto

de las modalidades de actuaciones protegidas que se acuerde cofinanciar; los me-

canismos de seguimiento y control del cumplimiento de los objetivos, y de comu-

nicación e información entre ambas Administraciones.

Asimismo, debe contener los compromisos en materia de gestión del

Plan, expresando los instrumentos y medidas a adoptar por parte de cada Admi-

nistración para su ejecución, y las subvenciones que correspondan a la creación y

mantenimiento de ventanillas únicas de vivienda, oficinas de rehabilitación y re-

gistros de demandantes y los protocolos de información y comunicación a los ciu-

dadanos sobre la participación de las Administraciones en la financiación de las

actuaciones protegidas del Plan553.

En la actualidad la política de vivienda de cada Comunidad Autónoma

tiene su propia dinámica, sin embargo, se pueden distinguir dos etapas en el desa-

rrollo de las mismas. La primera comienza con el traspaso de competencias en la

materia a las CCAA y finaliza con la STC 152/1988, de 20 de julio, a la que ya se

ha hecho referencia. Durante ese tiempo las políticas estatales fueron preeminen-

tes, percibiéndose resistencia a la descentralización, según expresa Iglesias Gon-

zález554. Las Comunidades Autónomas solamente gestionaban las políticas sin

participar en la definición de las mismas y dictaban ciertas disposiciones de carác-

ter complementario de las estatales555.

553 Artículo 16, Real Decreto 2066/2008, de 12 de diciembre, Plan Estatal de Vivienda y

Rehabilitación 2009-2012. 554 IGLESIAS GONZÁLEZ (2000): 68 y 69.. 555 NARBONA RUIZ (1993): 17. La autora recuerda que la excepción a este contexto la

constituyó el País Vasco, que fue el único en aprobar medidas públicas de protección a la promo-ción y adquisición de viviendas. Sin embargo, manifiesta la autora, la diferenciación no supone una delimitación rígida entre estas CCAA y el Estado, ya que la política de vivienda de Euskadi y de Navarra, coincide, en sus principales parámetros, con la del gobierno central.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (226)

218

La segunda etapa se inicia con la publicación de la STC 152/1988 que,

por un lado, refuerza las competencias estatales y, por otro, advierte sobre la nece-

sidad de coordinar las actuaciones de protección de la promoción y adquisición de

viviendas entre las CCAA y el Estado. De hecho, esta Sentencia dará lugar a la

concertación de las políticas de vivienda del Estado y las de la mayoría de las

Comunidades Autónomas a través de los dos instrumentos jurídicos que se han

comentado líneas arriba, las Conferencias Sectoriales de Vivienda y los Conve-

nios entre el Estado y cada Comunidad Autónoma556.

No obstante, es imprescindible mencionar que la normativa estatal de

protección existente antes de que se produjese la transferencia de competencias a

las CCAA y a las ciudades de Ceuta y Melilla, que se ha analizado en el apartado

1 del presente capítulo, constituye actualmente el Derecho estatal supletorio para

cubrir los supuestos de vacío normativo autonómico en la materia557.

2.5.3.1. Las Entidades Locales

Ya se ha puesto de manifiesto que entre los obligados al cumplimiento de

las disposiciones del artículo 47 CE se encuentran las Administraciones locales.

Asimismo, indica Muñoz Castillo que tal idea adquiere fuerza mediante lo esta-

blecido por el mismo artículo 148.1.3 CE, según el cual las Comunidades Autó-

nomas pueden asumir competencias en “ordenación del territorio, urbanismo y

vivienda” que, en base a sus respectivos Estatutos, son desarrolladas en colabora-

ción con los Ayuntamientos.

Además, existen otras disposiciones que van delineando las atribuciones

municipales en materia de vivienda. En tal sentido, la Ley 7/1985, de 2 de abril558,

de Régimen Local, en su artículo 25.2.d determina que:

556 IGLESIAS GONZÁLEZ (2000): 69 y 70. 557 MUÑOZ CASTILLO (2000): 95-99, indica que dicha legislación supletoria es una

legislación “dispersa y fragmentada”, pero conocida y asumida por las autonomías, aunque de difícil comprensión y muy reservada a expertos.

558 BOE Nº 80, de 03/04/1985.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (227)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

219

“El Municipio ejercerá en todo caso, competencias en los tér-minos de la legislación del Estado y de las Comunidades Autó-nomas en:…d) Ordenación, gestión, ejecución y disciplina ur-banística; promoción y gestión de viviendas…”.

Sobre la norma citada, se quiere llamar la atención hacia la promoción y

gestión, vocablos utilizados para indicar las competencias municipales y que tie-

nen significados muy amplios. Iglesias González indica que con ellos se permitiría

el despliegue de una serie de actuaciones en relación a la vivienda y que en térmi-

nos generales los Ayuntamientos ejercen con habitualidad competencias relativas

a la promoción y gestión de viviendas. Sin embargo, su alcance está condicionado

por las competencias que, en materia de vivienda, desarrollan Estado y Comuni-

dades Autónomas559.

Por otra parte, el artículo 28 de Ley mencionada dice que:

“Los Municipios pueden realizar actividades complementarias de las propias de otras Administraciones públicas y, en particu-lar las relativas a la educación, la cultura, la promoción de la mujer, la vivienda, la sanidad y la protección del medio ambien-te”.

Finalmente el Real Decreto Legislativo 781/1986, de 18 de abril, por el

que se aprueba el texto refundido de las disposiciones legales vigentes en materia

de Régimen Local, ha establecido en el artículo 96 que:

“La iniciativa de las Entidades locales para el ejercicio de acti-vidades económicas cuando lo sea en régimen de libre concu-rrencia, podrá recaer sobre cualquier tipo de actividad que sea de utilidad pública y se preste dentro del término municipal y en beneficio de sus habitantes”

Tal como se ha sostenido en el presente trabajo la vivienda es un sector

inseparablemente unido a la actividad económica y la disposición citada estaría

559 IGLESIAS GONZÁLEZ (2000): 410-416.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (228)

220

determinando una capacidad genérica de la Administración local para intervenir

en las dichas actividades560. A todo ello se han de sumar las atribuciones en la

formación y gestión de los Patrimonios Municipales de Suelo y, por tanto, con-

cluir que las Entidades locales se encuentran comprometidas de forma importante

para el cumplimiento del artículo 47 CE561. Además, la política de vivienda se

encuentra íntimamente unida a la política urbanística y en dicho contexto la com-

petencia municipal adquiere especial importancia.

De esta forma se destaca una vez más la necesidad de que los poderes

públicos, es decir, las distintas Administraciones, coordinen sus intervenciones

sobre la vivienda. Lo dicho alude a la elaboración de normativa básica y financia-

ción a cargo del Estado, el desarrollo de la política de vivienda, definiendo actua-

ciones protegibles y asignando el reparto de los fondos entre las mismas, que co-

rresponde a las Comunidades Autónomas y por último, pero no menos importante,

la aportación del suelo y la gestión del proceso de urbanización y edificación que

queda a cargo de los Municipios562.

No obstante, el alcance real de las competencias municipales en materia

de vivienda será finalmente establecida por el legislador sectorial, estatal o auto-

nómico y, en cualquier caso, los Municipios tienen que participar, respetando de

ese modo lo establecido por el artículo 140 CE563 respecto a la autonomía garanti-

zada a los Ayuntamientos.

2.5.3.2. La situación particular del País Vasco y Navarra

El País Vasco y Navarra son las Comunidades Autónomas que tienen un

560 IGLESIAS GONZÁLEZ (2000): 407. 561 MUÑOZ CASTILLO (2000): 75 y 76. 562 VALLS I SERRA (1993): 59 y 60 y BELTRÁN DE FELIPE (1997): 432. 563 El artículo 140 CE dice: “La Constitución garantiza la autonomía de los municipios:

Estos gozarán de personalidad jurídica plena. Su gobierno y administración corresponde a sus respectivos Ayuntamientos, integrados por los Alcaldes y los Concejales. Los Concejales serán elegidos por los vecinos del municipio mediante sufragio universal igual, libre, directo y secreto, en la forma establecida por la Ley. Los Alcaldes serán elegidos por los Concejales o por los veci-nos. La Ley regulará las condiciones en las que proceda el régimen del concejo abierto”.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (229)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

221

régimen especial de Concierto Económico con el Estado, aprobados por Ley

12/1981, de 13 de mayo y Ley 28/1990, de 26 de diciembre564, respectivamente.

Por esta razón las CCAA mencionadas tienen normativa propia de financiación y,

por tanto, sus competencias son ejercidas de un modo diferente a las demás.

Las mismas recaudan sus impuestos, lo integran a su propio presupuesto

y se articula la participación de las mismas en los gastos generales del Estado a

través de una aportación económica a las arcas generales configurando de este

modo el mencionado Concierto económico565.

Inicialmente el País Vasco aplicaba la legislación estatal pero la ruptura

de las relaciones sobre protección a la vivienda con el sistema normativo estable-

cido por el Estado se produce a partir de la finalización del Plan Cuatrienal Estatal

1984-1987. Ello ocurría a pesar de que durante la ejecución de este instrumento

estatal fuese la propia Comunidad Autónoma la que aportase los fondos económi-

cos precisos para su ejecución.

En este período, el País Vasco se limitó, en el ámbito de la protección a

la promoción privada, a complementar la normativa estatal y a establecer nuevas

figuras protegidas, situación que contrasta con la aprobación de normas en otros

ámbitos normativos relativos a la vivienda en las que se produce un notable ale-

jamiento e incluso contradicción con la normativa estatal.

El marco jurídico de protección pública a la vivienda en el territorio del

País Vasco, se configura con la aprobación del Decreto 144/1988, de 17 de mar-

zo566. De esta forma, se deja de aplicar definitivamente la normativa estatal, aun-

que, según Iglesias González, el contenido del Decreto mencionado sea práctica-

mente idéntico a la legislación del Estado vigente en ese momento567.

564 BOE Nº 127, de 28/05/1981 y BOE Nº 310, de 27/12/1990. 565 IGLESIAS GONZÁLEZ (2000): 290. 566 BOPV Nº 116, de 16/06/1988. 567 IGLESIAS GONZÁLEZ (2000): 290-293

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (230)

222

Progresivamente, las leyes del País Vasco se separan de los criterios se-

guidos por la legislación estatal, aunque se afirma el respeto de la misma. En todo

caso, tras esta primera disposición vasca, le sucederán otras que adecuarán las

medidas de protección pública a la promoción privada, no sólo a la realidad socio-

económica en general, sino también a las especiales circunstancias de la Comuni-

dad Autónoma aludida568.

Actualmente se encuentra vigente el Decreto 39/2008, de 4 de marzo569,

sobre régimen jurídico de viviendas de protección pública y medidas financieras

en materia de vivienda y suelo, desarrollado por varias Órdenes, entre las que se

puede mencionar las del 16 de abril de 2008, sobre procedimientos de adjudica-

ción de viviendas de protección oficial y sobre circunstancias de necesidad de

vivienda570; la del 15 de mayo de 2008, sobre determinación de precios máximos

de viviendas de protección oficial571; la del 08 de septiembre de 2008, de actuali-

zación de ingresos anuales ponderados exigibles para acceso a vivienda de protec-

ción oficial572.

Por su parte, la Comunidad Foral de Navarra, a partir de su desvincula-

ción de la normativa estatal, establece su propia regulación en el ámbito de la vi-

vienda sin que quede sometida a las bases estatales. Antes de esta fecha, se encon-

traba en las mismas condiciones que las demás autonomías, es decir, con financia-

ción común. De ese modo, asumía los gastos de sus actuaciones en materia de

vivienda con las cantidades que recibía del Estado y, además, suscribía convenios

con la Administración Estatal.

Con la aprobación del Convenio económico con el Estado se dejaron de

suscribir los correspondientes Convenios de financiación de actuaciones protegi-

bles entre la Administración Estatal con la Comunidad Foral, cesando, práctica-

568 Sobre la normativa vasca vigente, véase el Capítulo V, apartado 2.17 del presente

trabajo. 569 BOPV Nº 59, de 28/03/2008. 570 BOPV Nº 88, de 12/05/2008 571 BOPV Nº 100, de 28/05/2008. 572 BOPV Nº 70, de 08/09/2008.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (231)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

223

mente, la transferencia de fondos públicos de una Administración a otra en mate-

ria de vivienda. De este modo, la Comunidad Navarra se ha visto obligada a pres-

cindir de los fondos estatales para financiar su política de vivienda aunque ha ve-

nido aplicando, a pesar de todo, la normativa estatal, al menos hasta la efectiva

finalización de la transferencia de recursos estatales573.

Desde el momento del traspaso de competencias y hasta la plena separa-

ción de la normativa estatal, la Comunidad Foral de Navarra ha aprobado toda una

Normativa discordante con la estatal en el ámbito de la promoción pública de vi-

viendas, la rehabilitación e, incluso, de la protección de la formación de patrimo-

nios municipales de suelos. Por el contrario, en el ámbito de la protección a la

promoción y adquisición de viviendas, la actuación de la Comunidad Foral se re-

duce a aprobar normas que complementan las medidas protectoras estatales.

Posteriormente, se produjo el cese de transferencias de fondos por parte

del Estado para la financiación de la política navarra de vivienda y ello provocó

una radical y progresiva separación con respecto a la normativa estatal relativa a

la protección a la promoción privada de viviendas y su adquisición.

La separación con respecto al modelo estatal de protección a la vivienda

comienza, en realidad, con la promulgación de la Ley Foral 14/1992, de 21 de

diciembre, en la que se pueden encontrar los rasgos distintivos con respecto a la

normativa estatal.

Actualmente, están vigentes tanto la Ley Foral 8/2004, de 24 de junio574,

de Protección Pública a la Vivienda, como la Ley Foral 35/2002, de Ordenación

del Territorio y Urbanismo, que se consideran innovadoras en sus propuestas y

han sido referentes para otras Comunidades.

573 IGLESIAS GONZÁLEZ (2000): 300-302 574 BON de 2/07/2004 y BOE Nº 172, de 17/07/2004.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (232)

224

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (233)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

225

CCAAPPII TTUULL OO VV NNOORRMM AATTII VVAA EESSPPAAÑÑOOLL AA PPOOSSTTCCOONNSSTTII TTUUCCII OONNAALL

EESSTTAATTAALL YY AAUUTTOONNÓÓMM II CCAA SSOOBBRREE VVII VVII EENNDDAA

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (234)

226

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (235)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

227

11.. EEssttaattaall575

11..11.. SSuussttaannttiivvaa oo ssuupplleettoorriiaa

Tras la sanción de la Constitución de 1978, la consecuente transferencia

de competencias a las Comunidades Autónomas y a las ciudades de Ceuta y Meli-

lla y los resultados de la STC 152/88, de 20 de julio, se puede hablar de un siste-

ma mixto de protección576. Si bien, el Estado no puede elaborar una ley general y

sustantiva sobre vivienda, lo que aquí resulta imprescindible mencionar es que la

normativa estatal de protección que se encontraba vigente hasta la sanción de la

CE de 1978 actualmente comprende el Derecho estatal supletorio en cuanto al

régimen jurídico propio de las viviendas de protección oficial, su ámbito de apli-

cación, uso, conservación, aprovechamiento y régimen sancionador, toda vez que

exista vacío normativo autonómico577.

Entre dichas normas se encuentran el Real Decreto-Ley 31/1978, de 31

de octubre, sobre política de viviendas de protección oficial, el Real Decreto

3148/1978, de 10 de noviembre, que lo desarrolla. Asimismo, se integra con el

575 Se ha de aclarar que el complejo sistema de distribución competencial existente, no

contribuye en ordenar de manera clara y sencilla la legislación sobre la vivienda. En el presente trabajo se ha optado por considerar el sujeto como criterio de clasificación, es decir, según cuál sea la Administración actuante, al igual que MUÑOZ CASTILLO (2003): 135.

576 CES, Informe (2002): 106. 577 MUÑOZ CASTILLO (2000): 99.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (236)

228

Decreto 2114/1968, de 24 de julio578, Reglamento de Viviendas de Protección

Oficial y el Real Decreto 2960/1976, de 12 de noviembre579, texto refundido de la

legislación de viviendas de protección oficial, en lo que no se oponga al Real De-

creto 3148/1978.

11..22.. DDee ff iinnaanncciiaacciióónn:: PPllaanneess ddee VViivviieennddaa

1.2.1. Plan Trienal 1981-1983

A través del Real Decreto 2455/1980, de 7 de noviembre580, sobre finan-

ciación y seguimiento del Programa 1981-83 de Construcción de Viviendas de

Protección Oficial, desarrollado por Orden de 13 de Noviembre de 1980581, se

comienza a utilizar la técnica planificadora para periodos de tiempo más reducidos

que los desarrollados en la etapa preconstitucional.

Esta norma, al igual que en su oportunidad se hizo con el Programa de

Viviendas Sociales, fue formulada en un momento de transición política y en ple-

na crisis económica. Por un lado, culminaba el proceso de cambio institucional y,

por otro, el paro crecía debido al fuerte descenso de la población ocupada en la

construcción que se trasladó a otros sectores económicos subsidiarios.

Cabe mencionar que antes de la aprobación del presente Plan se dictó el

Real Decreto-Ley 12/1980, de 26 de septiembre582, para impulsar las actuaciones

del Estado en materia de vivienda y suelo. Esta norma creó el Instituto para la

578 BOE Nº 216, de 07/09/1968. 579 BOE Nº 311, de 28/12/1976. 580 BOE Nº 273, de 13/11/1980. Se aprobaron disposiciones adicionales complementa-

rias a esta normativa, como el Real-Decreto 1610/1981, de 3 de julio (BOE Nº 182, de 31/07/1981) que extendió los préstamos subsidiados a las viviendas para construcciones iniciadas antes del 1 de enero de 1981 y con arreglo a los regímenes a extinguir; el Real Decreto 372/1982, de 12 de febrero, sobre subsidiación de intereses a determinadas viviendas de protección oficial del Plan Trienal y el Real Decreto 373/1982, de 12 de febrero (BOE Nº 53, de 03/03/1982), que ex-tiende el ámbito de aplicación de la financiación del programa 1981-83 de construcción de vivien-das de protección oficial.

581 BOE Nº 273, de 13/11/1980. 582 BOE Nº 238, de 3/10/1980.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (237)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

229

Promoción Pública de la Vivienda (IPPV), que se convertiría en la figura básica

de la política del sector durante la primera mitad de los años 80.

Tal es así que el Plan Trienal, formulado aún de modo centralizado, se

impone, una vez más, como estrategia para superar los problemas económicos. De

hecho, mediante la construcción de viviendas se pretendía luchar contra el desem-

pleo y movilizar una importante cantidad de recursos del sistema financiero para

proporcionar a los adquirentes de VPO subvenciones con cargo a los recursos

públicos.

Para hacer frente a las necesidades financieras del Programa se requería

la asistencia del Estado a través del presupuesto del Ministerio de Obras Públicas

y Urbanismo y de las dotaciones de las Entidades Oficiales de Crédito, como la

aportación de fondos de las Entidades Privadas de Crédito.

Se suscribieron Convenios con Entidades Financieras Públicas y Privadas

para que subvencionasen con cargo a sus consignaciones presupuestarias el tipo

de interés de los préstamos que las mismas concediesen para la financiación de las

VPO de promoción privada. Los préstamos otorgados en el marco de estos Con-

venios ofrecían condiciones ciertamente preferentes en cuanto a las sumas entre-

gadas, así como, el tipo de interés, inferior a los vigentes en el mercado583.

Según Villar Ezcurra584 la aludida subsidiación de intereses por parte del

Estado implicaba un riesgo que se redujo en cierta forma mediante la Orden de 13

de Noviembre de 1980. Esta determinó el tipo de interés sobre el que se formali-

zarían los Convenios, así como las condiciones de los préstamos, tanto en el caso

de que correspondiesen a Convenios, como si se tratara de préstamos con tipos de

interés subvencionables.

Durante este período se sancionó la Ley 2/1981585, de regulación del

583 TINAUT ELORZA (1988a): 78. 584 VILLAR EZCURRA (1981): 465. 585 BOE Nº 90, de 15/04/1981.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (238)

230

mercado hipotecario, desarrollada por el Real Decreto 685/1982, de 17 de marzo,

que constituyeron instrumentos capitales para la financiación de la vivienda, tanto

pública como privada. Asimismo, se inició la diversificación de actuaciones pro-

tegibles introduciendo la figura de la rehabilitación de viviendas a través del Real

Decreto 375/1982, de 12 de febrero586 y el Real Decreto 2329/1983, de 28 de ju-

lio587.

La normativa estuvo motivada por el deterioro del patrimonio inmobilia-

rio y la pérdida de calidad ambiental del espacio habitado, aunque los resultados

en esta materia fueron más bien escasos588. Se dispuso como objetivo la protec-

ción y financiación de rehabilitación de viviendas y su equipamiento, incluidas o

no en áreas integradas, así como el régimen y funcionamiento de dichas áreas.

En cuanto a los resultados obtenidos con estos Planes, se ha dicho que

son aceptables o bastante satisfactorios. En lo que respecta a la promoción pública

de viviendas se alcanzó casi el 100% de los objetivos y se estabilizó el número de

viviendas protegidas. No obstante, se pudo solamente contener en forma parcial el

derrumbe del sector de viviendas libres589.

1.2.2. Plan cuatrienal 1984-1987

Tras el fin del Plan 1981-1983, se aprueba el Real-Decreto 3280/1983, de

14 de diciembre590, sobre financiación de actuaciones protegibles en materia de

vivienda, que instrumenta el Plan Cuatrienal de Viviendas de Protección Oficial

1984-1987. Tras el largo ciclo de crisis acaecido, en el año 1985 la economía es-

pañola comienza una etapa de expansión y tal circunstancia repercute positiva-

586 BOE Nº 53, de 03/03/1982. 587 BOE Nº 214, de 07/09/1983. 588 FERNÁNDEZ CARBAJAL (2004): 151. 589 FERNÁNDEZ CARBAJAL (2004): 153 y JORDÁN y FUENTES (1986): 413. 590 BOE Nº 4, de 05/01/1984. Otras disposiciones complementarias de este programa

fueron la Orden de 27 de enero de 1984 (BOE Nº 27, de 01/02/1984), sobre condiciones de finan-ciación y la Orden de 12 de abril de 1984 (BOE Nº 103, de 30/04/1984), sobre tramitación de subsidiación y subvenciones para la adquisición de VPO.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (239)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

231

mente en el mercado de la vivienda, pues se produce un crecimiento de la cons-

trucción.

Además, en aquellos momentos varios Estatutos de las Comunidades Au-

tónomas habían sido aprobados y las competencias en vivienda fueron asumidas

por las mismas. Estos factores contribuyeron a que las directrices del Plan se en-

cuadraran dentro de un nuevo planteamiento de política de vivienda591.

La financiación de las actuaciones podría hacerse mediante préstamos

cualificados; subsidiación de los tipos de intereses y subvenciones personales a

los adquirentes y usuarios y una vez más, el crédito oficial desarrolló en este pe-

riodo un importante papel592. Por otro lado, se elimina la tramitación de la ayuda

económica personal debido a la experiencia negativa con la misma, pero se im-

plementan dos tipos de ayudas más personalizadas. Se trataba de la subvención

personal a los adquirentes y la subsidiación de los tipos de interés.

Cabe destacar que esta etapa estuvo marcada por el conflicto positivo de

competencia planteado por el País Vasco ante el Tribunal Constitucional en rela-

ción al Plan establecido por el Real Decreto 3.280/1983, así como contra otros

instrumentos que lo desarrollaban. Los representantes de la Comunidad Autónoma

mencionada alegaban que la titularidad de las competencias que el Estado asumía

en la normativa, a excepción del artículo 2 y la Disposición adicional sexta, les

correspondía.

Por tanto, se solicitó la nulidad de las disposiciones legales mencionadas

por insuficiencia de rango y vulneración de mandatos constitucionales. Este pro-

ceso finalizó con la STC 152/1988, de 20 de julio, cuyos resultados ya fueron co-

mentados, fecha en que ya se encontraba vigente otro Plan estatal de vivienda, que

591 FURONES FERRERO y MARTÍN JADRAQUE (1988): 58. Una consecuencia de la

culminación de traspaso de competencias a las Comunidades Autónomas fue la desaparición del Instituto para la Promoción Pública de la Vivienda (IPPV), creado en 1980 con el objetivo de construir viviendas de promoción pública. JORDÁN y FUENTES (1986): 418.

592 TINAUT ELORZA (1988a): 79.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (240)

232

se analizará en el siguiente apartado593.

En cuanto a la política que se desarrollaba, es importante señalar la poca

atención prestada hasta ese momento al alquiler. Efectivamente, España estaba

totalmente volcada a la tenencia de vivienda en propiedad y las medidas legislati-

vas contribuían a ello. El Real Decreto 2/1985, de 30 de abril594, conocido como

Decreto Boyer, liberalizó los alquileres y permitió contratos temporales propi-

ciando que el parque de alquileres fuese prácticamente marginal comparando con

el de otros países del entorno europeo595.

Asimismo, se modificó el Decreto 4104/1964596, de Arrendamientos Ur-

banos, vigente en aquella fecha y para los contratos posteriores a su fecha de

aprobación se eliminó la prórroga forzosa, beneficio del que disfrutaban los inqui-

linos y se estableció en un año la duración mínima del contrato.

En cuanto a los resultados finales, se puede señalar que, tras el Plan

1984-1987, se ha producido una mejora de la situación en materia de vivienda. No

obstante, caben algunas especificaciones que caracterizaron a cada año en particu-

lar. En 1984 se considera que el sector tocó fondo, especialmente por causa de las

viviendas de promoción pública, cuya construcción no alcanzó los mínimos pre-

vistos. La diferencia se encontró en las viviendas de protección oficial de promo-

ción privada, que ya con el Plan anterior habían sido impulsadas.

En tanto que en 1985 las condiciones cambian y empieza el repunte del

sector para todo tipo de viviendas. Asimismo, la rehabilitación se dinamiza por

fin, arrojando resultados bastante satisfactorios597. Finalmente, se ha de mencionar

que, debido a la mejora de las condiciones económicas, la oferta comienza a rees-

tructurarse a favor de la vivienda libre. La situación resulta comprensible desde el

593 Respecto a la STC Nº 152, de 20 de julio, véase el Capítulo IV, apartado 2.5.2 del

presente trabajo. 594 BOE Nº 111, de 09/05/1985. 595 GONZÁLEZ ORDOVÁS (2004): 982. 596 BOE Nº 312, de 29/12/1964. 597 JORDÁN y FUENTES (1986): 418 y 419.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (241)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

233

punto de vista de los constructores, ya que, como comerciantes, aprovecharon las

oportunidades de aumentar sus ingresos598.

1.2.3. Plan 1987-1991

En este periodo se consolida la etapa de expansión económica iniciada en

1985, incidiendo en ello el ingreso de España en la Comunidad Económica Euro-

pea. No obstante, se planteó una particularidad, que se explicará detalladamente

en las siguientes líneas. En principio, a través del Real Decreto 1494/1987599, de 4

de diciembre, sobre medidas de financiación de actuaciones protegibles en materia

de vivienda, desarrollado por la Orden de 12 de febrero de 1988600, entra en vi-

gencia un nuevo Plan Estatal.

Sin embargo, tras la STC 152/88, de 20 de julio, que resuelve los conflic-

tos positivos de competencia planteados por el Gobierno Vasco en mayo de 1984,

se tuvo que adecuar la política estatal de vivienda a los efectos de la citada Sen-

tencia. Entonces, se aprueba el Real Decreto 224/1989, de 3 de marzo601, sobre

medidas de financiación de actuaciones protegidas en materia de viviendas, que

deroga el anterior Plan.

Pues bien, en cuanto al mercado de vivienda en particular, se produce un

incremento en la demanda debido a los cambios en la financiación. Tal circuns-

tancia ha permitido a un importante número de familias adquirir una vivienda,

pues se las ha dotado de la solvencia económica que en años anteriores no era

posible, según lo ha expresado Rafols602. Por tanto, no podía ocurrir sino el exceso

de demanda que provoca un aumento de precios sin precedentes, iniciándose en

este momento uno de los llamados booms inmobiliarios que duraría hasta 1991.

Se coincide en afirmar que el sistema de ayudas no llega a configurar un verdade-

598 RAFOLS I ESTEVE (1988): 43-46. 599 BOE Nº 297, de 12/12/1987. 600 BOE Nº 44, de 20/02/1988. 601 BOE Nº 57 de 8/3/1989. 602 RAFOLS I ESTEVE (1989): 90 y 91.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (242)

234

ro plan, sino que se trata de la definición de medidas específicas, como los cupos

anuales de actuaciones a financiar y los recursos disponibles al efecto603.

Sin embargo, diversos factores perjudicaron los efectos del programa,

como la falta de financiación suficiente debido al escaso interés de las entidades

financieras en comprometer recursos en esta materia604. Asimismo, el excesivo

costo del suelo dificultó la construcción de viviendas con precios que no super-

asen los límites establecidos para ser consideradas VPO y la falta de colaboración

entre la Administración del Estado y la de las Comunidades Autónomas también

representaron obstáculos para el buen desarrollo del programa.

Todo ello se traducirá en la escasa construcción, incrementándose nota-

blemente los problemas de acceso a la vivienda de la población con bajos ingre-

sos. Sin embargo, estos no serán los únicos afectados, ya que el aumento de los

precios dificulta la compra en el mercado libre, inclusive, a los que poseen ingre-

sos de nivel medio. En lo que respecta a los alquileres, el ya mencionado Decreto

Boyer de 1985 aprobado a fin de fomentar el alquiler no surte los efectos espera-

dos, pues los costos no se abarataron605.

Se puede afirmar que este periodo fue bastante agitado, se inicia con auge

inmobiliario, se aprueba una nueva ley que modifica el programa en desarrollo y

se produce nuevamente un cambio en el ciclo económico, en el momento en que

salen al mercado los inmuebles iniciados cuando la situación era aún favorable.

Estas circunstancias provocan el exceso de oferta y con ello llega a su fin el boom

inmobiliario606.

1.2.4. Plan 1992-1995

En la segunda mitad de la década de los 80 la situación económica en

603 CORTÉS ALCALÁ (1995): 287 y 288; MUÑOZ CASTILLO (2000): 47 y FER-

NÁNDEZ CARBAJAL (2004): 153. 604 PANIAGUA CAPARRÓS (1990): 283. 605 FERNÁNDEZ CARBAJAL (2004): 154. 606 FERNÁNDEZ CARBAJAL (2004): 155.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (243)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

235

España mejora y el mercado inmobiliario evoluciona provocando el excesivo pre-

cio del suelo que, a su vez, generó la burbuja especulativa, imposibilitando el ac-

ceso a una vivienda, especialmente a los jóvenes sin patrimonio y asalariados de

la clase media607.

Por tanto, se hacía necesario adoptar disposiciones para corregir el boom,

razón por la que el Gobierno pone en marcha un paquete de medidas y criterios a

adoptar para establecer la nueva política de vivienda. Las decisiones señaladas

quedan determinadas en un documento aprobado por Acuerdo del Consejo de

Ministros de 10 de mayo de 1991, cuyo objetivo principal era facilitar el acceso a

quienes no podían hacerlo en las condiciones que el mercado ofrecía.

Pues bien, el Plan estatal de vivienda se aprueba a través del Real Decre-

to 1932/1991, de 20 de diciembre608, que entra en vigor el 15 de enero de 1992 e

inaugura un nuevo modelo de política de vivienda en el que quedan integradas por

vía de Convenio las distintas Comunidades Autónomas que ostentan la competen-

cia en esta materia609.

Se plantea la adecuación de la oferta y la demanda de vivienda; la aten-

ción especial a los demandantes de vivienda que acceden por primera vez a la

propiedad; el fomento de la oferta de viviendas en alquiler a precios moderados

como alternativa deseable para un amplio espectro de demandantes de vivienda y

la coordinación de las actuaciones entre las Administraciones públicas para que

las medidas que se adopten se vuelvan operativas.

En esta etapa se dictan varias normas que afectan directamente a los

componentes del mercado residencial. Tal es así que, se aprueba el Real Decreto

1668/1991, de 15 de noviembre610, sobre financiación de actuaciones protegibles

en materia de suelo con destino preferente a viviendas de protección oficial. Asi-

607 MASSIEU VERDUGO (1992): 465. 608 BOE Nº 12, de 14/12/1992. Entra en vigor el 15 de enero de 1992. 609 BASSOLS COMA (1984): 331 y 332. 610 BOE Nº 281, de 23/11/1991.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (244)

236

mismo, se creó una nueva figura de apoyo fiscal para las personas que vivían en

alquiler a través de la Ley 18/1991, de 6 de junio611, sobre el IRPF.

Además se reformó la normativa de Arrendamientos Urbanos que consti-

tuye un elemento necesario para mejorar el parque de viviendas en alquiler. Sin

embargo, tal reforma debería ir acompañada de medidas complementarias de ca-

rácter fiscal. Al respecto, expresa Narbona Ruiz612 que los aspectos fiscales son

claramente favorecedores a la vivienda en propiedad y ello representa un factor

que frena el aumento de vivienda en alquiler613.

Igualmente, se aprueba el Real Decreto 1512/1992, de 14 de diciem-

bre614, por el que se regula la Comisión General para la Vivienda y la Edificación.

Esta circunstancia merece ser destacada teniendo en cuenta que la función princi-

pal de la aludida figura es el control de calidad de la edificación, lo que contribuye

a dar seguridad y lograr la adecuación de las viviendas a las necesidades e inter-

eses de sus ocupantes.

Como aspectos negativos, Muñoz Castillo menciona que la personaliza-

ción de las ayudas y la variedad de supuestos establecidos por el Plan vigente su-

pusieron una gestión detallista y complicada que obligó a las Comunidades Autó-

nomas a realizar un esfuerzo de tramitación muy elevado615. Agrega el autor que

el verdadero talón de Aquiles del Plan fue la línea de financiación para la rehabili-

tación.

A modo de evaluación general del Plan se puede señalar que en 1992 y

1993 los precios de las viviendas descendieron ligeramente, sin embargo, en 1994

y 1995 volvieron a subir. Esto motivó que las expectativas de las familias más

débiles se vean frustradas, ya que no se produjo un incremento de la renta dispo-

nible por las mismas. Por tanto, si bien el Plan 1992-1995 favoreció la recupera-

611 BOE Nº 136, de 07/06/1991. 612 NARBONA RUÍZ (1993): 20. 613 RODRÍGUEZ LÓPEZ (1995d): 508. 614 BOE Nº 314, de 31/12/1992. 615 MUÑOZ CASTILLO (2000): 53.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (245)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

237

ción de la demanda que se tradujo en el aumento de las inversiones de vivienda y

de la obra construida, siguió existiendo un sector con ingresos bajos y para quie-

nes la oferta no se adaptaba.

La accesibilidad se mantuvo como un grave problema que, tal como indi-

ca Rodríguez López, se percibió ante la alta relación precios/ingresos familiares y

el abandono de los centros urbanos hacia la periferia. Asimismo, sugería el autor,

la elaboración de políticas que incentiven el alquiler; el incremento de la financia-

ción de la rehabilitación y que se favorezca el retroceso del peso del coste del sue-

lo en el precio de venta de las viviendas616.

1.2.5. Plan 1996-1999

A través del Real Decreto 2190/1995, de 28 de diciembre617, sobre medi-

das de financiación de actuaciones protegibles en materia de vivienda y suelo se

establece el Plan de Vivienda para el periodo 1996-1999. Este inicia su desarrollo

enfrentando las dificultades dejadas por el plan anterior, particularmente, la limi-

tada oferta de viviendas en alquiler y los precios inadecuados de las que existían.

Además, los recursos económicos de los jóvenes resultaban insuficientes para

pretender acceder a una vivienda y los procesos de rehabilitación no habían sido

abordados con la intensidad y amplitud necesarias.

El Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente y las

Comunidades Autónomas decidieron prolongar la vigencia del Plan 1992-1995,

con ciertas modificaciones. Estas tendían a mejorar la eficacia social de las actua-

ciones, especialmente, los mecanismos de apoyo a la vivienda en alquiler, a la

rehabilitación y al desarrollo de suelo destinado preferentemente a viviendas pro-

tegidas.

616 RODRÍGUEZ LÓPEZ (1995d): 513. Cabe señalar que es prácticamente unánime la idea de que el precio del suelo es la causa principal del precio excesivo de las viviendas. Para estudiar las causas de este problema se ha constituido el Comité de Expertos sobre Urbanismo que ha presentado sus conclusiones y recomendaciones. Al respecto véase FERNÁNDEZ ORDÓNEZ (1994) y RODRÍGUEZ LÓPEZ y LOZANO PEÑA (1995).

617 BOE Nº 312, de 30/12/1995.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (246)

238

Las variantes consistían en las rehabilitaciones de áreas urbanas, la pro-

moción conjunta del gobierno central con los gobiernos autonómicos de viviendas

de promoción pública, las figuras de viviendas protegidas a diseñar por cada go-

bierno autonómico y el reforzamiento de las ayudas para el primer acceso.

Se mantuvieron los regímenes de protección especial y general y se in-

trodujeron dos nuevas actuaciones protegibles que, desde entonces, formarán par-

te de los siguientes programas estatales. Se trata de viviendas calificadas como

protegibles por la normativa propia de la Comunidad Autónoma y que fueran des-

tinadas a arrendamiento u otras formas de explotación justificadas por razones

sociales, que constituyan fórmulas intermedias entre la vivienda individual y la

residencia colectiva. La financiación cualificada se haría mediante préstamos cua-

lificados; ayudas económicas directas y otra ayuda establecida por el gobierno618.

Ahora bien, tal como se ha manifestado líneas arriba, el Plan 1996-1999

fue una prórroga, con ciertas modificaciones, del anterior Programa, el del periodo

1992-1995. Sin embargo, habían sobrevenido profundos cambios, tales como la

notable mejoría de la economía del país, especialmente desde 1997, la ampliación

de la oferta de viviendas, el aumento de los préstamos hipotecarios a tipos de inte-

rés con niveles muy bajos y la política de vivienda perdía trascendencia dentro del

mercado inmobiliario en lo que a apoyo al acceso para los hogares más carencia-

dos se refiere619.

La adaptación del Plan anterior mediante actualización de medidas reci-

bió varias críticas, pues debería haberse desarrollado una reestructuración total de

la política adaptándola a los nuevos tiempos620. Además, la política económica

general llevada a cabo en orden al cumplimiento por parte de España de los crite-

618 Se ha manifestado que la política de vivienda desarrollada entre 1996 y 1999 tuvo como único propósito el estimulo de la construcción. Se percibía claramente la necesidad de suelo edificable en cantidad suficiente y con precios moderados, especialmente en entornos urbanos, para que el precio de las viviendas sea realmente asequible y a ese efecto se pretendía canalizar parte de la financiación privilegiada. Véase RODRÍGUEZ LÓPEZ (1995c): 907.

619 RODRÍGUEZ LÓPEZ (1997c): 709. En el mismo sentido ALCONCHEL PÉREZ y ANTÓN GÓMEZ (1999): 29.

620 RODRÍGUEZ LÓPEZ (1996b): 810.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (247)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

239

rios de convergencia exigidos para el acceso a la Unión Económica y Monetaria

europea contribuyó a la alteración del entorno económico-financiero que existía

en la época de aprobación del vigente marco de medidas estatales de financiación.

Por tanto, las circunstancias exigían al Gobierno adoptar las nuevas me-

didas relacionadas con el tema y, por todo esto, el Plan tuvo su vigencia disminui-

da, siendo derogado por el Real Decreto 1186/1998, de 12 de junio, que se anali-

zará en el siguiente apartado.

1.2.6. Plan 1998-2001

El Real Decreto 1186/1998, de 12 de junio621, sobre medidas de financia-

ción de actuaciones protegidas en materia de vivienda y suelo, entró en vigor el 27

de junio de 1998 y sustituyó al anterior plan, que no llegó a completar el periodo

para el cual fue aprobado.

A partir de 1996 se inició una etapa de recuperación de la economía es-

pañola que se consolidó en los años siguientes. Se produjo un incremento en la

creación de empleo, así como en la demanda de viviendas, especialmente a partir

de 1998. A su vez, esto significó el aumento de los precios de las construcciones y

la inclinación de los promotores del sector hacia las viviendas libres.

Además, tal como ya se ha mencionado, el Plan 1996-1999 no era sino

una prórroga del anterior Programa 1992/1995, es decir, mantuvo un sistema que

ya requería ser reestructurado a fin de adaptarlo a los nuevos tiempos622 y, por

otra parte, la Unión Europea exigía a España el cumplimiento de los criterios de

convergencia para el ingreso en la Unión Económica y Monetaria.

Entre los objetivos se plantearon mejorar la estructura del mercado resi-

dencial facilitando a las familias con ingresos medios y bajos el acceso a la prime-

621 BOE Nº 152, de 26/06/1998. 622 RODRÍGUEZ LÓPEZ (1996b): 810.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (248)

240

ra vivienda en propiedad; aumentando la oferta de alquiler; estimulando la activi-

dad rehabilitadora del parque existente y propiciando la generación de suelo urba-

nizado con repercusiones moderadas en el precio final de nuevas viviendas, a fin

de anticipar y reforzar los efectos de la recientemente aprobada Ley 6/1998, de 13

de abril623, sobre régimen del suelo y valoraciones.

En cuanto a los regímenes de protección, desaparece la distinción entre

especial y general y se establece una nueva separación. Por un lado las viviendas

calificadas de protección oficial al amparo del Real Decreto-Ley 31/1978, de 31

de octubre, y normas de desarrollo, excepto las de promoción pública y, por otro,

las demás viviendas con protección pública calificadas o declaradas como prote-

gidas a los efectos del Real Decreto 1186/98, según la normativa propia de las

Comunidades Autónomas o de las Ciudades de Ceuta y Melilla.

Cabe destacar que dentro de este periodo se promulgó la Ley 38/1999, de

5 de noviembre624, de Ordenación de la Edificación, de notable importancia, pues,

siendo la edificación uno de los principales sectores económicos que inciden en la

sociedad, la misma carecía de una normativa acorde. Indudablemente se requería

de un marco general para fomentar la calidad de los edificios y el compromiso de

fijar las garantías suficientes a los usuarios frente a los posibles daños.

Asimismo, el Plan fue modificado por el Real decreto 115/2001, de 9 de

febrero625, que introdujo medidas complementarias de apoyo a la adquisición de

viviendas y estableció y desarrolló la ayuda estatal directa a la entrada. La misma

supuso una alternativa aplicable a quienes se acogiesen al sistema específico de

ayudas para el primer acceso a la vivienda en propiedad, como fórmula alternativa

al sistema vigente de ayudas estatales.

623 BOE Nº 89, de 14/04/1998. La norma señalada sustituyó al Real Decreto legislativo

1/1992, de 26 de junio, texto refundido de la Ley sobre Régimen de Suelo y Ordenación Urbana (BOE Nº 156, de 30/06/1992), la que había quedado derogada en buena parte por STC 61/1997, de 10 de marzo (BOE 25/4/1997) y a la que se consideró fracasada. RODRÍGUEZ LÓPEZ (1999b): 102.

624 BOE Nº 36, de 10/02/2001. 625 RODRÍGUEZ LÓPEZ (1999b): 108.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (249)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

241

Finalmente, creo interesante recordar la llamada de atención formulada

por Rodríguez López, quien al inicio del Plan 1998-2001, insistía en la necesidad

de buscar soluciones específicas para las dificultades en el acceso a la vivienda, de

los jóvenes. Resulta que, tal como es sabido, posteriormente el problema se acen-

tuó de manera considerable debido a la escasez de viviendas para alquiler y la

notable precariedad de los nuevos empleos, circunstancia que inevitablemente se

presenta como obstáculo a la hora de obtener financiación.

Los resultados del Plan 1998-2001 han sido, en general, bastantes negati-

vos. Solamente se alcanzaron las dos terceras partes de los objetivos establecidos

en cuanto a viviendas protegidas. Fundamentalmente se debe a que este tipo de

construcción no es atractiva para el sector privado pues no produce la rentabilidad

necesaria y tampoco arrojó resultados significativos la figura de la ayuda econó-

mica de entrada. Se recomendó la conveniencia de consensuar un acuerdo entre

las diferentes administraciones públicas, estatal, autonómica y local, para promo-

ver un mayor volumen de construcción de vivienda protegida, especialmente para

alquiler626.

1.2.7. Plan 2002-2005

Real Decreto 1/2002, de 11 de enero, sobre medidas de financiación de

actuaciones protegidas en materia de vivienda y suelo del Plan 2002-2005627, en-

tró en vigor el 13 de enero de 2002. Esta etapa se caracteriza por las buenas con-

diciones de la economía, que implica mayor empleo y poder adquisitivo de las

familias, sumado a los favorables tipos de interés de los préstamos hipotecarios,

que han provocado un fuerte empuje de la demanda y, por tanto, culminado en el

ya previsible incremento de precios.

La situación señalada ha producido un fuerte incremento en la edifica-

626 RODRÍGUEZ LÓPEZ (2003b): 728. 627 BOE Nº 11, de 12/01/2002. El Real Decreto 1/2002, de 11 de enero, fue modificado

por el Real Decreto 1042/2003, de 1 de agosto que creó un nuevo tipo de municipio singular a los efectos de la adquisición protegida de viviendas (BOE Nº 198, de 19/08/2003).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (250)

242

-ción residencial para el mercado libre, sin embargo, la producción de las vivien-

das protegidas de nueva construcción ha sufrido un enorme retroceso. Por tanto,

siguen existiendo grupos de población con niveles medios y bajos de ingresos,

especialmente los jóvenes, que se encuentran en peores condiciones para acceder

a viviendas en propiedad a precios moderados, problema que a corto plazo no será

solucionado.

Efectivamente, el mayor obstáculo que se presenta constantemente es la

falta de financiación suficiente para enfrentar los altos precios del mercado. De

ahí que el objetivo de la política de vivienda tendría que consistir en mayores y

mejores ayudas para permitir el acceso a las mismas y no centrarse únicamente en

los números de construcciones o rehabilitaciones que se realicen628.

Se trata de un Plan sencillo y claro para el ciudadano y en el que se han

tenido en cuenta la heterogeneidad existente en España respecto a la vivienda,

pues, se establecen ayudas especiales para jóvenes hasta 35 años; para unidades

familiares formada únicamente por el padre o la madre y los hijos o que haya per-

sonas con minusvalías o que se tenga a cargo a alguna persona de más de sesenta

y cinco años629.

También se ha de resaltar la aprobación de la Ley 51/2003, de 2 de di-

ciembre630, de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad uni-

versal a través de la cual se trata de cumplir con ciertas condiciones para que los

entornos, productos y servicios sean comprensibles, utilizables y practicables por

todas las personas, pues, así se evitaría una forma sutil, pero muy eficaz, de dis-

criminación indirecta.

Por otra parte, tras el cambio de gobierno acaecido en 2004, se realizaron

modificaciones normativas a fin de adaptarlas en cierta forma a la nueva ideología

que asumía la dirección del país. Una de las primeras medidas fue la creación, a

628 RODRÍGUEZ LÓPEZ (2003b): 744. 629 SASTRE (2002): 5. 630 BOE Nº 289, de 03/12/2003.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (251)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

243

través del Real Decreto 553/2004, de17 de abril631, del Ministerio de la Vivien-

da632, con competencias en materia de vivienda y de suelo.

Además, ligada al Ministerio señalado, se crea la Entidad Pública Empre-

sarial de Suelo (SEPES) que constituye un instrumento de actuación directa en el

ámbito del suelo. Su función es urbanizar suelo residencial para destinarlo a la

promoción de viviendas sujetas a algún régimen de protección pública y de suelo

industrial para posibilitar la instalación de empresas.

Posteriormente, se aprobó el Real Decreto 1721/2004633, denominado

Plan de choque de Vivienda. El mismo introdujo nuevas actuaciones protegidas

encaminadas a favorecer el acceso a la vivienda en forma de alquiler y subió el

precio básico nacional de las viviendas protegidas.

Siguiendo con las medidas relacionadas al alquiler, el 8 de abril de 2005,

se autorizó la creación de la Sociedad Pública de Alquiler634 (SPA). Esta entidad

surge con el objetivo de fomentar el arrendamiento del importante parque de vi-

viendas vacías existente en España mediante la reducción de costes de transacción

en la tramitación de los contratos y el refuerzo en la seguridad jurídica de los

arrendadores.

Resulta que, en numerosas ocasiones, el propietario de una vivienda opta

por mantenerla vacía ante la inseguridad en cuanto al cobro del alquiler y al man-

tenimiento de la calidad de la construcción635. No obstante, se ha criticado esta

631 BOE Nº 94, de 18/04/2004. Además, se dictó el Real Decreto 562/2004, de 19 de

abril, por el que se aprueba la estructura orgánica básica de los Departamentos Ministeriales y el Real Decreto 1718/2004, de 23 de julio, por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio de Vivienda.

632 Véase sitio web oficial del Ministerio de Vivienda. Disponible en: http://www.mviv.es/es/ - última consulta: 17/abril/2010.

633 BOE Nº 181, de 28/07/2004. 634 Véase Sitio Web de la Sociedad Pública de Alquiler. Disponible en:

www.spalquiler.com 635 RODRÍGUEZ LÓPEZ (2005b): 527.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (252)

244

iniciativa afirmando que no se ha negociado ni consensuado satisfactoriamente

con los sectores afectados y, además, los resultados arrojados son muy pobres636.

Al finalizar la vigencia del presente 2002-2005 se destacó el desarrollo

del nuevo auge inmobiliario y el problema de la accesibilidad. El descenso de los

tipos de interés de los préstamos-vivienda y el aumento de los plazos de los mis-

mos fueron los factores que contribuyeron a ese efecto. El esfuerzo de accesibili-

dad ha sido especialmente elevado en las zonas más urbanas y en las principales

aglomeraciones poblacionales, en las que los precios han crecido por encima del

resto del territorio nacional637.

1.2.8. Plan 2005-2008

Tal como se ha indicado en el apartado anterior en los últimos años en

España se ha producido un gran aumento de precios en el sector de la vivienda

libre, alcanzando niveles hasta entonces desconocidos y dificultando el acceso a

un número cada vez mayor de personas pertenecientes a diversos colectivos. Asi-

mismo, aumentó la construcción residencial y eso originó un parque inmobiliario

en el que se destacaron las viviendas vacías que sumado a la especulación compli-

có aún más las condiciones del sector.

Estas circunstancias, según expresa Alonso Timón, crearon una verdade-

ra alarma social, llevando a las Administraciones Públicas a ofrecer ingeniosas

soluciones638. En este contexto se aprobó el Real Decreto 801/2005, de 1 de ju-

lio639, que estableció el Plan Estatal 2005-2008, para favorecer el acceso de los

ciudadanos a la vivienda.

636 ALONSO TIMÓN (2006): 154. 637 RODRÍGUEZ LÓPEZ (2004a): 682-684. 638 ALONSO TIMÓN (2006): 147. El autor también destaca que el nuevo Plan Estatal

de vivienda 2005-2008 no solamente sustituye el anterior, sino que representa una arriesgada apuesta del gobierno al crear un Ministerio exclusivo para el sector.

639 BOE Nº 166, de 13/07/2005, modificado por Decreto 14/2008, de 11 de enero (BOE Nº 11, de 12/01/2008).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (253)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

245

El Plan giró alrededor de los siguientes ejes: ampliar el peso de la vivien-

da protegida en los mercados dirigida a las personas con problemas para acceder

al mercado libre; obtener un mayor equilibrio entre las formas de tenencia, alqui-

ler y propiedad; impulsar las actuaciones en materia de suelo edificable destinado

preferentemente a viviendas protegidas y prestar atención específica a los colecti-

vos con mayores dificultades en el acceso a una vivienda, como los jóvenes; las

familias numerosas y las monoparentales; los mayores de 65 años; las personas

con discapacidad y sus familias y las víctimas de la violencia de género y del te-

rrorismo.

Además, se pretendía adaptar los tipos de vivienda a las necesidades de

los hogares, atendiendo a las nuevas formas de vida y estructuras familiares y a

los requerimientos de accesibilidad para las personas mayores y los discapacita-

dos, Y, por último, se planteó lograr la concertación y cooperación institucional

entre todas las Administraciones Públicas y con los agentes sociales y económi-

cos.

Cabe indicar que el fomento del arrendamiento fue uno de los principales

objetivos del Real Decreto 801/2005 pues, dicho mercado no ha logrado desarro-

llarse adecuadamente y España se mantiene como uno de los países con menores

índices de viviendas en alquiler. Se indica que tal situación responde a dos moti-

vos, por un lado, la propia mentalidad de las personas que prefieren la propiedad

y, por otro, los bajos tipos de interés que deben pagar por los préstamos hipoteca-

rios a plazos que van 25 a 35 años640.

Seguidamente, se aprueban diversas normas relacionadas con la edifica-

ción y que contribuye a lograr la adecuación de las viviendas. En tal sentido se

aprueba el Código Técnico de la Edificación641, con el objetivo de mejorar la cali-

640 Al respecto se ha manifestado que las medidas adoptadas por las administraciones no

se han ocupado de dos normas fundamenta que podrían hacer crecer el índice de alquiles, se trata de la Ley de Arrendamientos Urbanos y la Ley de Enjuiciamiento Civil. Véase ALONSO TIMÓN (2006): 153 y 154.

641 Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo (BOE Nº 74, de 28/03/2006). Véase al res-pecto el apartado 1.2.3 del presente Capítulo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (254)

246

dad de la edificación y promover la innovación y la sostenibilidad. Asimismo, se

crea el Consejo para la Sostenibilidad, Innovación y Calidad de la Edificación642

y, por último, se aprueba el Procedimiento básico para la certificación de eficien-

cia energética de edificios de nueva construcción, así como de los proyectos y de

los edificios terminados643.

También se dictó el Real Decreto 1472/2007, de 2 de noviembre644, por

el que se regulaba la Renta Básica de Emancipación de los jóvenes. Se trata de un

apoyo económico para el pago del alquiler de la vivienda que constituye el domi-

cilio habitual y permanente del solicitante, en las condiciones y requisitos que

establece la mencionada normativa. La medida ha sido muy bien acogida por este

sector con especiales dificultades en el acceso a la vivienda, ya que representa un

incentivo para su emancipación y mayor movilidad laboral.

Durante la vigencia del Plan 2005-2008, saltó a la luz en los Estados

Unidos una práctica que se venía desarrollando en varios mercados hipotecarios,

los denominados créditos subprime. Básicamente, consistía en la emisión de bo-

nos respaldados por créditos para compra de vivienda otorgados con escaso o nulo

rigor a clientes sin la solvencia suficiente y que eran comercializados por las enti-

dades financieras.

Tal circunstancia ha generado desconfianza y escasez de liquidez a nivel

mundial y ha repercutido directamente en el sector de la vivienda en España que,

tras una prolongada etapa de crecimiento, ha decaído desde 2007645.

Por tanto, el Plan llegó a su fin durante la aludida crisis financiera a la

que siguió una recesión severa de la economía, tal como se había pronosticado. En

su momento la medida más destacada fue lograr que los bancos concedieran prés-

tamos, a fin de recuperar la actividad en el mercado interbancario, ya que ello

642 Real Decreto 315/2006, de 17 de marzo (BOE Nº 74, de 28/03/2006). 643 Real Decreto 47/2007, de 19 de enero (BOE Nº 27, de 31/01/2007). 644 BOE Nº 267, de 07/11/2007. 645 RODRIGUEZ LÓPEZ (2007b): 758 y RODRÍGUEZ LÓPEZ y FELLINGER JU-

SUÉ (2008): 3.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (255)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

247

contribuiría a que el sector de vivienda mejorara de alguna manera, considerando

que el mismo se caracteriza por la búsqueda del acceso a la propiedad y para lo

cual se requiere de financiación crediticia646.

1.2.9. Plan 2009-2012

Por Real Decreto 2066/2008, de 12 de diciembre647, se regula el Plan Es-

tatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012, aprobado en especiales circunstan-

cias. Por un lado persisten las dificultades de acceso a la vivienda para un sector

de la población, como consecuencia del largo período de alzas de precios que se

ha vivido desde 1996 hasta 2007. Y por otra parte el duro escenario económico,

en el que se evidencia la disminución de la demanda y de la oferta de viviendas.

En este contexto se destaca la necesidad de que toda actividad económica

se desarrolle en un marco de sostenibilidad y eficiencia. Entonces, para responder

a los requerimientos de la población se deben utilizar las viviendas ya existentes,

sin olvidar la importancia de mantener la producción suficiente para cubrir las

carencias habitacionales y que, por ello, deben establecerse actuaciones tendentes

a evitar estrangulamientos de oferta a medio y largo plazo en el sector.

El documento señala una larga lista de beneficiarios con derecho a pro-

tección preferente a las unidades familiares con ingresos mínimos648, se trata de

las personas que acceden por primera vez a la vivienda; los jóvenes menores de 35

años; las personas mayores de 65 años; las mujeres víctimas de la violencia de

género; las víctimas del terrorismo; los afectados por situaciones catastróficas y

las familias numerosas.

Igualmente se incluye a las familias monoparentales con hijos; las perso-

nas dependientes o con discapacidad oficialmente reconocida, y las familias que

646 RODRÍGUEZ LÓPEZ (2008c): 751-752. 647 BOE Nº 309, de 24/12/2008. 648 El Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) no excederá, para el

acceso en alquiler de 1,5 veces y para acceso en propiedad de 2,5 veces el mismo indicador.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (256)

248

las tengan a su cargo; las personas separadas o divorciadas; las personas sin hogar

o procedentes de operaciones de erradicación del chabolismo y otros colectivos en

situación o riesgo de exclusión social determinados por las Comunidades Autó-

nomas.

Las ayudas financieras previstas consisten en los subsidios de préstamos

convenidos; la ayuda estatal directa a la entrada (AEDE) y las subvenciones.

Además, se prevé la participación de los Ayuntamientos para financiar actuacio-

nes protegidas en: áreas de urbanización prioritaria de suelo; áreas de rehabilita-

ción integral y áreas de renovación urbana. Igualmente, podrán conceder ayudas

para la erradicación del chabolismo; la promoción de alojamientos para colectivos

especialmente vulnerables u otros colectivos específicos en suelo de titularidad

municipal.

El Plan consta de 6 ejes básicos y son ellos: la Promoción de Viviendas

Protegidas; las Ayudas a Demandantes de Vivienda; las Áreas de Rehabilitación

Integral y Renovación Urbana; las Ayudas RENOVE; las Ayudas para Adquisi-

ción y Urbanización de Suelo para Vivienda Protegida y las Ayudas a Instrumen-

tos de Información y Gestión del Plan. Además, se determinaron 12 programas a

ser desarrollados en relación con los ejes temáticos para cumplir con sus objetivos

(ver cuadro 1).

Cuadro 1: Ejes básicos y programas del Plan Estatal de Vivienda 2009-2012.

EJES PROGRAMAS

EJE 1. PROMOCIÓN DE

VIVIENDAS PROTEGIDAS.

a. Viviendas para alquiler b. Vivienda para venta. c. Alojamientos para colectivos especialmente vulnerables y otros colectivos específicos.

EJE 2. AYUDAS A DEMANDANTES

DE VIVIENDA.

a. Ayudas a inquilinos. b. Ayudas a adquirentes de nuevas viviendas protegidas y de viviendas usadas.

EJE 3. ÁREAS DE REHABILITACIÓN INTEGRAL Y RENOVACIÓN

URBANA.

a. Áreas de rehabilitación integral de centros históricos, centros urbanos, barrios degradados y municipios rurales (ARIS). b. Áreas de renovación urbana (ARUS). c. Programa de ayudas para la erradicación del chabolismo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (257)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

249

EJE 4. AYUDAS RENOVE A LA RE-

HABILITACIÓN Y EFICIENCIA ENERGÉTICA.

a. Ayudas RENOVE a la rehabilitación. b. Ayudas a la eficiencia energética en la promo-ción de viviendas.

EJE 5. AYUDAS PARA ADQUISICIÓN Y URBANIZACIÓN DE SUELO PARA VI-

VIENDA PROTEGIDA.

a. Ayudas para adquisición y urbanización de suelo para vivienda protegida.

EJE 6. AYUDAS A INSTRUMENTOS DE INFORMACIÓN Y GESTIÓN DEL PLAN.

a. Ayudas a la gestión de los Planes de Vivienda e información al ciudadano.

11..33.. CCoommpplleemmeennttaarriiaa

1.3.1. Suelo y Urbanismo

De lo expresado hasta el momento, queda de manifiesto la importancia

del suelo como elemento clave en el marco de actuaciones, tanto estatales como

autonómicas, respecto a la vivienda. En dicho sentido, a la fecha se encuentra vi-

gente Real Decreto Legislativo 2/2008, de 20 de junio649, por el que se aprueba el

texto refundido de la ley de suelo. Dicha medida ha resultado importante a fin de

unificar una legislación que en los últimos años ha sido constantemente alterada y

que requería una renovación profunda y no solamente retoques o correcciones650.

Como primera novedad cabe destacar que no se trata de una ley urbanís-

tica, sino que la misma regula las condiciones básicas que garantizan la igualdad

en el ejercicio de los derechos y en el cumplimiento de los deberes constituciona-

649 BOE Nº 154, de 26/06/2008. Los antecedentes de la señalada normativa se encuen-tran en el Real Decreto 1346/1976, de 9 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre Régimen del Suelo y Ordenación Urbana, desarrollada por los Reglamentos de Planea-miento, Gestión y Disciplina Urbanística de 1978; el Real Decreto Legislativo 1/1992, de 26 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre Régimen del Suelo y Ordenación Urbana (en sus artículos no anulados por la STC 61/1997 y no derogados por la Ley 6/1998); la Ley 6/1998, de 13 de abril, sobre Régimen del Suelo y Valoraciones; la Ley 10/2003, de 20 de mayo, de medidas urgentes de liberalización en el sector inmobiliario y transportes y la Ley 8/2007, de 28 de mayo, de Suelo (BOE Nº 128, de 26/05/2007).

650 La nueva normativa de suelo ha generado diversos trabajos que la han analizado de-tenidamente, al respecto véase, a modo de ejemplo, PAREJO ALFONSO y ROGER FERNÁN-DEZ (2007); MARTÍNEZ CALVO (2007); GONZÁLEZ PÉREZ (2007) y (2008) y DÍAZ LEMA (2008).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (258)

250

les relacionados con el suelo en todo el territorio estatal651. Además, establece las

bases económicas y medioambientales de su régimen jurídico, su valoración y la

responsabilidad patrimonial de las Administraciones Públicas en la materia.

Asimismo, debido a que el crecimiento urbano es necesario, las políticas

públicas relativas a la regulación, ordenación, ocupación, transformación y uso

del suelo deben responder a los principios del desarrollo sostenible652, ya que se

trata de un recurso económico que es también un recurso natural escaso y no re-

novable.

En tal sentido, se ha indicado que la nueva ley entra en vigor en el mo-

mento en que se produce el cambio de perfil del ciclo de la vivienda y su objetivo

claro es racionalizar el proceso de urbanización. La misma defiende el uso ade-

cuado de los recursos naturales, atendiendo al interés general e impulsando la

construcción de más viviendas protegidas653.

Se debe destacar la medida adoptada en relación a reserva de suelo resi-

dencial para la vivienda protegida, considerada por Santolaya como una de las

novedades más importantes de la ley654. De hecho, se ha impuesto a los promoto-

res en las operaciones de transformación urbanística “la significativa obliga-

ción”655 de entregar el 30% de suelo a la Administración que habrá de ser destina-

do a la construcción de viviendas sujetas a algún régimen de protección públi-

651 Sobre los principios y derechos reconocidos en la Constitución española relativos al

suelo véase VAQUER CABALLERÍA (2007). 652 “El derecho al desarrollo debe ejercerse en forma tal que responda equitativamente a

las necesidades de desarrollo y ambientales de las generaciones presentes y futuras”, Principio 3 de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, adoptada en la Cumbre de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo, Río de Janeiro, Brasil, junio, 1992.

653 RODRÍGUEZ LÓPEZ (2007a): 481-489 y (2007b): 765. El cambio en el ciclo de vivienda se refiere a que hasta entonces se había desarrollado el fuerte y prolongado aumento de los precios y un gran volumen de construcción a causa de las beneficiosas condiciones de financia-ción. En su momento, García-Montalvo consideró que de ningún modo rebajar la disponibilidad de suelo producirá la desaceleración de los precios, sino al contrario, aumentaría, siempre que la demanda se mantuviera. No obstante, agregó que la ley contaba con la ventaja de que su aproba-ción coincidiría con la rápida desaceleración de los precios, y se argumentaría que dicha desacele-ración es consecuencia del efecto de la ley. Véase GARCÍA-MONTALVO (2007): 152.

654 SANTOLAYA MACHETTI (2007b): 117 y 118. 655 RODRÍGUEZ LÓPEZ (2007a): 484 y (2007b): 764.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (259)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

251

ca656, independiente al título jurídico con el que se habita la vivienda, ya sea en

propiedad, alquiler o concesión administrativa657.

1.3.2. Edificación

Teniendo en cuenta a la vivienda en su aspecto de producto edificatorio o

constructivo, se ha de considerar que, tanto para los intereses públicos como pri-

vados, la misma debe reunir unas garantías de seguridad. Tal es la afirmación de

Bassols Coma658, quien agrega que la preocupación por la calidad y reducción de

costes, el perfeccionamiento de los materiales de construcción, los riesgos de la

vida moderna, etc., han determinado la aparición de una legislación específica de

carácter eminentemente técnico.

Además, el gran aumento de nuevas construcciones ha provocado una

transformación en el ámbito inmobiliario y, tratándose de uno de los principales

sectores económicos del país, los problemas prácticos surgidos consecuentemente

exigen una respuesta legal que logre ordenar la situación, según lo ha indicado

Del Olmo Alonso659.

Como elemento necesario para ello se ha aprobado la Ley 38/1999, de

Ordenación de la Edificación660, de indiscutible valor en cuanto a adecuación de la

vivienda se refiere. Es sabido que el sector de la edificación tiene evidentes reper-

cusiones en el conjunto de la sociedad y, sin embargo, carece de una regulación

acorde con esta importancia.

El objetivo de la norma es regular los aspectos esenciales del proceso de

656 Artículos 16.1.b; 38 y 39. 657 SANTOLAYA MACHETTI (2007b): 117 y 118. 658 BASSOLS COMA (1984): 320. 659 DEL OLMO ALONSO (2002): 19. 660 BOE Nº 266, de 06/11/1999. La misma ha sido modificada por la Ley 24/2001, de 27

de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social (BOE Nº 313, de 31/12/2001) introduciendo el artículo 3.1.a.4 y por la Ley 53/2002, de 30 de diciembre, de Medi-das Fiscales, Administrativas y del Orden Social (BOE Nº 31, de 31/12/2002), en relación a la disposición adicional segunda.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (260)

252

la edificación, estableciendo las obligaciones y responsabilidades de los agentes

intervinientes, como el promotor, el proyectista, el constructor, el director de obra,

el director de ejecución de la obra, las entidades y los laboratorios de control de

calidad de la edificación, los suministradores de productos y los propietarios y

usuarios.

También, se determinan las garantías necesarias para el adecuado desa-

rrollo de la construcción, con el fin de asegurar la calidad mediante el cumpli-

miento de los requisitos básicos relativos a la funcionalidad, seguridad y habitabi-

lidad de los edificios que se terminarán de implantar una vez que se apruebe el

Código Técnico de la Edificación661.

Con el mismo fin se ha determinado la creación del Libro del Edificio

que será entregado a los usuarios finales de la edificación y que constará del pro-

yecto, incorporando las modificaciones si las hubiese662 y a ello se agregará el

acta de recepción, la relación identificativa de los agentes que han intervenido en

el proceso de edificación, así como la relativa a las instrucciones de uso y mante-

nimiento del edificio y sus instalaciones.

En tanto que, en cumplimiento de la disposición final segunda de la Ley

38/1999, se ha sancionado el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo663, por el

que se aprueba el Código Técnico de la Edificación. La Exposición de Motivos

del la norma expresa que durante la segunda mitad del siglo XX se ha edificado

con el fin de satisfacer las necesidades básicas de la población, no obstante, la

calidad de dichas construcciones es bastante cuestionable.

Actualmente, debido a la tendencia de hacer sostenible los procesos edi-

ficatorios y urbanizadores, en la triple dimensión ambiental, social y económica,

661 Sobre la relación existente entre la Ley de Ordenación de la Edificación y los dere-

chos del consumidor véase GONZÁLEZ POVEDA (2005). 662 Esta documentación debe entregarla el director de obra al promotor para la realiza-

ción de los respectivos trámites administrativos. 663 BOE Nº 74, de 28/03/2006. La Orden VIV/984/2009, de 15 de abril, ha modificado

determinados documentos básicos del Código Técnico de la Edificación.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (261)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

253

se requieren mejores edificaciones. Por tanto, el mismo regula las exigencias de

calidad que deben satisfacer los edificios, incluidas sus instalaciones, para cumplir

con los requisitos básicos de seguridad y habitabilidad.

Mediante este Código se armoniza la reglamentación nacional con las

disposiciones de la Unión Europea vigentes en la materia. En primer lugar, con las

relativas a la libre circulación de productos de construcción dentro del mercado

único europeo y, principalmente, con la Directiva 89/106/CEE del Consejo, de 21

de diciembre, relativa a la aproximación de las disposiciones legales, reglamenta-

rias y administrativas de los Estados Miembros sobre los productos de construc-

ción.

En segundo lugar ha de considerarse la Directiva 2002/91/CE del Parla-

mento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre, relativa a la eficiencia energé-

tica de los edificios, en virtud de la cual se han incorporado al Código Técnico de

la Edificación tales exigencias, según se establecen en los artículos 4, 5 y 6 de esta

Directiva.

Asimismo, es interesante mencionar que la política estatal de vivienda ha

de abordar temas como la sostenibilidad, la innovación y la calidad de la edifica-

ción, garantizando de manera muy especial el respeto a los valores medioambien-

tales. Por tanto, como elemento necesario para alcanzar los objetivos de calidad de

los edificios que persigue la Ley de Ordenación de la Edificación y promover me-

didas que permitan un desarrollo sostenible en la construcción, por Real Decreto

315/2006, de 17 de marzo664, se ha creado el Consejo para la Sostenibilidad, In-

novación y Calidad de la Edificación, adscrito al Ministerio de Vivienda.

Finalmente, cabe hacer referencia a las Normas Tecnológicas de la Edifi-

cación (NTE), que resultan ser recomendaciones sin carácter obligatorio, y que

regulan cada una de las actuaciones que intervienen en el proceso edificatorio:

diseño, cálculo, construcción, control, valoración y mantenimiento.

664 BOE Nº 74, de 28/03/2006.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (262)

254

22.. AAuuttoonnóómmiiccaa

22..11.. CCoonnssiiddeerraacciioonneess pprreell iimmiinnaarreess

Así como se ha expresado en el Capítulo 4, apartado 2.5.1, las competen-

cias en materia de vivienda han sido asumidas de forma exclusiva por las Comu-

nidades Autónomas. Por tanto, las mismas pueden elaborar su propia normativa;

definir y desarrollar una política de vivienda, con cargo a sus propios recursos;

programar, ejecutar y controlar las promociones públicas; administrar su patrimo-

nio residencial; y controlar y gestionar la financiación cualificada de las actuacio-

nes de viviendas protegidas, rehabilitaciones o urbanización del suelo, etc.

Efectivamente, la labor normativa autonómica es considerada importante

y variada. Tal es así que existen normas complementarias y de gestión de los Pla-

nes estatales; creadoras de nuevas formas de viviendas protegidas; otras con rango

de ley, así como una gran variedad de normativa de carácter reglamentario665.

Pues bien, previamente a revisar dichas disposiciones autonómicas vigen-

tes en la materia, corresponde señalar que algunos de los Estatutos de Autonomía

han sido modificados en los últimos años y la intensidad y alcance del derecho a

la vivienda no es el mismo en todos ellos. Menciona Ruíz Rico que se ha amplia-

do la concepción original de vivienda como materia competencial. Por un lado, ha

quedado configurada como derecho subjetivo de todos los ciudadanos de la Co-

munidad y, por otra parte, se le reconoce como principio rector de las políticas

públicas autonómicas666.

En principio, de acuerdo al reparto competencial establecido en la CE de

1978 al Estado le correspondía un papel subsidiario en relación a las atribuciones

665 MUÑOZ CASTILLO (2000): 99 y MUÑOZ CASTILLO (2003): 134. 666 RUÍZ RICO (2008): 70. Sobre la situación de las competencias autonómicas respec-

to a la vivienda previa a la aprobación sus respectivos estatutos véase RÁFOLS I ESTEVE y RO-MERO (1979).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (263)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

255

de las Autonomías. Sin embargo, en base a los artículos 149.1 y 149.13 CE se ha

logrado que las instituciones estatales elaboren las políticas sobre vivienda y que

las Comunidades Autónomas las apliquen, sin perjuicio de que estas mismas tam-

bién desarrollaran sus propios planes.

22..22.. AAnnddaalluuccííaa

La Comunidad Autónoma de Andalucía ha asumido las competencias ex-

clusivas en materia de vivienda en los términos del artículo 56 de la Ley Orgánica

2/2007, de 19 de marzo667, de reforma del Estatuto de Autonomía.

Además, se trata de una de las Comunidades que ha introducido ciertas

disposiciones referidas exclusivamente al derecho a la vivienda. En tal sentido el

artículo 25 expresa:

“Para favorecer el ejercicio del derecho constitucional a una vi-vienda digna y adecuada, los poderes públicos están obligados a la promoción pública de la vivienda. La ley regulará el acceso a la misma en condiciones de igualdad, así como las ayudas que lo faciliten”.

Asimismo, en el Capítulo III, de los Principios Rectores de las Políticas

Públicas, se encuentra el artículo 37 que establece:

“…22º El uso racional del suelo, adoptando cuantas medidas sean necesarias para evitar la especulación y promoviendo el acceso de los colectivos necesitados a viviendas protegidas”

Como crítica al nuevo artículo 25 se ha expresado que el mismo no con-

tiene más que una nueva versión positiva del principio de igualdad. Además, el

derecho a la vivienda no figura en la lista de grandes compromisos estatutarios

generales indicados en el Título Preliminar, es decir, no ha sido incluido como

objetivo básico para la Comunidad. Sin embargo, a criterio de Ruíz Rico, la ver-

667 BOE Nº 68, de 20/03/2007.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (264)

256

dadera finalidad del aludido artículo se logra comprender cuando se lee el artículo

37 ya citado, pues este es enunciado como principio rector de las políticas públi-

cas en materia de vivienda668.

Corresponde destacar que, de forma pionera, la Junta de Andalucía ha

aprobado la Ley 1/2010, de 8 de marzo669, Reguladora del Derecho a la Vivienda

en Andalucía. En dicho instrumento se establecen las facultades y deberes que

integran este derecho, así como las actuaciones que habrán de desarrollar, tanto la

Administración Pública como las entidades públicas y privadas que actúan en este

ámbito, para hacer efectivo el derecho670.

Se determina que, a los efectos de ser considerada una vivienda digna y

adecuada, deberá tratarse de una edificación fija y habitable y que sea accesible.

Además, tendrán que incorporar parámetros de sostenibilidad y eficiencia, tales

como los relativos a minimización de impactos ambientales, reducción del ruido,

gestión adecuada de los residuos generados, ahorro y uso eficiente del agua, etc.

Asimismo, se estipula que los ayuntamientos deberán aprobar en un pla-

zo máximo de dos años, contados desde la entrada en vigor de la Ley, sus respec-

tivos planes de vivienda y suelo. Transcurrido dicho plazo las personas que acre-

diten interés legítimo podrán reclamar ante la correspondiente Administración

municipal el cumplimiento del deber de aprobar el Plan Municipal de Vivienda y

Suelo y promover activamente la ejecución de la programación prevista en el

mismo, en caso de que este haya sido aprobado.

Se trata de un mecanismo que puede contribuir a potenciar la justiciabili-

dad del derecho a la vivienda, pero será preciso observar cual es su aplicación

práctica en el futuro.

668 RUÍZ RICO (2008): 75 y 77. 669 BOJA Nº 54, de 19/03/2010. 670 A la fecha de sanción de la Ley 1/2010, de 8 de marzo también se encuentra vigente

en Andalucía el Decreto 395/2008, de 24 de junio, que aprobó el Plan Concertado de Vivienda y Suelo 2008-2012 (BOJA Nº 130, de 02/07/2008). El mismo deberá adaptarse a las condiciones establecidas por la ley señalada en el plazo máximo de un año desde su aprobación.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (265)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

257

22..33.. AArraaggóónn

La Comunidad Autónoma de Aragón ha asumido las competencias ex-

clusivas en materia de vivienda en los términos del artículo 71 de la Ley Orgánica

5/2007, de 20 de abril, reforma del Estatuto de Autonomía671. Además, la reforma

estatutaria ha introducido otras disposiciones referidas exclusivamente al derecho

a la vivienda. El artículo 24, sobre la protección personal y familiar, establece

que:

“Los poderes públicos aragoneses orientarán sus políticas de acuerdo con los siguientes objetivos: … f) Favorecer la emanci-pación de los jóvenes, facilitando su acceso al mundo laboral y a la vivienda”.

Asimismo, el artículo 27 señala que:

“Los poderes públicos de la Comunidad Autónoma promove-rán, de forma efectiva, el ejercicio del derecho a una vivienda digna, facilitando el acceso a ésta en régimen de propiedad o al-quiler, mediante la utilización racional del suelo y la promoción de vivienda pública y protegida, prestando especial atención a los jóvenes y colectivos más necesitados”.

La Ley de Cortes de Aragón 24/2003, de 26 de diciembre672, de medidas

urgentes de política de vivienda protegida, modificada por Ley 9/2004, de 20 de

diciembre673, estableció las bases de la política de vivienda para esta Comunidad

Autónoma que sigue vigente hasta la fecha.

Por otra parte, se encuentra el Decreto 225/2005, de 2 de noviembre674,

del Gobierno de Aragón, regulador del plan aragonés para facilitar el acceso a la

vivienda y fomentar la rehabilitación 2005-2009. El mismo gira en torno a ciertos

ejes estratégicos, entre los que cabe mencionar, el análisis y diversificación de las

671 BOE Nº 97, de 23/04/2007. 672 BOA Nº 156, de 31/12/2003 y BOE Nº 14, de 16/01/2004. 673 BOA Nº 151, de 27/12/2004 y BOE Nº 42, de 18/02/2005. 674 BOA Nº 131, de 05/11/2005.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (266)

258

áreas de precios máximos en la Comunidad Autónoma; la diversificación de las

tipologías de vivienda protegida de nueva construcción para venta; la potenciación

del alquiler y la puesta en marcha y difusión de las políticas de rehabilitación ais-

lada de edificios y viviendas y en áreas de rehabilitación integral.

El Decreto 225/2005 ha sido modificado por diferentes Órdenes del De-

partamento de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, como la de 12 junio de

2006675, de 17 enero de 2007676, de 1 de febrero de 2008677 y por el Decreto Nº

317/2007, de 18 de diciembre678, del Gobierno de Aragón.

22..44.. AAssttuurriiaass

Las competencias en materia de vivienda han sido asumidas por el Prin-

cipado de Asturias en los términos del artículo 10.1.3 de la Ley Orgánica 7/1981,

de 30 de diciembre, por la que se aprueba el Estatuto de Autonomía679.

Por otro lado, las ayudas para favorecer el acceso de los ciudadanos a la

vivienda en el ámbito del Plan Asturiano de Vivienda 2006-2008680 están regula-

das a través del Decreto 130/2006, de 21 de diciembre. Esta norma señala que el

marco estatal de actuaciones ha de ser complementado por las Comunidades Au-

tónomas. Se trata de la gestión y trámite de las ayudas concedidas con cargo a los

Presupuestos del Ministerio de Vivienda y, además, se ha de realizar el aporte

económico necesario con cargo a los Presupuestos del Principado a fin de cubrir

las necesidades no atendidas por el Plan Estatal.

Asimismo, en el marco de actuaciones relacionadas con la vivienda y en

cumplimiento de las disposiciones de la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Or-

denación de la Edificación, se ha dictado el Decreto 40/2007, de 19 de abril, por el

675 BOA Nº 77, de 07/07/2006. 676 BOA Nº 10, de 24/01/2007. 677 BOA Nº 19, de 15/02/2008. 678 BOA Nº 153, de 28/12/2007. 679 BOE Nº 09, de 11/01/1982. 680 BOPA de 08/01/2007.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (267)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

259

que se aprueba el Libro de la Vivienda en el Principado de Asturias681, que resulta

ser un complemento del Libro del Edificio. Se trata del conjunto de documentos

que el promotor o propietario está obligado a proporcionar al adquirente, consu-

midor o usuario de cada vivienda, salvo en el supuesto de viviendas unifamiliares.

Este Libro de la Vivienda es obligatorio en todas las edificaciones de ca-

rácter permanente, públicas o privadas, que tengan la consideración de vivienda y

se ubiquen en el ámbito de la Comunidad Autónoma y habrá de estructurarse en

tres apartados específicos: documentación básica de la vivienda; documentación

relativa a la construcción y documentación relativa al uso, mantenimiento y con-

servación.

22..55.. CCaannaarriiaass

La Comunidad Autónoma de Canarias ha asumido las competencias ex-

clusivas en materia de vivienda a través del artículo 29.11 de la Ley Orgánica

10/1982, de 10 de agosto682, por la que se aprueba su Estatuto de Autonomía.

En cuanto a la normativa vigente en la comunidad de referencia se ha de

decir que el Parlamento Canario dictó la Ley 2/2003, de 30 de enero683, de Vi-

vienda de Canarias que indica como objetivo la regulación de las acciones que

permitan hacer efectivo el derecho a una vivienda digna y adecuada previsto por

la CE. Entre los principios que habrán de guiar la intervención autonómica se ci-

tan: la promoción y fomento del acceso de los ciudadanos canarios a una vivienda

digna y adecuada, especialmente de aquellos que disponen de menos recursos; la

protección de los derechos de quienes acceden a una vivienda y la garantía de

seguridad, habitabilidad y calidad de las viviendas en las islas.

En el mismo sentido, se menciona la integración de la vivienda en el en-

681 BOPA de 10/05/2007. 682 BOE Nº 195, de 16/08/1982. 683 BOC Nº 27, de 10/02/2003.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (268)

260

-torno, con especial atención a los instrumentos de ordenación de los recursos

naturales y el territorio; el acercamiento de la gestión pública en materia de vi-

vienda a los ciudadanos, teniendo en cuenta el hecho insular y la simplificación y

racionalización de la actuación administrativa sobre vivienda.

En base a la ley señalada se ha aprobado el Decreto 27/2006, de 7 de

marzo684, que regula las actuaciones del Plan de Vivienda vigente en Canarias. En

el mismo se hallan comprendidas las actuaciones propias de la Administración

Pública de la Comunidad Autónoma y aquellas otras previstas en el Real Decreto

801/2005, del Plan Estatal, que se incluyan, o puedan ser incluidas, en los objeti-

vos que se han propuesto lograr en el convenio suscrito entre la Comunidad Autó-

noma y el Ministerio de Vivienda.

22..66.. CCaannttaabbrriiaa

La Comunidad Autónoma de Cantabria ha asumido las competencias ex-

clusivas en materia de vivienda en los términos del artículo 22.3 de la Ley Orgá-

nica 8/1981, de 30 de diciembre, Estatuto de Autonomía685.

Las medidas para favorecer el acceso de los ciudadanos a la vivienda en

Cantabria están determinadas por el Decreto 12/2006, de 9 de febrero686, que plan-

tea proporcionar mayor atención a las personas que tienen dificultades para acce-

der al mercado inmobiliario libre. Entre ellos se encuentran los compradores que

acceden por primera vez a la vivienda en propiedad; los jóvenes de hasta 35 años;

las personas mayores de 65 años y sus familias; las víctimas de la violencia de

género y víctimas del terrorismo; las familias numerosas; las familias monoparen-

684 BOC Nº 48, de 10/03/2006. Posteriormente, tras la modificación parcial del Plan Es-

tatal, la norma señalada ha sido igualmente modificada por el Decreto 185/2008, de 29 de julio (BOC Nº 160, de 11/08/2008), perfilando ciertas modalidades de actuaciones protegibles y algu-nos aspectos de las ayudas económicas estatales directas.

685 BOE Nº 9, de 11/01/1982. 686 BOC Nº 32, de 15/02/2006. Derogó el Decreto 66/2002, de 6 de junio, sobre actua-

ciones protegibles en materia de vivienda y suelo en Cantabria, excepto lo relativo al Título IV, Viviendas de promoción pública y el Decreto 37/2005, de 7 de abril, por el que se establecen in-centivos al arrendamiento de viviendas en la Comunidad Autónoma de Cantabria.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (269)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

261

tales; las personas con discapacidad y sus familias y otros colectivos en situación

o riesgo de exclusión social.

Además, a las Viviendas de Protección Oficial de régimen especial y a

las Viviendas Protegidas de régimen general se suman las Viviendas Protegidas

de Precio Concertado. Asimismo, se establecen como actuaciones protegidas: la

promoción de viviendas de nueva construcción destinadas a la venta, al arrenda-

miento, o al uso propio; la promoción, en régimen de cofinanciación, de las vi-

viendas calificadas o declaradas como Viviendas Protegidas de Promoción Públi-

ca para alquilar; la compra de las viviendas de nueva construcción para venta,

indicadas en el apartado a), así como la adquisición de viviendas usadas, para su

tenencia en régimen de propiedad.

Finalmente, se menciona que las medidas adoptadas pretenden que los

beneficios de la protección pública de la vivienda en régimen autonómico aprove-

chen al mayor número de personas posible, que aumente significativamente el

parque inmobiliario protegido y logren la máxima eficacia en la moderación de

los precios de las viviendas libres.

22..77.. CCaassttii ll llaa--LLaa MMaanncchhaa

Las competencias exclusivas en materia de vivienda han sido asumidas

por la Comunidad de Castilla-La Mancha a través del artículo 31.1.b de la Ley

Orgánica 9/1982, de 10 de agosto687, que establece el Estatuto de Autonomía.

Las diversas modalidades de viviendas de protección pública en Castilla-

La Mancha están determinadas por la Ley 2/2002, de 07 de febrero688, desarrolla-

da por el Decreto 3/2004, de 20 de enero, de régimen jurídico de las viviendas con

protección pública689.

687 BOE Nº 195, de 16/08/1982. 688 DOCLM Nº 23, de 22/02/2002 y BOE Nº 79, de 02/04/2002. 689 DOCLM Nº 10, de 23/01/2004.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (270)

262

Por otra parte, el Decreto 38/2006, de 11 de abril de 2006690, regula en el

ámbito de la señalada Comunidad Autónoma el Plan Estatal de Vivienda 2005-

2008 y desarrolla el IV Plan Regional de Vivienda y Suelo de Castilla-La Mancha

horizonte 2010 en el que figura el conjunto de medidas y acciones específicas de

la política regional hasta el año 2010.

Asimismo, se encuentra vigente el Decreto 65/2007, de 22 de mayo691,

que establece aspectos de régimen jurídico y normas técnicas sobre condiciones

mínimas de calidad y diseño para las viviendas de protección pública y el Decreto

81/2007, de 19 de junio692, por el que se regula el Libro del Edificio para edificios

destinados a viviendas en aquella Comunidad.

22..88.. CCaassttii ll llaa yy LLeeóónn

La Comunidad Autónoma de Castilla y León ha asumido las competen-

cias exclusivas en materia de vivienda en los términos del artículo 70.1.6 del Esta-

tuto de Autonomía reformado por Ley Orgánica 14/2007, de 30 de noviembre693.

Además, la reforma estatutaria ha introducido disposiciones referidas ex-

clusivamente al derecho a la vivienda. En tal, el sentido Capítulo IV sobre Princi-

pios Rectores de las Políticas Públicas de Castilla y León, en su artículo 16 dice:

“Los poderes públicos de Castilla y León deben orientar sus ac-tuaciones de acuerdo con los principios rectores que establecen la Constitución y el presente Estatuto. En el ejercicio de sus competencias, deben promover y adoptar las medidas necesarias para garantizar la plena eficacia de los siguientes objetivos: “… 12. La plena integración de los jóvenes en la vida pública y en la sociedad, facilitando su autonomía, en especial mediante el acceso a la formación, al empleo y a la vivienda”. “… 14. El acceso en condiciones de igualdad de todos los caste-llanos y leoneses a una vivienda digna mediante la generación

690 DOCLM Nº 79, de 14/04/2006. Deroga el Decreto 113/2002, de 27 de agosto, sobre

ayudas en materia y suelo para el período 2002-2005. 691 DOCM Nº 114, de 30/05/2007. 692 DOCM Nº 131, de 22/06/2007. 693 BOE Nº 288, de 01/12/2007.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (271)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

263

de suelo y la promoción de vivienda pública y de vivienda pro-tegida, con especial atención a los grupos sociales en desventa-ja”.

En cuanto a la normativa específica, aplicable en la Comunidad castella-

na, es el Decreto 64/2009, de 24 de septiembre694, por el que se modifica el Decre-

to 52/2002, de 27 de marzo695, de desarrollo y aplicación del Plan Director de Vi-

vienda y Suelo de Castilla y León 2002-2009.

Este nuevo instrumento es aprobado con el objetivo de realizar las adap-

taciones necesarias al Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 y de

recoger las novedades que resultan del Decreto 55/2008, de 24 de julio696, por el

que se regula la promoción, adquisición y arrendamiento protegido de la vivienda

de precio limitado para familias en Castilla y León y la Orden FOM/1982/2008,

de 14 de noviembre697, por la que se regula el procedimiento para la selección de

los adquirentes y arrendatarios de viviendas protegidas en la señalada Comunidad.

22..99.. CCaattaalluuññaa

El Estatuto de Autonomía de Cataluña, reformado por Ley Orgánica

6/2006, de 19 de julio698, contiene varias menciones en relación al derecho a la

vivienda. En principio conviene señalar que la Comunidad ha asumido las compe-

tencias exclusivas según lo dispuesto por el artículo 137 que señala:

“1. Corresponde a la Generalitat la competencia exclusiva en materia de vivienda, que incluye en todo caso: a) La planifica-ción, la ordenación, la gestión, la inspección y el control de la vivienda de acuerdo con las necesidades sociales y de equilibrio territorial. b) El establecimiento de prioridades y objetivos de la actividad de fomento de las Administraciones públicas de Cata-

694 BOCyL Nº 186, de 28/09/ 2009. 695 BOCyL Nº 62, de 01/04/2002. El mencionado Plan fue aprobado mediante Acuerdo

del Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León de 17 de enero de 2002 (Suplemento al BOCYL Nº 44, de 04/03/2002).

696 BOCYL Nº 146, de 30/07/2008. 697 BOCYL Nº 224, de 19/11/2008. 698 BOE Nº 172, de 20/07/2006.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (272)

264

luña en materia de vivienda y la adopción de las medidas nece-sarias para su alcance, tanto en relación al sector público como al privado. c) La promoción pública de viviendas. d) La regula-ción administrativa del comercio referido a viviendas y el esta-blecimiento de medidas de protección y disciplinarias en este ámbito. e) Las normas técnicas, la inspección y el control sobre la calidad de la construcción. f) Las normas sobre la habitabili-dad de las viviendas. g) La innovación tecnológica y la sosteni-bilidad aplicable a las viviendas. h) La normativa sobre conser-vación y mantenimiento de las viviendas y su aplicación. 2. Corresponde a la Generalitat la competencia sobre las condi-ciones de los edificios para la instalación de infraestructuras comunes de telecomunicaciones, radiodifusión, telefonía básica y otros servicios por cable respetando la legislación del Estado en materia de telecomunicaciones”.

Asimismo, el artículo 149, sobre la ordenación del territorio y del paisaje,

del litoral y urbanismo, indica que:

“5. Corresponde a la Generalitat, en materia de urbanismo, la competencia exclusiva, que incluye en todo caso: … d) La polí-tica de suelo y vivienda, la regulación de los patrimonios públi-cos de suelo y vivienda y el régimen de la intervención adminis-trativa en la edificación, la urbanización y el uso del suelo y el subsuelo”.

Además, con la reforma estatutaria se han introducido ciertas disposicio-

nes referidas exclusivamente al derecho a la vivienda. En tal sentido, el artículo 26

expresa:

“Las personas que no disponen de los recursos suficientes tie-nen derecho a acceder a una vivienda digna, para lo cual los poderes públicos deben establecer por ley un sistema de medi-das que garantice este derecho, con las condiciones que la ley determine”.

Por otra parte, el artículo 40, sobre la Protección de las personas y de las

familias, dice que:

“…4. Los poderes públicos deben promover políticas públicas que favorezcan la emancipación de los jóvenes, facilitándoles el acceso al mundo laboral y a la vivienda para que puedan des-arrollar su propio proyecto de vida y participar en igualdad de derechos y deberes en la vida social y cultural”.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (273)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

265

Y, finalmente, el artículo 47, dispone que:

“Los poderes públicos deben facilitar el acceso a la vivienda mediante la generación de suelo y la promoción de vivienda pú-blica y de vivienda protegida, con especial atención a los jóve-nes y los colectivos más necesitados”.

Al respecto, manifiesta Ruíz Rico que del artículo 26 se puede resaltar el

especial énfasis que pone en la titularidad del derecho antes que en el objeto del

mismo, refiriéndose de manera general a los colectivos que por razones socioeco-

nómicas estarían más necesitados de un tratamiento preferencial. En el artículo

40.4 y 47 se hace alusión específica a los jóvenes como sector que habrá de recibir

mayor atención699.

Por otra parte, el Parlamento de Cataluña aprobó la Ley 18/2007, de 28

de diciembre, del derecho a la vivienda700, que establece disposiciones respecto a

diversos aspectos de la materia, como la planificación territorial y la programa-

ción en materia de vivienda; la calidad, conservación y rehabilitación del parque

inmobiliario residencial, así como los requisitos exigibles a las viviendas y las

medidas que han ser adoptadas en caso de utilización anómala de las mismas.

Además, se ha regulado sobre la protección de los consumidores y usua-

rios de vivienda en el mercado inmobiliario y respecto a la política de protección

pública de la vivienda, se establecen los requisitos y trámites para la adjudicación

y transmisión de las viviendas de protección oficial, así como para el desahucio de

las mismas y, por último, se regula el régimen de control y el régimen sanciona-

dor.

Entre los aspectos referidos a la calidad del parque de viviendas se men-

cionan las normas orientadas al cumplimiento de las condiciones de funcionali-

dad, seguridad, salubridad y sostenibilidad de las viviendas, al igual que ciertas

699 RUÍZ RICO (2008): 79. 700 DOGC Nº 5044, de 09/01/2008. Un extenso análisis de la Ley 18/2007, de 28 de di-

ciembre, en su contexto español, europeo e internacional, véase en PONCE SOLÉ y SIBINA TO-MÁS (2008).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (274)

266

directrices a fin de introducir los criterios de cohesión social, ambiental y de efi-

ciencia ecológica en el proceso de edificación, conservación y rehabilitación del

parque inmobiliario.

Cabe destacar que todas las viviendas de nueva construcción deben cum-

plir las condiciones de accesibilidad y movilidad interior con la finalidad de facili-

tar el acceso y desplazamiento por su interior a personas con movilidad reducida

sin tener que efectuar obras de difícil ejecución y elevado coste. Con estas dispo-

siciones la Comunidad Catalana pretende que las edificaciones se ajusten a las

exigencias de habitabilidad necesarias para alcanzar el objetivo de disponer vi-

viendas adecuadas701.

Además, se ha de resaltar lo relacionado a la utilización anómala de una

vivienda o de un edificio de viviendas. Se considera tal en caso de desocupación

permanente, sobreocupación702 o infravivienda y la ley señala una serie de medi-

das que habrían de ser adoptadas para impedir tales circunstancias.

Por otra parte, se determina la obligatoriedad del uso del libro del edifi-

cio, como instrumento de información de la vida del edificio703. También se exige

la Cédula de Habitabilidad y, en el caso de las viviendas de protección oficial, la

calificación definitiva porque son los documentos específicos que acreditan que

una vivienda cumple las condiciones de calidad establecidas por la normativa y

que es apta para ser destinada a residencia704.

701 En relación al concepto de habitabilidad véase el Capítulo I, apartado 4.4 del presen-

te trabajo. 702 La disposición adicional undécima expresa, en relación a las viviendas sobreocupa-

das, que el Gobierno debe impulsar las actuaciones necesarias para que la Administración del Estado modifique la Ley del Estado 1/2000, de 7 de enero, de enjuiciamiento civil, para agilizar los procesos de desahucio en casos de inquilinos responsables de situaciones de sobreocupación de viviendas, existan o no subarrendamientos inconsentidos.

703 La disposición adicional novena establece que el gobierno debe aprobar el reglamen-to del libro del edificio dentro de los seis meses posteriores a la fecha de publicación de la presente ley en el Diari oficial de la Generalitat de Catalunya.

704 la disposición adicional décima expresa que el gobierno debe actualizar y adaptar el decreto de condiciones de habitabilidad a las exigencias de la presente ley en cuanto a los criterios de calidad y a los contenidos de la cédula de habitabilidad, dentro de los tres meses posteriores a la fecha de publicación de la presente ley en el Diari oficial de la Generalitat de Catalunya, y debe

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (275)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

267

Una medida que resulta interesante, y por ello se menciona particular-

mente, es la creación del Observatorio del Hábitat y la Segregación Urbana que

debe servir de plataforma para planificar, estudiar y analizar el entorno y la reali-

dad social y económica catalana en el sector de la vivienda y colaborar así en las

tareas que cumpla el Consejo Asesor de la Vivienda y cualquier otro organismo

público.

22..1100.. EExxttrreemmaadduurraa

La Comunidad Autónoma de Extremadura ha asumido las competencias

exclusivas en materia de vivienda en los términos del artículo 7.2 del Estatuto de

autonomía reformado por la Ley Orgánica 12/1999, de 06 de mayo de 1999705.

De conformidad con la Ley 3/2001, de 26 de abril706, de la Calidad, Pro-

moción y Acceso a la Vivienda de Extremadura y la Ley 6/2002, de 27 de ju-

nio707, de medidas de apoyo en materia de autopromoción de viviendas, accesibi-

lidad y suelo, el Plan de Vivienda de Extremadura es el instrumento de fomento

público de la vivienda y de promoción pública de suelo. Este Plan ha sido aproba-

do por el Decreto 114/2009, de 21 de mayo708, de modificación y adaptación del

Plan de Vivienda y Suelo de Extremadura 2009-2012.

22..1111.. GGaall iicciiaa

La Comunidad Autónoma de Galicia ha asumido las competencias exclu-

sivas en materia de vivienda en los términos del artículo 27.3 de la Ley Orgánica

1/1981, de 06 de abril de 1981709, que aprobó su Estatuto de Autonomía.

determinar los contenidos y programas de la inspección técnica de los edificios a que se refiere el título III, dentro del año posterior a esta fecha.

705 BOE Nº 109, de 07/05/1999. 706 BOE Nº 152, de 26/06/2001. 707 BOE Nº 201, de 22/08/2002. 708 DOE Nº 101, de 28/05/2009. 709 BOE Nº 101, de 28/04/1981.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (276)

268

El Decreto 18/2006, de 26 de enero710, establece las ayudas públicas en

materia de vivienda a cargo de la Comunidad Autónoma de Galicia y regula la

gestión de las medidas previstas en el Plan Estatal aprobado para el período 2005-

2008. El aludido documento, modificado por el Decreto 145/2006, de 27 de ju-

lio711 y por el Decreto 179/2007, de 6 de setiembre712, se remite al artículo 4º del

Real Decreto 801/2005, de 1 de julio, para señalar las actuaciones protegidas, es-

pecificando que las mismas no superarán los cupos fijados en el Convenio firma-

do entre el Ministerio de Vivienda y la Comunidad Autónoma.

22..1122.. IIssllaass BBaalleeaarreess

El artículo 12 del Estatuto de autonomía de las Islas Baleares, reformado

por la Ley Orgánica 1/2007, de 28 de febrero, dice que:

“3. Las instituciones propias de la Comunidad Autónoma de las Illes Balears, para cumplir las finalidades que les son propias y en el marco de las competencias que les atribuye este Estatuto, deben promover, como principios rectores de la política econó-mica y social, el desarrollo sostenible encaminado a la plena ocupación, la cohesión social y el progreso científico y técnico de manera que asegure a toda la ciudadanía el acceso a los ser-vicios públicos y el derecho a la salud, la educación, la vivien-da, la protección social, el ocio y la cultura”.

Además, el artículo 22 reconocer el derecho de acceso a una vivienda

digna en los siguientes términos:

“Las Administraciones públicas de las Illes Balears garantizarán el derecho de acceso a una vivienda digna de los ciudadanos de las Illes Balears. Por ley se regularán las ayudas para promover este derecho, especialmente a favor de los jóvenes, de las per-sonas sin medios, de las mujeres maltratadas, de las personas dependientes y de aquellas otras en cuyo estén justificadas las ayudas”.

En tanto que la normativa autonómica vigente sobre vivienda es el De-

710 DOG Nº 30, de 13/02/2006. 711 DOG Nº 174, de 8/09/2006. 712 DOG Nº 187, de 26/09/2007.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (277)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

269

-creto 90/2005, de 29 de julio713, por el que se aprueba el Plan joven de vivienda y

las ayudas a la promoción y acceso a la vivienda de las Illes Balears 2005-2008.

El objeto de este instrumento es establecer y regular la concesión de las ayudas

que dispone el Gobierno Balear para favorecer el acceso a una vivienda digna, así

como las ayudas para la eliminación de barreras arquitectónicas en edificios y

viviendas destinadas a domicilio habitual y permanente de personas discapacita-

das con cargo al presupuesto de la Comunidad Autónoma.

Además, se ha aprobado el Decreto 10/2009, de 13 de febrero714, por el

que se regula el Plan Especial de Rehabilitación de Edificios de Viviendas para el

cumplimiento del Real Decreto ley 9/2008, de 28 de noviembre715, por el que se

crea, entre otros, un fondo especial del Estado para la dinamización de la econo-

mía y el empleo.

Finalmente, cabe mencionar que el 21 de mayo de 2008 representantes

del Gobierno de Islas Baleares, el Presidente de la Confederación de Asociaciones

Empresariales de Baleares y los Secretarios Generales de la Asociación Sindical

de la Confederación Sindical de Comisiones Obreras y de la Unión General de

Trabajadores, han firmado el Pacto por una Vivienda adecuada y asequible para

dicha Comunidad Autónoma.

El documento marca como objetivo principal la realización de 20.000 ac-

tuaciones, de rehabilitación y nueva construcción, para proporcionar un mejor y

más equitativo acceso a la vivienda. Las actuaciones propuestas se articularon en

torno a cuatro campos, que son: la intervención sobre el patrimonio edificado

existente; el impulso de una oferta de viviendas nuevas que propicie el desarrollo

de una ciudad social y medioambientalmente sostenible; la mejora de los procesos

de información a los solicitantes y usuarios de viviendas y la relación con otras

administraciones.

713 BOIB Nº 117, de 06/08/2005. 714 BOIB Nº 25, de 17/02/2009. 715 BOE Nº 290, de 21/12/2008.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (278)

270

22..1133.. LLaa RRiioojjaa

La Comunidad Autónoma de La Rioja ha asumido las competencias ex-

clusivas en materia de vivienda en los términos del artículo octavo – uno – ocho

de la Ley Orgánica 2/1982, de 9 de junio de 1982716, que aprobó su Estatuto de

autonomía.

El Decreto 43/2008, de 27 de junio717, aprueba el Plan de Vivienda de La

Rioja y ha sido desarrollado por la Orden 4/2008, de 15 de septiembre718. Asi-

mismo, tiene por objetivo complementar y gestionar en el ámbito territorial auto-

nómico el Plan Estatal de Vivienda 2005-2008.

Como actuaciones protegidas, además de las mencionadas por el Plan Es-

tatal 2005-2008, se considerarán en La Rioja: la promoción de viviendas protegi-

das en régimen de alquiler con opción de compra; el fomento de medidas para

facilitar el acceso a viviendas libres, como la hipoteca joven de La Rioja o instru-

mentos similares y la potenciación y desarrollo de programas de fomento de alqui-

ler, como la Bolsa de Vivienda en Alquiler de La Rioja.

22..1144.. MMaaddrriidd

La Comunidad de Madrid ha asumido las competencias exclusivas en

materia de vivienda a través del artículo 26.3 de su Estatuto de autonomía aproba-

do por la Ley Orgánica 3/1983, de 25 de febrero de 1983719.

El Decreto 12/2005, de 27 de enero, que establece el Plan de Vivienda

2005-2008 es el que regula las ayudas económicas a la vivienda en la Comunidad

716 BOE Nº 146, de 19/06/1982. 717 BOLR Nº 87, de 1/07/2008. El mismo constituye una revisión del Decreto 10/2006,

de 27 de enero que aprobó el primer Plan de Vivienda de la Rioja. 718 BOLR Nº123, de 19/09/2008. 719 BOE Nº 51, de 01/03/1983.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (279)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

271

de Madrid720. También se ha de hacer referencia a las Viviendas con Protección

Pública de la Comunidad de Madrid, creadas por la Ley 6/1997, de 8 de enero.

En relación a la mismas se encuentra vigente el Reglamento aprobado

por el Decreto 11/2005, de 27 de enero721, que establece tres clasificaciones. Por

un lado, las Viviendas con Protección Pública para venta o uso propio; las Vi-

viendas con Protección Pública para arrendamiento y, por último, las Viviendas

de Integración Social (VIS).

22..1155.. MMuurrcciiaa

La Comunidad de Murcia ha asumido las competencias exclusivas en

materia de vivienda a través del artículo 10.uno.2 de la Ley Orgánica 1/1998, de

15 de junio de 1998722. El Decreto 141/2005, de 30 de diciembre723, constituye el

marco normativo que ha regulado las actuaciones protegidas en materia de vivien-

da y suelo en el ámbito de la Región de Murcia para el cuatrienio 2005-2008.

Se establecieron los procedimientos para declarar o calificar como prote-

gidas las actuaciones en materia de vivienda y suelo determinadas en el Convenio

entre la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia y el Ministerio de Vivien-

da para aplicación del Plan estatal de vivienda 2005-2008.

Asimismo, se estipularon las ayudas públicas con cargo a los Presupues-

tos Generales de la Comunidad Autónoma y la regulación y gestión de las ayudas

financieras del Plan estatal 2005-2008.

720 BOCM, de 14/02/2005. Modificado por Decreto 19/2006, de 9 de febrero, del Con-

sejo de Gobierno, por el que se regula el proceso de adjudicación de viviendas del Instituto de la Vivienda de Madrid (BOCM, de 22/02/2006).

721 BOCM, de 14/02/2005. Modificado por Decreto 19/2006, de 9 de febrero, del Con-sejo de Gobierno, por el que se regula el proceso de adjudicación de viviendas del Instituto de la Vivienda de Madrid (BOCM 22 de febrero de 2006).

722 BOE Nº 143, de 16/06/1998. 723 BORM Nº 19, de 24/01/2006. Modificado por el Decreto Nº 86/2008 de 9 de mayo

(BORM Nº 111, de 14/05/2008) y por el Decreto Nº 192/2006, de 22 de septiembre.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (280)

272

22..1155.. NNaavvaarrrraa

Navarra, al igual que el País Vasco, mantiene un régimen especial de

Concierto Económico con el Estado aprobado por Ley 28/1990, de 26 de diciem-

bre724. Este Concierto se basa en una normativa propia de financiación que permi-

te el ejercicio de sus competencias de una manera diferente a las demás, tal como

ya se ha señalado en el Capítulo IV, apartado 2.5.3.2. En cuanto a la asunción de

competencias exclusivas en materia de vivienda, se ha realizado en los términos

del Artículo 44.1 de la Ley Orgánica 13/1982, de 10 de agosto, de Reintegración y

Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra725.

A la fecha se encuentra vigente la Ley Foral 8/2004, de 24 de junio726, de

Protección Pública a la vivienda en Navarra que señala entre sus objetivos la con-

tribución para garantizar en Navarra el derecho a una vivienda digna y adecuada,

regulando la oferta de vivienda protegida según las necesidades reales existentes.

Además, se regulan otros aspectos como las medidas de fomento de la calidad de

la construcción, de control y prevención del fraude y de defensa y restauración de

la legalidad.

Por otra parte, cabe señalar que la Ley Foral 8/2004 ha sido desarrollada

por el Decreto Foral 4/2006, de 9 de enero727, que regula las actuaciones protegi-

bles en materia de vivienda y el fomento de la edificación residencial. En el mis-

mo se estipulan las características que habrán de reunir las viviendas protegidas,

los precios máximos de las mismas, los requisitos generales de acceso, la tramita-

ción de las actuaciones protegibles, las ayudas económicas, generales y las actua-

ciones protegibles en materia de rehabilitación.

Además, se cuenta con el Decreto Foral 142/2004, de 22 de marzo, por el

que se regulan las condiciones mínimas de habitabilidad de las viviendas en la

724 BOE Nº 127, de 28/05/1981 y BOE Nº 310, de 27/12/1990. 725 BOE Nº 146, de 19/06/1982. 726 BON Nº 79, de 2/07/2004. 727 BON Nº 13 de 30/01/2006.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (281)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

273

Comunidad Foral de Navarra728, así como la regulación de los procedimientos de

inspección y control de la construcción y utilización de las viviendas. Este instru-

mento señala que obligatoriamente toda vivienda ubicada en Navarra, para ser

considerada como tal, deberá disponer de la cédula de habitabilidad en vigor.

Cabe mencionar que el Decreto Foral 322/2000, de 2 de octubre, sobre el

libro del edificio729, cumpliendo así con lo dispuesto por la Ley 38/1999, de 5 de

noviembre, de Ordenación de la Edificación y, por otra parte, se aprobó la Ley

Foral 35/2002, de 20 de diciembre730, que regula la actividad de ordenación del

territorio, la actividad urbanística y el régimen de utilización del suelo y de los

instrumentos de intervención en el mercado del suelo, en la Comunidad Foral de

Navarra.

Finalmente, es la Orden Foral 4/2008, de 14 de enero, del Consejero de

Vivienda y Ordenación del Territorio, establece el procedimiento en la Comuni-

dad Foral de Navarra para el reconocimiento de las disposiciones contenidas en el

Real Decreto 1472/2007, de 2 de noviembre, que regula la renta básica de eman-

cipación de los jóvenes.

22..1177.. PPaaííss VVaassccoo

Las competencias exclusivas en materia de vivienda han sido asumidas

por el País Vasco a través del artículo 10.31 de la Ley Orgánica 3/1979, de 16 de

diciembre de 1979731. Esta Comunidad Autónoma se encuentra en la misma situa-

ción que Navarra en el sentido de que no se rige por el Plan Estatal de Vivienda,

sino que dispone de una normativa propia de financiación debido a su régimen de

Concierto Económico732.

728 BON Nº 49 de 23/03/2004. 729 BON Nº 129 de 25/10/2000. 730 BON Nº 156 de 27/12/2002. 731 BOE Nº 306, de 22/12/1979. 732 Sobre la política de vivienda del Gobierno Vasco véase BURÓN CUADRADO

(2005) y (2008).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (282)

274

El Consejo de Gobierno del País Vasco ha aprobado el 3 de octubre de

2006 el Plan Director de Vivienda 2006-2009. La misión del mismo es “atender

de forma integral las necesidades de vivienda de la ciudadanía, especialmente de

las personas más necesitadas, mediante medidas apropiadas a las diferentes situa-

ciones de necesidad y con la participación de todos los agentes con responsabili-

dad en materia de vivienda”.

Ahora bien, en lo referente a normativa vigente se ha de mencionar el

Decreto 39/2008, de 4 de marzo, sobre régimen jurídico de viviendas de protec-

ción pública y medidas financieras en materia de vivienda y suelo733. La novedad

que introduce la ley es la creación del Registro de Vivienda de Protección Pública,

que deberá recoger todos los datos de las viviendas protegidas existentes en el

País Vasco, con el fin de que sirva como elemento fiscalizador básico del cum-

plimiento de la legalidad vigente en materia de acceso y uso del parque de vivien-

da protegida.

Pues bien, el señalado Decreto 39/2008 ha sido desarrollado por varios

documentos del Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales, como la Orden de

16/04/2008, sobre procedimientos de adjudicación de viviendas de protección

oficial734 y la Orden de 16 de abril de 2008, sobre circunstancias de necesidad de

vivienda735.

Asimismo, se han dictado la Orden de 15/05/2008 sobre determinación

de precios máximos de viviendas de protección oficial736; la Orden de 16 de abril

de 2008, reguladora del Registro de Solicitantes de Vivienda737; y la Orden de 8

de septiembre de 2008, de actualización de ingresos anuales ponderados exigibles

para acceso a vivienda de protección oficial738.

733 BOPV Nº 59, de 28/03/2008. 734 BOPV Nº 88, de 12/05/2008. 735 BOPV Nº 88, de 12/05/2008. 736 BOPV Nº 100, de 28/05/2008. 737 BOPV Nº 100, de 28/05/2008. 738 BOPV Nº 170, de 08/09/2008.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (283)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

275

22..1188.. VVaalleenncciiaa

La Ley Orgánica 1/2006, de 10 de abril, de Reforma de la Ley Orgánica

5/1982, de 1 de julio, de Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana ex-

presa en el Preámbulo que:

“…. El derecho a gozar de unos servicios públicos de calidad, el derecho a disponer de una vivienda digna y al desarrollo soste-nible son otros de los derechos que figuran en el nuevo Estatu-to”.

Asimismo, el artículo 16 del Estatuto de autonomía reformado expresa

que:

“La Generalitat garantizará el derecho de acceso a una vivien-da digna de los ciudadanos valencianos. Por ley se regularán las ayudas para promover este derecho, especialmente en fa-vor de los jóvenes, personas sin medios, mujeres maltratadas, personas afectadas por discapacidad y aquellas otras en las que estén justificadas las ayudas”.

Ahora bien, la inclusión a nivel estatutario de un artículo específico sobre

el derecho a la vivienda implica un avance por parte de la Comunidad Valenciana,

sin embargo, Ruíz Rico critica la disposición señalando que no se trata de un ver-

dadero derecho estatutario, sino de un principio rector que compromete al Gobier-

no autonómico a garantizar en el futuro una vivienda a los valencianos. No obs-

tante, el autor también menciona de manera positiva la relación de colectivos a los

que habría que prestar un tratamiento especial, indicando su “notable grado de

proyección social”739.

Por otra parte, y a fin de lograr los objetivos que derivan del mandato

constitucional del artículo 47, la política de vivienda de Valencia se plasma, por

un lado, en la Ley 8/2004, de 20 de octubre740, de la Generalitat, de la Vivienda

de la Comunidad Valenciana, y, por otro, en el Plan de Acceso a la Vivienda de la

739 RUÍZ RICO (2008): 80 y 81. 740 DOCV Nº 4867, de 21/10/2004. Modificado por el Decreto 82/2008, de 6 de junio

(DOCV Nº 5782, de 11/06/2008).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (284)

276

Comunidad Valenciana. Asimismo, se ha aprobado el Decreto 41/2006, de 24 de

marzo741, del Consell de la Generalitat, por el que se que regulan las actuaciones

protegidas para facilitar el acceso a la vivienda en la Comunidad Valenciana.

A su vez, el Decreto 75/2007, de 18 de mayo742, del Consell, que aprueba

el Reglamento de Protección Pública a la Vivienda, desarrolla la Ley 8/2004 y,

por otra parte, el Decreto 76/2007, de 18 de mayo743, del Consell, aprueba el Re-

glamento de Rehabilitación de Edificios y Viviendas.

Finalmente, se ha de hacer referencia al Decreto-Ley 1/2008, de 27 de

junio744, del Consell, de medidas urgentes para el fomento de la vivienda y el sue-

lo. La misma resulta de la adaptación que hace Valencia de su normativa urbanís-

tica tras la aprobación de la nueva Ley de Suelo estatal. Se trata de medidas con-

cretas para potenciar la construcción de viviendas sometidas a algún régimen de

protección pública, como las necesarias para concretar el porcentaje de reserva de

suelo que debe destinarse a dicho fin.

22..1199.. CCeeuuttaa yy MMeell ii ll llaa

En base al artículo 21.1.1º de la Ley Orgánica 1/1995 de 13 de marzo745,

por la que se aprueba el Estatuto de Autonomía se determina que la Ciudad de

Ceuta ejercerá competencias, entre otras, sobre la ordenación del territorio, urba-

nismo y vivienda.

En tal sentido, se ha aprobado la Ordenanza sobre adjudicación de vi-

viendas promovidas con subvención de la Ciudad Autónoma de Ceuta746, que pre-

tende actualizar el sistema de adjudicación simplificando el procedimiento de se-

741 DOCV Nº 5228, de 28/03/2006. 742 DOCV Nº 5517, de 22/05/2007. Modificado por el Decreto 82/2008, de 6 de junio

(DOCV Nº 5782, de 11/06/2008). 743 DOCV Nº 5519, de 24/05/2007. Modificado por Decreto 82/2008, de 6 de junio

(DOCV Nº 5782, de 11/06/2008). 744 DOCV Nº 5795, de 30/06/2008. 745 BOE Nº 62, de 14/03/1995. 746 BOCCE Nº 4571, de 06/10/2006.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (285)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

277

lección de adjudicatarios. Asimismo, se ha dictado el Reglamento 1/2006, de 21

de septiembre747, que regula las actuaciones protegidas en materia de vivienda y

suelo en la Ciudad de Ceuta.

En cuanto a la ciudad autónoma de Melilla se ha de mencionar que Ley

Orgánica 2/1995, de 13 de marzo748, ha aprobado su Estatuto de Autonomía y en

el artículo 21.1.1ª concreta la competencia exclusiva en materia de vivienda de la

misma. Entre estas se incluye las facultades de administración, inspección y san-

ción y, en los términos que establezca la legislación general del Estado, el ejerci-

cio de la potestad normativa reglamentaria.

Dicha atribución, se efectúa por medio de la Ordenanza sobre actuacio-

nes protegibles en materia de vivienda749, que regula y establece los criterios, re-

quisitos y la tramitación administrativa para el acceso a las ayudas públicas en las

actuaciones protegidas en materia de vivienda, con cargo a los presupuestos de la

Ciudad Autónoma de Melilla, así como el desarrollo, la gestión y reconocimiento

de la financiación cualificada y de las subvenciones del Estado establecidas por el

Real Decreto 1/2002, de 11 de enero, sobre medidas de financiación de actuacio-

nes protegidas en materia de vivienda y suelo del Plan 2002/2005.

Posteriormente, fue promulgado el Reglamento de adjudicación de Vi-

viendas de Promoción Pública por Decreto Nº 1337, de 13 de junio de 2006750,

aplicable a todo el procedimiento de convocatoria, selección y adjudicación, tanto

en primera como en segunda o sucesivas transmisiones, de viviendas de promo-

ción pública que hayan sido transferidas por el Estado a la Ciudad Autónoma de

Melilla, y de aquellas otras viviendas de éste régimen promovidas directamente,

adquiridas o financiadas por ella.

747 BOCCE de 19/10/2006. 748 BOE Nº 62, de 14/03/1995. 749 BOME Nº 3953, de 04/02/2003. Modificada por Ordenanza publicada en el BOME

Nº 4087, de 18/05/2004. 750 BOME Nº 4307, de 27/06/2006.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (286)

278

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (287)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

279

CCAAPPII TTUULL OO VVII RREEAALL II DDAADD AACCTTUUAALL DDEELL AACCCCEESSOO AA LL AA VVII VVII EENNDDAA

EENN EESSPPAAÑÑAA:: LL OOGGRROOSS YY DDII FFII CCUULL TTAADDEESS

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (288)

280

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (289)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

281

11.. EEll mmeerr ccaaddoo ddee vviivviieennddaass

El mercado de la vivienda es complejo y dinámico751 y está compuesto

por dos elementos, la demanda y la oferta de las mismas752, debiendo existir esta-

bilidad y equilibrio entre ellas. Sin embargo, hace bastante tiempo que el aludido

mercado no se caracteriza por su eficiencia, sino más bien por su constante varia-

bilidad.

Asimismo, se ha considerar que las viviendas son bienes muy heterogé-

neos en cuanto a su antigüedad, localización y características estructurales, como

tamaño, diseño e instalaciones. Y, de hecho, esta diversidad implica cierta com-

plejidad en el análisis económico de la vivienda753.

La política económica desarrollada por el Estado influye de manera deci-

siva en el funcionamiento del mercado residencial, por tanto, la coyuntura favora-

ble dinamiza el sector de la edificación. Tal circunstancia se traduce en rápidas

elevaciones de los precios del sector que en los últimos años han alcanzado nive-

les irracionales754.

751 PANIAGUA CAPARRÓS (1990): 277. 752 Se han realizado varios análisis respecto a la relación existente entre oferta y deman-

da de viviendas, a modo de ejemplo, véase BALL (2005): 27. 753 Los estudios que tienen en cuenta la heterogeneidad del bien vivienda se inscriben

bajo la denominación de enfoque hedónico o modelo de precios hedónicos. Véase al respecto: BOVER y VELILLA (2001) y TRÁNCHEZ MARTÍN (2001).

754 RODRIGUEZ LÓPEZ (2005d): 108 y 109; (2007a): 763 y (2007b): 482.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (290)

282

Ésta realidad responde al hecho de que el mercado inmobiliario español

ha vivido desde 1998 el ciclo expansivo más largo de los últimos cuarenta años.

La situación fue decisiva y muchas familias optaron por endeudarse a fin de ac-

ceder a la compra de una residencia, que se ha visto facilitada por las condiciones

de los préstamos, la duración de los mismos y la disminución de intereses755. Sin

embargo, el último “boom inmobiliario” ha llegado a su fin tras el inicio de la

crisis económica a nivel mundial originada en los Estados Unidos tras el descu-

brimiento de las denominadas hipotecas subprime756.

Pues bien, cabe mencionar que la demanda de vivienda depende de un

amplio conjunto de variables, entre las que se destacan la evolución de la renta

disponible real de los hogares, el ritmo de creación de empleos y de hogares y la

disponibilidad y coste de la financiación crediticia, es decir, que se ve afectada por

factores demográficos757, sociales y político-económicos.

Es sabido que la población del país ha crecido, especialmente tras la lle-

gada de extranjeros que se asientan de forma definitiva. La estructura de los hoga-

res y de las familias ha cambiado758, influyendo en ello el aumento de separacio-

nes y divorcios. Consecuentemente, los tipos de hogares que más han crecido son

los hogares unipersonales, los hogares sin núcleo familiar de dos o más personas y

los hogares monoparentales y, además, se mantiene un importante número de re-

sidencias secundarias y desocupadas.

Además, se han de tener en cuenta los incentivos fiscales para el ahorro y

la adquisición de la vivienda habitual, que han favorecido el aumento de la de-

manda, cuando las ayudas públicas destinadas a subvencionar el alquiler para per-

sonas con recursos limitados son escasas. Efectivamente, se ha dicho que el prin-

755 GARCÍA-MONTALVO (2007): 138. 756 Tal circunstancia, a pesar del ser el resultado de una conducta irresponsable de los

agentes financieros, no ha de ser considerada de manera individual, pues, se suma a otros factores, como el aumento de los precios del petróleo, que contribuyeron a que el panorama económico mundial se viera gravemente afectado.

757 Respecto a la relación entre demografía y vivienda véase TRIGO PORTELA (2003): 20 y 21.

758 Véase al respecto INURRIETA BERUETE (2007): 48-50.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (291)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

283

cipal fallo del mercado de vivienda español es su inclinación constante hacia las

viviendas en propiedad y los especialistas coinciden en destacar que el parque de

residencias destinadas al alquiler es muy reducido.

Tal circunstancia obedece a dos razones principales, la escasa promoción

de alquiler social por parte de las administraciones públicas y la falta de seguridad

jurídica de los propietarios de viviendas desocupadas para sacarlas al mercado,

teniendo en cuenta las dificultades del sistema a la hora de obligar a inquilinos

morosos a pagar o a dejar la vivienda.

En cuanto a la oferta habitacional, que representa el otro lado del merca-

do, se caracteriza por la escasez de Viviendas de Protección Oficial, ya que las

mismas no resultan rentables en comparación con las viviendas libres; un parque

de viviendas antiguas sin rehabilitación y viviendas inadaptadas a ciertas necesi-

dades especiales de las personas que las ocupan.

Por tanto, queda claro que las dinámicas familiares y vitales influyen en

la demanda y oferta de la vivienda y en las características que éstas han de reunir.

Tal es así que, el mercado debe adaptarse a las nuevas exigencias, sobre todo de

los sectores con mayores dificultades en la accesibilidad.

Finalmente, es menester señalar la existencia de ciertos mitos o falacias

dentro del mercado de vivienda y que, de alguna manera, han contribuido al pro-

ceso vivido en los últimos años. Se ha dicho que el precio de la vivienda no puede

bajar y en España nunca ha ocurrido y que el suelo es cada vez más escaso y, por

tanto, es más caro y esto implica que el precio de la vivienda seguirá subiendo.

Asimismo, se afirma que pagar una hipoteca es siempre mejor que pagar

un alquiler y, por último, que todos los europeos del Norte quieren venir a jubilar-

se a España. Si bien es cierto que una parte de los compradores extranjeros vienen

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (292)

284

tras la jubilación, otros muchos han comprado una vivienda como inversión y no

para residencia759.

22.. LL aass ppooll íítt iiccaass ddee vviivviieennddaa

22..11.. OObbjjeettiivvooss

Las políticas de vivienda tienen como objetivo satisfacer las necesidades

de alojamiento, entendidas en sus aspectos cuantitativos y cualitativos, mientras

que también se las utiliza como instrumento de política anticíclica en momentos

de recesión económica. Así lo expresa Fernández Carbajal, quién, además, agrega

que el logro de ambos objetivos no es una tarea fácil 760.

Sin embargo, lo expresado no implica construir viviendas para ser entre-

gadas de forma gratuita a todas las personas que así lo solicitan, sino que se trata

de favorecer el acceso a la misma. En dicho proceso se han de tener en cuenta las

características propias de este bien, como su largo período de producción, el alto

coste de construcción, así como el elevado precio de venta que alcanza; además de

las diferencias cuantitativas, cualitativas y de ubicación del parque residencial y,

finalmente las distintas formas de tenencia761.

En este contexto, las diversas Administraciones públicas con competen-

cias en la materia, a través de diferentes instrumentos, desarrollan un amplio con-

junto de actuaciones, como el establecimiento de condiciones para la construcción

de viviendas protegidas, la fijación de un sistema de ayudas cualificadas destina-

das a financiar el acceso a la vivienda, la fijación de precios máximos de venta de

759 GARCÍA MONTALVO (2007): 141-142. 760 FERNÁNDEZ CARBAJAL (2003): 640. 761 CES, Informe (2002): 105. Además, el Informe indica que adoptar la decisión de ac-

ceder a una vivienda conlleva un proceso en el que se sopesan diversos factores, como la estabili-dad laboral, el volumen de ahorro previo, el nivel de precios de la vivienda, la financiación y la fiscalidad.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (293)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

285

las viviendas protegidas, la estimulación de la oferta de viviendas de alquiler, la

racionalización de las ayudas fiscales al acceso a la vivienda, etc762.

De hecho, cabe destacar que la intervención de la Administración en el

sector de la vivienda resulta común a prácticamente todos los países y se justifica

en base a dos criterios, los ético-morales y los económicos. Por un lado, se trata la

idea de vivienda como bien de primera necesidad a la que toda la población debe

acceder y al Estado como el garante que debe de proporcionar alojamiento cuando

el mercado no lo haga. Por otra parte, el argumento económico se respalda en el

hecho de que la construcción arrastra a otros sectores de la economía y, sobre to-

do, contribuye en la generación de empleo763.

22..22.. LLooss ccoommppoonneenntteess ddee llaa ppooll ííttiiccaa ddee vviivviieennddaa

Tal como se ya se expresado, el mercado de vivienda está directamente

relacionado con la política económica que el Estado desarrolla. Para el efecto se

utilizan diferentes vías llamadas componentes de la política de vivienda, como son

la regulación del suelo, la regulación del alquiler, la financiación estatal, el trata-

miento fiscal y las ayudas directas mediante el fomento de las Viviendas de Pro-

tección Oficial764.

2.2.1. Suelo

Cuando se habla de disponibilidad de vivienda, necesariamente se ha de

hacer referencia al suelo como soporte de la construcción y que resulta uno de los

pilares básicos de las políticas que se desarrollan para el acceso a una vivienda

digna, ya sea en alquiler o en propiedad.

762 RODRÍGUEZ LÓPEZ (1994c): 386; CES, Informe (2002): 106 y SÁNCHEZ

MARTÍNEZ (2004): 353. 763 MARTÍNEZ SERRANO; MAS IVARS; GARCÍA DELGADO y otros (1982): 133

y 134 y JORDÁN y FUENTES (1986): 403. 764 RODRÍGUEZ LÓPEZ (2000e): 575.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (294)

286

Las competencias urbanísticas corresponden a los gobiernos autonómicos

y locales, es decir, el Gobierno central establece la normativa básica, que luego ha

de ser desarrollada por las Comunidades Autónomas765. Esto implica la necesidad

de que las diferentes administraciones trabajen en colaboración y coordinación a

fin de evitar conflictos y agilizar los trámites necesarios766, porque la diversidad

de organismos competentes en materia de suelo dificulta la eficiencia de su regu-

lación. Por tanto, no sólo se requiere contar con la normativa sino con la voluntad

política para aplicarla y así alcanzar el objetivo final de construir viviendas a pre-

cios asequibles767.

Pues bien, la importancia de este componente radica en que su disponibi-

lidad está estrechamente ligada al precio final que alcanzan las viviendas. Si bien

es cierto que dicho costo está determinado por los gastos de producción de vi-

viendas que incluye, además del suelo, los materiales y mano de obra para la

construcción y la actividad de promoción inmobiliaria768. Por tanto, es un compo-

nente con fuerte peso en el precio de la vivienda, pero también se ha de prestar

atención a la relación coste del suelo-precio de la vivienda, ya que son los altos

precios de la vivienda y los volúmenes edificativos los que provocan el alto coste

del suelo769.

765 La normativa vigente sobre la materia es la Ley 2/2008, de 20 de junio, tal como se

ha indicado en el Capítulo V, apartado 1.3.1 del presente trabajo. Al respecto, CES, Informe (2002): 159, señala que la disparidad de normas existentes en la materia dificulta y alarga el desa-rrollo de todas y cada una de las fases de los procesos de urbanización y de edificación, debiendo simplificarse la misma como vía de solución.

766 CES, Informe (2002): 159. 767 BELTRÁN DE FELIPE (1997): 449 y RODRÍGUEZ LÓPEZ (2000e): 588. Respec-

to a la coordinación se ha de señalar que el Informe para una Nueva Política de Vivienda que sir-vió de base al Plan de Vivienda 1992-1995 expresaba que: “El problema de la dispersión de los medios de intervención sobre la vivienda se extiende a los tres niveles administrativos, de manera que las cuestiones de fiscalidad y de suelo, por ejemplo, pueden ser competencia de las tres admi-nistraciones de forma complementaria. Esto supone, adicionalmente, que si no existe una voluntad de intervención coordinada entre ellas no puede llevarse a cabo una política coherente de vivien-da”.

768 RODRÍGUEZ LÓPEZ (2000e): 587. 769 RODRÍGUEZ LÓPEZ (2000e): 590. En el mismo sentido CES, Informe (2002): 77

y 78, que también menciona (pág. 79) la existencia de otros factores que condicionan la mayor o menor eficiencia del sector, como son el comportamiento del mercado inmobiliario, el margen que tienen las Administraciones públicas a la hora de desarrollar y aplicar la normativa, la propia con-figuración del territorio, o el impacto de otras actuaciones públicas, en especial las dirigidas a

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (295)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

287

Sin embargo, aunque el precio del suelo sea un factor añadido a la cares-

tía de la vivienda, es básico comprender que no se trata de la escasez del mismo

en general sino en la falta de disponibilidad en ciertas zonas770, o sea, en la pro-

ducción y oferta de suelo urbano o edificable771. La rigidez de dicha oferta está

determinada por la exclusividad de la localización de una parcela; la posible ca-

rencia física para nuevas edificaciones; la agilidad existente en el proceso de ge-

neración de suelo urbano, que comprende un proceso administrativo y un proceso

adicional de inversiones en infraestructuras772 y la demora en el empleo del suelo

para la edificación de viviendas.

Ahora bien, la idea de contar con suelo urbanizable debe ser comprendi-

da adecuadamente, pues no es cuestión de aumentar inconsecuentemente la dispo-

nibilidad del mismo a fin de lograr una mayor oferta de viviendas y la estabiliza-

ción de los precios773, como se ha pretendido a través de normativas anteriores.

Actualmente, a través de la nueva Ley de Suelo se ha cambiado ese enfoque, ya

que la misma menciona que se trata de un recurso económico y, además, un recur-

so natural, escaso y no renovable774.

2.2.2. Alquileres

Se ha indicado que la situación del mercado de alquileres español es del

mejorar la dotación de infraestructuras. No obstante, también existe quien relativiza la importancia de este componente; en tal sentido véase ROCH (2004): 31-34.

770 El problema de la carestía del suelo se puede percibir especialmente en aquellas zo-nas con mayor densidad poblacional, como las áreas centrales de las ciudades. Véase CES, Infor-me (2002): 80.

771 PANIAGUA CAPARRÓS (1990): 284; FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ (1994): 458; CORTÉS ALCALÁ (1995): 299 y BELTRÁN DE FELIPE (1997): 433.

772 En este sentido es imprescindible la actuación eficiente de los responsables en apli-car la normativa vigente y proceder a la calificación del suelo.

773 TRIGO PORTELA (2003): 18, opina que: “El aumento de la oferta de suelo edifica-ble, a pesar de su importancia, puede no afectar al precio de la vivienda si la demanda es alta y los promotores lo trasladan sin deterioro de su margen” y agrega que: “aunque la mayor oferta de suelo tiene un carácter necesario para el descenso de precios no siempre es suficiente”.

774 Respecto a la nueva normativa sobre suelo, véase RODRÍGUEZ LÓPEZ (2007a).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (296)

288

todo insatisfactoria775. Se caracteriza, principalmente, porque presenta la menor

oferta dentro de la Unión Europea776. La tipología y calidad de las viviendas des-

-tinadas a dicho fin no se ajustan a lo que requieren los usuarios y el parque social

es exiguo777, constituyendo este último uno de los factores decisivos en cuanto a

la incapacidad de movilidad en el mercado inmobiliario778, tanto de familias en

general como de jóvenes en particular779.

Las circunstancias señaladas obedecerían a varias razones, entre las que

cabe destacar: la gran variedad de contratos, que conlleva complejas realidades780;

la falta de rentabilidad y de incentivos fiscales para este tipo de viviendas, que

provoca el descenso de oferta de las mismas781 y la inexistencia de planeamiento

urbanístico que tenga en cuenta el tipo de hogares y ritmo de formación de los

mismos782, es decir, edificaciones adecuadas a la demanda existente783.

Además, la normativa tampoco contribuye al desarrollo del sector porque

no se han presentado opciones que convenzan a los interesados a inclinarse por

esta alternativa antes que por la adquisición en propiedad. Si bien, no existe total

acuerdo en tal sentido, ya que por un lado se ha dicho que es de las más equilibra-

das entre los derechos del arrendador y arrendatario, por lo que no cabe usarla

como obstáculo para el desarrollo del mercado784 y por otro, se la ha criticado,

775 BELTRÁN DE FELIPE (1997): 441. Respecto a la evolución del mercado de alqui-

leres véase RODRÍGUEZ LÓPEZ (2000e) y CES, Informe (2002). 776 BETRÁN ABADÍA (2005): 44, expresa que la mayoría de las ayudas españolas se

dirigen a la compra de vivienda y no al alquiler, resultando una proporción prácticamente inversa a la de la mayoría de los países de la Unión Europea.

777 CORTÉS ALCALÁ (1995): 303; CES, Informe (2002): 66 y PAREJA EASTA-WAY y TURMO GARUZ (2004): 28.

778 CORTÉS ALCALÁ (1995): 303. 779 Respecto a la dificultad de los jóvenes para el acceso véase CES, Informe (2002):

156-158; INURRIETA BERUETE (2007): 59. 780 Sobre los efectos de las distintas regulaciones que han coexistido véase CES, Infor-

me (2002): 62 y 63. 781 CORTÉS ALCALÁ (1995): 302; BELTRÁN DE FELIPE (1997): 443 y RODRÍ-

GUEZ LÓPEZ (2000e): 587. 782 INURRIETA BERUETE (2007): 9. 783 INURRIETA BERUETE (2007): 9 y 47-56. 784 INURRIETA BERUETE (2007): 57.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (297)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

289

afirmando que no proporciona seguridad jurídica, ni a inquilinos ni a propieta-

rios785.

Por tanto, con el objetivo básico de potenciar el mercado de los arrenda-

mientos como pieza básica de una política de vivienda se sancionó la Ley

29/1994, de 24 de noviembre786, de Arrendamientos Urbanos. La misma ha de-

terminado medidas sobre dos de los aspectos que más reclamaciones genera en el

mercado del alquiler: la duración del arrendamiento y las rentas de los mismos,

que se estipularán libremente entre las partes. Además, se ha impuesto la obliga-

ción al arrendador de realizar las obras de conservación necesarias para que la

vivienda se mantenga en condiciones de habitabilidad.

Asimismo, se han de destacar otras medidas incentivadoras adoptadas,

como por ejemplo, la creación de la Sociedad Pública de Alquiler, adscrita al Mi-

nisterio de Vivienda, que intenta ofrecer nuevas garantías a los particulares que

arrienden una vivienda y la proliferación de bolsas de viviendas en alquiler muni-

cipales y autonómicas.

Igualmente, se ha de valorar el establecimiento de ayudas directas a in-

quilinos menores de 35 años por parte del Ministerio de la Vivienda y las deduc-

ciones fiscales introducidas por ciertas Comunidades Autónomas por alquiler de

vivienda a jóvenes menores de 35 años y la creación de ayudas al alquiler en for-

ma de transferencias directas a los inquilinos y, finalmente, el establecimiento de

incentivos fiscales a los arrendadores787.

785 BELTRÁN DE FELIPE (1997): 441, critica los efectos de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964 y señala que con el llamado Decreto Boyer se produjo una fractura radical en el marco normativo de los arrendamientos urbanos. Respecto a la evolución de la normativa sobre arrendamientos urbanos véase RÁFOLS I ESTEVE (1979): 130-138 y CORTÉS ALCALÁ (1995): 301-303. Respecto a las consecuencias y efectos del control de alquileres véase RÁFOLS I ESTEVE (1979): 139-144 y LÓPEZ GARCÍA (2003): 234-240.

786 BOE Nº 282, de 25/11/1994. Esta normativa deroga el Decreto Nº 4104/1964, de 24 de diciembre 1964, por el que se aprueba el Texto refundido de la Ley de Arrendamientos Urba-nos.

787 SÁNCHEZ MARTÍNEZ (2005): 136. Respecto a propuestas de mejora de la oferta de viviendas para alquiler véase CES, Informe (2002): 156-158 e INURRIETA BERUETE (2007): 59-61.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (298)

290

2.2.3. Financiación

El elevado precio de las viviendas lleva a la mayoría de las familias a so-

licitar una financiación mediante préstamos a largo plazo, cuyas condiciones son

determinantes, a fin de acceder o no a la propiedad788. El nivel de esfuerzo que

han de realizar las familias sobre sus ingresos para la satisfacción del crédito se

determina teniendo en cuenta el precio de la vivienda, el coste de la financiación y

el plazo de los préstamos. Además, los tipos de interés representan una cuestión

importante, pues sumado a la oferta reducida de vivienda, llevan aparejado el es-

tímulo de la demanda y esto, a su vez, el aumento de los precios de la vivienda789.

En caso de recurrir a un préstamo hipotecario, se deberán cumplir las

exigencias establecidas en la Ley 41/2007, de 7 de diciembre790, que regula dicho

mercado. En este contexto resulta significativo el cuestionamiento realizado por

Orti Vallejo sobre la utilidad de la legislación hipotecaria, en cuanto a si la misma

sirve o no al objetivo de dar efectividad al artículo 47 CE y hasta qué punto se

concilia o si, por el contrario, priman otros intereses menos sociales, refiriéndose

a los que tienen las entidades bancarias.

Si bien es cierto que el fin de las firmas comerciales es desarrollar activi-

dades lucrativas, también se debe tener en cuenta que con los préstamos hipoteca-

rios se trata de incrementar las posibilidades de acceder a la propiedad de una vi-

vienda a las personas y familias que disponen de recursos económicos limitados.

Sin embargo, para cumplir efectivamente con dichos objetivos tendría que dejar

de ser prioridad el beneficio financiero y sí favorecer a las personas con dificulta-

des para enfrentar el pago del crédito791.

788 PANIAGUA CAPARRÓS (1990): 295. 789 LEAL MALDONADO (1992): 89 y 90 y PAREJA EASTAWAY y TURMO GA-

RUZ (2004): 17. 790 BOE Nº 294, de 08/12/2007. Modificatoria de la Ley 2/1981, de 25 de marzo, de

Regulación del Mercado Hipotecario y otras normas del sistema hipotecario y financiero, de regu-lación de las hipotecas inversas y el seguro de dependencia y por la que se establece determinada norma tributaria (BOE Nº 90, de 15/04/1981).

791 ORTI VALLEJO (1995): 86 y 133-134.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (299)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

291

Por su parte, la Administración Pública trata de garantizar la referida fi-

nanciación a los adquirentes de viviendas de rentas bajas adecuando las condicio-

nes a sus capacidades y por ello representa uno de los principales instrumentos de

la política económica792. Actualmente, los diferentes Planes Estatales de Vivienda

que elabora el gobierno son los instrumentos que regulan las condiciones de fi-

nanciación y se trata de préstamos convenidos, así como la subsidiación de los

mismos; y de subvenciones793.

El Plan de vivienda 2009-2012, vigente a la fecha, establece las condi-

ciones bajo las cuales serán concedidos los préstamos convenidos. Además, para

que los usuarios paguen un tipo de interés más bajo, el Ministerio de Vivienda

determina la subsidiación de los mismos. De esta forma se ayuda directamente a

los demandantes sin que las entidades financieras salgan perjudicadas, tal como lo

manifiesta Cortés Alcalá. Si bien, agrega el autor, para estas supone riesgos evi-

dentes que se asumen a fin de captar clientes que de otra manera les resultaría

muy complicado hacerlo794.

2.2.4. Fiscalidad

El tratamiento fiscal de la vivienda es un tema amplio y complejo795, de

hecho, se trata de una cuestión de carácter claramente económico, razón por la que

me centraré en reseñar ciertas opiniones vertidas en cuanto a la relación entre fis-

calidad y vivienda y señalar los tipos de impuestos que le son aplicables.

Es sabido que, a fin de impulsar la demanda y la oferta de la construc-

ción, se pueden establecer medidas de carácter fiscal, también denominadas ayu-

792 LEAL MALDONADO (1992): 89. Al respecto señala GONZALES ARRIETA

(2005): 116, que: “…para ser viables y sostenibles, las opciones de financiamiento deben conside-rar, además, ofrecer rentabilidad a los agente financieros que participan en el mercado”.

793 Estos recursos se rigen básicamente por la Ley 38/2003, de 17 de diciembre, General de Subvenciones.

794 CORTÉS ALCALÁ (1995): 306. 795 Respecto a la relación fiscalidad-vivienda véase: CORTÉS ALCALÁ (1995): 317-

318; BELTRÁN DE FELIPE (1997): 445-446; LÓPEZ GARCÍA (2003): 227-228.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (300)

292

das indirectas796. Eventualmente, lo que se reclama al respecto es que las mismas

incentivan la adquisición de la propiedad797, mientras que la renta derivada del

alquiler de una vivienda es objeto de imposición, al igual que cualquier ganancia

de capital de la vivienda arrendada798.

Así lo ha señalado Rodríguez López, quien agrega, que el problema real

es la discriminación que se realiza contra una u otra forma de tenencia, situación

que podría ser diferente si se contase con un sistema tributario neutral respecto de

la forma de acceso799.

Pues bien, la vivienda es objeto de gravamen en su adquisición, en su uso

y cuando existe un préstamo hipotecario. Si se trata de comprar una vivienda de

nueva construcción se tributa el Impuesto al Valor Añadido800 (IVA) y el Impues-

to sobre Actos Jurídicos Documentados801 (IAJD) y si la vivienda es usada se

aplica solamente el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales. No obstante, en

todo acto de adquisición se ha proceder a liquidar la imposición municipal sobre

el aumento del valor de los terrenos, denominado plusvalías.

Por otra parte, una vez en uso, la vivienda es gravada por el Impuesto so-

bre Bienes Inmuebles802 (IBI), de carácter municipal y, en caso de estar cedida en

arrendamiento, el propietario debe declarar en el Impuesto sobre la Renta de las

Personas Físicas (IRPF) los ingresos reales obtenidos, de los que se pueden des-

796 CORTÉS ALCALÁ (1995): 307. 797 Sobre los efectos del tratamiento fiscal favorable de la vivienda en propiedad véase

LÓPEZ GARCÍA (2003): 227. 798 Propuestas para mejorar el tratamiento fiscal de las viviendas en alquiler véase CES,

Informe (2002): 160-161. 799 RODRÍGUEZ LÓPEZ (2000e): 590 y LÓPEZ GARCÍA (2003): 228. 800 Regulado por la Ley Nº 37/1992, del Impuesto del Valor Añadido (BOE Nº 312, de

29/12/1992) y Reglamentado por Real Decreto Nº 1624/1992, de 29 de diciembre (BOE Nº 314, de 31/12/1992).

801 Regulado por Real Decreto Legislativo Nº 1/1993, de 24 de septiembre (BOE Nº 251, de 20/10/1993).

802 Regulado por el Real Decreto Legislativo Nº 2/2004, de 5 de marzo (BOE Nº 59/03/2004); el Real Decreto Legislativo Nº 1/2004, de 5 de marzo (BOE Nº 58, de 08/03/2004) y su Reglamento de desarrollo aprobado por Real Decreto Nº 417, de 7 de abril (BOE Nº 97, de 24/04/2006).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (301)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

293

contar los gastos de mantenimiento y servicios803. Además, el préstamo hipoteca-

rio que se requiere para la compra es objeto de gravamen por el Impuesto de

Transmisiones Patrimoniales804.

Sin embargo, la ayuda más importante se ha centrado en las desgravacio-

nes por compra de viviendas a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas

Físicas805 (IRPF). Resulta que el Estado deja de ingresar de los contribuyentes una

parte considerable de sus rentas al establecer deducciones por inversión en vivien-

da habitual, según las disposiciones del artículo 68 de la Ley del Impuesto sobre

la Renta de las Personas Físicas806.

No obstante, se coincide en llamar la atención sobre el hecho de que las

ayudas más importantes sean fiscales, ya que ello tiene un carácter regresivo por-

que el más beneficiado es aquel que deduce mayor cantidad, lo cual dependerá del

importe de la vivienda que esté comprando. Por tanto, se pone de manifiesto que

el sistema aplicado contribuye a que grupos sociales bien situados inviertan en

este bien807.

En definitiva, indica Beltrán de Felipe, la fiscalidad de la vivienda en Es-

paña está más encaminada al control de la Administración tributaria sobre los con-

tribuyentes. Quizás por eso no se ha prestado atención a los efectos negativos su-

fridos por el mercado inmobiliario en general, indica el mismo autor, ya que al

final de la línea se percibe que las desgravaciones incentivando la compra808 y las

803 Se debe aclarar que la Ley 4/2008, de 23 de diciembre, ha suprimido el gravamen del

Impuesto sobre el Patrimonio que hasta entonces le era aplicable a la vivienda en base a su valor catastral (BOE Nº 310, de 25/12/2008).

804 RODRÍGUEZ LÓPEZ (2000e): 590. 805 Cabe mencionar que durante el año 2009 el Gobierno ha anunciado que se suprimirá

la desgravación por hipoteca a las rentas más altas con posible efecto a partir del 1 de enero de 2011.

806 Ley Nº 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE Nº 285, de 29/11/2006).

807 CORTÉS ALCALÁ (1995): 308-309 y BETRÁN ABADÍA (2005): 49. 808 Al respecto se ha indicado que la importancia de la intervención fiscal hace perder

eficacia a los objetivos diseñados desde la política de vivienda de las ayudas directas. Véase CORTÉS ALCALÁ (1995): 317.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (302)

294

deducciones de intereses estimulando el mismo fin han provocado una doble con-

secuencia de abaratamiento del acceso a la vivienda y encarecimiento del precio

de la misma809.

2.2.5. Ayudas directas

Uno de los elementos esenciales de la intervención pública sobre la vi-

vienda en España ha sido y continúa siendo la política de Viviendas de Protección

Oficial, desarrollada a partir de la promulgación del los Reales Decretos-Ley

31/1978 y 3147/78810. Se trata de la utilización del gasto público para garantizar

condiciones especiales de financiación a promotores y demandantes811. Es decir,

se fomenta la promoción y venta o arrendamiento de las viviendas, que pueden ser

de promoción privada o de promoción pública y, en conjunto, constituyen la ma-

nera en que los poderes públicos actúan directamente sobre el problema habita-

cional.

Al desarrollar la política de Viviendas de Protección Oficial se pretende

mantener la actividad productiva del sector, asegurando el acceso a una vivienda

digna a los colectivos sociales que, por tener menores recursos económicos, no

pueden acceder a una vivienda en el mercado de segunda mano o en el de las vi-

viendas libres de nueva construcción.

Cuando se trata de promoción pública se actúa al margen del mercado,

pues las mismas no se venden o arriendan a quien quiere comprarlas o arrendarlas,

sino que se adjudican a un precio muy inferior al de mercado. Según Beltrán de

Felipe, este sería el elemento más importante de la política pública del sector, así

como la vertiente más eficaz y progresiva desde el punto de vista social812.

809 BELTRÁN DE FELIPE (1997): 448 y BETRÁN ABADÍA (2005): 49. 810 Respecto a los Reales Decretos-Ley 31/1978 y 3147/78 véase el Capítulo IV, aparta-

do 1.10.2 del presente trabajo. 811 CORTÉS ALCALÁ (1995): 304 y BELTRÁN DE FELIPE (1997): 451. 812 BELTRÁN DE FELIPE (1997): 449. Sin embargo, el sistema de VPO también ha

recibido críticas; desde una perspectiva de eficiencia en la consecución de su objetivo, se ven afec-

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (303)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

295

Sin embargo, el número de viviendas de promoción pública es insuficien-

te, debido a que representa una parte muy pequeña del gasto general invertido en

viviendas protegidas. Sin dudas, esto responde a que las mismas son socialmente

muy rentables pero, económicamente hablando, la promoción privada fortalece el

sector y actúa como motor de la economía813, priorizándose esta circunstancia

antes que el verdadero fin de la actuación estatal, que no es otro, sino la contribu-

ción para la satisfacción del derecho a la vivienda.

33.. LL aa aacccceessiibbii ll iiddaadd

El esfuerzo de acceso a la vivienda, en propiedad o en alquiler, se mide

por medio de la intensidad de los pagos periódicos que debe hacer el hogar para

mantener la ocupación de la misma, es decir, el grado de accesibilidad depende

del esfuerzo al que las familias han de someter su presupuesto para hacer frente a

un endeudamiento, generalmente a largo plazo.

Si se trata de vivienda en propiedad, adquirida habitualmente a través de

un préstamo hipotecario, la intensidad de dichos pagos está ligada al reembolso

del préstamo y de los intereses del mismo. Igualmente, se han de considerar va-

riables relevantes como el precio de la vivienda; la renta familiar anual; el tipo de

interés; el plazo de los préstamos y la fiscalidad de la vivienda en propiedad814.

Mientras que, en el caso del alquiler, se deben relacionar las dos variables deter-

minantes, la suma abonada en concepto de arrendamiento con el ingreso familiar,

resultando de más fácil medida815.

tadas por la que ha dado en denominarse paradoja de la construcción. Véase al respecto LÓPEZ GARCÍA (2003): 234.

813 BELTRÁN DE FELIPE (1997): 450. 814 Además, es preciso añadir el desembolso que se realiza a favor de seguros, repara-

ciones y de mantenimiento, así como el pago de la entrada, que implica un esfuerzo sustancial a realizar de una vez.

815 RODRÍGUEZ LÓPEZ y FELLINGER JUSUÉ (2008): 1.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (304)

296

33..11.. DDii ff iiccuull ttaaddeess

En el presente trabajo se ha puesto de manifiesto, en reiteradas ocasiones,

que un gran sector de la población ha de superar diversos obstáculos para acceder

a una vivienda, ya sea en propiedad o alquiler. La mayor dificultad es, indudable-

mente, el alto costo de los precios en el mercado libre, así como el número limita-

do de Viviendas de Protección Oficial y la escasez del parque residencial destina-

do al alquiler.

Además, directamente relacionado con el precio están otros factores, co-

mo los bajos ingresos y la alta inestabilidad laboral, en especial de los jóvenes.

Asimismo, no menos importantes son los problemas presentados por la vivienda

misma: se trata de situaciones de infravivienda, chabolismo, mal estado de las

construcciones antiguas, inadecuación a las necesidades de quienes las ocupan y

discriminación hacia ciertos colectivos.

Igualmente, se presentan nuevos conflictos como el causado por el acoso

inmobiliario, también denominado “mobbing inmobiliario”, que ha tenido su ma-

yor efecto sobre las personas de la tercera edad. Se trata de la conducta del titular

de un inmueble que busca lesionar los derechos del arrendatario con el objetivo de

obtener la extinción del contrato o la situación posesoria, ya sea porque el afecta-

do renuncia o porque se resuelve el vínculo contractual mediante una resolución

judicial816.

33..22.. LLaass ppeerrssoonnaass aaffeeccttaaddaass.. PPaarrttiiccuullaarr ssii ttuuaacciióónn ddee llooss jjóóvveenneess

Las dificultades señaladas afectan con mayor frecuencia a los colectivos

especialmente vulnerables, como las personas de la tercera edad, los inmigran-

816 HERNÁNDEZ GARCÍA (2005): 45 y 46. Tal circunstancia ha estado estimulada por

una legislación que permitió la imposición de condiciones alejadas de toda idea de equivalencia prestacional.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (305)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

297

tes817, las mujeres y los jóvenes. Todas ellas tienen en común, por lo general, la

limitación económica de acceder al mercado libre y satisfacer el derecho según

sus necesidades. Por tanto, el panorama que se presenta no es nada alentador y

muestra que todavía queda mucho por hacer, básicamente se trata de respetar y

proteger a las personas que no cuentan con una vivienda.

Ahora bien, realizando un breve repaso a cada uno de los colectivos afec-

tados, se ha de indicar que las personas de la tercera edad se encuentran muy ex-

puestas debido a dos razones fundamentales, las precarias condiciones socioeco-

nómicas y las necesidades tipológicas, sanitarias y asistenciales específicas que

responde a la lenta y constante pérdida de las facultades físicas y psíquicas que

acompañan al proceso de envejecer.

En cuanto a los inmigrantes, también carecen de los recursos necesarios

para ingresar directamente al mercado y requieren un tratamiento especial818. Las

desventajas que enfrentan para acceder a una vivienda obedece a dos razones evi-

dentes: porque ellos tienen mayor urgencia de encontrar alojamiento y disponen

de menos información y porque supone un factor de riesgo, debido a que la provi-

sionalidad o inestabilidad jurídica derivada de la situación administrativa de las

familias inmigrantes conlleva inseguridad personal819.

Por tanto, a fin de resguardarse, generalmente aceptan cualquier condi-

ción y pagan cualquier precio por un techo. Además, ciertos propietarios no alqui-

lan a extranjeros o, en su caso, les exigen más requisitos que a la población autóc-

tona, o les ofrecen viviendas circunscritas a determinados barrios820.

817 En relación a la situación de los inmigrantes véase JULIANO (1994); LUCAS

MARTÍN (1994); (1996a); (1996b) y (2000); NAÏR y BIDEAU (1996); MARTÍNEZ VEIGA (1999); PAJARES ALONSO (2000); SOLANES CORELLA (2004); AGUADO I CUDOLÀ (2005); LERALTA PIÑÁN (2005) y LÓPEZ ULLA (2006).

818 MUÑOZ CASTILLO (2000): 78 y 79. 819 LERALTA PIÑÁN (2005): 162. 820 LERALTA PIÑÁN (2005): 159 y 162. Inclusive, la situación es aún más grave para

quienes se dedican a sectores donde prevalece la economía sumergida y la precariedad laboral, como la construcción, la hostelería, la agricultura o el servicio doméstico.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (306)

298

Siguiendo con el análisis, se llama la atención sobre el problema de la vi-

vienda desde una perspectiva de género821. Las condiciones socioeconómicas de

los hogares encabezados por una mujer son inferiores, sobre todo, porque las

mismas aún padecen discriminación en el ámbito laboral. Es sabido que cuando

de mujeres se trata aún existe mayor precariedad y paro y menos ingresos por la

realización de actividades idénticas a las de los hombres.

Se trata, específicamente, de los hogares monoparentales con hijos, muje-

res inmigrantes, mujeres mayores que viven en viviendas inadecuadas y antiguas,

mujeres jóvenes que desean acceder a su primera vivienda y mujeres adultas que,

después de un proceso de separación o divorcio o víctimas de malos tratos, buscan

una nueva vivienda822. A estas deficiencias deberían responder las políticas estata-

les o autonómicas, aunque la discriminación de género y la lucha por la igualdad

va mucho más allá de lo que en este trabajo se pueda analizar.

Finalmente, me referiré a los jóvenes, otro de los sectores con dificulta-

des a la hora de acceder a una vivienda823. Las motivaciones de los mismos para

iniciar la búsqueda de independencia residencial son múltiples, entre ellas la mo-

vilidad laboral, los estudios o la formación de un nuevo hogar. Y, aunque en nin-

gún caso esto implique la necesidad de comprar una vivienda, nueva o de segunda

mano, en España existe preferencia hacia la propiedad frente al alquiler824.

En tal sentido, se enfrentan a diversas dificultades, especialmente cuando

se trata de la primera vez que lo intentan, porque no disponen de recursos propios

o capacidad objetiva de endeudamiento. Sumado a la extensión del periodo de

formación y al retraso en la integración a la vida laboral activa, que en muchos

821 En este sentido BOSCH I MEDA (2006a) ha manifestado que el problema de la vi-

vienda no se ha estudiado desde una perspectiva de género. 822 BOSCH I MEDA (2006a): 5. 823 A la situación particular de los jóvenes se han dedicado varios estudios, intentando

encontrar soluciones y realizando propuestas para superar los obstáculos que se presentan. Véase a modo de ejemplo:

824 Informe CES (2002): 105. Así como existe preferencia frente a otras formas de alo-jamiento, entre los que se encuentran las residencias, los albergues juveniles y los pisos comparti-dos

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (307)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

299

casos están condicionados mutuamente, se ha de tener en cuenta que la dificultad

de acceso a la vivienda es un factor determinante para la emancipación de los jó-

venes825.

El mercado residencial no proporciona una respuesta a la demanda de

primer acceso de los jóvenes y, en el mejor de los casos, se restringe al ámbito de

la vivienda protegida, por ello la autonomía económica tiene como principal obje-

tivo el acceso a la vivienda. Asimismo, en el supuesto de optar por una vivienda

en alquiler, que resulta una vía de acceso que requiere mucho menos ahorro pre-

vio, se encuentran con la escasez de dicho parque y con que la mayor parte de la

oferta son viviendas privadas826.

Por último, se debe llamar la atención sobre las consecuencias de la difi-

cultad de emancipación, pues la misma tendrá efectos en la evolución demográfi-

ca e igualmente se aduce que el predominio de la forma de tenencia en propiedad

frente al alquiler constituye un freno a la movilidad de la fuerza de trabajo, con

repercusiones directas sobre la competitividad de la economía827.

Justamente como paliativo de la situación señalada se puede mencionar

el establecimiento de la Renta Básica de Emancipación828, cuya gestión está a

cargo de las Comunidades Autónomas.

33..44.. CCoonnsseeccuueenncciiaass:: eexxcclluussiióónn ssoocciiaall

El objetivo del presente trabajo no es realizar un análisis de la exclusión

social como fenómeno actual, sino llamar la atención sobre un problema que se

está extendiendo sobre la sociedad, causando graves perjuicios al conjunto de la

población, afectando su dignidad y para cuya realización el elemento vivienda

825 Informe CES (2002): 153 y JURADO GUERRERO (2003): 114-115. 826 Informe CES (2002): 155-156. 827 LÓPEZ GARCÍA (2003): 226. 828 Aprobada por el Real Decreto 1472/2007, de 2 de noviembre (BOE Nº 267, de

07/11/2007). Véase al respecto el Capítulo V, apartado 1.2.8 del presente trabajo.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (308)

300

tiene una trascendental incidencia, ya que se reconoce una gran diferencia entre

quien tiene y no tiene vivienda.

No existe una definición oficial ni legislativa de exclusión, se trata de un

término relativamente nuevo que viene siendo motivo de estudio por parte de so-

ciólogos, psicólogos y ahora también por juristas829. Básicamente, el núcleo duro

de este tema es la no participación en el conjunto de la sociedad830 o, dicho de otra

forma, cuando el individuo tiene serias dificultades para acceder a los mecanismos

de desarrollo personal e inserción comunitaria831.

Tal circunstancia puede darse por diversas razones e influyen diferentes

factores, de entre los que cabe destacar la pobreza, ya que esta guarda una íntima

relación con la exclusión social, es decir, los caminos que llevan a la exclusión,

generalmente, son económicos. Tal es así que la privación de una vivienda consti-

tuye una de las manifestaciones más visibles de ambos factores832.

La exclusión en vivienda se puede definir como el fracaso en la satisfac-

ción del funcionamiento de dicho bien y se produce, al igual que la exclusión so-

cial, por el propio funcionamiento del mercado de la vivienda y su oferta de bie-

nes y servicios. Las personas que no pueden participar en el mismo, debido a que

los precios son muy elevados, quedan marginadas o excluidas. Entre ellos se en-

cuentran aquellos a los que se ha hecho referencia en el apartado anterior, perso-

nas de la tercera edad, los inmigrantes, las mujeres y los jóvenes.

En general, al no existir un mercado que proporcione el bien requerido en

las condiciones adecuadas, los afectados se ven abocados a ocupar espacios que se

caracterizan por su aislamiento, en los que se encuentran excluidos porque la mo-

vilidad es reducida, el acceso a los servicios sanitarios y asistenciales es compli-

829 A modo de ejemplo véase: LAPARRA NAVARRO; GAVIRIA LABARTA y

AGUILAR (1998); PORRAS MUÑOZ (1999); TEZANOS (1999); MARCO FABRE (2000); MOLERO; NAVAS y MORALES (2001); CES, Informe (2001); SUBIRATS I HUMET, (2004) y (2005).

830 LAPARRA NAVARRO; GAVIRIA LABARTA y AGRUILAR (1998): 25. 831 LA CAIXA (2007): 29-30. 832 NAVARRO (2005): 175.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (309)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

301

cado y el desarrollo de la vida social se ve afectada, mermando considerablemente

la calidad de vida de estas personas. Así lo considera Navarro, quien sugiere que

otra forma de exclusión surge si se disfruta de una vivienda, pero sus condiciones

son muy inferiores al mínimo para considerarse una vivienda digna833.

Para los inmigrantes, particularmente, la imposibilidad de disfrutar de un

alojamiento digno en el principal factor de exclusión social, porque un espacio

físico propio, con el cual identificarse, es indispensable para la integración834.

Aunque se reconozca la necesidad de integrarlos, se sitúa a dichas personas en

condiciones de inferioridad de derechos respecto al resto de la población, lo que

sirve para concluir que se sigue sin considerar plenamente a los inmigrantes como

parte de la sociedad835.

Por tanto, los problemas de acceso a la vivienda a los que me he referido

ponen al descubierto importantes efectos sociales negativos del actual modelo

español de mercado y de política habitacional. Es indiscutible que el acceso a una

vivienda digna supone un importante problema social y que se ha de encontrar el

modo de favorecer el alojamiento a los colectivos con dificultades para lograrlo

por sus propios medios.

También es indispensable la interacción de diferentes ramas de estudio,

como la Economía, la Sociología, el Urbanismo, etc., a fin de que los programas

que se elaboren tengan en cuenta los diversos aspectos imprescindibles para pro-

porcionar efectivamente vivienda adecuada a la población que la requiere.

833 NAVARRO (2006): 25. 834 JULIANO (1994): 91 y 100. 835 PAJARES ALONSO (2000): 124.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (310)

302

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (311)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

303

CCOONNCCLL UUSSII OONNEESS

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (312)

304

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (313)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

305

1. El derecho a la vivienda puede definirse como “el derecho de toda per-

sona a acceder y mantener un hogar, en el que disponga de un espacio íntimo,

adaptado al entorno y a la sociedad en que se encuentra, segura de poder vivir en

paz y dignidad”. Se trata de un derecho que guarda estrecha relación con el dere-

cho a la intimidad, el derecho a la salud, el derecho al medio ambiente e, inclusi-

ve, con el derecho a la vida.

2. La vivienda es un bien necesario en un sentido social y como elemento

para lograr calidad de vida, porque no se trata de cualquier vivienda sino de una

que sea digna y adecuada. Indudablemente, la carencia de un techo adecuado y

seguro atenta directamente contra la salud física y mental que, a su vez, incide en

la calidad de vida. Por tanto, los conceptos de satisfacción de necesidades, calidad

de vida y vivienda adecuada están indefectiblemente unidos. Existen aspectos o

condiciones que caracterizan la adecuación de una edificación, tales como la segu-

ridad jurídica de la tenencia; la disponibilidad de servicios, materiales, facilidades

e infraestructura; los gastos soportables; la habitabilidad; la asequibilidad; el lugar

y la adecuación cultural. Objetivamente sirven de parámetro para definir los casos

en que una vivienda, habitación o residencia resulta digna y adecuada. El cumpli-

miento de estas condiciones variará según factores subjetivos que responden a la

diversidad de la población en general, sobre todo, a cuestiones culturales y clima-

tológicas.

3. El derecho a la vivienda es un derecho social de carácter prestacional.

Implica la realización de prestaciones a favor de los ciudadanos, circunstancia que

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (314)

306

se considera como la característica más definitoria de los derechos sociales. Los

mismos suponen actuación e intervención y no mera abstención de los sujetos

obligados y tienen un carácter positivo, de dar o hacer. Pero el mayor problema

que plantea el derecho a la vivienda como derecho social prestacional es el de su

eficacia, identificada como justiciabilidad. La justiciabilidad no solamente signifi-

ca jurisdiccionalidad, ya que la inexistencia de garantías o medios procesales ade-

cuados para reclamar las posibles violaciones de derechos sociales no implica la

falta de la norma misma. Por tanto, es razonable no confundir derechos y garantí-

as porque si se identifica un derecho con una garantía determinada, la falta de esta

supone directamente la ausencia de aquel, en lugar de verificar que se trata de una

laguna que el ordenamiento está obligado a llenar. Además, la falta de los medios

procesales adecuados no significa que los mismos no puedan ser creados. La jus-

ticiabilidad de un derecho no es una cuestión de todo o nada, ya que también se

han de admitir intervenciones jurisdiccionales preventivas, sancionatorias o de

control y todas ellas con el objetivo común de evitar que la violación del mismo

quede sin sanción.

4. Diversos documentos internacionales han reconocido al derecho a la

vivienda. Sin embargo, el instrumento básico de protección de los derechos socia-

les es el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de

1966, cuyo artículo 11 parágrafo 1 consagra, al igual que la Declaración Universal

de Derechos Humanos de 1948, el derecho de las personas y el de las familias a

un nivel de vida adecuado, para el cual son considerados diversos criterios, tales

como el de alimentación, vestido y vivienda adecuados. Además del reconoci-

miento del derecho a un nivel de vida adecuado, lo más destacado del PIDESC es

el sistema de garantías establecido por el Consejo Económico y social (ECO-

SOC). Este organismo ha asumido la responsabilidad de vigilar el cumplimiento

del Pacto y ha instituido el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Cultura-

les. A través de sus expertos independientes, el mencionado Comité, ha propor-

cionado orientaciones que permiten interpretar correctamente estos derechos y lo

ha logrado revisando y debatiendo con los Estados los informes que deben ser

presentados a los dos años de la aceptación del Pacto y luego cada cinco años. En

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (315)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

307

los informes se deben hacer constar los progresos realizados, así como las dificul-

tades encontradas para su aplicación y, al final del estudio, el Comité formula su-

gerencias y recomendaciones.

5. En el ámbito del Consejo de Europa, ni el Convenio Europeo de Dere-

chos Humanos ni ninguno de sus Protocolos adicionales han reconocido el dere-

cho a una vivienda digna y adecuada o, en su caso, la protección de la misma. No

obstante, a través de la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Huma-

nos los efectos del Convenio se han extendido a derechos no reconocidos expre-

samente en el mismo. Tal situación implica una ampliación de su contenido por

conexidad, también denominada protección indirecta de derechos, por extensión o

por efecto rebote, así como defensa cruzada de derechos. Cabe señalar ciertos

casos en los que no se ha mencionado expresamente la protección de un inexisten-

te para el Convenio “derecho a la vivienda” pero, argumentando en base al art. 8

CEDH (derecho a la vida privada y familiar), de facto se ha otorgado una protec-

ción del bien jurídico vivienda, con los requisitos de dignidad y adecuación que

establecen los documentos internacionales que hemos visto (López Ostra c/ Espa-

ña; Giacomelli c/ Italia; Ledyayeva y otros c/ Rusia; Hatton y otros c/ Reino Uni-

do y Novoseletskiy c/ Ucrania; entre otros).

6. Asimismo, dentro del Consejo de Europa se ha dictado la Carta Social

Europea de 1961, revisada en 1996, que ha establecido el apoyo a la construcción

de viviendas a través del fomento a la protección de la familia. Hasta la fecha se

han presentado ante el Comité de Derechos Sociales, órgano encargado de contro-

lar el cumplimiento del mencionado instrumento, dos reclamaciones colectivas

fundadas en la violación del derecho a la vivienda. La primera, admitida el 19 de

marzo de 2007 contra Francia, concluyó con el reconocimiento de la violación del

artículo 31.1 de la Carta revisada. Se había constatado la insuficiencia de los pro-

gresos realizados para la erradicación de la infravivienda; la falta de comodidades

de un gran número de hogares; la insatisfactoria aplicación de la legislación sobre

prevención de los desalojos y la falta de medidas para proporcionar soluciones de

realojamiento a las familias afectadas. Respecto a la segunda reclamación colecti-

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (316)

308

va, admitida el 2 de diciembre de 208 contra Eslovenia, el Comité de Derechos

Sociales ha declarado su admisibilidad encontrándose actualmente en tramitación.

7. En el ámbito de la Unión Europea, la Carta de Niza, contiene el reco-

nocimiento y respeto del derecho a una ayuda social y a una ayuda de vivienda

que garantice una existencia digna, particularmente, a los que carecen de recursos

suficientes. Sin embargo, hasta la fecha, la Unión Europea no ha desarrollado una

política de vivienda de manera independiente basándose en el principio de subsi-

diariedad, según el cual la Unión, salvo en sus ámbitos de competencia exclusiva,

sólo interviene en la medida en que ello resulte más eficaz que una actuación a

nivel nacional, regional o local. La Unión Europea ha prestado atención directa al

sector de la construcción residencial. En tal sentido, se han aprobado una serie de

Directivas y Recomendaciones relacionadas con la adecuación de las edificacio-

nes.

8. Francia desarrolla una política habitacional basada en tres pilares: el

acceso a la propiedad, el alquiler social y la rehabilitación. El Gobierno Central es

responsable de la financiación pública que se realiza a través de ayudas a la piedra

y ayudas personales, además de las ayudas fiscales. No obstante, el sector resi-

dencial se encuentra en crisis debido a la insuficiente oferta en las grandes ciuda-

des y en el sector de las viviendas sociales. La Constitución francesa no contiene

un reconocimiento expreso del derecho a la vivienda, sin embargo, se ha aprobado

la Ley DALO de 5 de marzo de 2007 que establece el derecho a una vivienda exi-

gible y diversas medidas a favor de la cohesión social. A través de esta Ley, Fran-

cia ha realizado un importante avance en la protección del derecho a la vivienda y

se ha adelantado a otros países de la región. Si bien la aludida normativa determi-

na que el Estado garantiza el derecho a un alojamiento decente e independiente a

todas las personas que cumplan con determinados requisitos, ésta ha sido recibida

con cierto escepticismo, ya que la doctrina ha destacado que no establece propia-

mente un derecho a la vivienda, sino que ofrece soluciones amistosas y contencio-

sas a las personas que no cuenten con una vivienda o se encuentren mal alojadas.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (317)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

309

9. El artículo 65 de la Constitución de Portugal ha reconocido el derecho

a la vivienda. Respecto al mismo, la doctrina portuguesa señala que presenta una

doble naturaleza. Por un lado, se trata del derecho a obtener una vivienda por vía

de la propiedad o el arrendamiento, traduciéndose en la exigencia de las medidas

y prestaciones estatales adecuadas para realizar tal objetivo. Por otro lado, consis-

te en el derecho a no ser arbitrariamente privado de la habitación o a no ser impe-

dido de obtener una. En tal sentido, reviste la forma de derecho negativo y se tra-

duce en un mero deber de abstención del Estado y de terceros de no practicar ac-

tos que puedan perjudicar la efectiva realización de ese derecho. El Tribunal

Constitucional portugués ha manifestado que el derecho a una morada digna es un

derecho fundamental de naturaleza social y que la vertiente más significativa del

derecho a la habitación está contenido en su dimensión positiva. Es decir, en el

derecho de los ciudadanos a las medidas y prestaciones estatales adecuadas para la

concreción del objetivo ahí enunciado que no es otro sino el derecho a obtener una

habitación adecuada y digna.

10. En el contexto español, las primeras intervenciones estatales en mate-

ria de vivienda fueron motivadas por las necesidades de las clases obreras. La

legislación sobre vivienda se desarrolla de manera inescindible de la política eco-

nómica, que también está determinada por la situación política del país. La evolu-

ción normativa ha generado un entramado legislativo nada sencillo que presenta,

en no pocas ocasiones, superposición de fechas y/o de disposiciones. La aproba-

ción del Real Decreto-Ley 31/1978, de 31 de octubre, y Real Decreto 3148/1978,

de 10 de noviembre, tuvo como principal mérito la unificación del concepto de

vivienda de protección oficial y la simplificación de los trámites administrativos

11. Con la aprobación del artículo 47 de la CE de 1978 se logró, por pri-

mera vez en España el reconocimiento constitucional del derecho a disfrutar de

una vivienda digna y adecuada. La norma determina que los poderes públicos

habrán de promover las condiciones para hacer efectivo el derecho y tal disposi-

ción ha de materializarse en la elaboración de políticas que establezcan las medi-

das pertinentes para el acceso a la vivienda. La verdadera obligación impuesta por

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (318)

310

el artículo 47 CE es la articulación de prestaciones administrativas que proporcio-

nen a los interesados las condiciones para acceder a la vivienda y, de esta forma,

hacer efectivo el derecho.

12. El artículo 47 CE ha sido catalogado como principio rector y su efi-

cacia viene determinada por las disposiciones del artículo 53.3 CE, sobre las ga-

rantías de las libertades y derechos fundamentales. Si bien el derecho a la vivienda

no está configurado en la Constitución española de 1978 como un derecho subje-

tivo exigible ante los tribunales, no se puede decir que de su constitucionalización

no deriva consecuencia jurídica alguna. Del artículo 47 CE sí derivan consecuen-

cias, especialmente la obligación del legislador de dictar una normativa de desa-

rrollo que haga efectivo el derecho. Esto se traducirá en un haz de derechos ordi-

narios o legales que concretan el derecho constitucional a una vivienda digna y

adecuada. Asimismo, se podría otorgar mayor valor al artículo 47 CE si se aplica-

ra el principio de no regresividad de las conquistas sociales establecido por el Pac-

to Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, tal como lo in-

terpretan Abramovich y Courtis. Su aplicación práctica significa que el Estado no

debe sancionar normas jurídicas ni aprobar políticas que empeoren la situación de

la población, en cuanto al ejercicio del derecho a la vivienda se trate.

13. Entre los titulares del derecho a la vivienda se distinguen tres secto-

res. En primer lugar, las personas con ingresos relativamente suficientes o altos

que recurren directamente al mercado y hacen realidad el derecho garantizado por

el artículo 47 CE, sin requerir para ello de la intervención del Estado. En segundo

lugar, aquellos que por carecer de los ingresos económicos suficientes, demandan

la acción de los poderes públicos para acceder y disfrutar de una vivienda. Y, en

último término, se debe considerar a un tercer sector afectado por graves proble-

mas de infravivienda y de marginalidad social, escaso nivel de renta o bien pro-

blemas específicos de integración social. Estos son los que precisan de una políti-

ca de prestaciones directas, de servicio público o de operaciones especiales para

hacer efectivo lo dispuesto por el artículo 47 de la CE, ya que no tienen capacidad

para acceder a la vivienda a través del mercado o requieren de ofertas singulares.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (319)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

311

14. Las competencias en relación a la vivienda corresponden tanto al Es-

tado como a las Comunidades Autónomas. En base a lo establecido por los artícu-

los 149.1.11 CE y 149.1.13 CE el Estado interviene en las políticas habitacionales

elaborando los Planes Estatales que resultan ser la normativa básica de financia-

ción en la materia. Mientras que, a través del artículo 148.1.3 CE, las Comunida-

des Autónomas y las ciudades de Ceuta y Melilla, también pueden ejercer atribu-

ciones en relación a la vivienda. Efectivamente, la labor normativa desarrollada

por las Comunidades Autónomas es importante y variada, las mismas aprueban

disposiciones complementarias y de gestión de los Planes estatales y también

creadoras de nuevas formas de viviendas protegidas. Por tanto, es necesario apli-

car técnicas de coordinación y de cooperación a fin de evitar enfrentamientos en-

tre las administraciones que solamente perjudicarían al ciudadano que requiere de

las prestaciones por ellas otorgadas para acceder a una habitación.

15. Hasta la fecha se han aprobado nueve Planes Estatales, incluyendo el

vigente Plan 2009-2012, y durante el desarrollo de los mismos se ha percibido que

el aumento de la inversión y, por tanto, de la construcción no significa necesa-

riamente una mejora en las condiciones de accesibilidad de la población. Si bien

es cierto que en determinados periodos la economía del país permitió la concesión

de créditos a bajos intereses posibilitando el acceso a mayor cantidad de familias,

el problema habitacional persiste.

16. Entre la normativa autonómica se destaca la Ley 1/2010, de 8 de

marzo, Reguladora del Derecho a la Vivienda en Andalucía y Ley 18/2007, de 28

de diciembre, del derecho a la vivienda en Cataluña. Ambas han introducido pa-

rámetros o criterios relacionados con la calidad del parque habitacional, es decir,

con la sostenibilidad, salubridad, seguridad y la eficiencia. Se trata de aspectos

relativos a la minimización de impactos ambientales, reducción del ruido, gestión

adecuada de los residuos generados, ahorro y uso eficiente del agua. Además, en

Andalucía se estipula que los ayuntamientos deberán aprobar en un plazo máximo

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (320)

312

de dos años, contados desde la entrada en vigor de la Ley, sus respectivos planes

de vivienda y suelo. Transcurrido dicho plazo las personas que acrediten interés

legítimo podrán reclamar ante la correspondiente Administración municipal el

cumplimiento del deber de aprobar el Plan Municipal de Vivienda y Suelo y pro-

mover activamente la ejecución de la programación prevista en el mismo, en caso

de que este haya sido aprobado. Se trata de un mecanismo que puede contribuir a

potenciar la justiciabilidad del derecho a la vivienda, pero será preciso observar

cual es su aplicación práctica en el futuro.

17. El complejo y dinámico mercado de la vivienda está compuesto por

la demanda y la oferta de las mismas. La demanda de vivienda se ve afectada por

factores demográficos, sociales y político-económicos. Por otra parte, la oferta

habitacional se caracteriza por la escasez de Viviendas de Protección Oficial, un

parque de viviendas antiguas sin rehabilitación y viviendas inadaptadas a ciertas

necesidades especiales de las personas que las ocupan. Las políticas de vivienda

que tienen como objetivo satisfacer las necesidades cuantitativas y cualitativas de

alojamiento, también son utilizadas como instrumento de política anticíclica en

momentos de recesión económica. Estas políticas están compuestas por la regula-

ción del suelo, la regulación del alquiler, la financiación estatal, el tratamiento

fiscal y las ayudas directas mediante el fomento de las Viviendas de Protección

Oficial.

18. El suelo es el soporte de la construcción y su disponibilidad está es-

trechamente ligada al precio final que alcanzan las viviendas, ya sea en alquiler o

en propiedad. En cuanto al mercado de alquileres español es del todo insatisfacto-

rio porque presenta la menor oferta dentro de la Unión Europea; la tipología y

calidad de las viviendas destinadas a dicho fin no se ajustan a lo que requieren los

usuarios y el parque social es exiguo. La normativa tampoco contribuye al desa-

rrollo del sector porque no se han presentado opciones que convenzan a los intere-

sados a inclinarse por esta alternativa antes que por la adquisición en propiedad.

Por otra parte, la financiación mediante préstamos a largo plazo es solicitada por

la mayoría de las familias debido al elevado precio de las viviendas. Los mismos

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (321)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

313

se conceden a largo plazo y sus condiciones son determinantes, a fin de acceder o

no a la propiedad.

19. La política de Viviendas de Protección Oficial ha sido y continúa

siendo uno de los elementos esenciales de la intervención pública sobre la vivien-

da en España. Se fomenta la promoción y venta o arrendamiento de las viviendas,

que pueden ser de promoción privada o de promoción pública y, en conjunto,

constituyen la manera en que los poderes públicos actúan directamente sobre el

problema habitacional. Si bien este sería el elemento más importante de la política

pública del sector, así como la vertiente más eficaz y progresiva desde el punto de

vista social, el número de viviendas de promoción pública es insuficiente, debido

a que representa una parte muy pequeña del gasto general invertido en viviendas

protegidas.

20. La accesibilidad o el esfuerzo de acceso a la vivienda, en propiedad o

en alquiler, se mide por medio de la intensidad de los pagos periódicos que debe

hacer el hogar para mantener la ocupación de la misma. La mayor dificultad es el

alto costo de los precios en el mercado libre, así como el número limitado de Vi-

viendas de Protección Oficial y la escasez del parque residencial destinado al al-

quiler. Los colectivos especialmente afectados por estas dificultades son las per-

sonas de la tercera edad, los inmigrantes, las mujeres y los jóvenes. La exclusión

en vivienda constituye una de las manifestaciones más visibles de pobreza y se

produce, al igual que la exclusión social, por el propio funcionamiento del merca-

do de la vivienda y su oferta de bienes y servicios.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (322)

314

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (323)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

315

BBII BBLL II OOGGRRAAFFÍÍ AA

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (324)

316

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (325)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

317

ABENDROTH, Wolfgang, FORSTHOFF, Ernst, DOEHRING, Kart

(1986): El Estado social, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales. ABRAMOVICH, Víctor y COURTIS, Christian (2001): “La justiciabili-

dad de la vivienda en la reciente jurisprudencia sudafricana”, Revista Jueces para la democracia, Nº 40, págs. 71-74.

- (2004): Los derechos sociales como derechos exigibles, Madrid, Trotta. ADAME GODDARD, Jorge (1995): “Los derechos fundamentales de la

persona humana”, Estudios jurídicos en homenaje a Don Santiago Barajas Mon-tes de Oca, México, Instituto de Investigaciones Jurídicas-UNAM, págs. 15-34.

AGUADO I CUDOLÀ, Vicenç (2005): Las condiciones de vivienda de

los inmigrantes: la intervención de los entes locales, Madrid, Instituto Nacional de Administración Pública.

AGUDO ZAMORA, Miguel (2001): El Tribunal constitucional y el

Convenio Europeo de Derechos Humanos, Córdoba, Universidad de Córdoba, Servicio de Publicaciones.

AGUERRI SÁNCHEZ, Pilar (2005): “La vivienda y el estado de bienes-

tar en Europa”, Acciones e Investigaciones Sociales Nº 21, págs. 59-76. AKANDJI-KOMBE, Jean-François (2007): “Carta Social Europea y

Convenio Europeo de Derechos Humanos: perspectivas para la próxima década”, Revista de Derecho Político, Nº 67, págs. 385-408.

ALARCÓN CARACUEL, Manuel Ramón (1997): “La Carta comunita-

ria de los derechos sociales fundamentales de los trabajadores y el Protocolo 14 de Maastricht”, Unión Europea y Estado de Bienestar, Madrid, Consejo Superior de investigaciones Científicas, CESIC: Instituto de Estudios Sociales Avanzados, págs. 169-190.

ALCONCHEL PÉREZ, Ana y ANTÓN GÓMEZ, Guadalupe (1999):

“Financiación de actuaciones protegidas en materia de vivienda. Plan 1998-2001”, Actualidad Financiera, Año Nº 4, Nº 5, páginas 29-36.

ALEGRE MARTÍNEZ, Miguel Ángel (2004): “Los derechos sociales en

la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea”, Escritos sobre

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (326)

318

derecho europeo de los derechos sociales, Valencia, Tirant lo Blanch, S.L., Uni-versidad de Valencia, págs. 63-111.

- (1996): La dignidad de la persona como fundamento del ordenamiento

constitucional español, León, Universidad de León, Servicio de Publicaciones. ALEXY, Robert (1993): Teoría de los derechos fundamentales, Madrid,

Centro de Estudios Constitucionales. - (2007): Derechos sociales y ponderación, Madrid, Fundación Coloquio

Jurídico Europeo. ALGARRA PRATS, Esther (2002): “Reflexiones sobre la protección de

la vivienda familiar frente a terceros”, Revista de Derecho Privado y Constitucio-nal, Nº 16, págs. 7-40.

ALGUACIL GÓMEZ, Julio y DENCHE MORÓN, Concha (1991): “La

vivienda: cambios en la simbología, uso y lenguaje”, Revista Documentación So-cial, Nº 85, págs. 33-46.

ALLI ARANGUREN, Juan Cruz (2005): “Urbanismo y vivienda: la in-

terrelación de las políticas de suelo y vivienda”, Revista de Derecho Urbanístico y Medio Ambiente, Año 39, Nº 219, págs. 59-128.

ALONSO GARCÍA, Ricardo (1991): “Derechos fundamentales y comu-

nidades europeas”, Estudios sobre la Constitución española. Homenaje al profe-sor Eduardo García de Enterría, Madrid, Civitas.

ALONSO TIMÓN, Antonio Jesús (2006): “Plan Nacional de vivienda

para 2005-2008”, Anuario jurídico y económico escurialense, Nº 39, págs. 145-170.

ALVAREZ MOLINERO, Natalia (1999): “La evolución de los derechos

humanos a partir de 1948: hitos más relevantes”, La Declaración Universal de Derechos Humanos en su cincuenta aniversario: un estudio interdisciplinar, Uni-versidad de Deusto, Bilbao, págs. 93-178.

ALZAGA VILLAAMIL, Oscar (Coordinador) (1983): Constitución es-

pañola de 1978, Madrid, Edersa. ALZAGA VILLAAMIL, Oscar y otros (1977): Derecho Político español

según la constitución de 1978, Tomo I, Madrid, Centro de Estudios Ramón Are-ces.

ANDRADE, Damião (2005a): “História da promoção pública em

Portugal. Regimes”, Habitação em Portugal, Lisboa, Núcleos Urbanos de Pesquisa e Intervenção – URBE, págs. 33-51.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (327)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

319

- (2005b): “História da promoção pública em Portugal. Organismos e seu percurso”, Habitação em Portugal, Lisboa, Núcleos Urbanos de Pesquisa e Intervenção – URBE, págs. 53-69.

AÑON ROIG, María José (1992): “Fundamentación de los derechos

humanos y necesidades básicas”, Derechos Humanos, Madrid, Tecnos, págs. 100-115.

- (1994): Necesidades y derechos, un ensayo de fundamentación, Madrid,

Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. - (2004): “El acceso a los derechos sociales por parte de los inmigrantes,

un ejemplo: la vivienda”, La universalidad de los derechos sociales: el reto de la inmigración, Universidad de Valencia, págs. 251-278.

AÑON ROIG, María José y GARCÍA AÑÓN, José (Coordinadores)

(2004): Lecciones de Derechos Sociales, Valencia, Tirant Lo Blanch. AÑON ROIG, María José y LUCAS, Javier de (1990): “Necesidades, ra-

zones y derecho”, Doxa: Cuadernos de Filosofía del Derecho, Nº 7, págs. 55-82. ARANGO Rodolfo (2005): El concepto de los Derechos sociales funda-

mentales, Bogotá, Legis-Universidad Nacional de Colombia. ARZOZ SANTISTEBAN, Xabier (2004): “Artículo 8. Derecho al respe-

to a la vida privada y familiar”, Convenio Europeo de Derechos Humanos. Comentario Sistemático, Madrid, Civitas, págs. 253-327.

BACELAR GOUVEIA, Jorge (2005): Manual de Direito Constitucional,

Vol. I, Coimbra, Almedina. BALL, Michael (2005): “Mercados de la vivienda europeos: tendencias

recientes y perspectivas futuras”, Revista Economistas, Nº 103, págs. 15-36. BAQUERO CRUZ, Julio (1998): “La protección de los derechos sociales

en la comunidad europea tras el Tratado de Ámsterdam”, Revista de Derecho Co-munitario Europeo, Año 2, Nº 4, págs. 639-666.

BARTOLOMEI DE LA CRUZ, Héctor (1987): “La Carta Social Euro-

pea y la Organización Internacional de Trabajo: veinticinco años de colaboración ejemplar”, La Carta Social Europea en la perspectiva de la Europa del año 2000: Acta del coloquio conmemorativo del XXV Aniversario de la Carta Social Euro-pea, Granada, 26 de octubre de 1987, Madrid, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, págs. 129-172.

BASSOLS COMA, Martín (1982): “Urbanismo, vivienda y medio am-

biente. Consideraciones sobre el derecho a la vivienda”, La Constitución Españo-la de 1978, Libro homenaje a José Antonio García-Trevijano Fos, Madrid Colegio

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (328)

320

Universitario de Estudios Financieros e Instituto de Estudios de Administración Local, págs. 773-800.

- (1984): “Artículo 47, derecho a la vivienda”, Comentarios a las leyes

políticas. Constitución española de 1978, Tomo IV, Editoriales de Derecho Re-unidas, págs. 307-341.

BASSOLS COMA, Martín y SERRANO ALBERCA, José Manuel

(1982): “El artículo 149 de la Constitución española en relación con el artículo 150.2: análisis de la delegación en materia de las competencias estatales exclusi-vas”, Revista de Administración Pública, Nº 97, págs. 31-72.

BASTIDA FREIJEDO, Francisco y otros (2004): Teoría general de los

Derechos Fundamentales en la Constitución Española de 1978, Madrid, Tecnos. BELORGEY, Jean-Michel (2007): “La Carta Social Europea del Consejo

de Europa y su órgano de control: el Comité Europeo de Derechos Sociales”, Re-vista de Derecho Político, Nº 70, págs. 347-377.

BELTRÁN DE FELIPE, Miguel (1997): “Vivienda y Urbanismo”, Las

estructuras del bienestar: Derecho, Economía y Sociedad en España, Madrid, Escuela libre y Civitas, págs. 427-484.

- (2000): La intervención administrativa en la vivienda: aspectos compe-

tenciales, de policía y de financiación de las viviendas de protección oficial, Va-lladolid, Lex Nova.

BETRÁN ABADÍA, Ramón. (2005): “Sobre vivienda, urbanismo y ciu-

dad”, Acciones e Investigaciones Sociales, Nº 21, págs. 5-58. BIGLINO CAMPOS, Paloma (1998): “Acerca de la Declaración Univer-

sal de Derechos Humanos y su importancia para el desarrollo de la cultura del derecho”, La declaración universal de los Derechos Humanos en su 50 aniversa-rio, Madrid, Bosch, págs. 69-76.

BLANQUER DAVID (2005): Contaminación acústica y calidad de vida.

Um entorno de calidad para el turismo urbano, Valencia, Tirant Lo Blanch. BOBBIO, Norberto (1965): “Sul fondamento dei diritti dell´uomo”,

Rivista Internazionale di Filosofía del Diritto, Nº 42, págs. 301-309. BÖCKENFÖRDE, Ernst Wolfgang (1993): Escritos sobre Derechos

Fundamentales, Baden-Baden, Nonos Verlagsgesellschaft. BOIXAREAU CARRERA, Ángel y CARPI BADIA, Josep María

(2000): El Tratado de Ámsterdam, génesis y análisis sistemático de su contenido, Barcelona, Bosch.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (329)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

321

BONDIA GARCÍA, David y BONET I PÉREZ, Jordi (2004): “La carta social europea”, La protección internacional de los derechos humanos en los al-bores del siglo XXI, Felipe Gómez Isa y José Manuel Pureza (Coordinadores), págs. 441-480.

BOSCH I MEDA, Jordi (2006a): El problema de la vivienda en España

desde una perspectiva de género: análisis y propuestas para su desarrollo, Barce-lona, Fundación Alternativas.

- (2006b): “El Problema de la vivienda en la vejez en Catalunya”, ACE:

architecture, city and environment, 1 (1): 80-100. BOVER, Olympia y VELILLA, Pilar (2001): Precios hedónicos de la vi-

vienda sin características: el caso de viviendas nuevas, Estudios Económicos, Nº 73, Madrid, Banco de España.

BRAGE CAMAZANO, Joaquín (2005): “Aproximación a una teoría ge-

neral de los derechos fundamentales en el Convenio Europeo de Derechos Huma-nos”, Revista española de Derecho Constitucional, Año Nº 25, Nº 74, págs. 111-138.

BROUANT, Jean-Philippe (2001): “La loi SRU et l'habitat”, Actualité

juridique, Edition Droit Administratif, Nº 1, págs. 56-68. - (2006): “La loi ENL et la lutte contre l’habitat indigne”, Actualité juri-

dique, Edition Droit Administratif, Nº 28, págs. 1554-1558. - (2008): “Un droit au logement... variablement opposable”, Actualité

juridique, Edition Droit Administratif, Nº 10, págs. 506-510. BURÓN CUADRADO, Javier (2005): “La política de vivienda del Go-

bierno Vasco”, Documentación Social, Nº 138, págs. 119-156. - (2008): “Una política de vivienda alternativa”, Ciudad y territorio: Es-

tudios territoriales, Nº 155, págs. 9-40. CABRERA, Pedro José (2005): “Vivienda y alojamiento”, Documenta-

ción Social, Nº 138, págs. 5-10. CACHORRO RODRÍGUEZ, Emilio (1998): “El nuevo plan de vivienda

1998-2001”, Gestión: revista de economía, Nº 6, págs. 23-26. CALVO, Isabel (2008): “Nueva normativa que modifica la ley de regula-

ción del mercado hipotecario”, Observatorio inmobiliario y de la construcción, Nº 28, págs. 60-63.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (330)

322

CALVO POYATO, Carmen (1996): “El Estado de bienestar en la Cons-titución española”, Los derechos económicos, sociales y culturales y la crisis del Estado de bienestar, Córdoba, Etea, págs. 125-135.

CARMONA CUENCA, Encarnación (1992): “Las normas constituciona-

les de contenido social: Delimitación y problemática de su eficacia jurídica”, Re-vista de Estudios Políticos, Nº 76, págs. 103-125.

- (1994): “El principio de igualdad material en la jurisprudencia del Tri-

bunal Constitucional”, Revista de Estudios Políticos y Constitucionales, Nº 84, págs. 265-286.

- (2000): El Estado Social de Derecho en la Constitución, Madrid, Con-

sejo Económico y Social. - (2004): “El principio de igualdad material en la Constitución europea”,

Comunicación presentada en el Tercer Congreso de Constitucionalistas de España desarrollado en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona los días 21 y 22 de diciembre de 2004.

Edición electrónica disponible en: http://www.constitucion.rediris.es/ace/Inicio.html - Última consulta: 20/11/2009

- (2006): “Los derechos sociales de prestación y el derecho a un mínimo

vital”, Nuevas Políticas Públicas: Anuario multidisciplinar para la moderniza-ción de las Administraciones Públicas, Nº 2, págs. 172-197.

CARRAZ, Maurice (2008): “Logement social et hábitat: une nécessité

faite lois”, Actualité juridique, Edition Droit Administratif, Nº 10, págs. 489-491. CARRERAS MOYSI, Borja (1994): “Líneas básicas de la actual política

estatal de vivienda”, Ciudad y Territorio: Estudios territoriales, Nº 99, págs. 9-17.

CARRETERO SANCHEZ, Santiago (2004): El cambio de los derechos

sociales y su justiciabilidad, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, Facul-tad de Derecho.

CARRILLO LÓPEZ, Marc (1995): La tutela de los Derechos Funda-

mentales por los tribunales ordinarios, Madrid, Boletín Oficial del Estado y Cen-tro de Estudios Constitucionales.

- (1999): “La eficacia de los derechos sociales: entre Constitución y ley”,

Revista Jueces para la democracia, Nº 36, págs. 67-74. CARRILLO SALCEDO, Juan Antonio (1991): “Protección de los Dere-

chos Humanos en el Consejo de Europa: hacia la superación de la dualidad entre derechos civiles y políticos y derechos económicos y sociales”, Revista de Institu-ciones europeas, Nº 2, págs. 431-454.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (331)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

323

- (1999): Dignidad frente a la barbarie. La Declaración Universal de

Derechos Humanos, cincuenta años después, Madrid, Trotta. - (2001): “Notas sobre el significado político y jurídico de la Carta de

Derechos Fundamentales de la Unión Europea”, Revista de Derecho Comunitario, Nº 9, págs. 7-26.

- (2004a): El Convenio Europeo de Derechos Humanos, Madrid, Tecnos. - (2004b): “El Convenio Europeo de Derechos Humanos”, La protección

internacional de los derechos humanos en los albores del siglo XXI, Felipe Gó-mez Isa y José Manuel Pureza (Coordinadores), Bilbao, Universidad de Deusto, págs. 395-440.

CASAS BAAMONDE, María Emilia y RODRIGUEZ-PIÑERO ROYO,

Miguel Carlos (1995): “El reconocimiento de los derechos sociales de la Unión Europea”, Relaciones laborales: Revista crítica de teoría y práctica, Nº 1, págs. 103-114.

CASCAJO CASTRO, José Luís (1988): Tutela constitucional de los de-

rechos sociales, Cuadernos y debates, Madrid, Centro de Estudios Constituciona-les.

- (1993): “Breves notas sobre los derechos sociales”, Relaciones sociola-

borales: aspectos jurídicos, económicos y sociales, págs. 393-397. CASTANYER GARCÍA, Josep (2005): “La vivienda, un largo camino

por recorrer”, Documentación Social, Nº 138, págs. 101-118. CASTRO CID, Benito de (1980): “Derechos Humanos y Constitución.

Reflexiones sobre el Título I de la Constitución española de 1978”, Revista de Estudios Políticos (Nueva Época), Nº 18, págs. 21-151.

- (1981): “Los derechos sociales: análisis sistemático”, Derechos econó-

micos, sociales y culturales: para una integración histórica y doctrinal de los derechos humanos, Actas de las IV Jornadas de Profesores de Filosofía del Dere-cho (Murcia, diciembre de 1978), págs. 11-33.

- (1989): “La fundamentación de los derechos humanos (Reflexiones in-

cidentales)”, El fundamento de los derechos humanos, Madrid, Debate, págs. 119-124.

- (1993): Los derechos económicos, sociales y culturales, Análisis a la

luz de la Teoría General de los Derechos Humanos, León, Universidad de León.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (332)

324

- (1998a): “Estado social y crisis de los derechos económicos, sociales y culturales”, Derechos y libertades: Revista del Instituto Bartolomé de las Casas, Nº 6, págs. 51-72.

- (1998b): “Retos de la configuración sistemática de los derechos econó-

micos, sociales y culturales”, Anuario de filosofía del derecho, Nº 15, págs. 31-48. - (2001): “Problemática, teórica y práctica de los derechos económicos,

sociales y culturales”, La protección internacional de los derechos humanos a los cincuenta años, Madrid, Tecnos, págs. 63-78.

- (2003): Introducción al estudio de los derechos humanos, Madrid, Uni-

versitas. CES, Consejo Económico y Social (2001): La pobreza y la exclusión so-

cial en España: propuestas de actuación en el marco del plan nacional para la inclusión social, Colección Informes, Nº 2, Madrid.

CES, Consejo Económico y Social (2002): La emancipación de los jóve-

nes y la situación de la vivienda en España, Colección Informes Nº 3, Madrid. CHUECA SANCHO, Ángel (2002): “La evolución de los derechos fun-

damentales en los Tratados comunitarios”, La protección de los derechos funda-mentales e la Unión Europea, Madrid, Civitas, págs. 21-50.

COBREROS MENDAZONA, Edorta (1987): “Reflexión general sobre

la eficacia normativa de los principios constitucionales rectores de la política so-cial y económica del Estado”, Revista Vasca de Administración Pública, Nº 19, págs. 27-60.

CONTRERAS PELAEZ, Francisco José (1994): Derechos Sociales: Te-

oría e ideología, Madrid, Tecnos. CORRIENTE CÓRDOBA, José Antonio (2002): “La protección de los

derechos económicos, sociales y culturales en la Carta de Derechos fundamentales de la Unión Europea”, Anuario de derecho europeo, Nº 2, págs. 117-135.

CORTÉS ALCALÁ, Luís (1992): “El problema de la vivienda en Espa-

ña: elementos para su comprensión”, Política y Sociedad, Nº 10, págs. 67-79. - (1995): La cuestión residencial. Bases para una sociología del habitar,

Madrid, Fundamentos Editorial. - (2005): “La crisis de la vivienda”, Documentación Social, Nº 138, págs.

81-100. COSSÍO DÍAZ, José Ramón (1989): Estado social y derechos de presta-

ción, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (333)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

325

COTORRUELO SENDAGORTA, Agustín (1960): La política económi-

ca de la vivienda en España, Madrid, Instituto Sancho de Moncloa. CZISCHKE, Darinka (2006): “Vivienda social en la UE 2005. Estadísti-

cas y políticas clave por países”, Boletín informativo Nº 84, Valencia, Asociación Española de Promotores Públicos de Vivienda y Suelo (AVS), Observatorio euro-peo de la vivienda social y Comité Europeo de Coordinación del Hábitat Social (CECODHAS).

DEL OLMO ALONSO, Jesús (2002): Aspectos jurídicos de la edifica-

ción, Madrid, Montecorvo. DÍAZ BARRADO, Castor Miguel (1996): “La Carta Social Europea: un

instrumento válido para el desarrollo de los derechos sociales en Europa”, Política Social Internacional y Europea, Madrid, Universidad Carlos III, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, págs. 231-261.

DÍAZ CREGO, María (2005): “Los Derechos Fundamentales en la

Unión Europea: de la Carta a la Constitución”, Revista Española de Derecho Constitucional, Nº 74, págs. 139-176.

DÍAZ LEMA, José Manuel (2008): Nuevo derecho del suelo. Comenta-

rios a la ley 8/2007, de 28 de mayo, de suelo, Madrid, Marcial Pons. DÍAZ ORUETA, Fernando y LOURÉS SEOANE, María Luisa (2004):

Desigualdad social y vivienda, Alicante, Club Universitario. DÍEZ-PICAZO, Luís María (2000): “La idea de derechos fundamentales

en la Constitución Española”, Constitución y constitucionalismo hoy, Madrid, Fundación Manuel García-Pelayo, págs. 391-410.

- (2001): “Glosas a la nueva Carta de Derechos Fundamentales de la

Unión Europea”, Revista Española de Derecho Procesal, Nº 5, págs. 21-28. - (2005): El sistema de derechos fundamentales, Madrid, Thomson-

Civitas. DÍEZ-PICAZO, Luís María y ELVIRA PERALES, Ascensión (2008):

La Constitución de 1978, Madrid, Iustel. DREIR, Horst (1996): Grundgesetz Kommentar, Band I, Artikel 1-19,

Mohr Siebeck, Tübingen. DRIANT, Jean-Claude (2002): “Dónde viven las familiar modestas en

Francia? Interrogantes sobre la vivienda pública social”, Ciudad y territorio: Es-tudios territoriales, Nº 131, págs. 39-52.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (334)

326

DOMÍNGUEZ GARRIDO, José Luís (1993): “El Tratado de Maastricht y el derecho social comunitario”, Derecho social comunitario, Cuadernos de De-recho Judicial, Madrid, Consejo General del Poder Judicial, págs. 337-343.

DURAN Y LALAGUNA, Paloma (2007): La perspectiva de las Nacio-

nes unidas en la protección de los Derechos Sociales, Navarra, Aranzadi. ESCOBAR ROCA, Guillermo (2005): Introducción a la Teoría jurídica

de los Derechos Humanos, Centro de Iniciativas de Cooperación al Desarrollo, Trama.

- (1998-1999): “Derechos fundamentales: una aproximación general”,

Anuario de la facultad de derecho, Nº 8, págs. 127-156. ESPADA RAMOS, María Luisa (2001), “Los derechos sociales en la

Unión Europea: mercado o justicia”, Anales de la Cátedra Francisco Suárez, Nº 35, págs. 23-57.

ETXEBERRÍA, Xavier (2004): “Fundamentación y orientación ética de

la protección de los derechos humanos”, La protección internacional de los dere-chos humanos en los albores del siglo XXI, Felipe Gómez Isa y José Manuel Pu-reza (Coordinadores), Bilbao, Universidad de Deusto, págs. 63-94.

FERNÁNDEZ CARBAJAL, Alfonso (2003): “La política de vivienda en

España durante el franquismo”, Ciudad y Territorio, Estudios Territoriales, Nº 138, págs. 639-652.

- (2004): “Veinticinco años de política de vivienda en España

(1976/2001)”, Información Comercial Española, jul-ago, págs. 145-161. FERNÁNDEZ-MIRANDA CAMPOAMOR, Alfonso (2003): “El Estado

Social”, Revista de Derecho Constitucional, Nº 69, págs. 139-180. FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ, Miguel Ángel (1994): “Sobre la necesidad

de revisar la regulación del mercado del suelo”, Economistas, Nº 60, págs. 457-463.

FERNÁNDEZ RODRIGUEZ, José Julio (1998a): La inconstitucionali-

dad por omisión: teoría general. Derecho comparado. El caso español, Madrid, Civitas.

- (1998b): “La inconstitucionalidad por omisión en Portugal”, Revista de

Estudios Políticos (Nueva Época), Nº 101, págs. 335-359. FERNANDEZ RODRÍGUEZ, Tomás Ramón (1982): “Los derechos

fundamentales y la acción de los poderes públicos”, Revista de Derecho Político, Nº 15, págs. 21-34.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (335)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

327

- (1997a): “Las garantías de los derechos sociales”, Las estructuras del bienestar en Europa, Madrid, Civitas, págs. 461-470.

- (1997b): “La regulación legal del mercado del suelo”, Ekonomiaz: Re-

vista vasca de economía, Nº 37, págs. 122-133. - (2005): Manual de Derecho urbanístico, Madrid, El Consultor. FERNÁNDEZ SOLA, Natividad (2000): “Reflexiones sobre los Dere-

chos Humanos en la Unión Europea tras el Tratado de Ámsterdam”, Noticias de la Unión Europea, Nº 185, págs. 9-22.

FERRAJOLI, Luigi (2001): Los fundamentos de los derechos fundamen-

tales, Madrid, Trotta. - (2006): Derechos y garantías. La ley de más débil, Madrid, Trotta. FERRANDO NICOLAU, Esperanza (1992): “El derecho a una vivienda

digna y adecuada”, Anuario de filosofía del derecho, Nº 9, págs. 305-324. FREIXES SAN JUAN, Teresa (2004): “La justiciabilidad de la Carta So-

cial Europea”, Escritos sobre derecho europeo de los derechos sociales, Valencia, Tirant lo Blanch, S.L., Universidad de Valencia, Servicio de Publicaciones, págs. 113-136.

- (2005): “Derechos fundamentales en la Unión Europea. Evolución y

prospectiva: la construcción de un espacio jurídico europeo de los derechos fun-damentales”, Revista de Derecho Constitucional Europeo, Nº 4, págs. 43-86.

FOURCAUT, Annie (2006): “Le logement social, une histoire européen-

ne”, Histoire & Sociétés, Nº 20, 4º trimester, págs. 6-13. FURONES FERRERO, Luis y MARTÍN JADRAQUE, María del Rosa-

rio (1988): “Necesidades de vivienda”, Situación: Revista de coyuntura económi-ca, Nº 2, págs. 48-68.

GAGO, Jesús y LEIRA, Eduardo (1979): “Política del suelo: requisito

para una nueva política de vivienda”, Información Comercial Española, ICE: Re-vista de economía, Nº 548, págs. 72-89.

GÁLVEZ MONTES, Francisco Javier (2001): “Artículo 47”, Comenta-

rios a la Constitución, Madrid, Civitas, págs. 927-931. GARCÍA COTARELO, Ramón (1986): Del Estado del bienestar al Es-

tado del malestar (la crisis del Estado Social y el problema de legitimidad), Ma-drid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (336)

328

GARCÍA VALDECASAS, Francisco (1979): El sector vivienda: futuro a corto, medio y largo plazo”, Información Comercial Española, ICE: Revista de economía, Nº 548, págs. 52-60.

GARCÍA DE ENTERRÍA, Eduardo (1993a): “La significación general

del Convenio Europeo de Derechos Humanos”, Anuario de Derecho Constitucio-nal y Parlamentario, Nº 5, págs. 29-42.

- (1993b): “Los derechos fundamentales europeos según el Tratado de

Maastricht sobre la Unión Europea”, Derechos y libertades: Revista del Instituto Bartolomé de las Casas, Año 1, Nº 1, págs. 473-480.

- (1993c): Curso de Derecho Administrativo, Madrid, Civitas. - (2000a): “El reconocimiento de los derechos sociales en la Comunidad

Europea”, Las estructuras del bienestar en Europa, Madrid, Civitas, págs. 413-420.

- (2000b): “El valor normativo de la constitución española de 1978”,

Constitución y constitucionalismo hoy, Madrid, Fundación Manuel García-Pelayo, págs. 65-92.

- (2001): La Constitución como norma y el Tribunal constitucional, Ma-

drid, Civitas (reimpresión de la edición del año 1985) GARCÍA DE ENTERRÍA, Eduardo y FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ,

Tomás Ramón (1997): Curso de Derecho Administrativo, Tomo I, octava edición, Madrid, Civitas.

GARCÍA-DURÁN DE LARA, José y PUIG BASTARD, Pedro (1980):

La calidad de la vida en España. Hacia un estudio de indicadores, Madrid, Mo-neda y Crédito.

GARCÍA GARCÍA, Rafael (2003): “La efectividad de los derechos so-

ciales en el nuevo contexto europeo”, Revista Vasca de Administración Pública, Nº 65, 1, págs. 51-72.

GARCIA HERRERA, Miguel Ángel (2001): “Los derechos sociales en

el Estado autonómico”, Derechos constitucionales y pluralidad de ordenamientos, Madrid, Cedecs, págs. 405-434.

- (2002a): “Derechos sociales y tratados comunitarios: evolución norma-

tiva”, La protección de los Derechos fundamentales en la Unión Europea, Ma-drid, Dykinson, págs. 309-370.

- (2002b): “Estado, Comunidades Autónomas y derechos sociales, rela-

ciones y tendencias”, Anuario jurídico de la Rioja, Nº 8, págs. 107-147.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (337)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

329

GARCIA HERRERA, Miguel Ángel y MAESTRO BUELGA, Gonzalo (1988): “Regulación constitucional y posibilidad del Estado Social”, Revista Vas-ca de Administración Pública, Nº 22, págs. 87-116.

GARCIA MACHO, Ricardo (1982): Las aporías de los derechos funda-

mentales sociales y el derecho a la vivienda, Madrid, Instituto de Estudios de Administración local.

- (1998): “De los derechos sociales a los principios rectores”, La decla-

ración universal de los Derechos Humanos en su 50 aniversario, Madrid, Bosch, págs. 363-370.

GARCIA MACHO, Ricardo y SOLER VILAR, Anna (1994): Legisla-

ción sobre la Vivienda. Normativa Estatal y Autonómica, Madrid, Tecnos. GARCÍA-MONTALVO, José (2007): “Algunas consideraciones sobre el

problema de la vivienda en España”, Papeles de Economía española, Fundación de las Cajas de Ahorro, Nº 113, págs. 138-153.

GARCIA MORALES, Aniza Fernanda (2002): La justiciabilidad de los

derechos económicos, sociales y culturales, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, Facultad de Derecho.

GARCÍA RAMÍREZ, Sergio (2003): “Protección jurisdiccional interna-

cional de los derechos económicos, sociales y culturales”, Cuestiones Constitu-cionales, Nº 9, págs. 127-157.

GARCIA ROCA, Francisco Javier (1993): Los conflictos de competencia

entre el Estado y las Comunidades Autónomas, Madrid, Cuadernos y Debates. GARCIA ROCA, Francisco Javier y SANTOLAYA MACHETTI, Pablo

(Coordinadores) (2005): La Europa de los Derechos: El Convenio Europeo de Derechos Humanos, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales.

GARCÍA VALCARCEL, Jesús (1991): “Principio de igualdad y derecho

fundamental que otorga el artículo 47 de la Constitución a todos los españoles para disfrutar de una vivienda digna y adecuada”, El principio de igualdad en la Constitución española: XI Jornadas de Estudio, Vol. 1, págs. 507-538.

GARRIDO, Pilar (1994): “El valor constitucional de los principios recto-

res (Comentario a la STC 222/1992 de 11 de diciembre)”, Revista Vasca de Ad-ministración Pública, Nº 40, 1, págs. 215-236.

GARRIDO FALLA, Fernando (Coordinador) (1980): Comentarios a la

Constitución, Madrid, Civitas. GIL GIL, José Luís (2002): “Los derechos sociales en la carta de los de-

rechos fundamentales de la Unión Europea”, Cuadernos electrónicos de filosofía

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (338)

330

del derecho, Nº 5. Edición digital disponible en: http://www.uv.es/CEFD/5/gil.html - Última consulta: 27/09/2007.

GOMES CANOTILHO, José Joaquim (1982): Constituição e vinculação

do legislador. Contributo para a compreensão das normas constitucionais programaticas, Coimbra, Editorial Coimbra.

- (1988a): “Tomemos en serio los derechos económicos, sociales y cultu-

rales”, Revista del Centro de Estudios Constitucionales, Nº 1, págs. 239-260. - (1998): “Metodología fuzzy y camaleones normativos en la problemáti-

ca actual de los derechos económicos, sociales y culturales”, Derechos y liberta-des: Revista del Instituto Bartolomé de las Casas, Nº 6, págs. 35-50.

- (2002): Direito constitucional e Teoria da Constituição, Coimbra,

Almedina. GOMES CANOTILHO, Jose Joaquim y MOREIRA, Vital (1991):

Fundamentos da Constituição, Coimbra, Editorial Coimbra. - (2007): Constituição da República Portuguesa Anotada, Coimbra,

Editorial Coimbra. GOMEZ MORAN Y CIMA, Mario (1972): Sociedad sin vivienda, Ma-

drid, Fundación Foessa. GÓMEZ PUENTE, Marcos (1997): La inactividad del legislador como

incumplimiento de un deber, Madrid, McGraw-Hill. GONZALES ARRIETA, Gerardo (2005): “El crédito hipotecario y el ac-

ceso a la vivienda para los hogares de menores ingresos en América Latina”, Re-vista de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Nº 85, págs. 115-129.

GONZÁLEZ DE BUITRAGO, Víctor (2003): “El problema social de

acceso a la vivienda y sus posibles soluciones”, Revista de Derecho urbanístico y medioambiente, Nº 37, págs. 103-120.

GONZÁLEZ ORDOVÁS, María José (2004): “El derecho a una vivien-

da digna y adecuada”, Constitución y derechos fundamentales, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, págs. 971-986.

GONZÁLEZ PÉREZ, Jesús (Director) (2007): Comentarios a la ley del

suelo. Ley 8/2007, de 28 de mayo, Madrid, Aranzadi. - (2008): El derecho a una vivienda digna en la Ley de Suelo de 2008,

Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (339)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

331

GONZÁLEZ POVEDA, Pedro (2005): “La ley de ordenación de la edifi-cación y derechos de los consumidores”, Cuadernos de derecho judicial, Nº 10, págs. 97-132.

GUILLÉN, Ángel Luís; SAN PEDRO, Hernán Augusto y TINAUT

ELORZA, José Justo (1988): “Evolución de la política de vivienda entre 1978 y 1987”, Situación, Nº 2, páginas 7-47.

HERNÁNDEZ GARCÍA, Javier (2005): “La protección constitucional

de la vivienda y su proyección penal: especial referencia a los fenómenos "okupa" y "mobbing" inmobiliario”, Cuadernos de derecho judicial, Nº 10, págs. 11-54.

HERRERO LÓPEZ, Juan Manuel (2004): “El contenido social de la Car-

ta de los Derechos Fundamentales”, comunicación presentada en el III Congreso de Constitucionalistas de España desarrollado en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona los días 21 y 22 de diciembre de 2004.

Edición electrónica disponible en: http://www.constitucion.rediris.es/ace/Inicio.html - Última consulta: 20/11/2009

HERVADA, Javier (1991): “Los derechos inherentes a la dignidad de la

persona humana”, Persona y Derecho, Revista de fundamentación de las Institu-ciones Jurídicas y de Derechos Humanos, Nº 1, págs. 345-379.

IGLESIAS GONZALEZ, Juan Felipe (2000): Administración pública y

vivienda, Madrid, Montecorvo. - (2005): “La intervención pública en el mercado de la vivienda como po-

lítica social: problemas actuales y soluciones posibles”, Documentación adminis-trativa, Nº 271-272, págs. 515-544.

INSTITUTO NACIONAL DE HABITAÇÃO (2007): “Plano Estratégico

Nacional para uma Política de Habitação - 2007/2013”, Documento I – Diagnóstico, Instituto Nacional de Habitação (INH); Instituto Superior de Ciências do Trabalho e da Empresa (ISCTE) e Universidade do Porto.

INURRIETA BERUETE, Alejandro (2007): Mercado de vivienda en al-

quiler en España: más vivienda social y más mercado profesional, Documento de trabajo 113/2007, Barcelona, Fundación Alternativas.

JACQUOT, Henri (2006): “La loi ENL échappe à la règle de

“l´entonnoir”, Actualité juridique, Edition droit administratif, Nº 28, págs. 1521. JÉGOUZO, Yves (2006): “Une loi pour le logement”, Actualité juridi-

que, Edition droit administratif, Nº 28, págs. 1534-1539. JIMÉNEZ BLANCO, Antonio (2002): “El derecho a una vivienda digna

y adecuada”, comentario al artículo 47 de la CE”, Comentario a la Constitución socio-económica de España, Granada, Comares, págs. 1711-1726.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (340)

332

JIMÉNEZ CAMPOS, Javier (1999): Derechos fundamentales. Concepto y garantías, Madrid, Trotta.

JIMENA QUESADA, Luís (2004): “La Carta Social Europea como ins-

trumento de democracia social en Europa y en España”, Escritos sobre derecho europeo de los derechos sociales, Valencia, Tirant lo Blanch, págs. 137-190.

- (2006): “Retos pendientes del estado social español: en especial, la rati-

ficación de la Carta Social Europea revisada de 1996”, Nuevas Políticas Públicas: Anuario multidisciplinar para la modernización de las Administraciones Públi-cas, Nº. 2, págs. 40-71.

(2007): La Jurisprudencia del Comité Europeo de Derechos Sociales,

Valencia, Tirant Lo Blanch. JIMENA QUESADA, Luís y TOMÁS MALLÉN, Beatriz (2007): “Hacia

un estándar europeo común de igualdad: la contribución del Comité Europeo de Derechos Sociales”, Revista de Derecho Político, Nº 68, págs. 337-362.

JORDÁN GALDUF, Josep María y FUENTES PRÓSPER, Víctor

(1986): “Política de vivienda”, Política económica de España, Madrid, Alianza, págs. 403-425.

JULIANO, Dolores (1994): “Un lugar en el mundo: identidad, espacio e

inmigración”, Documentación Social, Nº 97, págs. 91-100. JURADO GUERRERO, María Teresa (2003): “La vivienda como deter-

minante de la formación familiar en España desde una perspectiva comparada”, Revista española de investigación sociológica, Nº 103, págs. 113-157.

LA CAIXA (2007): “Informe Mensual”, Nº 304, julio-agosto, Barcelona,

Servicio de Estudios. LAPARRA NAVARRO, Miguel; GAVIRIA LABARTA, Mario y

AGUILAR, Manuel (1998): “Aproximaciones a la exclusión social”, La exclusión social: reflexión y acción desde el trabajo social, Pamplona, Eunate, págs. 19-50.

LAPORTA SAN MIGUEL, Francisco Javier (1985): “El principio de

igualdad: Introducción a su análisis”, Sistema, Nº 67, págs. 3-32. - (2004): “Los derechos sociales y su protección jurídica: introducción al

problema”, Constitución y derechos fundamentales, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, págs. 297-325.

LEAL MALDONADO, Jesús (1992): Informe para una nueva política

de vivienda, Madrid, Servicio de Publicaciones del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (341)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

333

- (2005a): “La segregación urbana y el impacto de los mercados de vi-viendas”, Economistas, Nº 103, págs. 37-51.

- (2005b): “La política de vivienda en España”, Documentación Social,

Nº 138, págs. 63-80. LEAL MALDONADO, Jesús y DOMÍNGUEZ PÉREZ, Marta (2008):

“Transformaciones económicas y segregación social en Madrid”, Ciudad y terri-torio: Estudios territoriales, Nº 158, págs. 703-726.

LEAL MALDONADO, Jesús y MAYEUR, Carolina. (Coordinador)

(1997): Vivienda e integración social de los inmigrantes, Seminario europeo, Ma-drid, Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales.

LEDEZMA IBAÑEZ, María Pilar (2006): Derecho y Vivienda, Cuader-

nos de Derecho Judicial, Madrid, Consejo General del Poder Judicial. LERALTA PIÑÁN, Olga (2005): “Ser inmigrante: “Factor de riesgo” en

el acceso de vivienda”, Documentación Social, Nº 138, págs. 157-171. LEVENFELD GONZÁLEZ, Gustavo (1988): “Los cambios del marco

de financiación a la vivienda libre”, Situación, Nº 2, págs. 99-105. - (1993a): “La financiación de la vivienda en la década de los noventa:

Posibles tendencias”, Ekonomiaz: Revista vasca de economía, Nº 27, págs. 68-83.

- (1993b): “La fiscalidad de la vivienda en España”, Revista Española de Financiación a la Vivienda, Nº 23/24, págs. 45-54.

LEVI, Lennart y ANDERSSON Lars (1980): La tensión psico-social.

Población, ambiente y calidad de vida, México, El Manual Moderno. LEZERTUA RODRIGUEZ, Manuel (1990): “Los derechos sociales fun-

damentales y el Convenio europeo de derechos humanos”, Relaciones laborales: Revista crítica de teoría y práctica, Nº 2, págs. 1276-1296.

- (1996): “El derecho a la vida privada y familiar en la jurisprudencia del

tribunal europeo de derechos humanos”, Cuadernos de derecho judicial, Nº 22, págs. 49-98.

LLES LAZO, Carlos (1991): “Los jóvenes como demandantes de vivien-

da”, Documentación Social, Nº 85, págs. 161-172. LÓPEZ CASTILLO, Antonio (2001): “Algunas consideraciones suma-

rias en torno a la Carta de derechos fundamentales de la UE”, Revista de Estudios Políticos, Nº 113, págs. 43-74.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (342)

334

LOPEZ GARRIDO, Diego (1992): El Tratado de Maastricht, Madrid, Eurojuris.

LÓPEZ GARCÍA, Miguel Ángel, RODRIGUEZ LÓPEZ, Julio, TAL-

TAVULL DE LA PAZ, Paloma, HERCE, José Alberto (2005): “El papel del sue-lo en el mercado de viviendas”, Economistas, Nº 103, págs. 81-90.

LÓPEZ GARCÍA, Miguel Ángel (2005a): “La fiscalidad como instru-

mento de la política de vivienda”, Economistas, Nº 103, págs. 116-129. - (2003): “Políticas de vivienda: eficiencia y equidad”, Papeles de eco-

nomía española, Nº 95, págs. 226-243. LÓPEZ GONZÁLEZ, José Luís (1997): “Reflexiones sobre los Derechos

sociales y su eficacia jurídica”, Revista General de Derecho, Nº 628-629, págs. 159-168.

LÓPEZ GUERRA, Luís (2007): Manual de Derecho Constitucional, Va-

lencia, Tirant Lo Blanch. LÓPEZ PINA (1996): “Comentario introductorio al capítulo III del Títu-

lo I”, Comentarios a la Constitución española de 1978, Oscar Alzaga Villaamil (Director), Tomo IV, Edersa, Madrid, págs. 19-41.

LÓPEZ ULLA, Juan Manuel (2006): “Instrumentos para la integración

social en la Ley de Extranjería”, Anuario Nuevas Políticas Públicas, Nº 2, págs. 229-261.

Edición digital disponible en: http://www.juntadeandalucia.es/institutodeadministracionpublica/anuario/articulos/descargas/02_NOT_01_lopez.pdf - Última consulta: 25/05/2009.

LUCAS MARTÍN, Francisco Javier de (1992): “Algunos equívocos so-

bre el concepto y fundamentación de los derechos humanos”, Derechos humanos: concepto, fundamentos, sujetos, Madrid, Tecnos, págs. 13-22.

- (1994): El desafío de las fronteras. Derechos Humanos y xenofobia

frente a una sociedad plural, Madrid, Temas de Hoy. - (1996a): “La xenofobia y la condición de extranjero ante el Derecho”,

10 palabras clave sobre racismo y xenofobia, Navarra, Verbo Divino, Navarra, págs. 167-196.

- (1996b): “Los límites de la universalización de los derechos en la crisis

del Estado de bienestar: dos supuestos de exclusión: dos supuestos de exclusión”, Los derechos económicos, sociales y culturales y la crisis del Estado de bienestar, Córdoba, Publicaciones Etea, págs. 151-174.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (343)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

335

- (2000): “Inmigración, ciudadanía, derechos: el paradigma de la exclu-sión”, Derechos culturales y derechos humanos de los inmigrantes, Madrid, Uni-versidad Pontifica Comillas, págs. 13-37.

- (2006): “La ciudadanía para los inmigrantes: una condición de la Euro-

pa democrática y multicultural”, Eikasia, Revista de Filosofía, mayo, págs. 1-19. LUCAS MURILLO DE LA CUEVA, Pablo (2004): Derechos fundamen-

tales y avances tecnológicos: Los riesgos del progreso, Boletín Mexicano de De-recho Comparado, Nº 109, págs. 72-110. Edición digital disponible en: http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/boletin/cont/109/art/art3.pdf - Última consulta: 28/05/2009.

MAESTRE YENES, Pedro (1979): “La política de vivienda en España”,

Información Comercial Española, ICE: Revista de economía, Nº 548, págs. 11-27.

MARCO FABRE, Miguel (2000): “Consideraciones en torno al concepto

de exclusión social”, Acciones e investigaciones sociales, Nº 11, págs. 9-22. MARÍN CASTÁN, Francisco (2002): “Problemas generales y aspectos

constitucionales de la tutela judicial frente al ruido”, Cuadernos de derecho judi-cial, Nº 10, págs. 93-140.

MARTI DE VESES, Carmen (1983): “Normas Internacionales relativas a

los Derechos Económicos, Sociales y Culturales”, Anuario de Derechos Huma-nos, Nº 2, págs. 275-316.

- (1985): “El proceso de positivación de los derechos económicos, socia-

les y culturales”, Anuario de Derechos Humanos, Nº 3, págs. 175-220. MARTÍN-RETORTILLO BAQUER, Lorenzo (2005): “La defensa de la

cruzada de derechos: la protección del medio ambiente en la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos”, Anuario jurídico de La Rioja, Nº 10, págs. 11-31.

MARTÍNEZ CALVO, Juan y otros (2007): Comentarios a la ley del sue-

lo estatal (Ley 8/2007, de 28 de mayo), Valladolid, Lex Nova. MARTINEZ DE PISÓN, José María (1998): Políticas de bienestar, un

estudio sobre los derechos sociales, Madrid, Tecnos. - (2003): “La efectividad de los derechos sociales: de las necesidades bá-

sicas al desarrollo humano”, Derechos fundamentales, movimientos sociales y participación: aportaciones al debate sobre la ciudadanía, Madrid, Dykinson, págs. 131-156.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (344)

336

MARTINEZ ESTAY, José Ignacio (1997): Jurisprudencia constitucional española sobre derechos sociales, Barcelona, Cedecs.

MARTÍNEZ SERRANO, José Antonio; MAS IVARS, Matilde; GAR-

CÍA DELGADO, José Luís y otros (1982): Economía española 1960-1980 creci-miento y cambio estructural, Madrid, Blume.

MARTÍNEZ VEIGA, Ubaldo (1999) Pobreza. Segregación y exclusión

social. La vivienda de los inmigrantes en España, Madrid, Icaria. págs. 167-196. MASSIEU VERDUGO, Antonio (1992): “Un Plan para la escasez de vi-

viendas”, Economistas, Año Nº 10, Nº 52, págs. 465-467. MAYO, Federico (1941): “El Instituto Nacional de la vivienda”, Revista

Nacional de Arquitectura, Nº 1, pág. 31. MAZZIOTTI, Manlio (1985): Lezioni de Diritti Constituzionale, Parte II,

Dott. A. Milano, Giufrrè. MELO ALEXANDRINO, José de (2006): A estruturação do Sistema de

Directos, liberdades e Garantias na Constituição portuguesa, Vol. I y II, Coím-bra, Almedina.

MENÉNDEZ PÉREZ, (1992): Cuadernos de Derecho Judicial. Vivien-

da, Madrid, Consejo General del Poder Judicial. MERLI, Franz (2001): “Hacia una constitución europea”, Revista de De-

recho Comunitario Europeo, Nº 9, págs. 241-258.

MESA GÁRATE, Lara de (2002): “El nuevo Plan de Vivienda y Suelo 2002-2005, Retos de la situación actual y soluciones aportadas”, Análisis local, Nº 40, págs. 43-60.

MILÁ MORENO, José (2004): “El pacto internacional de derechos eco-

nómicos, sociales y culturales”, La protección internacional de los derechos humanos en los albores del siglo XXI, Felipe Gómez Isa y José Manuel Pureza (Coordinadores), Bilbao, Universidad de Deusto, págs. 185-214.

MINISTERE DU LOGEMENT ET DE LA VILLE (2008a): “Droit au

logement opposable, Direction générale de l’Urbanisme, de l’Habitat et de la Construction”, Rapport (Informe), Ministere du logement et de la Ville, Républi-que Française, janvier. Disponible en: http://www.logement.gouv.fr/IMG/pdf/DALO_01.08.pdf - Última consulta: 29/06/2009.

- (2008b): “Les aides financières de l’état au logement”, Rapport, (In-forme), Ministere du logement et de la ville, République Française, mars. Dispo-

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (345)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

337

nible en: http://www.logement.gouv.fr/IMG/pdf/AFEL_23_04_cle792419.pdf - Última consulta: 29/06/2009.

- (2008c): “Éléments de calcul des aides personnelles au logement”, Mi-nistere du logement et de la ville, Rapport, (Informe), Ministère du travail, des relations sociales, de la famille et de la solidarité, République Française, marz. Disponible en: http://www.logement.gouv.fr/IMG/pdf/APL2008_cle27d67d.pdf - Última consulta: 29/06/2009.

MIRANDA, Jorge (1986): “Os direitos fundamentais na Ordem

Constitucional Portuguesa”, Revista Española de Derecho Constitucional, Nº 18, págs. 107-140.

MOLERO, Fernando; NAVAS Marisol y MORALES, Francisco (2001):

“Inmigración, prejuicio y exclusión social: reflexiones en torno a algunos datos de la realidad española”, International Journal of Psychology and Psychological Therapy, Nº 1, págs. 11-32.

MOLINA DEL POZO, Carlos Francisco (2004): Derecho Comunitario,

Barcelona, Cálamo. MONEREO PÉREZ, José Luís (1992): “Carta comunitaria de derechos

sociales fundamentales de los trabajadores” (I), Civitas. Revista española de dere-cho del trabajo, Nº 56, pág. 843.

- (1993): “Carta comunitaria y derechos sociales fundamentales de los

trabajadores” (I y II), Civitas. Revista española de derecho del trabajo, Nº 57, págs. 61-90.

MONEREO PÉREZ, José Luís y otros (Directores) (2002): Comentarios

a la Constitución socioeconómica de España, Granada, Comares. MORENILLA RODRÍGUEZ, José María (1985): El Convenio Europeo

de Derechos Humanos ámbito, órganos y procedimientos, Madrid, Ministerio de Justicia, Centro de Publicaciones.

- (1988): El Convenio Europeo de Derechos Humanos. Textos Interna-

cionales de aplicación, Madrid, Ministerio de Justicia. MOTA PINTO, Paulo (2006): “Reflexões sobre jurisdição constitucional

e directos fundamentais nos 30 anos da Constituição da República Portuguesa, Themis: Revista de Direito, Faculdade de Direito da Universidade Nova de Lisboa, págs. 201-216.

MÜNCH, Ingo Von (1982): “La dignidad del hombre en el Derecho

Constitucional”, Revista española de Derecho Constitucional, Nº 5, págs. 9-33.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (346)

338

- (1985): Grundgesetz-Kommentar, München, C.H. Beck`sche Verlags-buchhandlung.

MUÑOZ CASTILLO, José (2000): El derecho a una vivienda digna y

adecuada, eficacia y ordenación administrativa, Madrid, Colex. - (2003): Constitución y Vivienda, Cuadernos y debates, Madrid Centro

de Estudios Políticos y Constitucionales. NAÏR, Sami y BIDEAU, Clair (1996): “Las migraciones”, 10 palabras

clave sobre racismo y xenofobia, Navarra, Verbo Divino, págs. 29-264. NARBONA RUIZ, Cristina (1992): “Política de vivienda y territorio. El

enfoque del Plan de Vivienda 1992-1995”, Estudios Territoriales, Nº 40, págs. 17-26.

- (1993): “Perspectivas de la política de vivienda en España de los noven-

ta”, Ekonomiaz: Revista vasca de economía, Nº 27, págs. 14-21. - (2005): Una alternativa a la política de financiación de vivienda, Suelo y

vivienda en el siglo XXI, págs. 47-56. NAVARRO RUIZ, Carolina (2005): “Indicadores de vivienda y exclu-

sión”, Documentación Social, Nº 138, págs. 173-190. - (2006): La exclusión en vivienda en España: un análisis económico de

su extensión, dinámica y efectos sobre el bienestar, Madrid, Consejo Económico y Social.

NGUYEN-DUY, Pearl (2009): “Droit au logement opposable, acte II”,

Actualité juridique, Edition Droit Administratif, Nº 10, págs. 514-520. OCHOA RUIZ, Natalia (2004): Los Mecanismos Convencionales de

Protección de los Derecho s Humanos en las Naciones Unidas, Pamplona, Civi-tas-Aranzadi.

OLIVER LEÓN, Baldomero (2003): “La Carta de los Derechos funda-

mentales de la Unión Europea en el debate constitucional europeo”, Revista de Estudios Políticos, Nº 119, págs. 221-259.

ORAÁ, Jaime y GÓMEZ ISA, Felipe (2002): La Declaración Universal

de Derechos Humanos, Bilbao, Universidad de Deusto. ORTEGO GIL, PEDRO (2006): Las casas baratas. La obra del instituto

de reformas sociales, Madrid, Iustel.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (347)

EELL DDEERREECCHHOO AA UUNNAA VVIIVVIIEENNDDAA DDIIGGNNAA YY AADDEECCUUAADDAA EENN EELL OORRDDEENNAAMMIIEENNTTOO JJUURRÍÍDDIICCOO EESSPPAAÑÑOOLL

339

ORTI VALLEJO, Antonio (1995): “El mercado hipotecario en el marco de la política sobre vivienda”, Revista de Derecho Privado y Constitución, Nº 6, mayo-agosto, págs. 85-134.

PAJARES ALONSO, Manuel (2000): “Políticas sociales de integración

de los inmigrantes”, Documentación Social, Nº 21, págs. 111-130. PANIAGUA CAPARRÓS, José León (1990): “La vivienda en España”,

Reflexiones sobre política económica, Madrid, Popular, págs. 273-313. - (1991): “Condiciones sociales y económicas para acceder a una vivien-

da: política de vivienda”, Revista Documentación Social, Nº 85, págs. 65-85. PAREJA EASTAWAY, Montserrat y TURMO GARUZ, Joaquín

(2004): “Las políticas de vivienda y el Estado de bienestar”, Desigualdad social y vivienda, Alicante, Club universitario, págs. 11-30.

PAREJO ALFONSO, Luciano (1992): Municipio y vivienda: ponencias

de las cuartas Jornadas de Derecho Local, Girona, El Pont de Pedra, D.L. - (1996): “La política y el derecho social de la Unión Europea”, Política

Social internacional y Europea, Madrid, Universidad Carlos III, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, págs. 263-309.

PAREJO ALFONSO, Luciano y ROGER FERNÁNDEZ, Gerardo

(2007): Comentarios a la ley del suelo. Ley 8/2007, de 28 de mayo, Madrid, Iustel Publicaciones.

PECES-BARBA MARTINEZ, Gregorio (1979): “Reflexiones sobre la

teoría general de los derechos fundamentales en la constitución”, Revista de la Facultad de derecho de la Universidad Complutense de Madrid, Nº 2, págs. 39-50.

- (1988): Escritos sobre Derechos fundamentales, Madrid, Eudema. - (1998): “Los derechos económicos, sociales y culturales: su génesis y

su concepto”, Derechos y libertades: Revista del Instituto Bartolomé de las Ca-sas, Nº 6, págs. 15-34.

- (2004): Lecciones de Derechos fundamentales, Madrid, Dykinson. PEREIRA GIL, Ana Isabel (2006): De la casa al piso. La vivienda social

española (1939-1975) y su reflejo en un ámbito concreto de actuación: Langreo, Asturias, Consejería de Vivienda y Bienestar Social; Dirección General de Vi-vienda.

PÉREZ, Emilia Bea (1993): “Los derechos sociales ante la crisis del Es-

tado del bienestar”, Anuario de filosofía del derecho, Nº 10, págs. 111-134.

“EL DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA EN EL ... - [PDF Document] (348)

340

PÉREZ LUÑO, Antonio Enrique (1983): “La fundamentación de los de-

rechos humanos”, Revista de Estudios Políticos, Nº 35, págs. 7-72. - (1984): Los derechos fundamentales, Madrid, Tecnos. - (1989): “Sobre los valores fundamentales de los Derechos Humanos”,

El fundamento de los Derechos Humanos, Madrid, Debate, págs. 279-288. - (1991): “Las generaciones de derechos fundamentales”, Revista del

Centro de Estudios Constitucionales, Nº 10, págs. 203-217. - (1996): “Los derechos sociales y sus críticos”, Los derechos económi-

cos, sociales y culturales y la crisis del Estado de bienestar, Córdoba, Etea, págs. 34-47.

- (2002): “La Carta de Niza y la Europa de los ciudadanos: apostillas a la

Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea”, Derechos y liberta-des: Revista del Instituto Bartolomé de las Casas, Nº 11, págs. 45-64.

- (2005): Derechos Humanos, Estado de